Inicio Comité por una Internacional de los Trabajadores Opresión de la mujer y Políticas de Identidad: Nuestro enfoque en Irlanda...

Opresión de la mujer y Políticas de Identidad: Nuestro enfoque en Irlanda y a nivel internacional

50
0
Compartir

Hannah Sell por el Secretariado Internacional

 

Noviembre de 2018

 

Introducción

 

Este breve documento trata específicamente de cuestiones relacionadas con la forma en que asumimos la política de identidad en Irlanda y a nivel internacional, que el SI considera que debe ser discutida. No pretende dar una visión general de nuestra posición sobre un enfoque marxista de la opresión de las mujeres. Más recientemente, esto se resumió en la resolución acordada por unanimidad en el Congreso Mundial de 2016, que se puede encontrar aquí: http://www.socialistworld.net/index.php/other-topics/women/7485-CWI-11th-World-Congress-2016-Women-and-oppression-in-class-society.

 

El CIT tiene una orgullosa historia de campaña por los derechos de todos los sectores oprimidos de la sociedad. En muchos países hemos intervenido, y desempeñado un papel de liderazgo, en los movimientos contra el racismo, incluso a través de la Juventud contra el Racismo en Europa a principios de la década de 1990 a nivel continental. En Gran Bretaña también iniciamos Panther a principios de los 90, dirigida específicamente a los jóvenes trabajadores negros. También hemos liderado numerosas campañas contra la opresión de las mujeres y de género, incluyendo la Campaña contra la Violencia Doméstica en Gran Bretaña, y ahora Rosa en Irlanda, Libres y Combativas en el estado español, y muchas más. En cada etapa hemos luchado correctamente para intentar que los más oprimidos de la sociedad estén plenamente representados en todos los niveles del CIT.

 

Hoy en día, como pasamos a esbozar, se está produciendo una importante radicalización en torno a las cuestiones relacionadas con la opresión de la mujer y de género a nivel mundial. En algunos países la radicalización ha dado lugar a movimientos de masas. Esto es particularmente cierto en los casos en que la clase dirigente, sectores significativos de la misma, o individuos como Trump, tienen una actitud más abiertamente reaccionaria hacia los derechos de las mujeres, lo que inevitablemente ha entrado en conflicto con las aspiraciones de las mujeres a la igualdad.

 

Evidentemente, allí donde se plantean movimientos relacionados con la opresión de la mujer es vital que nos dirijamos a ellos, interviniendo y, cuando sea posible, desempeñando un papel de liderazgo como han hecho las compañeras en Irlanda del Norte y del Sur, y en el Estado español. Estos movimientos pueden representar los primeros pasos hacia la lucha colectiva por parte de capas de mujeres que antes no estaban organizadas y pueden ser un importante paso adelante. En muchos casos, inicialmente su dirección está dominada por feministas burguesas y pequeñoburguesas que intentan desviar el movimiento, por ejemplo, como medio para ganar apoyo para los demócratas de las grandes empresas en EEUU.

 

Nuestra tarea es vincular hábilmente las demandas inmediatas de la lucha con la necesidad de una lucha unida de la clase obrera por el socialismo, como el único medio por el que se puede lograr una auténtica liberación.  Históricamente y en la actualidad, nuestro historial en este sentido es insuperable. Otras organizaciones trotskistas han tendido a ignorar los movimientos contra la opresión de las mujeres o, más a menudo, han actuado como partidarios acríticos de ellos, sin ningún intento de ganarlos a un punto de vista de la clase obrera. Los intentos de encontrar un atajo para ganar el apoyo de las masas han dado como resultado el naufragio de muchas organizaciones.

 

En los últimos movimientos contra la opresión de género, la debilidad del movimiento obrero y un nivel de conciencia relativamente bajo han hecho que la política de identidad tenga a menudo una influencia considerable. En cierto sentido, la política de identidad puede ser una parte inevitable del despertar político de muchos miembros de grupos oprimidos de la sociedad. Reconocer que uno está oprimido y que puede luchar contra su opresión a través de una lucha común con otros que comparten la misma opresión, es un primer paso vital.

 

Sin embargo, la política de identidad que actualmente tiene influencia emanó de los capitalistas a través de las universidades en las últimas décadas. En el fondo, estas ideas son utilizadas por la clase dominante para ocultar las divisiones de clase, y desempeñan un papel divisorio. También se han filtrado en el movimiento obrero de muchos países. Ponen un énfasis abrumador en la catalogación y descripción de las diferentes formas de opresión, tendiendo a enfatizar las diferencias en lugar de los intereses comunes. El tóxico debate sobre los derechos de los transexuales que está teniendo lugar actualmente en los sindicatos británicos, con sectores de feministas que argumentan erróneamente que mejorar los derechos de los transexuales socava los derechos de las mujeres, es un ejemplo de las consecuencias de considerar que los diferentes grupos oprimidos compiten entre sí en lugar de hacer campaña por una lucha unida contra toda la opresión. Hemos intervenido sistemáticamente en el debate defendiendo los derechos trans, al tiempo que luchamos por un enfoque de clase.

 

La política de identidad también tiende a culpar de la opresión al comportamiento de los individuos en lugar de luchar por cambios en la estructura de la sociedad. Cuando intervenimos en un medio en el que están extendidas esas ideas de clase ajenas, es inevitable que nos veamos presionados a hacer concesiones en esa dirección. La respuesta, por supuesto, no es dar un paso atrás en la intervención, sino protegerse conscientemente de los peligros, explicando pacientemente el papel central de la clase obrera en la lucha por transformar la sociedad. Nos preocupa que los compañeros de Irlanda no hayan hecho esto suficientemente.

 

Es nuestro deber, como dirección elegida del CIT, plantear nuestras preocupaciones para fortalecer el trabajo de toda la internacional, especialmente porque estos problemas y presiones están surgiendo en muchas secciones de nuestra internacional. Este ha sido siempre el enfoque del CIT. Nos esforzamos por construir el embrión de una internacional revolucionaria mundial, no una serie de organizaciones nacionales unidas sólo por el nombre. Deberíamos dar la bienvenida a todos los camaradas -incluidos los irlandeses- que se sientan libres de plantear dudas y diferencias sobre cualquier aspecto del trabajo de nuestra internacional.

 

Con el fin de entablar un debate sobre estas cuestiones, el SI escribió a los camaradas irlandeses del CEI el 31 de agosto de 2018 proponiendo una reunión para discutir una serie de cuestiones, empezando por la cuestión de la Política de Identidad. Lamentablemente, la discusión sobre esta cuestión crucial aún no ha comenzado, aunque ahora está previsto que lo haga en una reunión del CN irlandés el 17-18 de noviembre. Sin embargo, dada, en nuestra opinión, la urgencia de empezar a debatir estas cuestiones -con el objetivo de alcanzar un acuerdo de principios- el SI ha esbozado aquí nuestras principales preocupaciones. Pedimos que se distribuya al CN irlandés y también proponemos que se distribuya al CEI. Proponemos que los camaradas respondan por escrito, que también haremos circular.

