Inicio Internacional Gran Bretaña: Liz Truss asume el cargo de primera ministra –...

Gran Bretaña: Liz Truss asume el cargo de primera ministra – ¡Construyamos una lucha masiva contra los conservadores divididos!

60
0
Compartir
Liz Truss

5 de septiembre de 2022 Editorial del Socialist (número 1193), periódico semanal del Partido Socialista (Comité por una Internacional de Trabajadores, CIT en Inglaterra y Gales)

[Imagen: Liz Truss (Foto: Gareth Milner, CC BY 2.0.)]

Nunca antes un primer ministro asumió el cargo con tan poco apoyo como Liz Truss. Su único logro es ser menos impopular que Rishi Sunak entre el pequeño electorado de miembros del partido Tory (Conservador). Para la mayoría de la población, la cuestión de cuál de los dúos espantosos ganó el liderazgo tory es un tema de segunda categoría, muy por detrás de cómo pagar la factura de la luz o hacer que el paquete de pago dure hasta fin de mes. Después de todo, quienquiera que esté al mando, el gobierno tory seguirá intentando que la clase trabajadora pague el precio de la crisis del capitalismo británico.

Sin embargo, para la mayoría de la clase capitalista, Trus como primer ministro es una perspectiva alarmante. Se las ha arreglado para abrirse camino hasta la cima del partido Tory, que se desmorona rápidamente, reclamando lealtad a su predecesor mientras continúa su legado de políticas «populistas» de derecha dirigidas solo a los miembros del partido Tory que leen el Daily Mail. Pero los 81.326 miembros del partido Tory que votaron por ella son prácticamente la suma total de su apoyo. Es la primera primera ministra conservadora que ha sido elegida sin el apoyo de la mayoría de los parlamentarios conservadores; menos de un tercio la respaldó en la ronda final de la votación parlamentaria.

Incluso entre los votantes conservadores, su popularidad se ha desplomado. Entre los que votaron a Tory en 2019, solo el 5% ahora cree que Truss «hace las cosas», y el -4% la ve como una «líder fuerte». Al ver estas estadísticas, un número creciente de parlamentarios que apoyan a Johnson están sufriendo el “remordimiento del comprador”, temiendo haberlo abandonado solo para terminar con un líder aún más impopular.

Todos los representantes serios del capitalismo británico están desesperados ante la perspectiva de su cargo de primera ministra. La prensa derechista de mayor peso, incluidos el Times, el Sunday Times y el Financial Times, después de haber hecho campaña para evitar que ella ganara, ahora se ve reducida a suplicarle que cambie de rumbo una vez elegida y, como dijo el Sunday Times, “cambiar las promesas salvajes por la realidad”. Mientras tanto, según los informes, los conservadores de alto nivel están presionando para que incluya figuras de todos los lados del partido conservador en guerra en su gabinete. Ella, por otro lado, se rumorea que planea llenar el gabinete con figuras de la sección más derechista del partido conservador parlamentario, como Iain Duncan Smith, John Redwood y Jacob Rees-Mogg.

Cualquiera que sea la composición del gabinete, se enfrentará a múltiples problemas agudos. A medida que la inflación se dispare, los ingresos reales sufrirán la caída más profunda desde 1955. Este será el caso incluso si se toman medidas para evitar que las facturas de energía aumenten incluso más allá de sus niveles ya astronómicos. Sin ella, sería mucho peor.

La economía se dirige hacia una recesión, con la fabricación ya allí. La deuda neta del sector público, de 2,4 billones de libras esterlinas, ya representa más del 95 % del PIB, y el costo del servicio de gran parte de esa deuda está aumentando junto con las tasas de interés. Mientras tanto, el valor de la libra esterlina está cayendo, aumentando aún más el costo de los bienes importados y la deuda pública. Y, como muestra la creciente ola de huelgas, los trabajadores no están dispuestos a soportar más miseria, sino que están comenzando a contraatacar. Cualquier gobierno Tory se vería sumido en una crisis por la bandeja de entrada de Truss, que “tiene todo menos Armagedón”, como dijo un grande del Tory.

Reflejo de la decadencia capitalista

Sin embargo, no es una coincidencia que sea Truss quien haya terminado temporalmente al mando, considerado poco confiable por la élite capitalista. Refleja la degeneración fundamental y arraigada del partido tory, que a su vez –como el trumpismo en el partido republicano estadounidense– se deriva de la crisis del sistema capitalista que defiende. En el caso del partido tory, a eso se suma el largo y vergonzoso declive del capitalismo británico. Podría decirse que los conservadores alguna vez fueron el partido más exitoso del planeta, capaces de mediar en los intereses de diferentes sectores de la élite capitalista, en gran parte a puerta cerrada, y de planificar con décadas de anticipación la mejor manera de defender esos intereses. Hoy se están destrozando públicamente, sin poder ver ni cinco días por delante.

