¿Qué Somos?   ¿Que Defendemos?

A casi 3 décadas del fin de la dictadura, tras cinco gobiernos de la Concertación – Nueva mayoría y ahora con el regreso de la derecha al gobierno en dos oportunidades; ha quedado demostrado que todas las injusticias se mantienen y que siguen gobernando los mismos patrones. El modelo económico y político a pesar del maquillaje, se ha mantenido sin alteraciones.

Nuestra organización, lucha por ser una alternativa de cambio revolucionaria y quienes la integramos; trabajadores, jóvenes y pobladores, tenemos como meta estratégica poner fin al actual sistema de injusticias, que es el capitalismo, donde el 10% más rico del país se apropia del 50% de la riqueza, y el 90% restante debe conformarse con la otra mitad. Un sistema que condena a un tercio de la población a vivir en condiciones miserables, no solo en Chile sino que a nivel mundial, y que es incapaz de dar soluciones a cientos de millones de personas, es un sistema que no sirve y por lo tanto debe ser cambiado.

Socialismo Revolucionario es parte del Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT), que tiene como objetivo la organización de la clase trabajadora a nivel mundial, para poner fin a las actuales estructuras de injusticia y miseria que controlan el mundo. Nuestro objetivo es construir una sociedad más justa, más solidaria, en pocas palabras una sociedad socialista democrática a nivel mundial.

Nuestro trabajo en Chile comenzó en los años más oscuros de la dictadura. Entonces nos llamábamos Democracia Obrera. Junto a jóvenes militantes de la izquierda luchábamos no solo por la caída del dictador sino contra todo el sistema que los sustentaba. Nuestro trabajo actual, se está desarrollando en las poblaciones obreras, en los sindicatos, en el movimiento mapuche, en la lucha estudiantil y entre la juventud en general.

 

Los trabajadores necesitamos un nuevo partido que de verdad luche y defienda nuestros intereses. Juntos debemos construirlo.

Las antiguas organizaciones de la clase trabajadora y el pueblo han fracasado, necesitamos reemplazarlas. El Partido Socialista ha lanzado por la borda toda su tradición socialista y anti imperialista, para convertirse en gestor entusiasta del capitalismo neoliberal en Chile.

El Partido Comunista poco a poco, se ha ido acomodando al sistema. Ha sido incapaz de hacer un balance autocrítico de la caída de los regímenes del mal llamado “socialismo real” a los cuales aplaudió como modelo durante décadas, y de su propia responsabilidad en el golpe de estado que derrocó al gobierno de la Unidad Popular. No vaciló en en abandonar las alianzas de izquierda, para llamar a votar por la candidata de la Concertación, Michelle Bachelet y luego busco  acomodarse a las instituciones, haciéndose parte de la Nueva Mayoría, limitando su radicalismo a mendigar un cambio en el sistema binominal. El resultado final  de las reformas impulsadas, han significado solo cambios cosméticos al sistema capitalista, que no  tocan los pilares institucionales y económicos heredados de la dictadura.

La CUT, por su parte, ha sido incapaz de ponerse a la altura de las circunstancias,  frente a los ataques contra los trabajadores. Su dirección controlada por los partidos de la Concertación-Nueva Mayoría, de la que era parte el PC, ha sido incapaz de ofrecer una alternativa de clase para salir de la situación de miseria, en la que día a día, caen cientos de trabajadores y jóvenes. La desigualdad, el abuso y la cesantía son inherentes al sistema capitalista.

Los trabajadores no tenemos por qué seguir aceptando que todo el peso de la crisis caiga sobre nuestros hombros. Sólo la clase trabajadora organizada y con un programa de lucha socialista puede garantizar una sociedad libre de cesantía y miseria.

Socialismo Revolucionario pretende ser un canal de expresión de todos los jóvenes, trabajadores, pobladores y de todo el movimiento popular, que quieran luchar por sus derechos. Las páginas de Socialismo Revolucionario estarán siempre abiertas para las ideas revolucionarias. Invitamos a todos quienes deseen participar de este objetivo a que se integren a nuestra organización y luchen junto a nosotros.

