Inicio Internacional Gran Bretaña: Johnson se va – Los Tories en el caos

Gran Bretaña: Johnson se va – Los Tories en el caos

96
0
Compartir

Hannah Sell

Secretaria General del  Partido Socialista Británico (CIT en Inglaterra y Gales)

En la mañana del viernes 13 de diciembre de 2019, cuando el país se despertó para descubrir que Boris Johnson había sido elegido primer ministro tory con una mayoría aplastante, el Partido Socialista argumentó que «la aparente fortaleza del gobierno de Johnson se verá destrozada por los próximos acontecimientos». En 1987, Margaret Thatcher tenía una mayoría de 102 votos. En doce meses había comenzado la campaña de impago masivo contra el impuesto Poll Tax, dirigida por Militant, ahora Partido Socialista. Convirtió a la Dama de Hierro en limaduras de hierro, forzando su dimisión en 1990. Hoy el Partido Tory es mucho más débil que entonces. Está amargamente dividido, y Johnson sólo ha podido ganar distanciándose de su propio partido, utilizando una retórica populista para afirmar falsamente que defiende «al pueblo»».

 

Ahora, sólo 31 meses después, Johnson se ha visto obligado a abandonar. Su salida se produce en el contexto de la primera huelga nacional de ferrocarriles del sindicato de trabajadores del transporte, el RMT, que ha empezado a demostrar el poder de la clase trabajadora para luchar contra el recorte del costo de la vida. Esa huelga nacional se sumó a una creciente ola de acciones locales decididas, y se avecinan más huelgas nacionales sobre los salarios en diferentes sectores, como las telecomunicaciones, correos, los profesores y otros.

 

Hace apenas dos semanas, Johnson declaró que era necesario «mantener el rumbo» y enfrentarse al RMT, pero en lugar de ello está abandonando la escena, presidiendo mientras tanto un gobierno zombi. Para todos los trabajadores que luchan por un aumento salarial, el hundimiento del gobierno es una inyección de confianza en que puede ser derrotado. Una huelga coordinada podría conseguir aumentos salariales a prueba de inflación y obligar a todos los tories a abandonar el cargo.

 

En las 24 horas previas a su renuncia, la última línea de defensa de Johnson fue que su dimisión sólo conduciría al caos en el partido tory, al que probablemente seguirían en breve unas elecciones generales que llevarían a la derrota de los tories. Por una vez dijo la verdad.  El carácter mentiroso y corrupto de Johnson y su gobierno no es una aberración, sino que refleja la enfermedad del capitalismo británico y la larga y lenta decadencia sin gloria de su principal partido: los tories.

 

Por supuesto, la élite capitalista británica nunca ha sido un bloque homogéneo, y sus diferencias -entre los capitalistas industriales y los financieros, por ejemplo- se han reflejado durante mucho tiempo dentro del partido tory. Sin embargo, históricamente el partido tory ha tenido mucho éxito en la mediación de esos intereses, en gran parte a puerta cerrada, lejos de los ojos de la clase trabajadora.

 

Hoy en día se enfrentan abiertamente. Como dijo The Economist el 11 de junio: «Un partido que era despiadado, pragmático y eficiente es ahora cobarde, incoherente e inepto». Esto no se debe principalmente a las personalidades de los políticos tories, sino a que ninguno de ellos tiene un camino a seguir. La ira de la masa de trabajadores y de la clase media está aumentando a medida que la inflación se dispara, lo que hace que los salarios reales se desplomen en el año hasta abril de 2022 en un 4,5% de promedio.

 

Las deudas de las empresas, los gobiernos y las personas están en máximos históricos. Los niveles de inversión son bajos. Las exportaciones han caído. No hay ninguna política capitalista que ofrezca un camino hacia un crecimiento saludable y un aumento del nivel de vida. Esa es la causa fundamental de la desintegración de los tories.

