Inicio Nacional Chile: Huelga portuaria – Ninguna estrategia que utilizaron para dividirnos, funcionó

Chile: Huelga portuaria – Ninguna estrategia que utilizaron para dividirnos, funcionó

336
0
Compartir

por Miguel Najle y Pablo Pulgar

Fuente: El Porteño

Difundimos esta entrevista al compañero Marcos Montecinos, Vocero de la Huelga Portuaria,  porque la misma sintetiza el sentir de las bases marítimo portuarias de Valparaíso, al término de su huelga, que tuvo momentos épicos y logró afirmar a un pequeño grupo de trabajadores -poco más de 400- contra el aparato gubernamental, empresarial, su prensa y sus FFEE.

Muchos compañeros hacen el cálculo e indican que el no haber obtenido el movimiento la integridad de su petitorio, ello importaría una derrota para los estibadores. Esta conclusión debe ponderarse cuidadosamente y creemos que al respecto hay un debate abierto. En efecto, los medios patronales (El Mercurio, La Tercera, TVN) han difundido la especie de que el movimiento fue derrotado, por cuanto tienen un interés de clase en esta conclusión: impedir el contagio de la experiencia de la huelga de Valparaíso al conjunto de los trabajadores en Chile, si la movimilización es intransigente y el movimiento conserva su unidad desde las bases, resulta imposible para la patronal derrotar a cualquier movimiento obrero.

Dejamos con ustedes el texto del acuerdo alcanzado por los portuarios del que se deprende que efectivamente obtuvieron poco más de un millón en concreto -bajo diversas fórmulas y vías de pago- con más un crédito blando que se descuenta a razón de $2000 por turno, lo que garantiza continuidad en el trabajo. Conjuntamente a ello el compromiso expreso de no realizar prácticas que discrimen a los movilizados, lo que implica el cese de las llamadas Listas Negras que acostumbra utilizar TPS.

Se argumenta, a nuestro juicio de manera formalista, que la empresa terminó pagando una cantidad menor y que el resto lo cubre el Estado. Debemos señalar que el Estado es un Estado burgués, de propiedad también de los patrones, que -como es el caso- parte importante de lo obtenido se obtiene vía SENCE como deducción impositiva para capacitación. Que esta circunstancia en nada empequeñece lo obtenido, por cuanto en la mesa de los trabajadores habrá este mes $1.500.000.- de los dos millones que pedían inicialmente, junto a la capacitación para incorporarlos al uso de nueva tecnología en el trabajo. La deuda es en realidad una garantía de la estabilidad en su trabajo.

De esta manera lo fundamental para dirimir el resultado de este conflicto es conocer el estado en que estaban antes y luego despúes de terminado este movimiento.

Antes del movimiento los marítimo-portuarios estaban sirviendo de dos a tres turnos por semana, viéndose separados de sus funciones regulares por la Lista Negra de TPS y por la falta de capacitación para acceder a trabajar con soporte de nuevas tecnologías. Esa es la situación base.

Iniciado el conflicto y por casi 20 días, los portuarios se expresaron de forma pacífica, alcanzando un acuerdo satisfactorio con TCVAL (Luksic), en condiciones similares al acuerdo con TPS pero con un monto comprometido de $2.000.000.- por trabajador. Sin embargo TPS se mantuvo intransigente y hasta el día anterior a la suscripción del acuerdo sostuvo, en la vocería de Richard Von Appen, que no había paro portuario, que el puerto funcionaba con normalidad y que sólo había alteraciones de manifestantes al orden público.

Este orden de cosas fue quebrado por la movilización, por la solidaridad del resto de los portuarios, por la fortaleza del movimiento que resistió el desalojo de Goñi 51 y por la lucha callejera que creaba un escenario que convocaba al activismo de todos los sectores en un plano de unidad.

Pero dejemos que sea el propio Montecinos el que nos explique estas cuestiones. Al final dejamos un recuadro con un extracto de impresiones de portuarios aptadas el día después en su sede sindical.

Primero queremos expresar todas nuestras felicitaciones y solidaridad por la lucha que han emprendido ustedes, realmente un tema que ha impresionado y ha puesto en jaque al empresariado nacional, y se ha visto en todos los medios, ha causado sensibilidad en los trabajadores. A partir de ello me gustaría preguntar cómo has visto tú el tema de la solidaridad entre trabajadores en general, entre trabajadores portuarios en particular, cuán importante ha sido eso para ustedes, y como ven a futuro la solidaridad entre trabajadores.

