Inicio Juventud y Lucha Chile: Educación – Es mejor no llegar a ningún acuerdo que firmar...

Chile: Educación – Es mejor no llegar a ningún acuerdo que firmar un mal acuerdo

573
0
Compartir

Sigue la Lucha por la Educación Pública, Gratuita

y de Calidad

Patricio Guzmán S.

Socialismo Revolucionario.

El discurso que dio Piñera en el conclave de la UDI, indicó claramente la posición del gobierno frente al conflicto de la Educación.

En su alocución Piñera dio un portazo a la reivindicación de la gratuidad, por la que luchan los estudiantes en sus movilizaciones desde hace cinco meses. En palabras de Sebastián Piñera: «El gobierno no ha asumido la causa de educación gratuita por dos razones: primero, porque Chile no está posibilitado de alcanzar esa meta. En segundo lugar, porque no es justo que con los impuestos que pagan los más pobres de nuestro país estemos financiando la educación de los más ricos».

De acuerdo con La Tercera, del 02 de octubre de 2011: “La señal era una abierta respuesta a las exigencias de un alza tributaria -resistida en la UDI- para financiar las demandas estudiantiles.”

El discurso de Piñera nos recuerda que vivimos en una sociedad donde campea el eufemismo, los trucos discursivos y la mentira.

En primer lugar es falso que Chile no pueda alcanzar la meta de la educación pública gratuita. Nadie pide que sean los impuestos que pagan los más pobres los que financien la Educación. En realidad lo que está diciendo Piñera es que no está dispuesto a dar luz verde a una reforma tributaria, para que los sectores más ricos, y las grandes empresas paguen tributos similares a los de los otros países de la OCDE, por ejemplo. Con ello quería tranquilizar a los grandes empresarios cuyos intereses representa la UDI.

Para quienes tienen dudas de la brecha tributaria impresionante, en favor de los ricos que existe en Chile, un par de ejemplos puede bastar. Si consideramos la tasa de impuestos que deben pagar las empresas, más la que deben pagar los propietarios como impuesto a la renta: En Estados Unidos la tasa impositiva total que afecta a los dueños de empresas mineras es de 79,80%, en Argentina es de 72%, en Bolivia es de 70%, en Chile en cambio es de 37,6%.

Los estudiantes también pusieron en la discusión pública la necesidad de Renacionalizar el Cobre de Chile. Por supuesto que ni Piñera, ni los supuestos ‘nacionalistas’ de la UDI, no dijeron ni una palabra sobre la necesidad de que los gigantescos recursos del cobre chileno sirvan para resolver las necesidades y problemas que tiene el pueblo que malvive en el país.

Chile, produce recursos de sobra para dar un salto gigantesco en la mejora del gasto social en vivienda, educación, previsión y salud. Lo que la derecha en el gobierno, ni la Concertación que estuvo durante los 20 años anteriores, tienen, es voluntad política de acometer las reformas necesarias.

Los estudiantes han obligado al gobierno a sentarse en una Mesa de Dialogo; en principio esto es positivo, un triunfo contra la tozudez del gobierno. Sin embargo, solamente será una victoria real si los estudiantes colocan sus temas, mantienen niveles serios de movilización, y eluden la trampa de volver a la normalidad que exige el ministro Bulnes, preparando desde ya nuevas convocatorias y movilizaciones el año próximo. Por eso, si en la mesa de dialogo el gobierno se niega a poner en discusión un calendario concreto para introducir la gratuidad en todos los niveles de la educación. Entonces la mesa de dialogo no tiene otro sentido para el gobierno que ganar tiempo en la esperanza de desgastar el movimiento. En especial, consideramos, que no hay que firmar ningún compromiso salvo que este incluya un acuerdo para la Educación Pública Gratuita y de Calidad, con un calendario concreto de implementación. En caso contrario es mejor no tener ningún acuerdo, que un mal acuerdo.

Lo que garantiza conseguir conquistas parciales, ‘en el camino de la gratuidad’ como nos dicen otros que quieren vender gato por liebre, no es llegar a un mal acuerdo, con el pretexto de asegurar resultados para el éxito obtenido en términos de movilización y apoyo ciudadano. Un mal acuerdo, que no contemple los temas realmente sustantivos, puede tener resultados completamente desmovilizadores, y volver a dejar la pelota en la cancha de las instituciones al servicio de lo que lucran con el actual modelo de educación y sociedad; como ocurrió al final del movimiento de los estudiantes secundarios en 2006, la llamada ‘Revolución Pingüina’.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here