Inicio Formación Política LA NUEVA EXTREMA DERECHA EN EL MUNDO – ¿QUÉ ES EL FASCISMO,...

LA NUEVA EXTREMA DERECHA EN EL MUNDO – ¿QUÉ ES EL FASCISMO, EL BONAPARTISMO Y EL POPULISMO?

46
0
Compartir

POR MARCUS KOLLBRUNNER(*)

Libertad , Socialismo y Revolución, CIT en Brasil.

La crisis mundial del capitalismo, que ya cumple 10 años, ha reforzado una tendencia mundial de pérdida de la credibilidad en el sistema político y sus representantes, ya sean de derecha o de la vieja izquierda. En muchos países esa pérdida fue llevada a un nuevo nivel, con viejos partidos perdiendo fuerza.

Un ejemplo de la pérdida de confianza entre los principales representantes de la clase dominante que vimos es el de Angela Merkel, cuando en una conmemoración de los 100 años del final de la Primera Guerra Mundial, recordó también que hace 70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos:

“A menudo me pregunto, me imagino, la comunidad internacional de hoy, si tuviéramos que elaborar una declaración de esa, de derechos humanos. ¿Podríamos hacerlo? Me temo que no. ”

Expresa la sensación, bien fundamentada, de que el orden mundial capitalista, establecido después de la Segunda Guerra Mundial, y que fue tan festejado por la clase dominante capitalista tras el colapso del estalinismo, se está desmoronando ante sus ojos, teniendo como la más evidente expresión el desgobierno de Trump.

Donde la izquierda no consiguió dar una respuesta, el vacío político abrió espacio para una nueva extrema derecha, más extrema, xenófoba, nacionalista, reaccionaria y con una agenda de ataques a los derechos de los trabajadores. En la mayoría de los países de Europa, estos nuevos partidos de extrema derecha están entre los mayores partidos y compone gobiernos en países como Hungría, Italia, Suiza, Austria, Noruega y Finlandia.

Para nosotros como marxistas, es fundamental hacer una evaluación concreta y equilibrada sobre esa nueva derecha y sobre cuál es la  amenaza que constituye. Si te llaman a enfrentarte a una bestia “monstruosa”, hace toda la diferencia saber si es un rinoceronte, un tigre, un tiburón, un escorpión o tal vez una cucaracha.

Voy a intentar aquí hablar brevemente sobre algunos conceptos centrales: bonapartismo, fascismo y populismo. Esto, junto con un panorama de diferentes gobiernos de esta nueva derecha en el mundo, nos darán elementos para poder hacer una evaluación, aunque preliminar, sobre el carácter del gobierno de Bolsonaro y cómo combatirlo.

Bonapartismo

Los marxistas ven en el estado una estructura de poder y dominio de clase, donde el papel del gobierno es un organismo para cuidar de los intereses generales de la clase dominante. Pero el estado también tiene el papel, como explicó Engels, de garantizar que la sociedad no se deshace ante el constante conflicto entre las clases sociales, actuando como un árbitro.

El régimen es, por lo tanto, una expresión de la dictadura de la clase capitalista, protegiendo el estado y el sistema contra la clase obrera, pero también contra los excesos de parte de los capitalistas que puedan amenazar los intereses del sistema como un todo. Cualquier gobierno que actúe dentro del sistema, incluso uno que sea oriundo de la clase obrera, tiene que seguir esa lógica, si no está preparado a romper con el sistema. Es por eso que incluso los gobiernos reformistas más radicales, si no son forzados por una movilización revolucionaria, nunca llegan a tocar los pilares que sostienen el estado burgués: policía, sistema de justicia, fuerzas armadas y los principales poderes económicos. Los gobiernos del PT (Partido de los Trabajadores)  fueron  un ejemplo de ello, dejando intactas las estructuras del poder en Brasil, y ahora sufriendo las consecuencias.

El bonapartismo fue un fenómeno estudiado por Marx y Engels, en la que ante un impasse entre las principales clases, capitalista y trabajadora, la clase capitalista es forzada a ceder el control político directo. Cuando surge alguna figura o sector de la sociedad, como los militares, que se elevan por encima de la sociedad como un árbitro supremo entre las clases, equilibrándose sobre ellas, pudiendo chocar también con los intereses de sectores de la clase dominante, pero en última instancia, siempre protegiendo el sistema. El estado gana así más autonomía ante la sociedad.

