Inicio Medio Ambiente Por un cambio socialista, no un cambio climático!

Por un cambio socialista, no un cambio climático!

174
1
Compartir

“Incluso una sociedad entera, una nación o todas las sociedades simultáneamente existentes en su conjunto no son dueños de la tierra, son simplemente sus poseedores, sus beneficiarios, y tienen que legarla en un estado mejorado a las generaciones venideras, como buenos jefes de familia.”

                                                            Karl Marx (Capital, Volumen 3)

 

Comité por una Internacional de los Trabajadores, CIT.

 

El llamado a una huelga por la Tierra, el viernes 20 de septiembre, ha sido una poderosa declaración, iniciada por la generación más joven. En todo el mundo, en más de 150 países, millones de estudiantes y jóvenes, comunidades locales y trabajadores, tomaron alguna forma de acción para protestar contra la inacción de los gobiernos ante el calentamiento global que amenaza al planeta y a la humanidad.

Los jóvenes del mundo han crecido sólo conociendo la austeridad, las desigualdades sociales masivas y la crisis del medio ambiente y el cambio climático. En los últimos meses, más jóvenes han seguido el ejemplo de Greta Thunberg, en Suecia, con huelgas juveniles y otras acciones masivas que se han extendido a más de 100 países.

Tienen razón en alarmarse. Las altas temperaturas récord; inundaciones devastadoras en el Caribe y en otras partes del mundo; incendios forestales en el Amazonas y en otros lugares; extinción acelerada de especies animales, insectos y plantas; ríos y vías fluviales más contaminados; una montaña de desechos plásticos, contaminación atmosférica mortal… la lista de ejemplos de catástrofe ambiental y cambio climático crece cada día.

 

Según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, el calentamiento global a 1,5 grados por encima de los niveles preindustriales provocará escasez de alimentos y derretirá la capa de hielo del Ártico, lo que provocará cambios meteorológicos más desastrosos y crisis económicas.

La creciente toma de conciencia por parte de un número cada vez mayor de jóvenes y trabajadores de la necesidad de emprender acciones colectivas a través de las fronteras y de «hacer huelga» contra la inacción de los gobiernos en relación con el cambio climático es un gran paso adelante.

 

Es la clase obrera mundial, la fuerza social más poderosa de la sociedad, con la que la juventud y los estudiantes deben aliarse en la lucha para evitar el cambio climático.

 

¿Quién es responsable del cambio climático?

Las grandes corporaciones y los gobiernos pro-capitalistas no han tomado ninguna acción seria para detener el cambio climático. Los gobiernos ni siquiera cumplieron los objetivos de emisiones mínimas establecidos en el Acuerdo de París de 2015. La primera «Cumbre de la Tierra» de las Naciones Unidas tuvo lugar en 1992, pero las emisiones de CO2 aumentaron en un 48% y siguen aumentando. El acuerdo de Kioto de 1997 proponía «incentivos de mercado» para reducir las emisiones de CO2, pero el cambio climático no se ha detenido. La mayor economía capitalista del mundo, los Estados Unidos, se negó a promulgar el Protocolo de Kyoto.

Las grandes empresas y sus representantes políticos quieren poner la carga de los problemas en los trabajadores, en las decisiones sobre el «estilo de vida» de los individuos.

Pero son las grandes empresas y el sistema basado en las ganancias, los principales responsables de la destrucción del medio ambiente y del cambio climático. Más del 71% de las emisiones de carbono del planeta son producidas por 100 empresas principales.

 

Constantemente nos sermonean diciéndonos que «todos somos responsables del cambio climático». Pero sólo 90 empresas produjeron el 63% de las emisiones mundiales acumuladas de dióxido de carbono y metano entre 1751 y 2010 (el 30% de las emisiones procedían de  20 empresas).

 

Los grupos ambientalistas, como la Rebelión contra la Extinción, toman medidas masivas y directas para presionar a los gobiernos para que actúen. A menudo son muy eficaces para poner de relieve la crisis medioambiental. Pero se necesitará mucho más para impedir que las grandes corporaciones se pongan de parte de las regulaciones o las ignoren. Las grandes empresas siempre buscarán formas de reducir costes, evitar la «burocracia», así como reducir los salarios de los trabajadores y atacar las condiciones del lugar de trabajo.

 

Los políticos capitalistas ponen el énfasis en que los individuos cambien su «huella de carbono» y otras medidas. Por supuesto, las acciones individuales pueden ayudar a disminuir los problemas ambientales. Pero los socialistas rechazan el intento de echar la culpa de la crisis ambiental y del cambio climático a la clase obrera. Son las grandes empresas y el sistema basado en las ganancias  los que causaron y perpetúan la crisis medioambiental. La clase obrera y los pobres son los más afectados por el cambio climático, que para millones de personas amenaza con la inanición y la destrucción de sus hogares por el aumento del nivel del agua y los huracanes.

