Inicio Análisis y Perspectivas El capitalismo internacional se une detrás del líder de la oposición de...

El capitalismo internacional se une detrás del líder de la oposición de derecha de Venezuela

214
0
Compartir

Editorial de The Socialist,

Periódico del Socialist Party, CIT en Inglaterra y Gales.

La crisis social, política y económica que está sacudiendo a Venezuela plantea preguntas y lecciones cruciales para los socialistas y la clase obrera internacional.

También es una severa advertencia de la amenaza que se planteará a un gobierno laborista liderado por Jeremy Corbyn en Gran Bretaña, si intentara implementar un programa de reformas radicales sin romper con el capitalismo.

Las fuerzas del capitalismo internacional se unieron detrás de la declaración del líder de la oposición de derecha venezolana Juan Guaidó, quien se ha auto proclamado como presidente «interino». Jeremy Hunt (Secretario de Estado para Relaciones Exteriores), el carnicero del Servicio Nacional de Salud (NHS), también quiere una elección en Venezuela, ¡pero no en Gran Bretaña!

Un golpe de estado de Juan Guaidó significaría privatización, austeridad y una represión aún mayor de los trabajadores.

El presidente estadounidense Trump, el presidente brasileño Bolsonaro y el presidente argentino Macri, junto con una serie de otros gobiernos reaccionarios de derecha, reconocieron inmediatamente a Guaidó como presidente. Esto fue claramente parte de una intervención coordinada y planificada previamente, liderada por Trump y el imperialismo estadounidense.

Claramente están intentando llevar a cabo un golpe y sacar del poder a Nicolás Maduro. Esta intervención descarada de Trump fue seguida por Theresa May en Gran Bretaña, así como por otros gobiernos europeos, que exigieron arrogantemente que Maduro convocara nuevas elecciones dentro de ocho días.

Incluso los llamados gobiernos liderados por los «socialistas» de España y Portugal se han unido al paquete reaccionario y están buscando un «cambio de régimen». Los líderes socialdemócratas en coalición con Merkel en Alemania, que se comportan como los modernos Noskes o Scheidemanns (políticos socialdemócratas que traicionaron a los trabajadores al apoyar la Primera Guerra Mundial) también se han unido a estos llamamientos.

Intervención imperialista

Trump no ha «descartado nada» e insinuó una intervención militar si Maduro se niega a retirarse. Al designar a Elliot Abrams como enviado especial a Venezuela, se deja clara la naturaleza sangrienta de la intervención de Trump. Abrams fue condenado por su participación en armar a los ‘Contras’ – fuerzas paramilitares en Nicaragua en la década de 1980.

Los socialistas y los trabajadores no deberían tener relación con esto, ni prestar ningún apoyo a los intentos reaccionarios de un golpe de Estado llevado a cabo por estas fuerzas de reacción de derecha.

Si estas fuerzas tuvieran éxito, la represión y los ataques que sufren los trabajadores y socialistas venezolanos en la actualidad empeorarán dramáticamente. Cualquier régimen de derecha que llegue al poder para reemplazar a Maduro tomará una venganza contra la clase trabajadora y los socialistas.

La hipocresía del imperialismo occidental no tiene límites. Condenan al gobierno de Maduro, pero han colaborado y apoyado regímenes brutales en Asia, África y América Latina. Esta larga lista incluye Arabia Saudita, Irak, las dictaduras militares en Chile, Argentina, Brasil y otros lugares, ¡por nombrar solo algunos!

A pesar de oponerse a estos intentos reaccionarios de llevar a cabo un cambio de régimen, los socialistas no pueden confiar en el régimen de Maduro.

Una catástrofe económica y social está envolviendo a Venezuela. ¡El PIB se derrumbó en un 35% entre 2013 y 2017! Este es un colapso mayor que la depresión estadounidense entre 1929 y 1933, cuando cayó un 28%. Es ligeramente superior a la experimentada cuando la antigua URSS se desintegró en 1992 y se restableció el capitalismo.

