Inicio Análisis y Perspectivas Día Internacional de la Mujer 2019: Acabar con la opresión luchando...

Día Internacional de la Mujer 2019: Acabar con la opresión luchando por el socialismo

77
1
Compartir

Clare Doyle.

Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT).

www.socialistworld.net

El viernes 8 de marzo, mujeres de todo el mundo están haciendo huelgas, marchando, protestando y celebrando el Día Internacional de la Mujer en números sin precedentes. En un desarrollo bienvenido, estarán acompañadas por más hombres que en el pasado y que ven la necesidad de luchar contra la especial opresión de las mujeres.

No todos quienes conmemoran este día especial conocen su origen histórico en las huelgas, luchas y conferencias de mujeres trabajadoras y socialistas a finales del siglo XIX y principios del XX. También es el día para honrar las vidas de mujeres pioneras y socialistas. Recordamos a Eleanor Marx, hija del gran teórico y luchador socialista, Karl Marx, que trabajó incansablemente para construir la fuerza del movimiento obrero, hombres y mujeres. También honramos a la heroica revolucionaria Rosa Luxemburgo, asesinada brutalmente hace un siglo este año.

Elegido  por los socialistas en 1910, el Día Internacional de la Mujer ha sido un día para que las trabajadoras hagan huelga y exijan un mejor trato. Fue este día en Petrogrado, 1917, cuando las trabajadoras textiles dejaron sus máquinas para marchar al palacio del zar, exigiendo comida para sus hijos y el fin de la guerra devastadora. Cuando los trabajadores de las fábricas vecinas detuvieron las máquinas  en respuesta a su apelación, la revolución se volvió imparable. Cuando los bolcheviques tomaron el poder nueve meses después, entre sus primeros decretos hubo reformas radicales para cambiar la vida de las mujeres.

La promesa de ‘Una nueva vida’ para las mujeres trabajadoras en las ciudades y en el campo, se cumpliría sobre la base de la propiedad estatal de la tierra y la industria, junto con una planificación verdaderamente democrática. Lamentablemente todas estas conquistas fueron borradas por la contra revolución de Stalin. Las mujeres trabajaron en las fábricas y en los campos y trabajaron en el hogar, haciendo surgir a la siguiente generación de trabajadores.

Mujer y revolución

La opresión de las mujeres ha sido una característica endémica de todas las sociedades de clase. Esta no se terminará hasta que los requisitos previos para una sociedad sin clases estén firmemente establecidos a través de la eliminación del capitalismo.

Ahora, en el siglo XXI, los movimientos internacionales han demostrado que existen las condiciones para que una revolución obrera salte de un país a otro en el mundo industrializado, así como en los países en desarrollo. Para lograr esto, se necesita urgentemente un partido que defienda una democracia de los trabajadores y el socialismo sobre la base de la propiedad estatal de la tierra, la industria y las finanzas y que pueda aprovechar el poder de la clase trabajadora a nivel internacional.

Más de diez años después de la crisis financiera de 2007-8, no ha habido una recuperación real en la economía mundial. En la mayoría de los países, el crecimiento es lento en el mejor de los casos y las nuevas generaciones de trabajadores están en un montón de chatarra antes de que puedan comenzar a construirse una vida. La deuda personal y las deudas gubernamentales nunca han sido más altas. Los niveles de vida se desploman, o en el mejor de los casos se estancan, incluso en los países más prósperos.

En Europa y los Estados Unidos, las políticas de austeridad han golpeado más duramente a las mujeres. Muchos de los avances ganados con tanto esfuerzo en la vida de las trabajadoras se están invirtiendo. Los servicios de bienestar de las que dependen y en los que trabajan están siendo reducidos, con el cuidado de los jóvenes, los enfermos y los ancianos que caen principalmente sobre sus hombros. Se ven obligadas a aceptar trabajos mal pagados e inseguros o reclamar asistencia estatal que también se está reduciendo hasta la médula por la austeridad. La opresión de las mujeres es la que más pesa sobre la clase trabajadora y las mujeres pobres. Se encuentran menos capaces de dejar una relación infeliz o violenta por falta de un ingreso independiente o de una vivienda alternativa disponible.

Mientras que los ricos se hacen más ricos, la gran mayoría de la población mundial vive en lo que parece ser una pobreza sin fin. Un puñado de multimillonarios posee tanta riqueza como los 3,6 mil millones de la mitad más pobre de la población mundial. Incluso la clase capitalista y sus asesores desconfían del tsunami de revueltas sociales que podría estar en proceso.