Bueno, yo creo que la solidaridad empezó, a partir de que los trabajadores portuarios estuvieron muchos años dormidos, por lo tanto, se dio que desde hace 18 años ya hubo luchas en los puertos y la gente de la comunidad se preguntaba por qué Valparaíso no se incorporaba activo en ese sentido, y cuando se dieron cuenta de que estábamos bajo el yugo de una manipulación de un empresario que mantenía a un rebaño de trabajadores, dentro de una dominación de lo que es la denominada “Paz Social”, se dieron cuenta de que era simplemente una manipulación.

La sensibilidad de la gente comenzó cuando nosotros empezamos a salir a las calles a demostrar el descontento, el descontento que era un letargo que se venía acumulando desde hace 18 años. Por lo tanto, fueron 18 años que se acumularon también diferencias entre trabajadores, se acumularon dineros que no se han pagado, se acumularon personajes que no rendían cuentas y también dirigentes que no trabajaban para los trabajadores, sino que trabajaban para las empresas. Así que de un momento a otro decidimos salir a la calle y expresarnos en forma pacífica en un principio con lo cual no fuimos escuchados, la empresa se rió, nos reprimió desde la primera instancia, entonces decidimos radicalizar el tema y salir a las calles a manifestarnos en forma más drástica, movilizándonos en cortes de calle, movilizándonos en hacer declaraciones, con lo que creíamos que en un principio íbamos a lograr algo. Pero no hubo ningún acercamiento tampoco, lo único que se nos acercaron fue nuevamente el sistema represivo, pero el sistema represivo empezó a actuar de una forma que no se había visto nunca ante los trabajadores, o si se había visto, pero en este caso como estamos en Valparaíso tuvo todo un enfoque más social. Empezaron a reprimir mediante uso excesivo de gases lacrimógenos, uso excesivo del chorro lanza-aguas que empezó a destruir la fachada de un edificio patrimonial como es el sindicato de estibadores, llamado hoy zona 0. Empezaron a meter personajes infiltrados los cuales fueron a amenazar directamente a las casas de los trabajadores y de los dirigentes, amenazando de muerte, también hicimos una declaración al respecto, no tuvimos miedo en quedarnos callados, o sea en decirlo. Y decidimos no quedarnos callados, y eso también creó la sensibilidad que estamos hablando en un principio, y empezaron a solidarizar más los gremios, los equipos de futbol, la comunidad, los locatarios, y se fue formando una bola de nieve gigante que nos puso contentos a nosotros, porque también el gremio de los trabajadores eventuales no es solo en el ámbito portuario, sino que también, hay en fábricas de jugos, de cafés que andan por ahí, también trabajan un tiempo, y en muchos gremios hay trabajadores eventuales, entonces, nadie nunca pudo demostrar esta falencia laboral en la legislación y los trabajadores empezaron a adherir, por lo cual, como digo también desde un principio hay un descontento social a nivel nacional, se adhirieron puertos de todo Chile, nosotros necesitamos principalmente el apoyo de San Antonio, pero también como agregué de un principio que llevamos 18 años en el yugo de una manipulación de dirigentes que no querían los trabajadores activos, ni abastecidos de seguridad, ni que leyeran ni que se supieran sus derechos nunca salieron a protestar, nunca mostraron también la solidaridad con otros Puertos. Pero el día de hoy estamos mostrando una generación que está apoyando la generación antigua, que si estaba a favor de las movilizaciones, y somos hartos. Por eso estuvieron en San Antonio enojados con nosotros, los entendemos pero no era culpa nuestra, es como que un chileno que vaya hoy día a Argentina le echen la culpa por las Malvinas, no tiene nada que ver.

¿Por qué el enojo de los de San Antonio?