Las predicciones del FMI indican que la hiperinflación se elevará hasta 10,000,000 % este año, haciendo que los salarios no valgan nada. Esto es comparable al colapso económico en la República alemana de Weimar entre 1921 y 1923.

El colapso económico en Venezuela ha resultado en la eliminación de las conquistas sociales en salud, educación y otras áreas que fueron introducidas anteriormente por el gobierno dirigido por Hugo Chávez.

El hambre y la inanición han regresado, y el colapso social se mide en la creciente tasa de criminalidad en las principales ciudades. En la mayor crisis de refugiados en la historia de América Latina, se estima que tres millones de personas han huido del país, ¡aproximadamente el 10% de la población!

La clase capitalista y sus representantes políticos a nivel internacional están utilizando esta devastadora crisis social y económica para reclamar otro «fracaso del socialismo».

Venezuela se utilizó en una campaña feroz en España y Brasil para intentar desacreditar al socialismo. En Gran Bretaña, se planteó en las últimas elecciones generales contra Jeremy Corbyn y probablemente se usará en el futuro en un grado mayor. Corbyn quiere «convertir a Londres en Caracas» probablemente será el estribillo.

Desafortunadamente, Jeremy Corbyn y la mayoría de la izquierda socialista han jugado en las manos de la clase dominante con el elogio acrítico que han realizado sobre Maduro y los gobiernos anteriores de Hugo Chávez, después de su elección de 1999.

Fracaso del reformismo

Los comentaristas capitalistas que atacan a Jeremy Corbyn, Owen Jones (periodista de izquierda en Gran Bretaña) y los socialistas por su defensa acrítica del gobierno venezolano, no mencionan al Socialist Party  ni a nuestra organización internacional, el Comité para una Internacional de los Trabajadores (CIT).

Nosotros siempre apoyamos las reformas y golpes contra el capitalismo de la clase obrera venezolana y Hugo Chávez. Sin embargo, también advertimos sistemáticamente que si el capitalismo no era derrotado y reemplazado por una economía nacionalizada y democráticamente planificada, las reformas serían atacadas y revertidas.

Advertimos que, sin tales medidas, el sabotaje económico y la dislocación inevitablemente se desarrollarían y permitirían que la contrarrevolución ganara terreno.

Argumentamos sistemáticamente contra los métodos burocráticos de arriba hacia abajo utilizados por el régimen y la necesidad de introducir un sistema real de control y gestión democráticos de los trabajadores. Solo esto podría combatir la corrupción y los métodos represivos que eran cada vez más una característica del régimen chavista.

Lamentablemente, estas advertencias fueron ignoradas por muchos en la izquierda socialista, quienes ahora le han proporcionado a la clase dominante un arma para intentar desacreditar al socialismo.


El apoyo de la clase trabajadora al chavismo se ha visto erosionado por el caos económico y social causado por el fracaso en romper con el capitalismo

En Venezuela no es el socialismo el que ha fracasado, sino el intento de introducir reformas de manera burocrática de arriba hacia abajo, mientras se mantiene dentro de una economía capitalista «mixta» con un grado significativo de intervención estatal.

Esta es una advertencia para cualquier futuro gobierno de izquierda radical y una posible administración liderada por Corbyn en Gran Bretaña. Un programa de reforma radical de la izquierda enfrentará una feroz resistencia de la clase capitalista que actuará para socavar y sabotear a un gobierno así.

Solo será posible derrotar una campaña de este tipo introduciendo un programa para abolir el capitalismo y establecer una economía socialista, planificada democráticamente, y basada en la nacionalización de las principales compañías y bancos que controlan la economía.

Esto nunca se llevó a cabo en Venezuela. La crisis actual es una consecuencia del fracaso para hacer esto. Si esto se hubiera llevado a cabo en Venezuela en el momento culminante del movimiento revolucionario que se desarrolló tras el fallido golpe de Estado contra Chávez en 2002, habría sido posible establecer una Federación Socialista democrática voluntaria junto con Cuba, Bolivia y Ecuador.