La anarquía del sistema capitalista significa que las grandes empresas determinan qué se produce y cómo, y que los beneficios de los accionistas están muy por encima de cualquier preocupación por las consecuencias medioambientales. Las empresas individuales desarrollan nuevas tecnologías y técnicas, pero bajo el capitalismo este conocimiento no se comparte. El capitalismo significa una duplicación masiva y un enorme despilfarro.

 

Algunos defensores del medio ambiente sostienen que el principal problema es el «consumo excesivo» de una población mundial en rápida expansión e insostenible. Piden un «crecimiento cero» y la necesidad de acabar con la «superpoblación». Pero el crecimiento económico, en sí mismo, no es el problema. El llamado «exceso de población» tampoco es el problema fundamental; las tasas de crecimiento de la población generalmente se nivelan, a medida que las sociedades se vuelven más prósperas – una meta que sólo puede alcanzarse hoy en día con la transformación socialista de la sociedad.

 

Aceptar los argumentos de los capitalistas  sobre el medio ambiente es volver a culpar a la clase obrera y a los pobres. Espera que soporten un apretón de manos interminable, mientras que el sistema capitalista y la obscenidad del dominio  del 1% continúan. A la clase obrera y a la juventud le interesa luchar por derrocar este sistema, reemplazarlo con una sociedad socialista que asegure la satisfacción de todas las necesidades humanas básicas y detener la destrucción del mundo natural.

 

Algunos de la izquierda argumentan a favor de un `Nuevo Acuerdo Verde’, pidiendo una importante inversión estatal en energía renovable y la creación de `empleos verdes’. E incluso un puñado de gobiernos capitalistas ha reconocido que hay una «emergencia climática». La escalada de la crisis de los desastres climáticos puede obligar a algunos gobiernos a tomar medidas para tratar los aspectos más apremiantes de la crisis. Esto no se haría en beneficio de los trabajadores o del planeta, sino para aliviar la presión de las poblaciones indignadas y temerosas y para tratar de salvar su sistema.

 

Las clases dominantes británicas finalmente construyeron un sistema de alcantarillado en Londres en el siglo XIX debido a una protesta pública por el gran número de muertes debido a enfermedades contagiosas entre las clases trabajadoras pobres, que también diezmaron a la fuerza de trabajo y afectaron las ganancias de los patrones. Del mismo modo, se tomaron medidas gubernamentales para poner fin a la contaminación por «smog» de Londres en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, la escala de los problemas creados por el cambio climático, incluyendo el largo período entre causa y efecto, significa que el sistema capitalista de hoy enfrenta un desafío sin precedentes. El estado capitalista puede ser forzado a tomar algunas medidas temporales de emergencia, pero el sistema es incapaz de producir los cambios fundamentales necesarios para acabar con el cambio climático y la destrucción del medio ambiente.

 

Un New Deal ecológico, por sí solo, no resolverá los enormes problemas relacionados con el cambio climático. Los intentos de regular y administrar la economía capitalista siempre son resistidos por las grandes corporaciones. Los grandes intereses capitalistas determinan en última instancia las políticas de todos los gobiernos que se basan en el sistema de beneficios. De manera reveladora, un proyecto de ley del Nuevo Trato Verde presentado por la demócrata de izquierda Alexandria Ocasia-Cortez en el Congreso de los Estados Unidos no fue aprobado.

Muchos jóvenes y trabajadores están concluyendo que la crisis del cambio climático está vinculada al sistema de beneficios anárquico y extremadamente derrochador. Esto exige a gritos un sistema económico y social alternativo, basado en la colaboración colectiva global. No puede haber una solución «nacional» al problema del cambio climático, que tiene dimensiones globales; requiere un cambio socialista mundial.

 

Logros electorales de los partidos verdes

 

Debido a la preocupación generalizada por el cambio climático y a la desconfianza en los partidos tradicionales de derecha y en los partidos socialdemócratas, varios partidos verdes han logrado avances electorales en las recientes elecciones en toda Europa. Muchos activistas quieren medidas radicales para evitar el desastre ambiental mundial. Los socialistas pueden estar de acuerdo con varias medidas progresistas, como las fuentes de energía renovables basadas en el sol, el viento y las mareas. Sin embargo, las políticas de los líderes verdes no son una solución fundamental. Los Verdes no se oponen al sistema capitalista que es la causa fundamental del cambio climático y una barrera fundamental para superar la crisis. Por ejemplo, las nuevas tecnologías, como las fuentes de energía renovables, serán insuficientes a menos que se integren en un sistema económico que no se base en intereses de lucro, sino que se planifique democráticamente para garantizar la sostenibilidad a largo plazo.