 

Antes de pasar a exponer nuestras preocupaciones es necesario que reiteremos nuestro reconocimiento de la tremenda victoria que se obtuvo en el Referéndum de Revocación, el importante papel que la sección irlandesa desempeñó en su consecución y, en particular, el papel de la sección en ayudar a asegurar que el referéndum no sólo dio lugar a la derogación de la octava enmienda, sino a la obtención del aborto a petición hasta las doce semanas. El referéndum fue una importante victoria para las mujeres y para la clase trabajadora irlandesa, y supuso un duro golpe para el Estado irlandés y la Iglesia católica. Kevin McLoughlin dijo en la reciente CN que, en su opinión, dudábamos del trabajo que los compañeros irlandeses han hecho entre las mujeres, dando como muestra que sólo había habido un artículo al respecto en la web del CIT entre la muerte de Savita y finales de 2017. Como explicó Tony Saunois a la CN irlandesa de octubre, tenemos mucho interés en dar relevancia al papel de los camaradas en este trabajo, como se demostró en la escuela del CIT, y con gusto habríamos publicado más artículos si se hubieran presentado. De hecho, en el momento de la CN irlandesa había ocho artículos y vídeos en el sitio del CIT relacionados con el trabajo de los camaradas en Irlanda sobre las mujeres.

 

Cómo respondemos a la radicalización de las mujeres

Kevin McLoughlin ha argumentado que el SI no se ha «comprometido de manera seria con el movimiento de las mujeres tal y como ha surgido en los últimos dos años» y ha sido «vacilante» al respecto. Rechazamos esta afirmación y preguntamos qué medidas concretas creen las camaradas que hemos dejado de tomar. En el último Congreso Mundial tuvimos una discusión sobre la opresión de la mujer y acordamos por unanimidad un documento. Hemos intensificado considerablemente nuestra cobertura en el sitio del CIT de las cuestiones relacionadas con la opresión de la mujer, en particular, pero no sólo, en relación con el Día Internacional de la Mujer, cuando siempre hemos llevado material especial.

 

Sin embargo, pensamos que hay una diferencia en la forma en que evaluamos los movimientos que han tenido y tendrán lugar, y cómo los vemos en relación con otras luchas que probablemente se desarrollen. En este sentido, pensamos que los compañeros podrían correr el peligro de exagerar la importancia de la victoria sobre el derecho al aborto. En la reciente escuela del CIT, por ejemplo, Laura Fitzgerald, respondiendo en la comisión sobre el tema, dijo: «Nunca habrá un tema como éste que plantee tan claramente el tipo de sociedad que queremos en la mente de la gente». La victoria en el referéndum es un verdadero paso adelante para las mujeres, y es muy importante, pero no obstante quedará empequeñecida por la experiencia de la acción colectiva en las batallas de clase que se desarrollarán en los próximos años, por no hablar de la lucha consciente por el socialismo.

En nuestra opinión, también se ha desarrollado una tendencia de algunas camaradas irlandesas líderes que ven todas las luchas a través del prisma del movimiento de mujeres, en lugar de ver cómo se interconecta con otras luchas. Es importante que tengamos un enfoque equilibrado, reconociendo que las mujeres de la clase trabajadora también pueden pasar a la acción en muchas otras cuestiones, además de las directamente relacionadas con su opresión específica, y que los movimientos hacia la lucha «seccional» no son siempre, en todas las circunstancias, un paso adelante. Si, como nos preocupa que pueda haber una tendencia a hacer en Irlanda, los camaradas ponen la cuestión de un movimiento contra la opresión de las mujeres por encima de todas las demás tendencias, hay un peligro real de que podamos perder importantes oportunidades de ganar las capas más pensantes ahora, pero sobre todo en el futuro, cuando se desarrollen movimientos de masas sobre otras cuestiones.

 

Por ejemplo, tenemos entendido que la reunión pública anunciada en la reciente e importantísima manifestación por la vivienda de 10.000 personas fue una reunión pública de ROSA titulada «Por qué la vivienda es una cuestión feminista». Sabemos que ya se han organizado reuniones del partido, pero pensamos que fue un error hacer de una reunión pública de la ROSA el eje de la intervención en la manifestación y, si se decidió hacerlo, ponerle ese título a la reunión. Seguramente cualquier joven de bien que se hubiera sentido atraído por la ROSA durante la campaña del referéndum habría visto la necesidad de hacer campaña sobre la vivienda sin que la resaltáramos como «un tema feminista», cuando en realidad es un tema mucho más amplio.

 

Además, en 2018, cada una de las reuniones públicas mensuales anunciadas en la página de Facebook del Partido Socialista de Irlanda ha estado relacionada con la opresión de las mujeres o del colectivo LGBTQ+. Está claro que estos han sido temas importantes durante el último periodo, y se les debería haber dado protagonismo, pero creemos que es ir demasiado lejos. En Irlanda, debido a nuestra larga trayectoria de lucha y al perfil público relativamente alto que tiene el partido como resultado de las posiciones de los diputados, hemos sido capaces de ganar una base entre importantes sectores de la clase trabajadora. Existe el peligro de que -como resultado del giro abrumador que se ha dado a las cuestiones relacionadas con las mujeres y la opresión de género- podamos llegar a ser percibidos por una capa de trabajadores para los que esa no es la única o principal preocupación como «no para ellos». Esto puede incluir, obviamente, capas de trabajadores masculinos y mujeres mayores, pero también mujeres jóvenes y personas no binarias que -aunque en parte radicalizadas por su opresión específica- no consideran que sea el tema más central para ellas.

 

Radicalización global de las mujeres

La radicalización que se ha producido es principalmente, aunque no exclusivamente, de mujeres jóvenes. En Gran Bretaña, por ejemplo, sólo el 36% de las mujeres se describen como feministas, pero entre las jóvenes de 18 a 24 años la mayoría (54%) lo hace y entre las adolescentes y mujeres más jóvenes la cifra es aún mayor: alrededor del 70%. También estamos de acuerdo en que la generación más joven, radicalizada por la opresión de la mujer, tiende a rechazar las rígidas normas de género impuestas por el capitalismo.

 

En nuestra opinión, aunque por supuesto hubo luchas antes de 2007, esta radicalización surge de la experiencia de una generación que ha crecido en la era de la austeridad. Antes de esa fecha, al menos en los países económicamente avanzados, la propaganda capitalista difundía las ideas del «posfeminismo», sugiriendo que las mujeres estaban a punto de conseguir la igualdad. Aunque esto nunca fue cierto, en muchos países había una pizca de verdad en ello. En las décadas anteriores, las mujeres se habían incorporado a la fuerza de trabajo en muchos países a una escala sin precedentes. Este fue un factor central en el aumento de la confianza de las mujeres y en la mejora de las actitudes sociales resultantes.

