Inicio Nacional Chile: Basta del abuso empresarial

Chile: Basta del abuso empresarial

83
0
Compartir

Vilma Alvarez Parada

Socialismo Revolucionario, CIT en Chile.

La casta empresarial está decidida a reducir las indemnizaciones por años de trabajo. De este modo, pretenden pagar 15 días por año de servicio y no 30 como lo es hasta hoy. El empresariado, respaldados por Piñera, propone un nuevo sistema de indemnizaciones, que respete el actual tope, pero que tenga un límite de 15 días por años de trabajo. Es menester recordar que el actual sistema de indemnizaciones fue impuesto en Dictadura, anteriormente era 30 días por año sin tope, limitándolo a un máximo de 11 años.
El argumento de Piñera es que hay que ajustarse a las condiciones actuales del mercado e incentivar la “movilidad laboral”. Otro argumento, es que los trabajadores permanecen mucho tiempo en el mismo trabajo y no hay un incentivo real para cambiar rubro de acuerdo a la realidad del mercado. El Articulo Nº 161, que justifica despido por “necesidades de la empresa”, les ha permitido a lo largo de todos estos años de “democracia” organizar a su antojo el despido y la contratación precaria. La diferencia es que ahora, lo que pretenden en su voracidad de acumulación de utilidades, es abaratar costos de despido.
Es preocupante el hecho que empiece a fomentar la renuncia de trabajadores y que ellos opten por este tipo de indemnización por problemas económicos, sin embargo, nadie garantiza que esta “economía dinamizada” se transforme en nuevas oportunidades laborales. Por ende, esto provocará lagunas previsionales y, lo que es aún más grave, las empresas podrán empezar a forzar indirectamente a los trabajadores a renunciar. 
Muchos sindicatos que ya cuentan en sus contratos colectivos más de lo que actualmente la ley ofrece, en las siguientes negociaciones se verían perjudicados, es decir, esta reforma significa un enorme retroceso que no se puede aceptar.

A organizar la lucha

La promesa incumplida, de poner fin al plan laboral de la Dictadura, por parte de los gobiernos de la Nueva Mayoría (ex Concertación) y la CUT nos desafía a levantarnos para poner fin a esta ley laboral hecha a la medida de los empresarios, pero nos encontramos con un panorama no muy favorable a pesar que el descontento en el país es mayoritario.
Muchos de los actuales dirigentes sindicales se niegan a hacer llamados a los trabajadores o ser parte de una convocatoria a la calle señalando que el número de trabajadores organizados es bajo, que los trabajadores tienen deudas, que no se puede participar por muchas razones que en la mayoría de los casos son reales Esos dirigentes no se hacen parte de las convocatorias, pues les es más cómodo dirigir un sindicato solo durante los meses de negociación colectiva o hacer lobby en el parlamento para justificar los gastos de representación o viáticos. 
Para otros dirigentes, presionados por los acontecimientos coyunturales, convocan a paros nacionales sin una preparación previa, como ha sido la situación actual de la CUT, a fin de maquillar su inoperancia y dar a parecer que son los trabajadores los que no quieren hacer nada y que son ellos los que se ven “obligados” a negociar con los empresarios o el gobierno de turno.

¿Cómo construir?

¿Cómo superar este momento? Los trabajadores del puerto de Valparaíso han dado ejemplo de democratización y lucha de cómo se reconstruye el tejido sindical. Para ello, necesitamos unir y democratizar las organizaciones sindicales que hoy existen, muchas de las cuales están encabezadas por viejos militantes de partidos políticos o nuevos, con métodos burocráticos y hasta gansteriles, métodos totalmente ajenos y que nada tienen que ver con las antiguas tradiciones de probidad y dedicación sin lucro por la conquista de derechos para los trabajadores y sus familias. 
El parlamento es, en su mayoría, rastrera con la cúpula empresarial, por lo tanto, es necesario que los parlamentarios del Frente Amplio usen sus actuales plataformas para denunciar el abuso e injusticias de los empresarios como es el bullado caso del Presidente de Gasco Matías Pérez, quien trata a los trabajadores de este país con la punta del zapato. Es necesario convocar a la calle en contra de estas reformas, que no son más que perfecciones a una ley impuesta en dictadura.

¡Somos nosotr@s quienes creamos la riqueza en este país.
No a las reformas pro Empresa 
Fin al Código Laboral de Pinochet.

Vilma Alvarez Parada 
Sindicato Jumbo Portal La Dehesa

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here