 

Cuando están en el gobierno, desde Alemania hasta Irlanda, y en las administraciones locales de Gran Bretaña y otros lugares, los Verdes han demostrado estar casados con el sistema capitalista. Esto termina con los Verdes, en coalición con los partidos capitalistas, imponiendo ‘impuestos verdes’ a la clase obrera y otras medidas y recortes ‘verdes’ que aumentan la austeridad y miseria de los trabajadores.

 

Esforzarse genuinamente por salvar al planeta de la destrucción ambiental significa lógicamente ir más allá de los confines del sistema capitalista. Las medidas urgentes necesarias para combatir el cambio climático entran en conflicto con las contradicciones fundamentales del sistema capitalista: la división del mundo en Estados-nación rivales y competidores y la propiedad privada de los medios de producción. Comenzar a invertir el cambio climático implicaría un plan mundial racional y científico, elaborado democráticamente, para reorganizar la industria energética y pasar de la dependencia de los combustibles fósiles a la utilización exclusiva de energías renovables. Esto implicaría la conversión de puestos de trabajo en las industrias basadas en combustibles fósiles, la industria nuclear, la minería, etc., en puestos de trabajo alternativos de energía verde, garantizando salarios dignos, condiciones de trabajo decentes y plenos derechos sindicales.

 

Para hacer frente al calentamiento global es necesario actuar y cooperar a escala mundial. La tecnología existe, como parte de un plan internacional, para reducir rápidamente las emisiones de CO2 y comenzar a reequilibrar los sistemas naturales del planeta. Sin embargo, este potencial se ve afectado por la rivalidad entre naciones poderosas. China es líder mundial en el desarrollo de la energía verde, pero su guerra comercial con los EE.UU. sólo obstaculizará el desarrollo y la adopción de esta tecnología.

Sólo la reorganización socialista de la sociedad, a escala mundial, puede salvar el planeta y transformar el nivel de vida. Un plan de producción socialista controlado democráticamente vería una economía verdaderamente sostenible, donde los niveles de vida y el futuro de la tierra esten en armonía.

 

¿Qué tiene que ver el marxismo con el medio ambiente?

 

Durante mucho tiempo se ha afirmado falsamente que los socialistas no tienen nada útil que aportar al debate sobre el medio ambiente. Pero ya en la década de 1840, Karl Marx y Frederick Engels señalaron que el capitalismo causa una «brecha» perjudicial entre los seres humanos y el mundo natural. Explicaron que los capitalistas individuales, que controlan los medios de producción, están impulsados por la competencia y la búsqueda de beneficios. Esto lleva a centrarse en los beneficios a corto plazo que ignoran los efectos a largo plazo de la producción, incluidas las consecuencias para el medio ambiente. Según Marx, «la producción capitalista, por lo tanto, desarrolla la tecnología, y combina varios procesos en un todo social, sólo agotando las fuentes originales de toda la riqueza: el suelo y el trabajo».

 

En la época de Marx, el daño ambiental causado por la economía de mercado se localizaba en aquellos países o regiones que habían experimentado el desarrollo capitalista. Hoy vivimos en un mercado capitalista mundial y los problemas ambientales han adquirido dimensiones monstruosas y globales. Por lo tanto, la solución requiere una respuesta global, basada en la clase trabajadora.

 

El CIT tiene un largo y orgulloso historial de abordar la crisis ambiental y proponer una solución socialista. Un importante folleto sobre el medio ambiente de Peter Taaffe y Ronnie Sookhdeo, producido en la década de 1990, el libro, ‘Planning Green Growth’ (publicado por primera vez en 2003), de Pete Dickenson, y muchos otros folletos y artículos producidos por el CIT en todo el mundo, a lo largo de décadas, abordaron cuestiones ambientales, en detalle.

 

Los partidarios del CIT también han participado en muchas protestas por el cambio climático en todo el mundo. Varias de las principales protestas locales del Día de la Tierra que tuvieron lugar en Londres y en otras partes de Inglaterra, el viernes 20 de septiembre, fueron iniciadas por miembros del Partido Socialista (CIT en Inglaterra y Gales) a través de sus sindicatos y consejos de comercio.

 

Es a través de la vinculación de estudiantes y jóvenes con la clase obrera organizada, abogando por un programa socialista para cambiar la sociedad, la catástrofe del calentamiento global puede evitarse; creando un medio ambiente seguro y saludable para satisfacer las necesidades humanas.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here