 

Bajo la presión del movimiento obrero y de las luchas femeninas, las mujeres habían dado pasos significativos hacia la igualdad en la ley, aunque la realidad se quedaba muy atrás. Al mismo tiempo, el vaciamiento de la industria manufacturera en gran parte de Europa y Estados Unidos, y el descenso generalizado de los salarios de los trabajadores, significó que ya no era tan claramente «la norma» que los hombres tuvieran un trabajo mejor pagado que las mujeres y, cada vez más, era vital que ambos padres trabajaran para llegar a fin de mes. Todos estos factores hicieron que, antes de la crisis económica, las mujeres jóvenes de clase trabajadora tuvieran, en general, más confianza en sus perspectivas que los hombres jóvenes de clase trabajadora.

 

Esa confianza se topó entonces con los efectos de la crisis económica que, por supuesto, ha golpeado especialmente a las mujeres. Al mismo tiempo, todos los problemas de acoso y violencia sexual se mantuvieron y entraron en fuerte conflicto con la propaganda de la igualdad de la mujer. Por lo tanto, no nos sorprende que las mujeres jóvenes hayan estado al frente de la radicalización general que se ha producido, y que también se sientan fuertemente en cuestiones relacionadas con su propia opresión específica. Tampoco debería sorprendernos, dado el bloqueo creado por los líderes sindicales de la derecha, que a veces haya más confianza para luchar en cuestiones sociales que en cuestiones económicas. En Irlanda, por ejemplo, la rabia acumulada contra la austeridad ha tenido salidas muy limitadas como consecuencia del papel de los líderes sindicales, pero pudo expresarse a través del referéndum.

 

El fenómeno #metoo ha puesto de manifiesto, a nivel mundial, una mayor determinación de las mujeres a negarse a aceptar el acoso y el abuso sexual. Mientras que en muchos países se ha quedado hasta ahora principalmente en el nivel de una campaña en las redes sociales, en otros ha dado lugar a movimientos en las calles. En toda una serie de países, desde Irlanda hasta Argentina, pasando por España y ahora la India, se han producido y se siguen produciendo movimientos muy importantes contra diferentes aspectos de la opresión de la mujer.

 

Sin embargo, en nuestra opinión, no es cierto que los movimientos relacionados con la opresión de la mujer vayan a ser el centro de la lucha en todos los países en el próximo periodo. Además, en muchos países en los que se producen estos movimientos, los elementos obreros que los componen pueden convertirse rápidamente en parte de las luchas más amplias de la clase obrera (aunque, por supuesto, las reivindicaciones relacionadas específicamente con la opresión de la mujer seguirán siendo un aspecto importante de estos movimientos).

 

Diferentes enfoques de los capitalistas

Deberíamos esperar que se produzcan movimientos allí donde sectores significativos de la clase capitalista ataquen los derechos de las mujeres o tengan un enfoque abiertamente reaccionario de la opresión relacionada con el género. En Estados Unidos, por ejemplo, tras el nombramiento de Kavanaugh, está muy claro que se está acelerando el desarrollo de un movimiento de masas contra el flagrante sexismo de Trump y sus aliados, y en defensa del derecho al aborto que se enfrenta a los ataques. Trump también está tratando de deshacer todos los logros alcanzados por las personas trans en el último período, lo que también desencadenará inevitablemente un movimiento en las calles.

 

En España, los restos del franquismo, con su brutal represión de las mujeres y el dominio de la iglesia católica, hacen que los problemas de opresión de las mujeres se sientan con especial fuerza. En este sentido, existe una similitud con Irlanda, donde el Estado ha estado desde sus inicios entrelazado con la Iglesia católica, lo que significa que los movimientos sobre estas cuestiones eran inevitables y estaban alimentados por el profundo enfado con el establishment capitalista. La respuesta a la visita del Papa, tras el referéndum, mostró la profunda revuelta contra la Iglesia Católica. En la Escuela del CIT de este año, los compañeros describieron vívidamente cómo los jóvenes habían convencido a sus familias para que votaran por la Derogación. El contraste con el referéndum sobre el Brexit fue sorprendente: allí la mayoría de los jóvenes trataron de convencer a sus padres de que votaran por la permanencia, y en gran medida fracasaron. Es evidente que hay muchas diferencias entre los dos referendos, pero un factor es seguramente que en Irlanda los jóvenes estaban convenciendo a sus padres para dar un golpe contra el «establishment» irlandés, lo que hicieron con gusto, mientras que, en Gran Bretaña, la forma de dar un golpe contra el orden existente era votar por el Brexit.

 

En Gran Bretaña, por el contrario, aunque está claro que existe una radicalización en torno a la opresión de la mujer -a la que es importante que respondamos-, no es automático que este estado de ánimo se convierta en un movimiento. Si el gobierno lanzara un ataque contra el derecho al aborto -por ejemplo- se encendería la lucha de las masas. Sin embargo, a estas alturas Theresa May sigue posando como defensora de los derechos de las mujeres y de los LGBTQ+ -dando discursos contra la violencia doméstica, llevando camisetas de «soy feminista» en el Día Internacional de la Mujer, proponiendo cambios para facilitar la autoidentificación de las personas trans, etc. Todas estas son formas cínicas -y baratas- de intentar que el partido Tory parezca más liberal desde el punto de vista social, mientras que al mismo tiempo recorta el gasto en refugios para mujeres que huyen de la violencia doméstica junto con otros servicios públicos. La sección de Inglaterra y Gales ha iniciado una nueva campaña sobre esta importante cuestión. En el pasado, los compañeros de Gran Bretaña dirigieron la exitosa Campaña contra la Violencia Doméstica, que consiguió cambios legales y que el movimiento sindical adoptara políticas en contra de la violencia doméstica. Hoy, sin embargo, las dificultades económicas a las que se enfrentan las mujeres que huyen de la violencia son peores que nunca. Fueron los devastadores recortes en los servicios de violencia doméstica, a menudo aplicados por los ayuntamientos laboristas, los que empujaron incluso a una ministra laborista en la sombra, Dawn Butler, a hacer comentarios positivos sobre el historial del Ayuntamiento de Liverpool, dirigido por Militant, en la conferencia de mujeres laboristas de este año.