Esto habría transformado la situación en toda América Latina y más allá. Trágicamente, la clase obrera venezolana ahora está pagando el precio por el fracaso del reformismo para romper definitivamente con el capitalismo.

No es seguro que el intento de golpe de estado respaldado por Trump logre obligar a Maduro a abandonar el poder. Trump y su principal consejero de seguridad nacional, John Bolton, quien ha liderado la acusación de cambio de régimen, parecen no haber logrado el primer requisito elemental para un golpe de estado exitoso: ¡asegurar que los militares estén de su lado!

Hasta aquí parece que el alto mando militar se queda con Maduro. En parte, esto se debe a que el ejército está completamente integrado en el régimen con altos cargos en el gobierno y ha obtenido intereses comerciales lucrativos, especialmente en la petrolera estatal PDVSA.

A pesar de la oferta de una «amnistía» por parte de Guaidó, muchos comandantes militares con razón no confían en su promesa. Es posible que recuerden la «amnistía» ofrecida a los guerrilleros del M19 en Colombia, quienes entregaron sus armas solo para ser masacrados por el gobierno colombiano en los años 80 y 90.

Sin embargo, el apoyo militar para Maduro podría cambiar o fracturarse y las divisiones podrían abrirse rápidamente sí parece que el régimen enfrenta la posibilidad de ser barrido o de implosión.

Guaidó ha podido movilizar no solo a la clase media sino también a los sectores de la clase trabajadora y los pobres que habían apoyado a Chávez anteriormente y, que hasta hace poco, estaban preparados para «darle una oportunidad a Maduro».

Ahora, por desesperanza y desesperación, cuando aproximadamente el 90% de los venezolanos viven en la pobreza, sectores de los antiguos bastiones de Chávez como el ’23 de enero ‘(un distrito de clase trabajadora que lleva el nombre del levantamiento del 23 de enero contra el régimen militar en 1958) se han sumado a las protestas de Guaidó.

Situación explosiva

Una situación extremadamente explosiva e inestable se desarrolla en el contexto de un colapso social y desintegración. Venezuela podría desintegrarse y convertirse en un «estado fallido», elementos  de ello ya existen.

Con la fractura del ejército, que no está excluida, Venezuela podría verse envuelta en una guerra civil e incluso colapsar en una partición de tipo libanés, con Maduro instalado en el palacio presidencial de Miraflores y en control de algunas áreas y ciudades, y un régimen de Guaidó que controla Altamira (sector del municipio de Chacao) y otras partes ricas de Caracas u otras ciudades.

Si Estados Unidos interviene militarmente, lo que no puede ser excluido por completo, esto hará que una mala situación sea más catastrófica. La mayoría de los venezolanos y las masas de América Latina se oponen a tal intervención. La historia de la intervención imperialista de Estados Unidos en América Latina seguramente provocará una reacción violenta de grandes sectores de la sociedad venezolana y de toda América Latina.

Tal desarrollo por parte del régimen de Trump agravará gravemente las relaciones entre las principales potencias mundiales, especialmente Rusia y China, que respaldan a Maduro como un medio para extender su influencia en América Latina.

El régimen chino tiene préstamos por un total de £ 38 mil millones a Venezuela que teme perder si se elimina el régimen de Maduro. Maduro también ha sido uno de los aliados más cercanos de China en América Latina. El reemplazo de Maduro por Guaidó sería un retroceso para los intereses chinos en la región, ya que fortalecería los vínculos de Venezuela con el imperialismo estadounidense.

Esta crisis tiene lecciones cruciales para la clase obrera internacional. Los socialistas deben oponerse a cualquier intento de golpe por parte de la derecha y oponerse a cualquier intervención imperialista occidental.

Los socialistas no pueden tener confianza en el gobierno de Maduro. En Venezuela, los miembros del CIT en Izquierda Revolucionaria luchan heroicamente por un frente de todos los socialistas, chavistas disidentes y trabajadores, para luchar por una alternativa a la amenaza de la contrarrevolución de derecha y por una verdadera alternativa socialista basada sobre la auténtica democracia obrera.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here