Esto puede darse a través de un golpe de estado, estableciendo un régimen autoritario, una dictadura; pero que también puede apelarse directamente “al pueblo”, a través de plebiscitos, limitando al parlamento (si no cerrándolo totalmente).

Ejemplos clásicos son el de Napoleón Bonaparte y Louis Bonaparte, en Francia, y Bismarck en Prusia / Alemania.

Fascismo y nazismo

El fascismo ya tiene características diferentes y específicas. Hoy es cada vez más común el uso descuidado de ese término. O se usa como un insulto o se utiliza como un medidor de represión (poca represión: democracia burguesa, media represión: bonapartismo, mucha represión: fascismo). O se aferra a expresiones ideológicas del fascismo / nazismo.  Vladimir Safatle, que hace en general buenos análisis sobre la situación actual y la victoria de Bolsonaro, intenta mostrar que estamos ante un régimen fascista, colocando cuatro características centrales del fascismo, como:

“Todo fascismo tiene al menos tres características fundamentales. En primer lugar, es un culto explícito del orden basado en la violencia de Estado y en las prácticas autoritarias de gobierno. Segundo, permite la circulación despiadada del desprecio social por grupos vulnerables y fragilizados. El ocupante de estos grupos puede variar de acuerdo con situaciones históricas específicas. Ya fueron los judíos, pero también pueden ser los homosexuales, los árabes, los indios, entre tantos otros. Por último, trata de constituir cohesión social a través de un uso paranoico del nacionalismo, de la defensa de la frontera, del territorio y de la identidad y eje fundamental del embate político”.

Pero para nosotros, esta descripción no es suficiente y no explica la esencia del fascismo. La marxista alemana Clara Zetkin hizo el siguiente análisis, aún en junio de 1923, menos que un año después de la llegada de Mussolini al poder en Italia (ese es el mismo análisis que Trotsky defendió después ante el nazismo):

“El fascismo es una forma específica de movimiento de masas reaccionario basado en los elementos desposeídos y des-clasificados de la sociedad, incluyendo campesinos empobrecidos, pequeños empresarios y sectores más alienados de la clase trabajadora – que tiene como objetivo aplastar el movimiento de los trabajadores. Se produce después de la pérdida de oportunidad por parte de la clase obrera de tomar el poder y comenzar la transformación socialista de la sociedad. Fue para lidiar con esa amenaza que la clase capitalista, en desesperación, se volvió al fascismo “.

El fascismo y su hermano gemelo el nazismo surgieron en Italia y en Alemania en situaciones similares. Ambos salieron de la Primera Guerra Mundial, derrotados (a pesar de Italia formalmente estar entre los vencedores), con una sed por revanchismo por parte de la clase dominante que se reflejó en sectores de la población. Ambos pasaron por crisis económicas severas que arruinaron a gran parte de las clases medias, que era una gran parte de la sociedad en la época (mucho mayor que hoy). En ambas situaciones hubo movimientos revolucionarios que fracasaron a causa de la traición de los líderes socialdemócratas y errores de los incipientes e inexpertos partidos comunistas. Decepcionados con las organizaciones de trabajadores, sectores de la clase media se volvieron a otras alternativas. En ambos casos, incluso cuando la amenaza era inminente, los líderes de la socialdemocracia hacían llamamientos a la institucionalidad y a la constitución. Sea al rey Víctor Emanuel en Italia o al presidente Hindenburg en Alemania. Ambos fueron el futuro dictador, en nombre de la institucionalidad burguesa.

En esta situación aparecen bandos armados, pagados por los patrones para atacar físicamente a trabajadores en huelga, y éstos se unifican y crecen como un movimiento de masas, con líderes que mezclan la retórica anticapitalista (nacionalsocialismo, revolución popular, etc.) y contra liberales, pero con fuerte énfasis en usar como principal chivo expiatorio, los comunistas, y en el caso del nazismo, los judíos, predicando la unión de la nación para re erguir la patria reconquistando el perdido esplendor (remitiéndose al Imperio Romano, o a los pueblos germánicos) con un  fuerte revanchismo bélico.