En Francia, ha habido una erupción de ira contra el gobierno del ex banquero Emmanuel Macron. Una “capa intermedia” en la sociedad, que incluye a profesionales y pequeños empresarios, junto con trabajadores que viven en pueblos y aldeas “periféricas”, ha visto caer sus niveles de vida en picada.

Las protestas de los Gilets Jaunes (chalecos amarillos) están marcadas por la participación sustancial de las mujeres, probablemente alrededor del 50%. La entrada de la clase obrera organizada, con una huelga sostenida, en este “levantamiento” muy determinado le daría la fuerza necesaria para derrocar no solo al gobierno sino también al dominio de los patrones en una de las principales potencias capitalistas del mundo, y la transformación de la sociedad en líneas socialistas, si es liderada por un partido de masas de la clase obrera con una dirección marxista. ¡Esto en verdad prendería fuego a la pradera!

Liberación

En ausencia de grandes luchas en el plano político o industrial a nivel internacional, no obstante, se han producido movimientos en temas importantes como el medio ambiente, los derechos de aborto, la violencia contra las mujeres, el antirracismo, la discriminación de castas, los derechos LGBTQ, etc., que en su mayor parte, no están vinculados al movimiento obrero más amplio, en la actualidad.

Estos movimientos reflejan una importante radicalización de una nueva generación de jóvenes en particular, y el potencial para el desarrollo de una conciencia anticapitalista. Sin embargo, es necesario que las feministas socialistas desafíen políticamente las ideas feministas pro capitalistas presentes en los movimientos de mujeres a nivel mundial que creen que la opresión de las mujeres puede resolverse dentro de la sociedad capitalista. Ante las ideas que dan prioridad a las luchas sectoriales de los grupos oprimidos, nosotros  contraponemos la importancia vital de la centralidad de una lucha unida de la clase trabajadora y los pobres para poner fin a la opresión.

Las universidades son fábricas ideológicas que producen ofuscación y hostilidad hacia el socialismo en nombre del capitalismo. Una tendencia a priorizar la “identidad” por encima de la clase abunda y sirve para dividir en lugar de unir las fuerzas alineadas contra el sistema.

Como feministas socialistas, reconocemos que la verdadera liberación de las mujeres está totalmente vinculada a la necesidad de deshacerse del capitalismo, que, basado en las desigualdades de poder y riqueza, sostiene y perpetúa la opresión de las mujeres. Nos basamos en la clase trabajadora como la fuerza clave en la sociedad para lograr un cambio real y duradero.

Feminismo y lucha de clases

La nueva ola de movimientos de masas contra la opresión de las mujeres será bienvenida por todos los socialistas. Sin embargo, debemos luchar por estos movimientos para mejorar realmente la lucha de las mujeres contra la opresión específica que enfrentan en la sociedad capitalista. Con la propagación del fenómeno #MeToo en todo el mundo, desde los Estados Unidos hasta Europa y recientemente a China; nunca ha habido más conciencia y oposición a los horrores para las mujeres de acoso sexual y violación. Ha habido un aumento en las protestas masivas de mujeres (y hombres) sobre este tema y algunos de muchos otros problemas que arruinan la vida de la mitad de la población mundial.

No hay un final para las horribles revelaciones sobre el acoso sexual en la “parte superior” de la sociedad, particularmente en el mundo del entretenimiento y la política. Éstas resonaron poderosamente en todo el mundo debido a que el acoso sexual y la violencia son endémicos, también encontrándose entre las mujeres trabajadoras y pobres. Comparativamente, todavía hay poca o ninguna publicidad para los millones y millones de mujeres que enfrentan diariamente el abuso sexual y la violación en el trabajo, en los campos, en los mercados y en las fábricas de todo el mundo.

El 71% de los 40,3 millones de personas que viven en algún tipo de esclavitud moderna son mujeres y niñas. Se estima que otros 15,4 millones de personas viven en matrimonios forzados. La gran mayoría de los refugiados del mundo y de las personas sin hogar del mundo también son mujeres y niños. En muchos países del mundo, el aborto es ilegal y la violación dentro del matrimonio no se reconoce como un delito.

Resistiendo

Por otro lado, en muchos países una lucha de la clase trabajadora de un tipo u otro está ganando impulso. En Escocia, vimos a 8,000 trabajadores municipales que eran en su mayoría mujeres en huelga por igual remuneración y que ganaban, con el apoyo de otros compañeros varones que tomaron acciones de huelga ilegal. Ha habido protestas por los derechos de las mujeres de Walmart, McDonalds y Amazon. La huelga global de los trabajadores de Google mostró cómo el enojo potencial en este tema es canalizado hacia la acción de los trabajadores.

