Inicio Análisis y Perspectivas Levantamiento en Ecuador: Por un programa socialista y revolucionario

Levantamiento en Ecuador: Por un programa socialista y revolucionario

379
1
Compartir

Tony Saunois

Comité por una Internacional de los Trabajadores, CIT.

www.socialistworld.net

 

Un levantamiento masivo que incluye una huelga general, protestas de cientos de miles de personas y el asalto de la Asamblea Nacional ha sacudido a Ecuador. Ha obligado al gobierno de Lenin Moreno a huir de la capital, Quito, y reubicar al gobierno en la ciudad costera de Guayaquil.

En lo que es un movimiento revolucionario, los pueblos indígenas del Ecuador, bajo la bandera de su organización más grande, la Conaie (Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador), se han unido en un movimiento de masas que ha unido a todos los sectores de la clase obrera y la clase media del Ecuador. A la huelga general masiva convocada por la principal federación sindical, la UGTE (Unión General de Trabajadores Ecuatorianos) se sumaron decenas de miles de campesinos y trabajadores rurales de la Conaie. Miles de personas formaron un convoy por todo el país para marchar a Quito, llegando el miércoles 9 de octubre, día de la huelga general convocada por la UGTE.

El papel de la clase obrera y de los pueblos indígenas es central en esta lucha. Todos ellos se han unido, rechazando el separatismo sobre una base unida. Los pueblos indígenas de Ecuador representan al menos el 25% de la población y han jugado un papel central en las luchas del pasado. Tienen una poderosa tradición de comunidad y cultura comunal.  Otro 70% de la población es de herencia mixta. Hay catorce grupos étnicos distintos, algunos con sus propios idiomas. Las protestas indígenas han desempeñado un papel central en el derrocamiento de presidentes, incluyendo a Abdala Bucaram en 1997, Jamil Mahud en 2000 y Lucio Gutiérrez en 2005.

Este movimiento tiene muchos elementos poderosos de una situación clásica pre-revolucionaria o revolucionaria: la clase dominante se dividió y se debilitó dramáticamente; la clase obrera y los pobres están mostrando una determinación de luchar; la clase media no sólo está neutralizada, sino que son participantes activos en el movimiento; las escisiones y divisiones se han abierto dentro del aparato estatal, con secciones que incluso se unen a las protestas.

Sin embargo, el factor crucial, la idea de una alternativa socialista, un programa y un partido revolucionario, aún tiene que desarrollarse y construirse. Sin ella, la victoria potencial de las masas para transformar la sociedad se verá amenazada y perdida. 

 

Batallas

La brutal represión -que ya ha resultado en más de 500 arrestos, cientos de heridos y algunos muertos- ha sido desafiada por las masas que se han enfrentado tanto a la policía como al ejército. En muchos de los enfrentamientos, los trabajadores y los pueblos indígenas, armados con ondas, piedras y, en algunos casos, lanzacohetes improvisados, derrotaron a la policía y al ejército. En algunos de ellos, los soldados se unieron a los manifestantes en sus marchas. En un caso, ocho agentes de policía fueron sometidos a ‘justicia comunitaria’ por parte de los pueblos indígenas y un coronel de policía fue obligado a responder por sus crímenes! 

Ahora, según informes de TelesurTV (el canal de medios de comunicación lanzado por Hugo Chávez en Venezuela), las organizaciones indígenas han establecido un «Parlamento de los Pueblos». 

La causa inmediata de este levantamiento fue el salvaje paquete de austeridad que introdujo el gobierno de Moreno. A través del FMI, la agencia global para el imperialismo mundial, siguió mansamente sus demandas de poner fin a los subsidios al combustible e introdujo ataques a los derechos de los trabajadores y de los trabajadores a cambio de un «paquete de rescate» de 4.200 millones de dólares. Los precios de los combustibles de un día para otro se dispararon en más de un 150%. Los empleados del Estado vieron reducido su derecho a vacaciones de 30 días de vacaciones anuales a la mitad, 15 días. Los sindicatos del transporte respondieron con un llamado a una huelga de protesta. A esto le siguieron continuas protestas, un verdadero levantamiento con la convocatoria de una huelga general.