 

Sin embargo, en Gran Bretaña y en varios otros países, la falta de una base social en este momento para lanzar nuevos ataques contra los derechos de las mujeres o de los LGBTQ+ significa que es poco probable que los principales partidos capitalistas se muevan en esta dirección a corto plazo. Incluso la extrema derecha británica se ve obligada a vestir sus ideas reaccionarias con el ropaje de afirmar falsamente que defiende a las mujeres y a las personas LGBTQ+ contra la supuesta amenaza del Islam. En Irlanda, los partidos capitalistas también se han visto obligados a plegarse al estado de ánimo de la sociedad. La convocatoria por parte de Varadkar del reciente referéndum para eliminar las leyes de blasfemia de los estatutos forma parte de su pose como socialmente liberal. Por supuesto, el papel continuado de la iglesia en la educación y la sanidad son obstáculos reales para la capacidad de los partidos capitalistas irlandeses de doblegarse en estos temas, pero aun así no deberíamos subestimar hasta dónde pueden llegar bajo presión. En última instancia, aunque el capitalismo nunca podrá proporcionar una igualdad real a las mujeres o a las personas LGBTQ+, sí puede ser empujado a una distancia considerable en términos de cambios legales mientras sigue atacando las condiciones de vida de cada sector de la clase trabajadora.

 

¿Qué es un enfoque de transición en la lucha contra la opresión de las mujeres?

En todas las luchas en las que intervenimos, nuestro objetivo es tener un enfoque de transición, que vincule las demandas actuales con la necesidad de la revolución socialista, dirigida por la clase obrera. La crisis capitalista de una década ha provocado una enorme ira acumulada contra el orden existente. Sin embargo, el legado del periodo anterior aún no se ha superado del todo. A nivel mundial, la clase obrera entró en la era de la austeridad mal preparada, con un bajo nivel de conciencia socialista y de organización. Aunque esto está cambiando, bajo los golpes de martillo de la experiencia brutal, ayudados por nuestra intervención -la brecha entre la crisis objetiva del capitalismo y la conciencia de la clase obrera- sigue siendo amplia. No obstante, tenemos que esforzarnos por conectar con las luchas cotidianas existentes en la manera de formular nuestro programa. Sin embargo, el punto de partida a la hora de decidir el programa que vamos a impulsar no es, obviamente, la conciencia existente, sino la realidad objetiva y, a continuación, cómo nos comprometemos con ella. Si partiéramos programáticamente de la conciencia existente, no estaríamos presentando un programa para la transformación socialista de la sociedad.

 

Nos preocupa que el folleto de reclutamiento del Partido Socialista que los camaradas han producido, dirigido a los que participaron en la campaña del referéndum, hable de un «movimiento de base desde abajo con los jóvenes en su corazón palpitante» y de la «lucha anticapitalista», pero no hace ni el más breve intento de explicar lo que significa el socialismo o el papel de la clase obrera. La última página de ese folleto, que presenta los argumentos para la adhesión, titulada «organizados para el cambio», afirma:

 

«La revocación no fue un hecho aislado. Fue parte de una revuelta global contra el sexismo y la misoginia. Esto ha dado lugar al fenómeno #metoo; a los miles de personas que salieron a las calles de Irlanda para decir ‘Yo le creo’ tras la absolución de Paddy Jackson y otros jugadores de rugby del Ulster en abril; a la huelga feminista de seis millones de personas en el Estado español en el Día Internacional de la Mujer; al movimiento #NiUnaMenos contra la violencia de género en América Latina.

“Esta revuelta global es una nueva generación de jóvenes que dicen ‘ya basta’. La oposición al sexismo, el racismo, la homofobia y la transfobia está vinculada a la aspiración de una sociedad verdaderamente igualitaria y a una creciente oposición a una sociedad dirigida por los intereses de una élite súper rica”.

 

«Podemos estar realmente orgullosos de lo que conseguimos en mayo, pero debemos registrar que si nos organizamos juntos podemos derrotar el statu quo. Podemos hacer un cambio real. Podemos acabar con todas las injusticias y desigualdades en una lucha anticapitalista”.

 

«Por eso deberías ser socialista y por eso deberías unirte a nosotros para organizar el cambio socialista».

 

Por supuesto, no hay nada malo en referirse a los importantes movimientos que han tenido lugar contra la opresión relacionada con el género, pero es un error en un folleto de reclutamiento del Partido Socialista no hacer ningún intento de vincularlos con otras luchas de la clase obrera o, de hecho, plantear el papel de la clase obrera en absoluto.

 

Nos preocupa que el enfoque de los camaradas pueda limitarse inicialmente, cuando se discute con esta capa, a la propaganda anticapitalista. Reconocemos que muchos trabajadores y jóvenes se considerarían anticapitalistas, pero que aún no han sacado todas las conclusiones que nosotros planteamos. Sin embargo, este no es nunca nuestro objetivo. Nuestro objetivo es ganar trabajadores para el programa completo del CIT. En algunos casos -sobre todo a partir de la experiencia de la lucha- los trabajadores que no habían sacado previamente conclusiones anticapitalistas pueden ser atraídos muy rápidamente a nuestras filas.

 

¿Qué medidas fueron necesarias, al intervenir en la lucha por el derecho al aborto, para ganar las mejores capas para el CIT? Evidentemente, la postura militante y de campaña adoptada por las camaradas -por la que fueron atacadas por una capa de feministas burguesas y pequeñoburguesas- fue un factor positivo importante. Sin embargo, también era necesario combatir las ideas del feminismo pequeñoburgués. Para ello es fundamental argumentar que la clase obrera organizada podría desempeñar un papel potencialmente decisivo en la lucha por el derecho al aborto y otros derechos de la mujer.

 

Una parte esencial de esto sería señalar los significativos movimientos de masas de la clase trabajadora que hemos dirigido en Irlanda -sobre la basura y las tasas del agua-. Además, deberíamos señalar el poder potencial del movimiento sindical que, a pesar de su dirección abrumadoramente podrida y de haberse debilitado, sigue siendo la mayor organización de la clase trabajadora en Irlanda. Muchos, probablemente una gran mayoría, de los jóvenes que se volvieron políticamente activos por primera vez durante el movimiento de la Revocación no habrían visto a los sindicatos como relevantes para su lucha. Sin embargo, como parte de la educación sobre el papel de la clase obrera organizada, creemos que habría sido importante realizar una campaña concertada para exigir a los líderes sindicales que organizaran campañas y acciones por el derecho al aborto, junto con campañas en los lugares de trabajo. Podríamos, por ejemplo, haber utilizado el trabajo positivo realizado por los compañeros de NIPSA en el Norte como ejemplo de cómo presionar a los líderes sindicales en el Sur. Este enfoque también podría habernos ayudado a llegar a una capa más amplia de mujeres de la clase trabajadora.

 

Obviamente, los compañeros de Irlanda no tienen la valiosa arma política del sindicato de estudiantes (SE) que los compañeros del Estado español pudieron utilizar tan eficazmente como palanca para obligar a importantes sectores de los sindicatos a realizar una huelga el 8 de marzo de 2018. No obstante, ¿se tomaron medidas para poner exigencias en las cúpulas de los sindicatos, combinadas con llamamientos directos a las bases? Los llamamientos al anticapitalismo o incluso al socialismo en general, si no se vinculan con el papel de la clase obrera para lograrlo, tienen un valor limitado para ganar a los jóvenes radicalizados a nuestro enfoque.