Ha habido huelgas masivas de trabajadoras de la confección en Bangladesh por un salario digno y una paralización de mujeres en las plantaciones de té en Sri Lanka demandando 1.000 rupias por día (solo US$ 5,5). Ha habido protestas masivas contra la discriminación en India, contra el femicidio en Argentina, Brasil e Italia. Hemos visto a mujeres de todo el mundo involucradas en numerosas protestas por la vivienda, derechos de aborto y contra la austeridad. En Irlanda, las enfermeras y las matronas han estado en huelga en una lucha por un mejor salario y condiciones laborales.

Hay una gran variedad de formas en que a las mujeres se les niega la libertad de elección en sus vidas diarias. Incumbe a los socialistas explicar su origen y participar plenamente en las campañas para lograr avances reales para las mujeres trabajadoras.

Luchamos sin cesar por una sociedad que esté libre de todas las formas de opresión y explotación por motivos de género, raza u orientación sexual. Esto significa llevar a cabo una lucha incansable por una sociedad socialista donde la propiedad privada es reemplazada por la propiedad pública y el control sobre una economía planificada está en manos de representantes elegidos democráticamente por los trabajadores y pobres.

Debe ser el derecho de todas las mujeres el poder elegir cuándo y si quiere tener hijos. Sin embargo, en las sociedades dominadas por el latifundismo y el capitalismo, son impedidos por recursos totalmente inadecuados, así como por todo tipo de prejuicios religiosos y “culturales”.

Raíces

Si bien la educación, la crianza y la religión pueden desempeñar un papel importante en la perpetuación de los estereotipos y en el fomento de la opresión y el hostigamiento de las mujeres, los socialistas ven las raíces de estas actitudes en la división de la sociedad en clases. Para los propietarios de esclavos, los señores feudales y los capitalistas, la familia ha sido una construcción vital para transmitir su propiedad y riqueza de una generación a otra.

Bajo su gobierno, los hombres esclavos, vasallos y trabajadores son un “cinturón de transición” útil, como lo describió el revolucionario León Trotsky, para la idea de disciplina. La obediencia al varón en el hogar entrena a mujeres y niños para cumplir con las órdenes de arriba.

El papel de las mujeres, en lo que respecta a los propietarios de la industria y la tierra, además de proporcionar mano de obra barata en las fábricas o en la tierra, ha sido proporcionar mano de obra no remunerada en la producción y el cuidado de la próxima generación de trabajadores. Dentro de la familia, también se espera que cuiden de aquellos que ya no pueden trabajar por enfermedad o vejez. A lo largo de los años, las reformas que alivian las cargas de las mujeres se han ganado, pero no sin una lucha y, a veces, con la amenaza de una lucha.

Después de la Segunda Guerra Mundial, las disposiciones sobre educación, salud y bienestar en los Estados unidos y Europa, especialmente Francia y Gran Bretaña, fueron producto de una enorme radicalización, especialmente entre los soldados que regresaron, y la negativa a volver a la vida anterior. Las reformas tenían como objetivo prevenir la revolución que amenazaba la propia supervivencia del podrido sistema capitalista de los patrones. En los antiguos países coloniales, como Sri Lanka y Malasia, fue el temor a la revuelta de aquellos que habían luchado por la independencia y querían ir más lejos al atacar a la nueva clase capitalista. Se introdujeron reformas para evitar la revolución y el socialismo.

Los servicios nacionales de salud y los sistemas de educación pública no son solo una buena medida implementada por gobiernos ilustrados. Son una forma de asegurar que los empresarios en la industria tengan un suministro constante de mano de obra que sea saludable y también capacitada para mantener su sistema basado en las ganancias.

Sin embargo, en muchos países ex coloniales, solo existe un servicio de salud mínimo. En todo el mundo, millones de mujeres y niños mueren de enfermedades prevenibles  durante el embarazo y el parto.

A lo largo de los años, en muchas economías capitalistas desarrolladas, los servicios públicos han aliviado la carga de las mujeres de clase trabajadora en relación con el cuidado infantil y otras responsabilidades ‘domésticas’. Ahora, el reloj está retrocediendo. Incluso las disposiciones básicas de los sistemas estatales de salud y educación están amenazadas tanto en las economías desarrolladas como en las subdesarrolladas.

