Inicio Internacional Gran Bretaña: Se avecina una era de crisis “Post-Brexit”

Gran Bretaña: Se avecina una era de crisis “Post-Brexit”

281
0
Compartir

Editorial de The Socialist

Periódico de Socialist Party, CIT en Inglaterra y Gales.

 

El día del Brexit ha sido y se ha ido. Ahora Johnson promete el “amanecer de una nueva era”. Según el optimista guión de los Tories, un “rebote de Brexit” significará más inversión, más empleos y más dinero para “nivelar” el gasto y “devolver” a la clase trabajadora que le prestó a los Tories su voto en las elecciones generales.

Con una mayoría de 80 escaños y el Brexit “fuera del camino” las viejas divisiones de los Tories están supuestamente curadas y un período de crecimiento y estabilidad se abrirá ante nosotros.  El hasta, hace poco, ministro  de Economía  Sajid Javid había  prometido restaurar la economía a sus “días de gloria de la posguerra” con un crecimiento del 2,7%  a 2,8%. Pero la semana pasada el Banco de Inglaterra redujo su pronóstico de crecimiento en la mayor cantidad desde 2016.

Este año se espera que la economía “crezca” sólo un 0,8%, el peor nivel en más de diez años. Un economista del think tank IPPR (Instituto de Investigación de Políticas Públicas)   llamó al objetivo de crecimiento de Javid “una fantasía”. En un entorno económico internacional ya incierto y más frágil por las posibles repercusiones del coronavirus y con la peor desaceleración de la productividad en Gran Bretaña desde hace 250 años, ¿por qué los capitalistas se apresurarían a invertir?

El alarde de Johnson de que la austeridad ha terminado había sido expuesto por Javid ordenando a los departamentos gubernamentales que hagan al menos un 5% de recortes en áreas que no se corresponden con las prioridades del gobierno – sin mencionar los consejos de todo el país que están a punto de votar presupuestos que recortan los servicios locales ya cortados hasta los huesos.

El ministro de Economía , Sajid Javid, renunció hace pocos días trás un fallido cambio de gabinete.

Las luchas internas entre conservadores han estallado por la decisión de Johnson de permitir licencias a Huawei para construir parte de la red de Internet 5G, y el probable visto bueno para seguir adelante con el enlace ferroviario de alta velocidad HS2.

 

Líneas de falla

Nuevas fallas del partido Tory están emergiendo sobre cómo será una Gran Bretaña post-Brexit. Los ultramarinos vieron a Brexit como una ruta hacia un “Singapur en el Támesis” de bajos impuestos, desregulado y pequeño estado. Este es el objetivo de los miembros del gabinete Liz Truss, Priti Patel y Dominic Raab, autores en 2012 de Britannia Unchained, un manifiesto de libre mercado en el que se lamentaban de “un estado hinchado, altos impuestos y una regulación excesiva” y describían a los trabajadores británicos como “entre los peores ociosos del mundo”.

 

Por otra parte, los nuevos parlamentarios conservadores de North y West Midlands están siendo presionados para que pidan más medidas proteccionistas y la intervención del Estado para salvar puestos de trabajo e impulsar el crecimiento en las zonas que representan. Pero son precisamente estas áreas las que se verán más afectadas por la lluvia radioactiva de Brexit debido a sus efectos en la industria manufacturera.

En lugar del optimista escenario pintado por Johnson y Javid, la realidad de Brexit sobre una base capitalista es probable que sea una menor inversión, la pérdida de puestos de trabajo y el cierre de fábricas – causando una enorme ira y amargura entre la clase trabajadora que podría haber esperado que la realización de Brexit tendría el efecto contrario.

Hasta ahora Johnson se ha inclinado hacia políticas dirigidas a apuntalar el apoyo de la clase trabajadora. Así, además de prometer un aumento del gasto público y no seguir adelante con una subida del impuesto de sociedades, ha intervenido para dar exenciones fiscales a Flybe, una aerolínea regional, y para que Northern Rail pase a ser de propiedad pública.

Pero si el presupuesto para el gasto actual en servicios públicos va a estar equilibrado para 2022-23, como había prometido Javid, y con un crecimiento económico anémico, los recursos económicos para intervenir y “nivelar” serán extremadamente limitados. De hecho, según los cálculos del Financial Times, si las previsiones del Banco de Inglaterra se cumplen, el gobierno se enfrentará a un déficit presupuestario de 12.000 millones de libras esterlinas en lugar del superávit de 5.000 millones que espera.

Cualquier intento de aumentar los impuestos o de pedir más préstamos para pagar el aumento de los gastos y las inversiones sería ferozmente resistido por los librecambistas y, si amenazara sus beneficios, los capitalistas que todos los políticos conservadores representan en última instancia.

Lejos de ser fuerte y estable, la “nueva era” en Gran Bretaña será una de crisis en la que la clase trabajadora no tendrá más remedio que organizarse y luchar contra los nuevos ataques que se avecinan.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here