Inicio Internacional Terror en mezquita de Nueva Zelanda: la lucha de los trabajadores puede...

Terror en mezquita de Nueva Zelanda: la lucha de los trabajadores puede detener a la extrema derecha

90
0
Compartir

Rob Williams,  The Socialist.

Periódico semanal del Socialist Party, CIT en Inglaterra y Gales.

Millones se despertaron en la mañana del 15 de marzo en shock tras enterarse de los disparos masivos en dos mezquitas en Christchurch, Nueva Zelanda. Pronto quedó claro que se trataba de un brutal acto terrorista de extrema derecha, que dejó a 50 fieles musulmanes en la oración del viernes, y muchos otros heridos. Muchos de los afectados eran refugiados de las zonas de guerra, como Siria, que veían a Nueva Zelanda como un refugio seguro.

Horriblemente, el ataque fue transmitido en vivo. Tomó horas para eliminar videos de las plataformas de medios sociales.

El atacante, Brenton Harrison Tarrant, nació en Australia. Participó en foros de extrema derecha y declaró en un manifiesto en línea: «Por una vez, la persona que se llamará fascista, es un fascista real».

Esta es otra advertencia para el movimiento sindical y las comunidades de la clase trabajadora en todo el mundo, de la necesidad de construir un movimiento unido para derrotar a la extrema derecha.


Brenton Harrison Tarrant

Asesinatos de extrema derecha

El año pasado, los asesinatos por la extrema derecha alcanzaron el nivel más alto en 20 años en los Estados Unidos, según la Liga Anti-Difamación. Esto incluyó el ataque de supremacistas  blancos en una sinagoga de Pittsburgh, en que murieron 11 personas.

En 2011, Anders Breivik asesinó a 77 personas, principalmente en un campamento de verano del ala juvenil del Partido Laborista de Noruega.

En Gran Bretaña, hemos visto el asesinato de Jo Cox MP, y el ataque a la mezquita de Finsbury Park. Según los informes, la policía está tratando el apuñalamiento en el oeste de Londres el 16 de marzo como un incidente terrorista inspirado por la extrema derecha.

También hemos visto ataques terroristas por parte de islamistas políticos de derecha. El Partido Socialista condena esto completamente, tal como lo hacemos con la extrema derecha.

El ataque de Christchurch ha demostrado la hipocresía de los partidos políticos de establecimiento en Nueva Zelanda y en otros lugares, cuyas políticas han ayudado a legitimar las políticas de la extrema derecha.

El gobierno de Nueva Zelanda, liderado por los laboristas, culpa a la falta de control de armas. Pero el Partido Laborista de Nueva Zelanda está en coalición con el partido populista de derecha New Zealand First, que tiene una agenda antiinmigrante. Solo abandonó su promesa electoral de celebrar referendos sobre la reducción de los derechos políticos de la población indígena maorí a cambio de formar parte de la coalición gubernamental.

El gobierno de Indonesia ha llamado al embajador de Australia luego de que el senador de Queensland, Fraser Anning, tuiteó: «¿Alguien todavía discute el vínculo entre la inmigración musulmana y la violencia?»

En un comunicado compartido por un periodista australiano en Twitter, Anning también escribió: «Como siempre, los políticos de izquierda y los medios de comunicación se apresurarán a afirmar que las causas de los disparos de hoy se encuentran en las leyes sobre armas de fuego o en aquellos que tienen puntos de vista nacionalistas, pero todo esto es un  cliché sin sentido. «La verdadera causa del derramamiento de sangre en las calles de Nueva Zelanda hoy es el programa de inmigración que permitió a los fanáticos musulmanes migrar a Nueva Zelanda en primer lugar».

Este indignante racismo contrasta con el magnífico apoyo y la solidaridad de la gente de clase trabajadora común de todas las comunidades, tanto en Nueva Zelanda como a nivel mundial.

Este ataque es en el contexto de una creciente inestabilidad en un período o crisis capitalista global en la década desde la crisis financiera y la Gran Recesión. La clase obrera ha demostrado una gran capacidad de lucha en todo el mundo en defensa de los estándares de vida y los logros alcanzados en el período de posguerra, ahora amenazados por el capitalismo rapaz.

Esto ha incluido Nueva Zelanda. En el último año, enfermeras, maestros, funcionarios públicos, trabajadores de ferrocarriles, limpiadores, conductores de autobuses, trabajadores de comida rápida, trabajadores de aeropuertos, trabajadores portuarios e incluso médicos menores han emprendido acciones de huelga para mejorar sus salarios y condiciones laborales.

Esto ha ocurrido después de una década en que la acción de los trabajadores ha estado en un punto bajo. Los trabajadores se han visto obligados a luchar ya que la coalición dirigida por el Partido Laborista ha continuado con las políticas de austeridad muy similares a la anterior administración conservadora del Partido Nacional.

Vacío político

El papel de los llamados gobiernos laboristas, como este, ha ayudado a crear un vacío político que la extrema derecha puede tratar de llenar. Tanto en Nueva Zelanda como en otros lugares, el movimiento obrero y sindical, si está preparado para luchar, es la fuerza clave para combatir a la extrema derecha, que busca dividir a la clase trabajadora en defensa de las grandes empresas.

En Gran Bretaña, una moción originalmente escrita por los miembros del Partido Socialista en el sindicato general Unite, en la conferencia sobre la política sindical del año pasado,  significó que Unite lanzara una campaña por ‘Empleos, hogares, no racismo’. Esto, a su vez, se ha convertido en la política oficial del Congreso Sindical.

Esta campaña vincularía la lucha contra la austeridad y las políticas socialistas con la necesidad de una acción obrera unida para aislar a la extrema derecha, que está tratando de explotar la crisis del  establishment sobre el Brexit para sus propios fines.

Una necesidad clave es que los sindicatos y Jeremy Corbyn movilicen a los trabajadores para luchar por una elección general para deshacerse de los conservadores, y por un gobierno laborista de izquierda con un programa socialista.

Los horrendos acontecimientos en Christchurch han conmocionado al mundo. Muchos preguntarán: ¿cuál es el camino a seguir?. La respuesta debe ser la acción en masa de los trabajadores.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here