La fuerte represión son características tanto del fascismo como de de las dictaduras policiales / militares, pero se basan en fuerzas diferentes. Zetkin hacía esta distinción:

“Incluso si el fascismo y la dictadura de Horthy [de Hungría] usan el mismo terrorismo sanguinario contra los trabajadores, la esencia de estos fenómenos históricos es totalmente diferente. La dictadura de Horthy se basaba en una pequeña casta de oficiales del ejército, mientras que el fascismo se basaba en amplias capas de la sociedad, llegando hasta parte del proletariado.

Esto tiene un efecto diferente sobre la clase trabajadora. La dictadura militar / policial arresta, secuestra y mata a los líderes – como Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht fueron asesinados por fuerzas paramilitares de la derecha de Berlín en 1919, con la complicidad de los líderes socialdemócratas. Pero la base de masas del fascismo, sin embargo, corroe las organizaciones de trabajadores de abajo hacia arriba, dispersando y atacando violentamente reuniones y actos, además de atacar la dirección tan pronto como toma el poder. De esta manera, la clase trabajadora es atomizada y mantenida en un estado de dispersión que lleva tiempo para recuperarse.

Esta es la esencia del fascismo: destruir todo tipo de asociación independiente de trabajadores, hasta clubes de ajedrez, como decía Trotsky. Ante esta amenaza, la única salida era de construir un frente único de los trabajadores, sea socialdemócratas o comunistas, para defenderse de la amenaza fascista. Este era el contenido de la resolución que Clara Zetkin formuló para el congreso de la Internacional Comunista en 1923 y la misma línea que Trotsky defendió ante la amenaza nazi en Alemania a principios de los años 1930.

En ambos países, cuando el fascismo llegó al poder, él ajustó las cuentas con su base popular y se transformó en una dictadura policial / militar. En Alemania fue a través del purgatorio de la “Noche de los largos puñales”, 30 de junio de 1934, cuando Hitler acabó con la milicia paramilitar “Tropas de Asalto” que contaba con tres millones de combatientes. Su líder, Röhm, que hablaba de una “segunda revolución” para redistribuir la riqueza en la sociedad alemana, estaba entre los muertos.

La victoria de Hitler abrió el camino para la Segunda Guerra Mundial, que fue una catástrofe también para la clase dominante que casi vio su sistema destruido. Por eso hay un fuerte consenso entre la clase dominante de no dejar que el fascismo se vuelva una fuerza independiente de nuevo (hasta que la situación no se vuelva tan desesperada de nuevo). Los grupos fascistas fueron usados ​​como máximo como fuerzas auxiliares contra los trabajadores, como ocurrió en el Chile de Pinochet, pero sin amenazar el estado.

Hoy, en general, son grupos pequeños, pero en muchos países son una amenaza física contra activistas de izquierda, inmigrantes, negros y negras, personas LGBTs, judíos, etc.

Populismo en América Latina

En América Latina surgieron gobiernos que fueron caracterizados como “populistas”, pero no necesariamente con el mismo sentido que la palabra viene siendo utilizada en el debate actual.

Trotsky analizó el fenómeno, nuevamente intentando ver la base material por debajo del ropaje de las ideas, y lo calificó como “bonapartismo suis generis” (de su propio género).

Mientras el bonapartismo era un fenómeno en general reaccionario, los gobiernos de Cárdenas en México, Vargas en Brasil y Perón en Argentina, combinaban autoritarismo y fuerzas de extrema derecha, con medidas progresivas. Los gobiernos que nacionalizaron el petróleo y las empresas estratégicas, implementaron derechos básicos para los trabajadores (CLT, salario mínimo en Brasil) al mismo tiempo que prohibían partidos comunistas o mantenían a los sindicatos bajo control estatal.

Nueva derecha hoy

El CIT (Comité por una Internacional de los Trabajadores) viene usando el término “populismo de derecha” para caracterizar esos nuevos fenómenos que surgen en esa polarización que prevalece en gran parte del mundo. Creo que debemos entender lo que se quiere decir con eso y ver los límites y riesgos de esa etiqueta.

