Inicio Juventud y Lucha Chile: Millones se toman las calles durante Paro Nacional

Chile: Millones se toman las calles durante Paro Nacional

232
0
Compartir

El martes 12 de noviembre se vieron cerca de tres millones de trabajadores, jóvenes y estudiantes tomándose las calles de Chile, en una nueva jornada de protesta y paro generalizado.

Tony Saunois

Socialismo Revolucionario.

Comité por una Internacional de los Trabajadores, CIT.

Después de casi un mes de brutal represión, este magnífico movimiento social sigue rechazando las concesiones ofrecida por el régimen de Piñera, una tras de otra.

Poco antes del paro de hoy, el presidente Piñera había vuelto a hacer un giro en U anunciando que la constitución seria revisada y presentada para un referendum. También aseguró que este proceso sería “liderado” por el congreso. Hablamos del mismo congreso que está encabezado por los mismos partidos políticos odiados. La protesta de ayer rechazó vehemente esta propuesta y la vio por el fraude que esta es. “Fuera Piñera por una Asamblea Constituyente”, fue la demanda hecha por los cientos de miles que marcharon bajo el sofocante calor santiaguino.

Trabajadores de la salud, profesores, trabajadores del transporte y muchos otros llegaron a la marcha para unirse a los estudiantes y otro mar de gente determinado a derrocar el actual gobierno y enterrar con este sus políticas neoliberales. Portuarios también se unieron al paro. Mineros del cobre en el Norte de Chile encendieron barricadas y lucharon contra la policía. Esta acción masiva tuvo, en cierto modo, un carácter de protesta furiosa más que de paro nacional.

La autoridad del gobierno de Piñera flota como un cadáver en un mar de protestas, entrañando todas las secciones de la sociedad chilena. Todos aquellos que participaron de esta marcha tenían absoluta conciencia que esto es una rebelión. El centro de Santiago se vio repleto de trabajadores y gente oprimida. Jóvenes empleados de Starbucks marcharon con pancartas que demandaban con orgullo “Somos estudiantes, pero también trabajadores” y “Tu café cuesta más de lo que yo saco en una hora”. Una delegación de mujeres trabajadoras de la JUNJI (la cual cuida de niños pequeños) llegó con demandas de clase y exigiendo salarios decentes y más recursos. Otros, llevaron pancartas que proclamaban “Chile sepultara el neoliberalismo”. Miles levantaban la bandera del pueblo mapuche, la cual se ha transformado en la bandera de la resistencia tanto mapuche como chilena.

Con protestas masivas a lo largo del país, muchas ciudades se vieron transformadas en zonas de guerra, mientras que las fuerzas especiales de carabineros atacaban. Aun durante las altas horas de la noche la juventud continuaba batallando con carabineros. En Santiago se vieron bancos y supermercados envueltos en llamas. En el Norte del país una comisaria, conocida por haber sido usada como centro de tortura durante la dictadura de Pinochet, fue incendiada. En Santiago, la juventud uso láseres para encandilar a los conductores de los carros lanza agua y lacrimógeno de carabineros.

Piñera fue forzado a dar una conferencia de prensa a las 10 pm. La gente esperaba otra declaración de estado de emergencia y un nuevo despliegue de las fuerzas armadas. Sin embargo, Piñera llamó a la paz y el dialogo. También llamo a las reservas de la policía, considerablemente, diciendo que la policía ya no daba abasto. Algunos comentadores políticos afirmaron que en un principio la propuesta inicial fue la de volver a desplegar a las fuerzas armadas en las calles, pero esta propuesta fue cambiada antes de la conferencia de prensa. Es posible que los líderes de la armada hayan advertido a Piñera que los conscriptos ya no se consideran totalmente fiables. A pesar de las amenazas de Piñera en cuanto a usar medidas represivas draconianas para arrestar a líderes sociales y no condenar dicha violencia, ahora es este quien se ve aún más debilitado.

La represión brutal de Piñera ha tenido un efecto completamente opuesto al que el presidente había esperado conseguir. La represión ha sido brutal, con niveles comparables y no vistos desde el periodo de dictadura de Pinochet. Al menos veinte personas han muerto a manos de agentes del estado. Más de doscientas personas, en su mayoría jóvenes, han perdido un ojo debido a las heridas producidas por disparos de las fuerzas especiales de carabineros y las fuerzas armadas; quienes intencionalmente apuntaron y dispararon a los rostros de quienes protestaban. Fotos de las víctimas han sido plasmadas en los muros del centro de Santiago. Cada edificio de Santiago ha sido cubierto con eslóganes políticos que demandan el fin del gobierno de Piñera y una Asamblea Constituyente. Otros denuncian a la policía como asesinos.

Toda esta brutal represión sólo ha servido para enfurecer a los trabajadores, en especial a la juventud quien se ha defendido como un león contra los abusos de la policía. La juventud ha llegado a las masivas protestas preparada para luchar. Las máscaras y líquidos para protegerse de los devastadores efectos de bombas lacrimógenas se encuentran rápidamente disponibles gracias a organizados equipos de jóvenes. Hoy, los estudiantes de la facultad de medicina asistieron a aquellos que se asfixiaban debido a los devastadores efectos de las bombas lacrimógenas.

El odio hacia este régimen es palpable. “Piñera, renuncia o muere!”, dice un eslogan pintado en una muralla.