 

¿QUE DEFENDEMOS?

 

TRABAJO:

¡¡Por un salario mínimo de 500 mil pesos mensuales!!

Actualmente el salario mínimo es de 301  mil pesos y de acuerdo a las cifras que se manejan un 20 % de los trabajadores gana este salario o menos y alrededor del 50 % de los ocupados gana cerca de 500 mil pesos mensuales, con lo que apenas se puede subsistir.

¡¡ A frenar el desempleo !! Por la reducción de la jornada laboral a 36 horas, sin recorte salarial. Esta medida es fundamental para terminar con la cesantía y para poner fin a las jornadas de 12 ó 16 horas diarias a que están sometidos miles de trabajadores.

¡¡ Por la derogación del plan Laboral !! El actual plan laboral es en esencia el mismo que elaboró la dictadura, en colaboración con los patrones y en nada beneficia a los trabajadores, sólo ataca sus derechos, a pesar de todos los supuestos cambios que se le han realizado en los últimos años de supuesta democracia.

No a la precarización del trabajo y a la flexibilización laboral. Por el derecho a un trabajo estable y digno, no a la subcontratación y externalización de servicios.

 

SERVICIOS PÚBLICOS:

¡¡ Por la defensa de los servicios públicos y derechos sociales de la población!!

No a las políticas de privatización directa o indirecta de los servicios públicos. Los insumos básicos deben estar bajo control y planificación estatal. Por la estatización del agua, luz y transporte. Estos bienes y servicios no deben ser un negocio de unos pocos millonarios; si no que deben ser considerados derechos humanos básicos de toda la población.

Por una mayor inversión estatal en educación, salud, vivienda y previsión social.

Por el derecho a salud y educación de calidad y gratuita para la población.

Fin al plan AUGE en salud, que ha demostrado ser un fracaso en la cobertura de las patologías más relevantes de la población, tensionando al sistema sanitario y a sus trabajadores; al incorporar medidas de mercado en un sistema que es la única alternativa de atención para la amplia mayoría de la población. Esto solo ha servido para traspasar enormes cantidades de recursos públicos a las clínicas privadas, empobreciendo aún más a los hospitales públicos.

Más recursos para la educación pública, basta de seguir avalando el lucro en la educación. La educación no puede ser considerada una industria más en la que puedan seguir lucrando los privados.

 

Por el derecho a una vivienda digna y no a las actuales “soluciones habitacionales” gubernamentales que son una burla para los trabajadores y trabajadoras.

 

No a las contrarreformas provisionales impulsadas por el gobierno. Por el fin al negocio de las AFPs que han robado millones a costilla de los ahorros de los trabajadores y a costa de pensiones miserables. Por un sistema previsional estatal y solidario que garantice pensiones equivalentes al salario mínimo.

 

DERECHOS:

¡¡ Por la defensa de los derechos democráticos de los jóvenes y trabajadores a la educación, sueldo digno y esparcimiento !!

Por la derogación de la Constitución de 1980. Por antidemocrática y dictatorial, esto a pesar de los cambios cosméticos que le han hecho los gobiernos de la Concertación-Nueva Mayoría para presentarla como una “nueva constitución”.

A terminar con la discriminación hacia la mujer, por el respeto de sus derechos reproductivos y laborales: a igual trabajo igual salario.

A terminar con la discriminación hacia las minorías étnicas. Fin a la opresión nacional en todas sus formas. Respeto a su territorio, idioma, cultura y tradiciones.

 

SOCIALISMO:

¡¡ A poner fin al control de la economía por parte de una minoría !!

Es necesario nacionalizar los grupos económicos y transnacionales que someten a la mayoría de la población a la pobreza e incertidumbre cada día.

Todas las conquistas que puedan lograr los trabajadores bajo este sistema, inevitablemente serán parciales y temporales. Un reajuste salarial, bonos o becas estudiantiles hoy…se perderán con el alza de los alimentos, la luz, el agua el día de mañana.

Por eso la única forma de consolidar nuestras conquistas en el futuro; es transformando la sociedad, derrocar el sistema capitalista y construir una sociedad socialista y democrática.