Inicio Internacional BORIS, BREXIT Y EL CAPITALISMO BRITÁNICO: IMPREDECIBLE, VOLÁTIL E INESTABLE

BORIS, BREXIT Y EL CAPITALISMO BRITÁNICO: IMPREDECIBLE, VOLÁTIL E INESTABLE

132
0
Compartir

Editorial de The Socialist (periódico semanal del Partido Socialista, CIT Inglaterra y Gales)


La victoria de Boris Johnson en las elecciones de liderazgo del partido Tory (Conservador) de este verano probablemente será el evento político más predecible de 2019.

Después de haber maniobrado con éxito durante la parte de la competencia de los parlamentarios para asegurarse de que su oponente sería uno a favor de la permanencia en la Unión Europea en el referendum de 2016, en lugar de otro activista del voto de abandono, las bases de los conservadores siempre iban poyar a Johnson.

Y así, 92,153 personas; menos de una quinta parte del uno por ciento (0.2%) del electorado británico de 45.7 millones, seleccionaron al próximo primer ministro.

Pero la victoria de Johnson no resuelve nada, ni para el destino del partido Tory ni para el Brexit. La forma en que se desarrollen los eventos futuros será todo menos predecible.

Johnson ha prometido que Gran Bretaña abandonará la UE antes del 31 de octubre «con o sin un acuerdo, hacer o morir».

Sin embargo, igual de probable, si no más, es una fragmentación continua de los conservadores y una parálisis parlamentaria renovada cuando los parlamentarios se vuelven a reunir a partir de las vacaciones de verano a principios de septiembre.

Una elección general en el otoño ahora está firmemente en la agenda, en el contexto de la turbulencia global y doméstica, y la posibilidad, entonces, de un gobierno liderado por Corbyn.

Si no hay un tratado de retirada acordado antes del 31 de octubre, la posición predeterminada es que las obligaciones del tratado entre Gran Bretaña y los restantes países de la UE-27 ya no se aplicarán en ese momento, sería un Brexit «sin acuerdo».

Para obtener una nueva extensión, el gobierno del Reino Unido necesita solicitar una, y una cumbre de la UE que lo acepte y sus términos por unanimidad.

Hasta ahora, los países de la UE-27 han mantenido una posición unificada de que el actual tratado de retirada legal de 585 páginas «Brexit-in-name-only-only» acordado con Theresa May en noviembre pasado no está sujeto a renegociación.

Pero una declaración política más ambigua y no vinculante podría reformularse, dicen. Los líderes de la UE-27 no desean un Brexit desordenado o que se culpe a «Bruselas» si todo el proceso colapsa.

Un número significativo de parlamentarios conservadores (Tory) han amenazado con apoyar un voto parlamentario de no confianza contra un cargo de primer ministro de Johnson si en septiembre está claro que se está buscando activamente un Brexit sin acuerdo.

Por otro lado, es poco probable que cambios de poca sustancia satisfagan al duro Grupo Europeo de Investigación Brexiteer (ERG) de los parlamentarios Tory. Consciente de que una mayoría incluso del nuevo gabinete de Johnson respaldò permanecer en la Unión Europea en 2016, el vicepresidente del grupo Steve Baker rechazó una oferta de trabajo ministerial con el argumento de que lo dejaría «impotente».

Todo esto apunta a que Johnson irá a una elección anticipada anticipada para intentar un «mandato personal» para evitar el colapso inevitable de su gobierno.

Hablando en su brindis de despedida con los parlamentarios conservadores, Theresa May enfatizó que su prioridad debería ser «impedir que Jeremy Corbyn ingrese a Downing Street». La perspectiva de un gobierno liderado por Corbyn es casi el único pegamento que mantiene unidos a los conservadores.