En los próximos meses, su desmoronamiento gradual podría ser reemplazado por una implosión total. Sunak, en un ataque sin precedentes contra un rival en una contienda por el liderazgo Tory, ha respondido a los mercados que comienzan a apostar contra la deuda del gobierno del Reino Unido avivando las llamas, acusando a Truss de ser «complaciente e irresponsable» por ignorar el riesgo de que los mercados pierdan la confianza en la economía británica.

De hecho, el riesgo de que los mercados apuesten contra el capitalismo británico, lo que lleva a una caída más dramática de la libra esterlina y una crisis mayor, también habría estado presente si Sunak hubiera ganado el liderazgo. De dos candidatos lamentables, se convirtió en el candidato preferido de gran parte de la clase capitalista, no porque pudiera haber hecho algo para aliviar la crisis del capitalismo británico, sino porque intentó parecer más ‘responsable’, al mismo tiempo que ponía un brillo más emoliente en los salvajes ataques que se avecinan contra el nivel de vida de los trabajadores y de la clase media. Pero al igual que Truss, un gobierno débil y dividido dirigido por Sunak se habría enfrentado a una oposición masiva de la clase trabajadora a sus políticas, y él habría sido igualmente incapaz de volver a unir al partido Tory.

No obstante, no hay duda de que gran parte de la clase capitalista está preocupada de que Truss, debido a su estridente defensa ‘ideológica’ de la desigualdad y otras llagas del sistema, pueda poner en grave peligro los intereses del capitalismo británico. No importa atacarla públicamente como lo han hecho Sunak y otros, los parlamentarios conservadores pronto podrían votar en contra de sus políticas si consideran que hacerlo es de interés para su clase. En medio de la crisis del Brexit, personas como Michael Heseltine votaron por los demócratas liberales.

Fue entonces cuando Corbyn dirigía el Partido Laborista. Más recientemente, Starmer ha dejado claro que los parlamentarios conservadores son bienvenidos en su Nuevo Partido Laborista, y los rumores de un bloque de seis parlamentarios conservadores que se cambiarán al laborismo se han generalizado. Bajo el liderazgo de Truss, podría haber más de seis Tories cruzando los escaños, lo que refleja secciones del capitalismo británico que ven al Partido Laborista de Starmer como un representante más confiable de sus intereses que un partido Tory en crisis.

Respuesta del movimiento obrero

¿Qué conclusiones debe sacar el movimiento obrero de todo esto? En primer lugar, que este es un gobierno débil que puede ser derrotado y forzado a dejar el cargo. Sin embargo, eso no significa que la victoria de la clase obrera sea segura en esta etapa. Lo único en lo que todas las alas del partido Tory están unidas es en la necesidad de hacer que la clase trabajadora pague por la crisis en su sistema. Como se explicó en el Socialist esta semana, se necesita una lucha decidida y coordinada para derrotar a Truss y sus compinches.

Si Truss y los tories se ven obligados a dejar el cargo, aumentará la confianza de toda la clase trabajadora. Sin embargo, lamentablemente no hay perspectivas de que un gobierno dirigido por Sir Keir Starmer actúe en interés de la mayoría. Por el contrario, el Nuevo Laborismo de Starmer será como la versión de Blair: otro gobierno de la élite. Esta vez, sin embargo, el Nuevo Laborismo no llegaría al poder en un período de relativa estabilidad económica, sino durante una profunda crisis del capitalismo británico. Los patrocinadores capitalistas de Starmer exigirán ataques mucho más salvajes contra la clase trabajadora que en la década de 1990.

Esto también plantea la urgente necesidad de que el movimiento obrero comience a construir su propio partido político. Necesitamos parlamentarios en las cámaras de Westminster que puedan dar voz a la creciente lucha industrial. En lugar de esperar una fecha futura para comenzar a abordar este problema, el movimiento de los trabajadores debería dar los primeros pasos ahora, incluida la preparación para presentar candidatos en las próximas elecciones generales cuando sea que se presenten.

Incluso un bloque inicialmente pequeño de parlamentarios de un partido de trabajadores que luche por políticas socialistas, comenzando con la nacionalización, bajo el control democrático de los trabajadores, de la energía, el ferrocarril, el correo y las telecomunicaciones; la construcción masiva de viviendas municipales y un salario mínimo de 15 libras esterlinas la hora aumentaría enormemente la fuerza de lucha del movimiento obrero en las luchas que se avecinan y podría ganar rápidamente el apoyo de las masas. La clase dominante y sus representantes políticos están en completo desorden. El movimiento obrero necesita aprovechar el momento.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here