Inicio Internacional Gran Bretaña: La suciedad, el sexismo y la necesidad de una alternativa...

Gran Bretaña: La suciedad, el sexismo y la necesidad de una alternativa socialista

89
0
Compartir

5 de mayo de 2022

Editorial de The Socialist, semanario del Partido Socialista (CIT en Inglaterra y Gales)

[Imagen: Boris Johnson (Foto: Creative common]


Hace dos semanas, el editorial de The Socialist comentó las multas impuestas a Boris Johnson, Rishi Sunak y otros diputados por infringir sus propias normas de Covid, y la flagrante evasión fiscal de la familia de Sunak. Dijimos que estos hechos «se sumaban a tanta sordidez anterior, y sin duda vendrán más». No tardó mucho.

Tras la revelación de que un diputado tory veía pornografía en el parlamento, las diputadas y el personal han denunciado «manos errantes» y muchas otras experiencias de sexismo a manos de los diputados.

Lamentablemente, todas estas experiencias sexistas son reconocidas por mujeres de todas las edades. Un informe reciente reveló que un asombroso 97% de las mujeres había sufrido acoso sexual.

Sin embargo, no cabe duda de que existe una cultura en el parlamento que hace que, una vez en el poder, muchos diputados varones piensen que están por encima de todo y que pueden salirse con la suya. Esto es indudablemente cierto para muchos de los adinerados, con derechos, del tipo «Bullingdon boy», encarnados por Boris Johnson.

Código de conducta
En cuanto a la lucha contra el sexismo en el parlamento, se habla mucho de la necesidad de «limpiar» el parlamento, mejorar el código de conducta, cambiar los procesos de empleo del personal, etc.

La diputada laborista Harriet Harman también comentó que las mujeres tienen que presentarse para ser diputadas para «patear los traseros de los misóginos». Pero mientras diputadas laboristas como Harman, Jess Philips y Stella Creasy hablan enérgicamente contra los hombres sexistas, el Partido Laborista bajo Keir Starmer ha expulsado cualquier rastro de un programa del partido que pudiera hacer algo para aliviar la carga de las mujeres de la clase trabajadora.

Han desechado las políticas de Jeremy Corbyn para poner fin a los recortes y a la privatización de los servicios públicos y del NHS, para las viviendas municipales, para la inversión en servicios para quienes huyen de la violencia doméstica, para un salario mínimo decente y para las prestaciones, por ejemplo. Los ayuntamientos laboristas están aplicando los recortes tories que incluyen el apagado del alumbrado público y el recorte de los servicios de autobús, lo que pone aún más en peligro a las mujeres en los espacios públicos.

Es una acusación para el laborismo de Starmer que en este momento, cuando los tories son expuestos como un partido de mentiras, sordidez y evasión de impuestos, mientras que el coste de la vida para la clase trabajadora se dispara, el estado de ánimo abrumador en las calles de la clase trabajadora encontrado por los miembros del Partido Socialista que hacen campaña por los candidatos sindicalistas y de la Coalición Socialista en las elecciones locales es que todos los políticos son iguales. Eso es lo que ocurre cuando el laborismo deja de luchar por los intereses de la clase trabajadora.

Las personas de la clase trabajadora necesitamos nuestra propia voz política para luchar por servicios, prestaciones y salarios decentes, y por una alternativa socialista a este sistema capitalista basado en el beneficio que se apoya en la desigualdad y la perpetúa en todas sus formas.

El dinero, las conexiones, el estilo de vida, la «cultura» que se fomenta en los pasillos de Westminster, son algunas de las formas en las que el establishment capitalista intenta asegurarse de que cualquier persona elegida con el objetivo de defender los intereses de los trabajadores sea atraída y puesta a salvo por las grandes empresas. Por ello, una de las principales reivindicaciones del Partido Socialista es que los representantes elegidos sólo cobren el salario de los trabajadores.

Partido obrero de masas
La falta de un partido de masas de la clase trabajadora, que organice y movilice a la gente, que debata y luche por los intereses de la clase trabajadora, es una razón clave por la que los que están en la «cima» del parlamento, las grandes empresas, los medios de comunicación, etc., sienten que pueden salirse con la suya. Un partido de los trabajadores permitiría un verdadero debate y responsabilidad, un control real del comportamiento y una «cultura» diferente. El sexismo es una llaga que recorre todas las partes de la sociedad capitalista, basado como está en profundas divisiones establecidas durante miles de años desde el desarrollo de sociedades divididas en clases explotadoras y explotadas. Si bien es necesario construir un movimiento para combatir las actitudes y comportamientos sexistas dondequiera que se produzcan, será necesario eliminar el capitalismo mediante un movimiento de masas de la clase obrera para crear las condiciones en las que esas ideas profundamente arraigadas puedan ser finalmente eliminadas, mediante una alternativa socialista a la división, la explotación, la brutalidad y la desigualdad del sistema actual.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here