La clase dominante en su conjunto, también, mira con inquietud a un gobierno liderado por Corbyn. Bajo Tony Blair, su actitud era diferente. Con la transmutación de Labour en el nuevo laborismo completamente capitalista en la década de 1990, los capitalistas confiaban en que sus intereses serían atendidos.

Pero a pesar de que Jeremy Corbyn no ha logrado revocar de manera decisiva el legado ideológico y organizativo del blairismo y transformar al laborismo en un partido socialista de masas, para la clase dominante no es confiable.

Confianza de la clase trabajadora

Esto no es solo en un sentido general: porque una victoria de Corbyn daría una enorme confianza a la clase trabajadora, abriendo su apetito por una lucha más amplia que incluye una apertura a ideas socialistas más claras. También es específicamente: porque no es un defensor confiable de los intereses capitalistas en la UE y el Brexit.

Corbyn hizo campaña en el referéndum de 1975 contra la Comunidad Económica Europea, antes de que pasase a denominarse UE.

Como diputado que no era parte del gobierno ni ocupaba posiciones significativas o de vocería en a oposición, votó constantemente en contra de todos los tratados neoliberales de la UE. Estos son las reglas y directivas que le dan al club de los patronos su carácter de «thatcherismo a escala continental».

Es cierto que Corbyn se retiró significativamente de esta posición tras su elección como líder en septiembre de 2015. En una primera y perjudicial concesión a los blairistas, se comprometió a apoyar una votación restante en el próximo referéndum de la UE en todas las circunstancias.

Esto continúa contribuyendo a la percepción entre muchos trabajadores que apoyan el abandono de la Unión Europe que Corbyn se opone al Brexit. Por otro lado a pesar de la presión desde el referéndum de los blairitas, hasta ahora no ha capitulado ante su demanda de anular el resultado de 2016.

Incluso cuando habló de la posibilidad de un segundo referéndum, descartó que se repita esa votación.

En su primera entrevista de transmisión importante después de la victoria de Johnson, en Sky News, apoyó un referéndum contra la salida de un Brexit sin acuerdo si eso es lo que se propone.

Pero también dijo que si los laboristas ganaran una elección, «reabriría las conversaciones con la UE» para llegar a un acuerdo sobre el Brexit. Esto deja en claro que haría campaña a favor del Brexit en cualquier segundo referéndum en lugar de optar por permanecer en la UE.

Es para evitar esta posibilidad que la campaña contra el liderazgo de Corbyn se ha intensificado por los blairistas y los grandes medios de comunicación . El líder subrogante Tom Watson está movilizando abiertamente su base listo para moverse cuando sea el momento adecuado.

Si los blairistas y sus partidarios capitalistas montan un desafío al liderazgo directo a Corbyn como lo hicieron en 2016, o forman un nuevo partido, es otro factor impredecible en la ecuación.

Dividirse para formar un nuevo grupo más importante que el desafortunado Change UK es una carta que solo se puede jugar una vez. El cálculo puede ser que quedarse para sabotear un gobierno liderado por Corbyn sería un servicio más valioso para la clase dominante.

Sin embargo, lo que está claro es que combatir a estos agentes del capitalismo dentro del movimiento obrero es el deber de todo socialista.

Estos son tiempos volátiles.Las elecciones europeas fueron seguidas por la elección parcial de Peterborough en la que los laboristas salieron victoriosos sobre Partido del Brexit de Nigel Farage.

Esto fue en una ciudad, significativamente, había visto una reducción salarial promedio de 13% en términos reales desde la crisis financiera de 2007-08. Los problemas de clase no se pueden enterrar tan fácilmente.

La implosión en cámara lenta del partido Tory que culminó en la inestable llegada de Boris Johnson al 10 de Downing Street, la residencia oficial y oficina de trabajo del primer ministro del Reino Unido, crea nuevas oportunidades para el movimiento obrero.

La tarea es enfrentar los acontecimientos que se desarrollan con un claro programa socialista, que debe incluir una oposición internacionalista al club de patrones de la UE.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here