 

Por supuesto, los camaradas pueden argumentar que sí adoptaron este enfoque y no recibieron respuesta. En cualquier caso, creemos que se debería haber hecho más para explicar nuestro enfoque en nuestro material público. ROSA, por lo que vemos, no hizo ninguna exigencia a los líderes sindicales en su campaña #timeforchoice. Nos tememos que esto se debe a que no se persiguieron seriamente tales iniciativas y que esto refleja un enfoque erróneo de los sindicatos, en el que la podredumbre de los dirigentes se utiliza equivocadamente como razón para no plantearles exigencias, o para no orientar suficientemente a las filas de los sindicatos.

 

Cuando Ruth Coppinger habló en el evento de Socialismo 2014 de Inglaterra y Gales, los camaradas que lo habían organizado pidieron que se hicieran comentarios sobre el taller sobre las mujeres al que se dirigió. Ruth respondió:

 

«Me pareció que la sesión estaba muy centrada en los sindicatos y que probablemente no estaba suficientemente dirigida a las mujeres jóvenes. Sé que Gran Bretaña es diferente a Irlanda, pero pensé que incluso para Inglaterra estaría desequilibrada. La mayoría de las mujeres no estarían en los sindicatos. La mayoría de las mujeres jóvenes no habrían visto que los sindicatos hicieran mucho por las mujeres. Pensé que muchas de las contribuciones eran de mujeres de mediana edad y eran económicas. Creo que las cuestiones sociales, la cultura de la violación, el sexismo, son ahora cuestiones masivas en la sociedad y podrían haber recibido más cobertura».

 

Resulta que el taller de ese año tenía un enfoque sindical particular que no había sido el caso en muchos otros años. Sin embargo, en nuestra opinión, los comentarios de Ruth también revelan un malentendido sobre la necesidad de que expliquemos cómo se puede conseguir el cambio económico y social, y el papel de la clase trabajadora organizada para lograrlo, así como una subestimación de la importancia de las cuestiones económicas para las mujeres de la clase trabajadora, incluidas las jóvenes. Esta generación de feministas pequeñoburguesas se centra muy poco en la obtención de logros materiales para las mujeres, concentrándose sobre todo en la experiencia individual del sexismo. En ese sentido, sus ideas son un retroceso de al menos algunas de las luchas feministas de los años 70.

 

Nosotras, sin embargo, aunque por supuesto combatimos las actitudes sexistas en la sociedad, debemos seguir poniendo en el centro las cuestiones de la igualdad salarial, la ausencia de acoso sexual en el trabajo, el derecho a una guardería gratuita, una vivienda digna, etc. Para la gran mayoría de las mujeres de la clase trabajadora, estas son cuestiones cruciales en torno a las cuales pueden movilizarse. Esto se ha demostrado gráficamente con la fantástica huelga masiva de las trabajadoras del ayuntamiento de Glasgow que luchan por la igualdad salarial, en la que los miembros del CIT desempeñaron un papel destacado. Más de 700 mujeres se afiliaron al sindicato para participar en la huelga, lo que demuestra el polo de atracción en que se convierten los sindicatos cuando organizan acciones. Y qué mejor ejemplo de la unidad de los trabajadores en la acción que los trabajadores de los contenedores de basura de Glasgow, predominantemente masculinos, salieron a la calle en una acción de solidaridad no oficial con ellos, demostrando que entendían que la lucha por la igualdad salarial es en interés de toda la clase trabajadora.

 

Los camaradas pueden argumentar, como lo hace Ruth en sus comentarios, que Irlanda es diferente a Inglaterra, Escocia y quizás otros países, con un menor nivel de participación y lucha sindical. Incluso si este es el caso, no creemos que deba alterar nuestro enfoque básico. Aceptamos que el papel de la colaboración social en Irlanda ha hecho que los dirigentes sindicales hayan desempeñado, en general, un papel especialmente malo. Sin embargo, no creemos que haya una diferencia fundamental entre Irlanda del Sur y otros países. En los últimos años, Irlanda del Sur ha sido testigo de varias huelgas importantes, como la de los trabajadores del transporte de 2017, la de Ryanair y la de los trabajadores de Lloyd’s Pharmacy, principalmente mujeres. El hecho de que la ICTU (Congreso de sindicatos de Irlanda) se viera obligada a respaldar la reciente manifestación de 10.000 personas en el sector de la vivienda, al menos de nombre, es también una indicación de que pueden verse obligados a actuar bajo la presión de las bases. Y la densidad sindical global es en realidad mayor en Irlanda del Sur -en torno a un tercio- que, en Gran Bretaña, donde ahora es sólo un cuarto. La densidad sindical, tanto en Irlanda como en Gran Bretaña, es también mayor entre las mujeres trabajadoras que entre los hombres. Por supuesto, en ambos países la afiliación sindical entre los jóvenes es muy baja.

 

Sin embargo, cuando una nueva generación comienza a organizarse para luchar por sus derechos en el trabajo, es inevitable que busque alguna forma de organización sindical. Es una cuestión discutible si, a medida que un mayor número de jóvenes empieza a ver la posibilidad de luchar en su lugar de trabajo, fundarán nuevos sindicatos o se afiliarán a los existentes. En nuestra opinión, la tendencia general, al menos en el norte de Europa, es que los trabajadores intenten primero utilizar las herramientas ya preparadas de los sindicatos existentes, y sólo recurran a fundar otros nuevos si las burocracias sindicales los bloquean. Esta es la tendencia dominante en Gran Bretaña, por ejemplo, aunque también hay algunos pequeños sindicatos «nuevos», en los que participan sobre todo trabajadores inmigrantes. Estos pueden empezar a unirse a los sindicatos existentes sobre la base de una lucha por su democratización. Sin embargo, independientemente de la forma que tomen estos desarrollos, tenemos que explicar a los jóvenes que podemos alcanzar el poder potencial de la clase obrera organizada. La huelga de McDonalds en Estados Unidos contra el acoso sexual es una ilustración gráfica de cómo las jóvenes trabajadoras pueden ver los sindicatos como un medio para luchar contra la opresión a la que se enfrentan como mujeres. Lo mismo ocurre con la huelga de Google, que también representa el inicio de un nuevo sector de la clase obrera, los trabajadores de la tecnología, que entran en el campo de batalla. Si bien nuestro enfoque será entendido instintivamente con mayor facilidad por las mujeres de la clase trabajadora, que son nuestra principal prioridad, también podemos ganar a algunas mujeres de clase media, convenciéndolas de que el único camino por el que pueden ganar la liberación es a través de las luchas de la clase trabajadora. Pero no lo conseguiremos si no exponemos nuestros argumentos con claridad y firmeza.