 

Durante un período muy breve, Johnson, como resultado de un exitoso llamamiento populista en las elecciones generales de 2019, fue capaz de empapelar las fisuras del partido tory. A medida que el brillo electoral se desvaneció, ese período llegó a su fin y la guerra civil volvió a estallar, terminando en una cifra sin precedentes de 54 ministros que dimitieron en el transcurso de 24 horas mientras intentaban forzar la salida de Johnson. Algunos, como la momentánea ministra de Educación, Michelle Donelan, llevaban menos de dos días en el cargo antes de dimitir. Sin embargo, seguirá cobrando 17.000 libras esterlinas por sus 35 horas en el gabinete.

 

Desunión sobre el próximo líder

Ahora que Johnson ha sido arrastrado a patadas y gritos, la clase capitalista está desesperada por que los tories se unan en torno a un candidato en el que se pueda confiar para que actúe en favor de sus intereses, y que pueda ser puesto en su lugar lo más rápidamente posible. Sin embargo, saben que las posibilidades de lograrlo son muy escasas.

La unidad en torno a Johnson sólo se logró porque todos los sectores de la clase capitalista, y todas las alas del partido tory, estaban desesperados por impedir que el entonces líder de la izquierda del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, ganara unas elecciones generales. Ahora que esa amenaza ha desaparecido, con los laboristas liderados por Starmer -un político pro-capitalista blairista-, los tories vuelven a parecer gatos peleando en un saco.

El Financial Times resumió la desesperación de la clase capitalista cuando concluyó que la manera de salir del caos sería «desechar el largo proceso de licitación del voto a todos los miembros del partido» -en otras palabras, abolir lo que existe de democracia en el partido Tory, y dejar la decisión de quién debe dirigirlos a los diputados tories. Si bien es cierto que no se puede confiar en los miembros del partido tory -sólo unos 120.000, frente a los tres millones que tenía en su apogeo- para elegir a un candidato que actúe de forma fiable en favor del capitalismo británico, tampoco se puede confiar en su partido parlamentario, profundamente dividido, para ello.

Durante su etapa como primer ministro, Johnson actuó repetidamente como un «Trump de la libra». Estaba preparado para socavar seriamente las instituciones del capitalismo británico, por ejemplo, prorrogó el parlamento en 2019, mientras afirmaba falsamente estar actuando para «el pueblo». En sus últimos días en el cargo también estaba dispuesto a dinamitar el partido tory, al negarse a dimitir e intentar convocar elecciones generales. Al final, la ausencia de apoyo entre los diputados a esta estrategia trumpista le obligó a abandonarla.

 

La principal razón por la que incluso el ala más derechista del partido tory no quiso seguir ese camino fue porque Johnson el «populista» (que en realidad nunca fue popular -los índices iniciales de las encuestas personales de Theresa May eran más altos que los que Johnson logró jamás-) ya no es popular ni por asomo. Por el contrario, las recientes elecciones parlamentarias muestran lo ampliamente odiado que es. Antes de que dimitiera, una clara mayoría de los votantes tories pedía su salida.

 

Sin embargo, el discurso de dimisión de Johnson continuó con su enfoque populista, reclamando el mandato de los 14 millones que votaron a los tories en 2019, al tiempo que reprochaba la «excentricidad» de los diputados tories por abandonarlo. La desaparición de Johnson tampoco supondrá el fin de la versión del partido tory del trumpismo. Los tories no están divididos en dos -ni siquiera en tres o cuatro- bloques bien definidos, sino que están en proceso de fragmentación de múltiples maneras. No obstante, el ala populista de derecha ha crecido en fuerza. Es posible que Johnson sea sustituido por un candidato que se adapte a los fieles tories con políticas «johnsonistas». Éstas podrían incluir el recorte de impuestos, pero también, en un contexto de creciente crisis económica, más medidas de intervención estatal. Esta «incontinencia fiscal», como la describe The Economist, podría llevar fácilmente a los mercados financieros a atacar la libra esterlina y a un empeoramiento de la crisis económica capitalista.

