Inicio Análisis y Perspectivas Crisis económica y medioambiental: El socialismo, la respuesta a las crisis económica...

Crisis económica y medioambiental: El socialismo, la respuesta a las crisis económica y ambiental

21
0
Compartir

Una crítica a ECOLO

 Las perspectivas económicas no son las únicas que se hacen cada día más alarmantes. Sobre la base de un análisis más detallado, los científicos piensan que hay que hablar de la próxima subida del nivel del mar, no en centímetros si no en metros (1). Ciudades como Shangai, Calcuta, Nueva Orleans, Miami o Nueva York podrían verse amenazadas en los próximos 100 años.

 

Por Nicolas Croes

CIT en Bélgica

 

El porvenir que se anuncia sobre la base de la comprobación de la crisis económica y del medio ambiente está lejos de ser tranquilizador; pérdida de puestos de trabajo, pobreza y hambruna agravadas por la contaminación, el cambio climático y la desaparición misma de especies, tan comunes, como el atún. El planeta para las generaciones futuras es un mundo impredecible, con la mecánica natural incautada. Ecolo * llama a una conclusión correcta: “(…) es esencial para los Verdes satisfacer la doble exigencia que debemos enfrentar: la drástica reducción de nuestra huella ecológica y la lucha contra la inseguridad social. “(2). Lamentablemente, con los métodos que tiene, Ecolo no cumplirá ninguna.

 

Entre los ambientalistas oficiales – partidos u ONG – es realmente frustrante ver cómo hasta que punto hay un gran abismo entre, por una parte, una denuncia correcta del espantoso proceso de destrucción de la naturaleza y, de otra, las soluciones adoptadas para hacer frente a ellos. Un poco como un médico que extendiera con una amplia sonrisa una aspirina a un paciente al que acaba de explicar qué tipo de futuro le depara su cáncer.

 

Pero incluso antes de hablar de la composición de esta famosa aspirina (por ejemplo el programa de Ecolo), es razonable hacer preguntas acerca de cómo administrar al paciente. Recientemente, el Grupo de los Verdes en el Parlamento Europeo ha propuesto – sin éxito – apoyar una propuesta de una conferencia de las Naciones Unidas sobre la crisis económica. Después Ecolo simplemente constató el fracaso, diciendo: “Queda esperar que la idea encuentre (…) un camino en el seno de la clase política europea.” (3) A partir de tales observaciones, casi oraciones, se ilustra crudamente la falta de perspectivas en el camino a seguir para una verdadera defensa del medio ambiente.

 

 

Cuando usted mira la historia de las conquistas sociales, en Bélgica o en otro lugar, no podemos dejar de remarcar que estas últimas siempre han sido resultado de las luchas, a menudo muy intensas. La mera promoción por cabildeo (lobbing) es un callejón sin salida, el punto crucial es la construcción de relaciones de fuerza en la sociedad. Para ello es necesario identificar claramente a los responsables del problema. A este respecto, Paul Lannoye, uno de los fundadores de Ecolo, que ha dejado el partido, hizo un interesante análisis: “Ecolo como otras formaciones, sigue apostando a la recuperación económica. Incluso si esta alternativa es verde, no es correcto proponer el desarrollo sostenible. Ecolo practica una ecología de acompañamiento no una ecología de transformación. (…) Ecolo no pone en cuestión el sistema capitalista. “(4)

 

Esta última frase ilustra el problema fundamental de Ecolo tanto respecto a sus métodos como a su programa. Este último está constituido por una serie de demandas vagas (“ampliar los márgenes de maniobra de los Estados” o establecer un “Pacto Verde” de contenido vago) que se niegan focalizar en la causa real de la crisis del medio ambiente: el sistema capitalista.

 

Ecolo ha caído en una trampa cruel: considerar que el medio ambiente es el aspecto fundamental de la sociedad, en detrimento de la división de la sociedad en clases y la explotación. El peligro es permitir que cuestiones como la protección del medio ambiente (o la desigualdad entre hombres y mujeres,…) tienen prioridad sobre la lucha contra la principal causa, el capitalismo, e ignorar el papel central del movimiento obrero. Esto no significa de ninguna manera que haya que abandonar estas reivindicaciones, sino más bien orientarlas sin equivoco hacia el movimiento de los trabajadores para una confrontación con el sistema de explotación capitalista.

 

Dar vueltas alrededor del pozo es perder un tiempo precioso. El problema es el capitalismo (y no sólo el capitalismo “salvaje” o “liberal”), la solución es el socialismo (y no el “socialismo del siglo XXI” u otras palabras “azucaradas”).

 

________________________________________

 

* Ecolo: Partido político verde en Bélgica. Ecolo significa Ecologistas confederados para la organización de las luchas originales.

 

  1. Un alarmante estudio, Le Soir 16 de abril de 2009

 

  1. Necesitamos un pacto global verde para hacer frente a la crisis! www.ecolo.be

 

  1. Ídem 4. Ecolo mal, Le Vif, edición del 10 al 16 de abril de 2009

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here