 

Por supuesto, no estamos sugiriendo que debamos dejar de organizar acciones independientes en la campaña del referéndum y en su lugar «esperar» a los líderes sindicales. Este nunca ha sido el enfoque del CIT. Por ejemplo, en el movimiento contra el Poll Tax en Gran Bretaña, exigimos a los líderes sindicales y al mismo tiempo organizamos una campaña masiva de no pago desde abajo. Al explicar a los jóvenes que hemos conocido en el referéndum el papel potencial de la clase obrera, no sólo debemos utilizar el ejemplo de los sindicatos, sino también las magníficas campañas de masas que hemos dirigido en Irlanda. Es sorprendente, por lo tanto, que se haga tan poco uso de la victoria contra los impuestos del agua, que demuestra gráficamente cómo la lucha unida de la clase trabajadora puede ganar, y crucialmente nuestro papel en dirigirla. El panfleto que las compañeras han elaborado sobre el feminismo socialista para utilizarlo como herramienta de reclutamiento de la campaña del referéndum no incluye, por ejemplo, ni una sola referencia al movimiento contra los cargos del agua.

 

Además de las demandas específicas a los sindicatos para que actúen a favor del derecho al aborto, en nuestra opinión, la propaganda de las compañeras sobre el tema se habría reforzado si se hubiera dado un mayor peso a la relación entre el derecho de la mujer a elegir, cuándo y si quiere tener hijos, y la obtención de mejoras económicas para las mujeres de la clase trabajadora. Estos puntos están incluidos en el programa de 15 puntos de ROSA, pero parece que se les ha dado poca importancia en la campaña diaria. Deberíamos subrayar siempre que -a diferencia de los reaccionarios antiabortistas que no hacen nada por mejorar la vida de las mujeres y los niños- estamos luchando por un verdadero derecho a elegir, lo que significa no sólo el derecho a una anticoncepción segura de alta calidad y al aborto, sino también el derecho a una vivienda digna, a un salario, a un tratamiento de fertilidad, a un permiso parental y a una guardería. De este modo, podemos influir en los sectores de mujeres y hombres de la clase trabajadora que siguen sin estar seguros sobre la cuestión del aborto. También es una forma de poner de manifiesto que el capitalismo es cada vez más incapaz de ofrecer un verdadero derecho a elegir porque, incluso cuando se concede el aborto a petición, las conquistas económicas y sociales conseguidas en el pasado son objeto de un ataque implacable.

 

¿Cómo reclutamos y consolidamos políticamente la capa que hemos alcanzado en la campaña del referéndum?

Es absolutamente correcto que nos hayamos dirigido a la capa de jóvenes que se han radicalizado por la campaña del referéndum y que hayamos intentado ganarla. También es correcto que al hacerlo tengamos un enfoque abierto y acogedor, e intentemos utilizar un lenguaje que no les ponga barreras innecesarias. No estamos de acuerdo con el enfoque abstracto «purista» de los pequeños grupos como la TMI, por ejemplo, que se niegan a utilizar los términos «feminista marxista» o «feminista socialista», tanto porque «hoy en día el concepto de feminismo se ha vuelto tan amplio que prácticamente carece de sentido» como porque «las feministas suelen culpar al «patriarcado» de la mayoría de los problemas de la sociedad». Estamos de acuerdo en que el feminismo se ha convertido en un término tan amplio que Theresa May puede adoptarlo y también en que las teóricas feministas suelen considerar que el patriarcado, y no la clase, es la división central de la sociedad. Sin embargo, la gran mayoría de las personas que se consideran feministas lo ven como un simple apoyo a la igualdad de derechos para las mujeres. Por lo tanto, no es incorrecto utilizar el término, siempre que no sea por sí solo, sino que también demos una indicación de nuestro enfoque de clase con la adición de términos como socialista o marxista.

 

Sin embargo, incluso aquí tenemos que tener claro nosotros mismos, y con nuestra periferia, lo que queremos decir con el término. Hay una cierta comparación con la decisión en la década de los 90 de varias de nuestras secciones, incluyendo Gran Bretaña e Irlanda, de cambiar nuestro nombre por el de «Partido Socialista» o nombres «amplios» similares. Lo hicimos porque en esa etapa las formaciones reformistas y socialdemócratas que anteriormente habrían reclamado la palabra habían capitulado al completo ante el neoliberalismo, lo que nos permitió en algunos países utilizar el mundo socialista, pero dándole un claro contenido marxista. Sin embargo, tuvimos que protegernos de la tendencia de algunos compañeros a pensar que al cambiar nuestro nombre también estábamos «difuminando» nuestras ideas. Al afirmar que somos feministas socialistas no estamos, por tanto, de acuerdo con las fuerzas reunidas bajo esa bandera en los años 70 y 80 que representaban diversas corrientes del reformismo. Debemos tener cuidado con citar acríticamente a las académicas feministas de izquierda que, aunque en algunos casos se describan a sí mismas como feministas socialistas, no tienen una posición completa sobre cómo acabar con la opresión de las mujeres. Hester Eisenstein, por ejemplo, una académica que ha trabajado para el gobierno de Nueva Gales del Sur, es citada de forma acrítica en el folleto «Feminismo Socialista».

 

Creemos que es un error sugerir que los jóvenes que se rebelan contra las rígidas normas de género del capitalismo son automáticamente o en general el sector más radical de la sociedad, rebajando así el papel de otros sectores de la clase trabajadora y maleducando a esos jóvenes. Por supuesto, en este momento, en Irlanda, se ha radicalizado una capa en torno a estas cuestiones. Sin embargo, en general no hay una conexión automática entre la rebelión individual sobre estos temas y la extracción de conclusiones sobre la necesidad de una lucha colectiva por una nueva sociedad. Por poner un ejemplo de Gran Bretaña, en los años 80, cuando el gobierno Tory aplicaba una legislación específicamente antigay, los activistas LGBTQ+ solían ser anti Tory e incluso buscaban el apoyo del movimiento obrero. Hoy, sin embargo, después de que el capitalismo se haya adaptado a la presión desde abajo y todos los principales partidos capitalistas defiendan formalmente la igualdad de derechos, ser LGBTQ+ no es en sí mismo un indicador de las opiniones políticas. En las elecciones generales del Reino Unido de 2015, los votantes LGBTQ+ apoyaron a los tories y a los laboristas en igual número.

 

En la Escuela del CIT de 2018, los compañeros de la dirección de la sección irlandesa enfatizaron que las mujeres jóvenes y las personas no binarias son las más radicales en Irlanda en este momento, y que nos separaremos de los jóvenes más radicales si no ponemos las cuestiones de autonomía corporal en el centro. Al mismo tiempo, en nuestra opinión, no contrarrestaron los puntos de vista expuestos por un joven camarada irlandés en una comisión de que un rechazo de las normas de género es un rechazo del propio sistema. Tampoco, cuando una nueva joven camarada argumentó que como candidata de Solidaridad TD representaría a las «mujeres jóvenes lesbianas», los tres miembros irlandeses del CNE que hablaron después no hicieron intento de corregir amablemente su enfoque erróneo señalando, al menos, que ella representaría no sólo a las mujeres jóvenes lesbianas sino a todos los sectores de la clase trabajadora. En conjunto, nos preocupaba que pudiera estar desarrollándose una tendencia en la dirección de la sección irlandesa de no tratar adecuadamente la cuestión de la política de identidad.