Las oficinas del Partido Socialista se encuentran completamente cubiertas con esloganes que dicen “traidores” y “corruptos” y en donde se les denuncia como un “partido de narcos”, ya que ciertas secciones del partido se vieron involucradas en el narco tráfico.

Un dejo del movimiento revolucionario de los 70’s

Durante las marchas y protestas se puede apreciar un claro dejo del movimiento revolucionario que estalló bajo la izquierda del gobierno de Allende entre el año 1970 y 1973. Estas tradiciones están comenzando a revivir. Ayer, una legendaria figura, representativa de la protesta de la izquierda, el cantante folclórico Víctor Jara quien fue asesinado por el régimen de Pinochet, fue erigido por las calles de Santiago.

Farmacias y supermercados han sido blancos de ataques. Las grandes cadenas comerciales son consideradas ladrones y sinvergüenzas por muchos protestantes. Algunos jóvenes han sacado medicina y alimentos y los han distribuidos entre personas de bajos recursos y a quienes más lo necesitan.

Este movimiento ha sido marcado por una erupción espontanea contra el neoliberalismo, el cual ha sido impuesto sucesivamente en cada gobierno en Chile durante los últimos 30 años.

Ha sido marcado también por una ausencia de organización. Sin embargo, esto está comenzando a cambiar. En zonas locales, asambleas de gente local y cabildos están comenzando a aparecer. Estos no son comités de delegados electos sino juntas entre la comunidad local las cuales están abiertas a todos. Estos son los primeros pasos hacia revindicar y reconstruir el movimiento trabajador.

 

Existe un odio entendible hacia los partidos políticos, los cuales han traicionado a los trabajadores y defendido la clase capitalista dominante. La ausencia de liderazgo organizado en este movimiento masivo significa que la construcción de una fuerza política de masas de la clase trabajadora es una tarea urgente, si es que esta ha de ser llevada a cabo.

El ministro del interior, Gonzalo Blumel, afirmó tajantemente que este es un movimiento en declive y que al no tener un líder está destinado a su propio agotamiento y desgaste. Esta es una amenaza real que sucederá si la organización del movimiento no se resuelve y no se construye un nuevo liderazgo. Sin embargo, puede que las protestas continúen por un largo periodo debido al nivel de ira que está presente en la población, esto pese a la ausencia de un líder.

Mesa de Unidad Social

Unidad Social – una coalición entre el movimiento no más AFP, trabajadores portuarios, profesores, algunas uniones de los trabajadores del cobre y otras uniones, federaciones de estudiantes y movimientos sociales en áreas locales – anunciaron este 12 de noviembre, que están considerando llamar a un paro nacional indefinido. Se debe estar preparado para esto con la formación de comités democráticamente electos quienes representen los problemas en todos los sectores de trabajo y también en las comunidades locales. Todo esto debe estar enlazado a nivel local, regional y nacional.

Estos comités representantes de problemas podrán prepararse bien para un paro nacional indefinido. Estos podrán ser los cuerpos de una real Asamblea Constituyente que romperá con el capitalismo y establecerá un gobierno de trabajadores y todos aquellos explotados por el capitalismo.

Socialismo Revolucionario, la sección chilena del CIT, está luchando para adoptar este programa y por construir un partido de masas de la clase obrera chilena.

Todas las expresiones de protesta pueden ser enviadas a través de las embajadas chilenas.

Mensajes de apoyo para quienes están en la lista de más abajo pueden ser enviadas al Comité Contra la Represión en Chile, Santiago, Chile contrarepresionchile@gmail.com

Copias pueden ser enviadas a:

Esteban Maturana, CONFUSAM (Trabajadores Municipales de la Salud): ematuranad@gmail.com

Tamara Muño, Vice Presidente de Relaciones Internacionales de la CUT: tamara_munoz@hotmail.com

Vilma Alvarez Federación Nacional de Trabajadores Comerciales: vilmarez@gmail.com

Detalles de la campaña en español– http://werkenrojo.cl/campana-por-la-libertad

 

Mensaje de solidaridad:

 

Expresamos nuestro más absoluto apoyo a todos los trabajadores, estudiantes y  los pobres de Chile, que se ha levantado en millones contra el gobierno de Piñera. Los paros y demostraciones en masa han tocado cada rincón de la sociedad chilena y han afectado incluso a miembros de las fuerzas armadas quienes han apoyado la lucha por una democracia genuina y por una vida digna para todos.

Apoyamos al Comité Contra la Represión en Chile y al movimiento que demanda de manera unánime la renuncia de Sebastián Piñera y su gobierno. Entendemos que la retirada de las alzas en los precios de los pasajes no es suficiente. Debe ponerse ahora mismo un fin a la escuálida calidad de vida de las masas para mantener el privilegio de unos pocos. Apoyamos las demandas por una educación gratuita, por trabajos dignos con salarios dignos y un sistema de bienestar que vele por todas las personas.

Este movimiento demanda que se deseche la vieja constitución del periodo de Pinochet y que se forme una Asamblea Constituyente. Apoyamos la idea de representantes  elegidos en cada lugar de trabajo, vecindario y establecimiento educacional y también apoyamos una democracia representativa a nivel regional y nacional.

Abajo con los métodos y constitución del pasado! Abajo con los ricos explotadores del trabajo en la ciudad y el campo! Fuera Piñera y su tropa de delincuentes! Por una Asamblea Constituyente Revolucionaria en Chile y el despliegue de una alternativa socialista en América Latina y el mundo!

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here