Inicio Juventud y Lucha Notas desde Chile

Notas desde Chile

434
0
Compartir

Tony Saunois, Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT)

Santiago de Chile.

 

En Chile, la mayoría de los partidos políticos se han sumado al mal llamado “Acuerdo por la paz social y la nueva constitución”, a excepción del Partido Comunista, quien se ha mostrado indeciso sobre dicha decisión.

Piñera, el presidente de Chile, quien se encuentra suspendido en el aire como un globo a medio desinflar, ha guardado absoluto silencio sobre este pacto! En las últimas 24 horas desde aquel pacto por “paz social”, otros dos jóvenes se han sumado a la lista de personas asesinadas por fuerzas del estado, esto mientras protestaban contra el fraude propuesto por los aborrecidos partidos políticos.

El gobierno acusa, hipócritamente, a manifestantes y jóvenes de ser «saqueadores», «delincuentes» y «criminales». Sin embargo, en este movimiento está surgiendo un nuevo estado de ánimo y de solidaridad donde se exigen cambios sociales. La antigua plaza pública, Plaza Italia, ha sido renombrada por las masas como «Plaza de la Dignidad», con la bandera mapuche flameando sobre la estatua de un general militar.

Si bien es cierto que se han producido saqueos, ataques a supermercados, farmacias e incluso carnicerías, también es cierto que se han visto loables muestras de solidaridad social. Hubo un caso de una carnicería que fue abierta a la fuerza, pero donde se distribuyó la carne entre aquellos con pocos o sin recursos. Trabajadores haitianos que caminaban por el lugar fueron llamados por quienes ingresaron a la tienda y se les dio pollo y carne para ellos y sus familias. Jóvenes organizaron la distribución de medicamentos a enfermos, los cuales fueron tomados de las grandes cadenas farmacéuticas.

 

Un partido de fútbol entre Chile y Perú fue suspendido, después que el equipo nacional se negara a jugarlo en apoyo a la revuelta social que hoy ocurre en Chile. Los comentaristas más derechistas de la televisión han desaparecido y han sido reemplazados por presentadores más «aceptables».

Ciertos grupos juveniles han atacado e incendiado iglesias, luego de rayarlas con eslóganes. Esto, en el contexto de los escándalos por abusos sexuales, los cuales obligaron a obispos de todo el país a renunciar.

Los jóvenes están construyendo sus propios mecanismos de defensa ante la brutal represión, con cientos de personas ahora tuertas después de que la policía disparara directamente a sus caras. Estos jóvenes, se han armados con escudos y láseres para cegar a los conductores de vehículos policiales, e incluso en una ocasión, derribaron a un dron no tripulado de la policía.

 

La Estafa

El «Pacto» propuesto por los gobernantes políticos ha enfurecido a cientos de miles de trabajadores y jóvenes chilenos. Estos vieron las propuestas como otro engaño de parte de quienes han gobernado el país desde finales de la dictadura de Pinochet. Este pacto implica establecer una «convención» que requiere un 50% de los parlamentarios, y donde todas las decisiones requieren tener una mayoría de dos tercios para realizar cualquier cambio en la constitución que haya sido propuesto. Sólo entonces se efectuará un referendo para evaluar un cambio en la constitución. Esto está muy lejos de las demandas expresadas por millones; estos exigen una Asamblea Constituyente donde se redacte una nueva constitución y se resuelvan todas las demandas sociales de los trabajadores y el pueblo.

Partidos firmantes del llamado Acuerdo por la paz social

Las organizaciones de trabajadores y los movimientos sociales están planeando nuevas protestas contra el gobierno y sus propuestas. Unidad Social, compuesta por sindicatos, estudiantes y movimientos sociales, están discutiendo convocar un paro nacional de 48 horas, en preparación para una futura huelga indefinida. Estas propuestas están siendo discutidas por todas las organizaciones.

Es importante tomar los pasos necesarios para convocar a un paro nacional indefinido si realmente se quiere derrocar a este gobierno y reemplazarlo con un gobierno de los trabajadores y los más desposeídos. Es imprescindible hacer un llamado a las Fuerzas Armadas para que apoyen a los trabajadores y se unan a su lucha, llevando este llamado a la base del ejército y la marina.

La toma de medidas concretas es instrumental para la organización del movimiento y para llevar la lucha hacia adelante. Las Asambleas locales de vecinos – Cabildos – que se están formando deben fortalecerse y se deben elegir delegados para los comités de lucha y defensa. Estos deben organizarse en todos los lugares de trabajo e instituciones educativas.

Cabildo autoconvocado

No se puede confiar en el gobierno o los partidos políticos existentes para convocar una Asamblea Constituyente genuina. Tal asamblea sólo puede ser convocada por los trabajadores y la gente. Los Cabildos, en los lugares de trabajo, las comunidades, las instituciones educativas y otros lugares, deben estar vinculados a nivel local, regional y nacional y elegir delegados para una Asamblea Constituyente genuina de trabajadores y ciudadanos. Una asamblea revolucionaria deberá redactar una nueva constitución y elegir un gobierno que represente a los trabajadores y a los más desposeídos.

Esta es la respuesta necesaria ante el fraudulento «Pacto de paz social”. La necesidad de construir una alternativa política para las masas de trabajadores y un partido, con un programa socialista revolucionario, es una tarea urgente. La ausencia de tal liderazgo inevitablemente significará que esta lucha será prolongada. Este movimiento hará una pausa y se cansará por un período, especialmente durante el inminente verano, pero se ha abierto un nuevo capítulo en la lucha de la clase trabajadora chilena. “Chile nunca volverá a ser el mismo; ¡Chile despertó!” es un estribillo común que se escucha en las calles.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here