 

El uso del lenguaje

Si adoptamos al por mayor el lenguaje del feminismo pequeñoburgués no nos ayudará en esta tarea vital. Debemos utilizar con cuidado términos como misoginia y patriarcado porque no nos ayudan a comprender teóricamente las causas de la opresión de las mujeres. La misoginia -que significa odio o desprecio hacia las mujeres y las niñas- puede ser una descripción precisa en algunas circunstancias, pero no apunta a la razón por la que existe ese odio ni a su origen, por lo que no ayuda a elevar el nivel de comprensión del estrato al que intentamos llegar. El término patriarcado también tiene un uso limitado. Vivimos en una sociedad patriarcal, en el sentido de que los hombres tienen más poder que las mujeres. Sin embargo, como marxistas, entendemos que la opresión de las mujeres se desarrolló paralelamente y se entrelazó con el desarrollo de la sociedad de clases y es la clase, no el género, la división más fundamental de la sociedad. Nuestro lenguaje tiene que ayudar a las jóvenes radicalizadas a las que podemos llegar a sacar esa conclusión, no reforzar ideas erróneas. A veces, el material producido por los camaradas en Irlanda parece deslizarse hacia un llamamiento a los movimientos de «jóvenes, de mujeres, de personas LGBT, de trabajadores», lo que va demasiado lejos hacia el enfoque de la Política de Identidad de enumerar la «clase» como una de una serie de opresiones sin explicar su centralidad. Es cierto que los compañeros suelen destacar en sus discursos que son las mujeres pobres y de clase trabajadora las que más sufren la prohibición del aborto, pero esto no es lo mismo que explicar el poder potencial de la clase trabajadora como agente de cambio.

 

También tenemos que explicar pacientemente a los nuevos miembros que sería un error utilizar un lenguaje que ponga barreras innecesarias para llegar a otros sectores de la clase trabajadora y que sea innecesariamente inaccesible para ellos. Para decir lo obvio, una parte esencial del papel de un partido revolucionario es aspirar a unir -a través de su programa- a todas las capas heterogéneas de la clase obrera con sus diferentes necesidades y experiencias. Por supuesto, en esta etapa sólo podemos llegar a una minoría de las capas más pensantes, pero aun así pretendemos inculcarles un enfoque que nos permita llegar a la masa de la clase obrera en el futuro.

 

Evidentemente, el lenguaje que utilicemos no es fijo. En cada etapa tenemos que intentar utilizar un lenguaje que sea científicamente correcto y que haga avanzar la conciencia de nuestra audiencia, que llegue a una capa que esté radicalizada en un tema concreto, pero que no excluya a sectores de trabajadores para los que ese tema no es central. Es un equilibrio difícil que cambia con el tiempo. Cuando, por ejemplo, en los años 70 propusimos incluir a las «amas de casa» en los comités de planificación de las industrias nacionalizadas, fue un intento correcto de llegar a las mujeres de la clase trabajadora que no estaban en el lugar de trabajo. Pero, evidentemente, hoy no sería correcto.

 

También reconocemos que el mejor lenguaje a utilizar variará según los países. Sin embargo, nos preocupa que parece haberse convertido en un lugar común el uso de términos que, aunque pueden ser entendidos por jóvenes activistas feministas, pueden ser desagradables o fácilmente malinterpretados por sectores más amplios de la clase trabajadora, como «cis-normativo», «masculinidad tóxica» e incluso «cultura de la violación». La primera no se entiende más allá de un público reducido, y mientras que la segunda es una descripción de una idea estrecha y represiva de la masculinidad, que la mayoría de los hombres rechazan, para aquellos que no lo saben puede sonar como si ser hombre fuera, en sí mismo, «tóxico». En nuestra opinión, también deberíamos tener cierta precaución con el uso del término «cultura de la violación» para que no se considere que todos, o la mayoría de los hombres, son violadores en potencia.

 

Y aunque debemos acoger todo lo positivo de los ánimos actuales, debemos tener cuidado de no seguirlos acríticamente y cometer así errores. Por ejemplo, es enormemente positivo que más mujeres empiecen a sentirse seguras para denunciar los abusos sexuales. Por supuesto, no debemos exagerar el alcance de los progresos realizados. Las acusaciones de acoso y abuso sexual siguen siendo muy superiores al número de incidentes que no se denuncian debido a una justificada falta de confianza por parte de las mujeres en que serán tomadas en serio. Tenemos que oponernos claramente al carácter sexista del Estado capitalista y apoyar los derechos de todas las víctimas. La participación de miles de mujeres, en su mayoría jóvenes, en oposición al juicio por violación del equipo  de Rugby de Ulster, muestra el estado de ánimo de la ira ardiente que existe entre una capa importante contra el sexismo flagrante de los procedimientos judiciales, al igual que los cien mil que se manifestaron bajo la bandera del Sindicato de Estudiantes en España contra el trato del tribunal a la víctima de los violadores de la «manada».

 

Sin embargo, como hemos discutido anteriormente, al dar la bienvenida a estos movimientos, y entender por qué se utilizan eslóganes como «Yo le creo», tenemos que tener cuidado de no seguir la conclusión de muchas feministas pequeñoburguesas de que cada acusación de agresión sexual hecha por una mujer contra un hombre tiene que ser aceptada como probada independientemente de las pruebas. Nuestro enfoque es de simpatía y solidaridad con la persona que hace la acusación, pero al mismo tiempo apoyamos el derecho a una audiencia justa y el derecho del acusado a un juicio justo. En la conclusión de las feministas que insisten en que la mujer siempre tiene razón, independientemente de las pruebas, subyace la creencia de que la división fundamental de la sociedad es entre hombres y mujeres, y que los hombres son responsables de todos los males del mundo. Ese no es nuestro punto de partida. Reconocemos que el abuso sexual de las mujeres por parte de los hombres está muy extendido, y a menudo no se denuncia, pero no podemos sacar una conclusión en cada caso individual a partir de eso. Aparte de todo, si lo hiciéramos estaríamos entregando un arma a la clase capitalista, que sólo tendría que hacer acusaciones contra cualquier líder masculino efectivo de la lucha de clases para desacreditarlo. Para ser claros, esto no sugiere de ninguna manera que tratemos de esconder bajo la alfombra los abusos sexuales en el movimiento obrero. Por el contrario, es vital que lo abordemos allí donde se produzca si queremos defender eficazmente que el movimiento obrero es el mejor vehículo para luchar por los derechos de las mujeres.