 

En tales circunstancias, los restos de los tories de la vieja escuela llamados «una nación» bien podrían decidir actuar en interés de su clase y renunciar a su partido. En medio de la crisis del Brexit, personas como Michael Heseltine votaron a los liberales demócratas. Eso fue cuando Corbyn lideraba el Laborismo. Más recientemente, se han extendido los rumores de que un bloque de seis diputados tories se pasarían a los laboristas. Está claro que eso no está en las cartas durante una contienda por el liderazgo, pero dependiendo del resultado podría ocurrir a una escala aún mayor. A la inversa, si un tory de «una nación» consiguiera ganar el liderazgo tory, se enfrentaría a un motín abierto de los populistas desde el primer día.

 

Los laboristas son confiables para los intereses capitalistas

Sin embargo, en una cuestión, el partido tory permanece unido. Defiende el sistema capitalista y espera que la clase trabajadora pague por sus fallos. ¿Qué dice del laborismo de Starmer el hecho de que pueda acoger alegremente a personas como el diputado Christian Wakeford, que se unió al laborismo en abril de este año directamente desde las filas tories, mientras que su anterior líder de la izquierda, Jeremy Corbyn, no puede sentarse como diputado laborista? Por desgracia, la respuesta es sencilla. El laborismo de Starmer también representa los intereses de la élite capitalista, y no los de la mayoría de la clase trabajadora. Como dijo The Economist el 11 de junio: «Cuando los diputados conservadores se quejan de los peligros del corbynismo, Sir Keir Starmer puede decir que está de acuerdo de todo corazón. Ha purgado el partido de izquierdistas, con la brutalidad que solía asociarse a los conservadores».

El movimiento obrero tiene que sacar las conclusiones de esto. En primer lugar, la necesidad de construir una acción de huelga coordinada tanto en el sector público como en el privado para conseguir aumentos salariales a prueba de inflación. El gobierno actual es débil y puede ser derrotado. Si se le obliga a abandonar el cargo, sería una victoria para la clase obrera.

 

Sin embargo, no se puede dar cuartel a la quimera de que esperar a que un gobierno laborista actúe en favor de los intereses de los trabajadores… es una solución.  Cuando el secretario de exteriores del gabinete en la sombra se negó a apoyar una huelga porque los laboristas «se toman en serio el asunto de estar en el gobierno», lo dijo todo sobre cómo los laboristas actuarían en el gobierno para defender los intereses capitalistas.  Si los tories se derrumban  y los laboristas llegan al poder con el telón de fondo de una creciente ola de huelgas, la clase obrera estaría en una posición fuerte para luchar por mejorar su nivel de vida, pero seguiría enfrentándose a un gobierno que representa los intereses de la élite capitalista.

Esto también plantea la necesidad urgente de que el movimiento obrero empiece a construir su propio partido político. Necesitamos diputados en las cámaras de Westminster que puedan dar voz a la creciente lucha industrial. En lugar de esperar a una fecha futura para empezar a abordar esta cuestión, el movimiento obrero debería dar los primeros pasos ahora, incluyendo la preparación de candidatos para las próximas elecciones generales.

La predicción de Johnson de que el próximo gobierno será probablemente una «coalición del caos» -como Starmer liderando un gobierno minoritario pro-capitalista, en un contexto de crisis económica- es probable. Los sindicatos tendrían que organizarse para luchar por los intereses de los trabajadores contra un gobierno así. Esta tarea se vería muy reforzada si hubiera un bloque de diputados de un partido obrero, que representara a los sindicalistas militantes. Si ese partido luchara por políticas socialistas -empezando por la nacionalización, bajo control democrático de los trabajadores, de la energía, el ferrocarril, el correo y las telecomunicaciones; la construcción masiva de viviendas sociales y un salario mínimo de 15 libras por hora- podría ganar rápidamente el apoyo de las masas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here