Porque no hubo solidaridad en el pasado. Entonces, hoy en día, nosotros clamamos por su ayuda hasta que explotó la bomba en que los Carabineros entraron al Sindicato 1 de Estibadores (Goñi 51) a reventar puertas, vidrios, romper libros que tienen más de 100 años que construyeron los primeros dirigentes de este sindicato, estamos hablando de libros que tienen un patrimonio, un valor patrimonial incuantificable, al igual que la destrucción de las fachadas con el chorro del carro lanza-aguas. Pero lo más grave fue que se expuso la vida de los trabajadores, había 28 compañeros parapetados en el techo del sindicato, estamos hablando de 4 pisos antiguos y en cada piso una distancia de 4 a 5 metros, cerca de 20 metros de caída si es que llegaban las fuerzas especiales al techo, eso se vio en el puerto de San Antonio y me llamó llorando uno de los trabajadores de San Antonio por la impotencia de no poder hacer algo, y a mí me contagió mucho eso. Yo también me puse a llorar por teléfono, yo estaba afuera viendo como  nuestros compañeros estaban uniendo sus cordones de zapatos para poderlos bajar con un saco y que les subieran agua porque sabían que iban a pasar toda la noche, necesitaban ropa, comida, era una forma dantesca de reprimir los derechos laborales. Así que en ese momento el Puerto de San Antonio decidió unirse, es ahí cuando faltaba el último eslabón para crear el ADN marítimo portuario y se logró la unificación.

¿Y concretamente ellos hicieron algún paro?

Si inmediatamente mostraron su descontento paralizando las faenas por hartas horas.

¿En la prensa trascendió que fue un paro de dos horas?

Fue un paro de dos horas que significo la unión nacional, que formó el ADN portuario.

¿Aca en Valparaiso la solidaridad de otros gremios, como estuvo eso, ANEF, CUT?

La ANEF desde un principio, la CUT desde un principio, Derechos Humanos, los estudiantes. Los estudiantes fueron súper importantes, empezaron a solidarizar con nosotros de forma muy sustancial, no puedo nombrarlos para no comprometerlos, fueron por lo menos 4 universidades que estuvieron en los puntos críticos, que ayudaron a que viniera prensa también, eso fue creando el apoyo de la comunidad, con ese apoyo de la comunidad fuimos a una marcha pacífica donde se unieron locatarios, las agrupaciones, también en esa marcha fueron reprimidos niños, entonces eso también salió en la prensa. Todas las estrategias que trató de utilizar el empresariado para reprimirnos fueron usadas en su contra, porque hoy en día tenemos a favor que tenemos las redes sociales, hay televisión más objetiva, la radio, y eso ayudó a sensibilizar el tema, por lo tanto, cada vez teníamos más apoyo, más apoyo, y más apoyo, y ellos iban teniendo menos y menos apoyo, y ninguna estrategia que utilizaron para dividirnos y desgastarnos funcionó, al contrario apagaron el fuego con bencina.

O sea esto llevó a la unidad entre trabajadores portuarios, a partir de esto, ¿cuál es el balance que ustedes pueden hacer respecto a los acuerdos tomados, si creen que responden a sus demandas, sobre todo si ustedes lo interpretan como una lucha ganada, que pudiese ser un germen para que inspire a la clase trabajadora?

Lo vemos como un triunfo, como un logro, pero no por el ámbito económico, hay muchas personas que dicen pero como aceptaron solamente 2 millones, si era para más, estábamos en un periodo crítico, en que si no aceptábamos eso, íbamos a nada, entonces había que ser bien estratégico en aceptar eso para poder realzar los petitorios que venían al lado de la plata.   O sea, lo que necesitábamos en realidad nosotros era una nueva reforma laboral del trabajador portuario, necesitábamos legislación, resolver los conflictos que están actualmente al interior de las empresas contratistas como ULTRAPORT, y en base a eso, nos sentimos victoriosos porque esto no va a quedar solamente para nosotros, sino que va a quedar para generaciones venideras, y esta lucha va a estar.

Esto es lo que insistían los trabajadores cuando hablábamos con ellos, que esto no es solo para los portuarios, decían que esto es un ejemplo para todos los trabajadores. 

Absolutamente de hecho se piensa ya hacer un mural donde se recuerde esta lucha para las generaciones venideras, donde también esté una plaquita con todos los nombres de los guerreros que estuvieron ahí tirando piedras y quemando, y cuando vengan nuestros hijos, los hijos de nuestros hijos van a decir estos son los guerreros que ayudaron a la nueva reforma laboral de los trabajadores marítimos portuarios, así que en ese sentido nosotros nos sentimos victoriosos.

Y, ¿cómo va el tema de la reforma laboral?

Tenemos el compromiso íntegro de los ministros y Ministra que se está trabajando y se va a empezar a trabajar a partir de principios de este año, se viene también la negociación colectiva en septiembre del 2019. Es ahí donde nosotros vamos a volver a cobrar protagonismo, donde vamos a volver a decir que los portuarios están despiertos, y mientras eso está pasando vamos a estar presionando para que el acuerdo que hubo el día 21 de diciembre del 2018 sea eterno.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here