Lenin Moreno – un líder revolucionario de nombre pero no de naturaleza – fue anteriormente vicepresidente del país y aliado del anterior gobierno de izquierda radical dirigido por Rafael Correa, quien fue presidente durante una década (2006-17). Una vez en el poder, Moreno giró dramáticamente a la derecha y capituló ante el FMI y el capitalismo en el contexto de una recesión económica que golpeó al país en 2016. La recesión fue en parte el resultado de una caída en el precio del petróleo, que representa el 40 % de las exportaciones ecuatorianas.

Correa llegó al poder en 2006 como parte de la «revolución rosa» que se extendió por América Latina en ese momento. Fue un aliado cercano de Hugo Chávez en Venezuela y prometió una «revolución ciudadana». Se introdujeron reformas populares radicales. Se produjo un aumento masivo del gasto público que mejoró la salud y la educación. Correa puso fin a la independencia del Banco Central, introdujo impuestos más altos sobre el capital y los controles de capital y, en un momento dado, se negó a pagar los «elementos ilegítimos» de la deuda externa.

La desigualdad disminuyó marginalmente. Su régimen, al igual que el de Hugo Chávez, también introdujo una serie de reformas constitucionales y convocó una Asamblea Constituyente. En el punto álgido de estas reformas, Correa obtuvo un índice de aprobación del 70%.

Sin embargo, a pesar de estas medidas populares, Correa, al igual que Chávez, no tomó las medidas necesarias para romper con el capitalismo. Una vez que la economía entró en recesión, las reformas fueron canceladas y se introdujeron recortes. Las reformas dieron paso a contrarreformas cada vez más brutales, especialmente bajo el gobierno de Moreno, que llegó al poder en 2017. Correa, al igual que Chávez, desafortunadamente había utilizado medidas de arriba hacia abajo, administrativas, burocráticas y represivas. No hubo la construcción de un verdadero control democrático por parte de la clase obrera y los oprimidos. Su régimen estuvo en una camisa de fuerza, por permanecer dentro de una economía capitalista y decidir medidas desde arriba.

Lenin Moreno y Rafael Correa, antes de ser adversarios políticos

Correa había intentado fomentar la inversión china, que, según él, financiaría nuevas reformas en lugar de un plan democrático en el que se nacionalizaran y planificaran las principales empresas y los activos  imperialistas.

Sobre una base capitalista, sin el control democrático de los trabajadores y la gestión de la economía, las inversiones chinas inevitablemente resultaron en ataques contra la clase obrera y sus comunidades. Como ocurrió en la zona El Pangui, del gigante minero chino Ecuacorriente; que llevó al gobierno a colisionar con sectores de la población indígena, que se oponían a la inversión capitalista china y a las consecuencias que ésta tendría para su medio ambiente y sus condiciones sociales y laborales.

Algunos sostienen que Ecuador por sí solo no podía tomar las medidas necesarias para romper con el capitalismo porque no podía resistir las represalias de las potencias imperialistas y otros estados capitalistas de América Latina. Este es el mismo tema que han enfrentado todas las revoluciones en las economías más pequeñas, especialmente en el mundo neocolonial. Este dilema sólo puede resolverse apelando a los trabajadores de otros países para que también rompan con el capitalismo y lleven a cabo una transformación socialista.

Una oportunidad para ello se perdió en América Latina cuando se desarrollaron las convulsiones revolucionarias que sacudieron a Venezuela, Bolivia, Ecuador y algunos otros países. Si los líderes del movimiento en Venezuela, Bolivia y Ecuador hubieran tomado las medidas necesarias para romper con el capitalismo y establecer políticas socialistas democráticas, podrían haberse unido y establecido una federación socialista democrática y voluntaria con un llamamiento a los pueblos de Cuba para que establecieran un sistema socialista genuinamente democrático con control obrero. Esto podría haber comenzado a planificar la economía sobre una base integrada. Podría haber movilizado a la clase obrera en toda América Latina y también en los Estados Unidos. El fracaso en romper con el capitalismo resultó en la pérdida de esta oportunidad. Una victoria de la clase obrera en Ecuador podría plantear una vez más una perspectiva de este tipo y comenzar a desafiar al imperialismo.