Reveses

En Europa y los EE. UU., especialmente desde la crisis del sistema económico del 2008, estos servicios se han visto socavados por las políticas de austeridad. No solo se está obligando a las mujeres de la clase trabajadora a pagar por la crisis, lo que se traduce en reveses en los servicios sociales y la provisión de salud; pues son predominantemente las mujeres que trabajan en estos sectores. Son las mujeres que ven recortados  sus trabajos a tiempo parcial y tiempo completo, obligándolas a regresar a sus hogares con ingresos muy reducidos.

La clase trabajadora y las mujeres pobres están, como siempre, en primer plano en los movimientos contra estos reveses. Son ellas quienes más sufren por la falta de hogares decentes para criar a sus familias. También son las mujeres las que suelen ser las más luchadoras contra los recortes en el servicio de salud, los hogares de ancianos y las guarderías. Exigen refugio para aquellas que buscan refugio de la violencia en el hogar. Es literalmente una cuestión de vida o muerte.

Los socialistas que luchan por un mundo diferente y sin clases no pueden decir “¡Espera!”. En el norte de Inglaterra, una campaña contra los recortes a los servicios de violencia doméstica llamada ‘Women’s Lives Matter’ (Las vidas de las mujeres importan) tiene el lema: ‘¡Las mujeres no pueden esperar!’ y exige “¡No a los recortes!”. Los socialistas luchan contra la austeridad y la violencia contra las mujeres y las actitudes y comportamientos sexistas que el capitalismo perpetúa en toda la sociedad.

Pero, para lograr reformas duraderas, todas estas cuestiones requieren la participación activa de los trabajadores y sus organizaciones, sobre todo de los sindicatos. Vimos cómo, en el pasado, los socialistas lucharon y ganaron el apoyo de los sindicatos para las campañas contra la violencia doméstica y para el refugio y la asistencia para todos los afectados. Hoy en día, las autoridades locales de todos los colores han llevado a cabo drásticos recortes en los servicios, dictados por los gobiernos de los empresarios. ¡Un combate socialista sindical es vital!

Acción en el Día Internacional de la Mujer

Los miembros de nuestra Internacional, el Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT), han logrado revivir la tradición de la huelga el 8 de marzo. En el estado español el año pasado, por iniciativa del Sindicato de Estudiantes y Libres y Combativas, la plataforma feminista socialista del CIT en España, más de dos millones de estudiantes y trabajadores salieron para protestar contra los horribles niveles de violencia contra las mujeres aceptados por Iglesia y el estado (franquista). (Nuevamente, el 14 de noviembre del año pasado, más de 1.5 millones de estudiantes participaron en huelgas y manifestaciones contra el sexismo en las escuelas y en el sistema legal). Este año, con aún más determinación, atacarán y se manifestarán el 8 de marzo.

En Bélgica también habrá paros laborales y decenas de miles de mujeres en Argentina e Italia se movilizarán. Decenas de miles de mujeres en Argentina e Italia, dejarán de trabajar y se manifestarán bajo el lema ‘Ni una Menos’. Del mismo modo, en Brasil, protestarán contra Bolsonaro, presidente recién elegido y abiertamente sexista; quien le da la espalda a los viles asesinatos de mujeres, homosexuales y transgéneros, y apunta a revertir los derechos al aborto que tanto se necesitan.

En Estados Unidos, las marchas del Día Internacional de la Mujer serán sin duda impulsadas por la misoginia de renombre mundial de Donald Trump. El nombramiento de Brett Kavanaugh como juez del tribunal supremo generó indignación no solo por ser un depredador sexual, sino también por sus ataques a los trabajadores y su conocida intención de revertir los avances en los derechos de aborto realizados a través de duras campañas.

Habrá huelgas en el sur de Irlanda, donde hace un año la campaña para derogar la ley que prohibía el aborto alcanzó su histórica victoria que llevó al derecho legal de todas las mujeres a decidir esto durante las primeras 12 semanas de embarazo. Ahora está la presión para que ese mismo derecho esté disponible en el Norte. En Polonia, la lucha continúa revirtiendo los recortes en los derechos al aborto y en Noruega, donde ahora también están amenazados, las protestas sin duda tendrán lugar este viernes.

En los próximos días, nuestra página socialistworld.net (mundo socialista) publicará informes de las acciones y manifestaciones de este año en todo el mundo, celebrando el Día Internacional de la Mujer e intensificando la lucha por el socialismo internacional.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here