En primer lugar, se trata principalmente de una definición de ropaje ideológico para esa nueva derecha y sus gobiernos, que una nueva forma de régimen. Un gobierno fascista o bonapartista podría utilizar del mismo lenguaje e ideas sin grandes adaptaciones, tanto como los gobiernos actuales, como el de Trump, que no representa hasta ahora un cambio cualitativo de régimen. Sigue siendo un gobierno burgués de derecha, sólo que con otro programa, en comparación con los gobiernos keynesianos, reformistas o neoliberales “globales”.

Se trata de una derecha que falsamente intenta colocarse como representante del “pueblo”, contra la desacreditada “elite” (a pesar de que son parte de esa élite, como el multimillonario Trump). Se utiliza de una retórica demagógica, que hasta cierto punto parece rechazar viejas ideologías, se presenta hasta como “antisistémico”, con posiciones que intentan unificar al pueblo detrás de una agenda reaccionaria, utilizando un discurso simple, con enemigos bien identificados en forma de chivos expiatorios. En contra de eso se coloca un discurso nacionalista, ufanista “Make America Great Again”, “Brasil por encima de todo”. En el caso del Bolsonaro, se lanza un conjunto de imágenes para colocarse como una persona sencilla, no sofisticada o académica, usando una tabla de surf como mesa improvisada en la rueda de prensa, comiendo pan con leche condensada, usando zapatillas, etc.

El discurso también tiene que tener elementos de “populismo” en positivo. Como cuando Trump promete traer los empleos de vuelta o la reducción de impuestos (ambas promesas falsas), o el gobierno italiano que promete mejorar la jubilación e implementar la renta básica universal.

Esta nueva derecha tiene algunos rasgos ideológicos en común, expresados ​​por figuras como Steve Bannon:

1.-“Nacionalismo” contra “globalismo”: contra los acuerdos multilaterales (como acuerdos de comercio, del clima) contra las Naciones Unidas contra la Unión Europea. Steve Bannon plantea que el enemigo es el “Partido de Davos” (donde se reúne el Foro Económico Mundial anualmente). El nuevo canciller del gobierno de Bolsonaro, Ernesto Araújo, es uno que explicita esa posición “antiglobalista”, y dice que fue indicado por el propio Olavo de Carvalho.
2.-Guerra de las civilizaciones: contra la “gran amenaza musulmana”. Este es un tema muy fuerte sobre todo para la extrema derecha europea, pero también en los Estados Unidos, donde los musulmanes son el nuevo gran chivo expiatorio. Se unen en defensa del “cristianismo” que es amenazado (como coloca Olavo de Carvalho).
3.- Esto se resume en un gran énfasis en la retórica xenófoba, que es un aspecto generalizado (incluso si menos enfatizado en Brasil en este momento).
4.- Contra toda la “izquierda”. ¡Sea el  PT en Brasil o incluso los Demócratas en los Estados Unidos (que Trump dice que quieren convertir a EEUU en una nueva Venezuela!). El término central es el combate al “marxismo cultural”. Se utilizan  términos de Gramsci para decir que los comunistas, después del colapso del estalinismo, ahora disputan la hegemonía por dentro del sistema, poco a poco, en la sordina. Por eso el gran énfasis en la “Escuela sin partido” para combatir el “adoctrinamiento” y el odio contra Paulo Freire.
5.- Revanchismo contra avances en la lucha contra las opresiones. Se movilizan con todo tipo de prejuicios los sentimientos más retrógrados en la población: contra mujeres, personas LGBTs, personas negras, indígenas, etc. Combina eso con un llamamiento religioso en defensa de la “familia” para justificar la discriminación y generar un pánico moral sobre temas de opresión. “Ideología de género” es más una “arma” del “marxismo cultural” para “minar a la familia”.
6.- Post-verdad: se usa de todas las herramientas posibles para rebajar la conciencia y minar el sentido crítico ante sus figuras centrales. La mentira es un método consciente: nada es verdad, todo es subjetivo, todo es “fake news”, entonces queda actuar con el hígado, no con el cerebro. Se utiliza de todo el arsenal de la “gran mentira” y propaganda nazi, amparado en las más modernas técnicas de comunicación y redes sociales.

 

(*) El autor es miembro de LSR (Liberdade, Socialismo y Revolucao) CIT en Brasil, una corriente del PSOL.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here