 

El fracaso en romper con el capitalismo ha creado las condiciones para la actual explosión social y política de la clase obrera y los pueblos indígenas. Moreno se movió contra su antiguo aliado, Correa, mientras se balanceaba dramáticamente hacia la derecha. Se presentaron cargos contra Correa por secuestro y corrupción; actualmente él está buscando asilo en Bélgica.

En Ecuador hay una furiosa ira por los ataques que el FMI y su traidor, Moreno, han introducido. Esto es parte de la revuelta que está teniendo lugar actualmente en toda América Latina y el Caribe contra los gobiernos de derecha que han llegado al poder en una serie de países: Macri en Argentina, Bolsonaro en Brasil, Moreno en Ecuador y otros. El triunfo electoral de estos regímenes populistas de derecha fue consecuencia del fracaso de los gobiernos populistas de centro e izquierda reformistas que los precedieron. 

La victoria electoral de la derecha en estos países fue más un voto de protesta contra la decepción y las traiciones de los gobiernos de centro izquierda reformista, que un apoyo entusiasta a un programa capitalista pro-neo-liberal de derecha. La débil base social de estos regímenes ha quedado demostrada por la crisis y la revuelta social a la que todos se enfrentan ahora. Macri, ha enfrentado cuatro huelgas generales en Argentina y ahora la perspectiva de una aplastante derrota electoral. Haití es testigo de una rebelión social que exige la dimisión del Primer Ministro. El gobierno de Bolsonaro está plagado de escisiones y divisiones. Ya ha tenido que hacer frente a una huelga general de 46 millones de personas! La crisis en Perú ha llevado al Presidente a disolver el Congreso.

Todos estos movimientos de masas de la clase obrera han tenido lugar junto con todos los oprimidos por el capitalismo y contra gobiernos que sólo han estado en el poder por un corto período de tiempo. Sin embargo, la cuestión crucial es la necesidad de una alternativa socialista para desafiar al capitalismo.

El movimiento de masas en Ecuador obligó al gobierno a huir de la capital. La clase obrera y los pueblos indígenas irrumpieron en la Asamblea Nacional y son potencialmente desafiantes para el poder. Hay un elemento de doble poder que se despliega en Ecuador en el levantamiento. Moreno y su gobierno fueron forzados a huir de Quito por las masas. Sin embargo, todavía no han tomado el poder en sus propias manos y destruido el antiguo régimen. Si esto no se hace, entonces el capitalismo y sus representantes políticos pueden aferrarse y recuperar la iniciativa.

Frente a esta revuelta social, Moreno ofrece ahora un «diálogo» y amenaza con regresar a Quito. El heroísmo y la determinación de las masas para enfrentar a su régimen se han demostrado en las calles. Es necesario que el movimiento tome las medidas necesarias para derrotar al viejo régimen y al capitalismo y establecer una alternativa socialista democrática. Se necesita plantear:

 

# La formación de comités democráticos de lucha en todos los lugares de trabajo y comunidades. Delegados a estos comités para ser elegidos y sujetos a revocación. Dichos comités se conectarán a nivel de toda la ciudad, regional y nacional con los delegados elegidos y sujetos a revocación.

#Los primeros pasos para formar la guardia popular en algunas de las protestas deben ser construidos a través de la formación de una milicia armada de trabajadores y comunidades indígenas, democráticamente bajo la dirección de los comités de lucha.

#Apelar a todos los soldados y a la policía de base para que se unan al movimiento y formen comités electos y purguen a todos los oficiales que apoyan al régimen de Moreno.

#La formación de un gobierno de los trabajadores y los pueblos indígenas. Convocar elecciones a una asamblea constituyente revolucionaria o al Parlamento de los Pueblos.

#Nacionalización bajo el control y la gestión democrática de los trabajadores de todas las grandes empresas y bancos extranjeros. Cancelar el programa de austeridad del FMI!

#Igualdad, derechos lingüísticos, culturales y territoriales de todos los pueblos indígenas como parte de un Ecuador socialista democrático.

#Por un partido de la clase obrera y los pueblos indígenas con un programa socialista revolucionario.

#Por un llamado a la clase obrera del resto de América Latina y Estados Unidos para que solidaricen y apoyen en una lucha por romper con el capitalismo por una alternativa socialista.

#El establecimiento de una Federación Socialista Democrática voluntaria de América Latina.

 

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here