 

Nuestra actitud hacia las organizaciones «separadas”

En general, la actitud del CIT hacia las organizaciones o partidos de sectores particulares de los oprimidos -ya sean negros, mujeres, LGBTQ+ u otros- no es fija, sino que depende de las circunstancias concretas. Tenemos que tener un enfoque flexible, basando nuestra posición en la dirección política de los procesos. Cuando una nueva formación es un paso hacia la concienciación y la cohesión de la clase trabajadora, debemos apoyarla, pero no si es un paso en la dirección contraria. En Gran Bretaña, por ejemplo, no apoyamos la fundación de secciones negras en el Partido Laborista en el pasado, ya que representaba principalmente a una sección de negros arribistas que promovían sus propios intereses y hacían hincapié en la separación del resto del movimiento obrero. La oposición de Lenin y Trotsky al Bund (Federación), que se organizaba entre los trabajadores judíos en Rusia, por poner otro ejemplo, no se basaba en su existencia, sino en su programa de «autonomía cultural», que tendía a acentuar las divisiones de la clase obrera. Por supuesto, hay una diferencia entre nuestro enfoque de las organizaciones más amplias y el de un partido revolucionario en el que, aunque a veces son necesarias estructuras transitorias de forma temporal, siempre aspiramos a organizar todos los sectores de nuestra membresía juntos en estructuras comunes.

 

Sin embargo, así como a veces participamos y apoyamos a organizaciones «seccionales» más amplias, en ciertas circunstancias podemos iniciarlas. La prominencia que ROSA ha alcanzado durante la campaña del referéndum ha sido recibida con entusiasmo en todo el CIT. Inevitablemente, como resultado, varias otras secciones han lanzado versiones de ROSA como medio para intervenir entre las mujeres jóvenes radicalizadas. Otras han utilizado diferentes estandartes, en particular Libres y Combativas en el Estado español.

 

Como dijimos al principio, el CIT tiene una larga historia de iniciar numerosas campañas, organizaciones y banderas que tienen como objetivo llegar a un sector específico de la sociedad que se ha radicalizado en un tema y ganarlos al marxismo. Sin embargo, tenemos que sopesar en cada etapa «lo que damos» y «lo que obtenemos». Por ejemplo, los camaradas de Gran Bretaña participaron en la iniciación de Panther (Pantera) a principios de la década de 1990, con el objetivo de ganar a los jóvenes negros que se sentían atraídos por las ideas nacionalistas negras. Panther tuvo un éxito considerable, movilizando a un gran número de personas en las manifestaciones y en las reuniones durante un período. Bobby Seale habló en una reunión de Pantera en Brixton, Londres, con la presencia de unos 2.000 jóvenes negros principalmente. Fue la mayor reunión de este tipo en Gran Bretaña. También se reunió con los líderes de Panther y del partido. Sin embargo, por una combinación de razones, principalmente el período muy difícil, después del colapso del estalinismo, y la debilidad de nuestros cuadros negros y asiáticos, el resultado final fue que perdimos gente para el nacionalismo negro en lugar de ganar nuevas personas de él.

 

En este momento no creemos que haya un modelo internacional que podamos utilizar como bandera para nuestro trabajo contra la opresión de las mujeres. Sin embargo, ROSA puede seguir desempeñando un papel útil en Irlanda, al igual que otras banderas similares en otras secciones. Sin embargo, pensamos que es de vital importancia que los camaradas adopten un enfoque claro, orientado a la clase trabajadora, si queremos ganar gente con ella.

 

También tendríamos preguntas sobre si, durante el referéndum, el perfil del partido perdió demasiado frente al perfil de ROSA. Por ejemplo, entendemos que la gran mayoría de los carteles que produjimos para el referéndum estaban en nombre de ROSA, con una minoría en nombre de Solidaridad, y ninguno del Partido Socialista. Obviamente, los TD (parlamentarios) eran conocidos como miembros de Solidaridad y/o del Partido Socialista y tenían un alto perfil en la campaña del referéndum, particularmente Ruth. Sin embargo, para sacar el máximo provecho de ello, creemos que habría sido mejor tener conscientemente un mayor perfil de partido.

 

También creemos que es importante hacer ahora un balance de lo que hemos conseguido a través de nuestro trabajo con ROSA, y del papel que creemos que va a desempeñar en el futuro. Durante el referéndum sabemos que cientos de personas asistieron a las reuniones convocadas por ROSA y alrededor de 1.000 personas dieron sus datos para hacer campaña con ROSA. Inevitablemente ha habido una pausa desde el resultado del referéndum. Sin embargo, sería útil obtener cifras sobre cuántos participan activamente en ROSA en este momento. Entendemos que no tiene ninguna estructura elegida y que el número de asistentes a sus reuniones quincenales en Dublín es relativamente pequeño, tal vez una veintena. No sugerimos de ninguna manera que ROSA no tenga valor, pero si esa información es correcta, actualmente es en realidad una plataforma o campaña, más que una organización más desarrollada con sus propias estructuras y vida. Por supuesto, ROSA podría volver a llenarse, en función de las futuras luchas que se desarrollen en torno a la separación de la Iglesia y el Estado. Sin embargo, en nuestra opinión, es probable que ese sea sólo uno de los numerosos campos de lucha que se desarrollarán en Irlanda, y puede que no sea el más importante en el período inmediato. Por lo tanto, pensamos que ROSA no debería ser el centro del trabajo de los camaradas en la medida en que parece serlo, y los recursos que se dedican a ella deberían ser discutidos en consecuencia.

 

Conclusión

En resumen, nos preocupa que, en su ansiedad por reclutar el mayor número posible de una capa que se ha radicalizado por cuestiones relacionadas con la opresión de género, los camaradas en Irlanda corren el peligro de hacer demasiadas concesiones a la conciencia de esa capa. Hacerlo sería intentar tomar un atajo que tendría consecuencias negativas.

 

Este es un camino que muchas organizaciones revolucionarias han recorrido en diferentes momentos, con resultados desastrosos. Famosamente, la USFI, antes de mayo de 1968, descartó durante décadas la perspectiva de la lucha obrera de masas en los países capitalistas avanzados y, en su lugar, se centró en los «movimientos de liberación». El SWP estadounidense también, en su desesperación por dar un apoyo acrítico al movimiento del Poder Negro, acabó quedándose atrás con respecto a los elementos más avanzados del mismo, incluso criticando a los Panteras Negras por argumentar que era posible ser negro y racista y ser negro y capitalista.

 

No estamos sugiriendo que los camaradas irlandeses hayan tomado este camino profundamente equivocado, pero nos preocupa que se hayan podido cometer algunos errores en esa dirección que deben ser corregidos. Esperamos que plantear abiertamente nuestros temores permita un debate honesto y constructivo a partir del cual podamos llegar a un acuerdo de principios.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here