Inicio Internacional El asesinato de Soleimani ha sumido al Oriente Medio en convulsión

El asesinato de Soleimani ha sumido al Oriente Medio en convulsión

375
0
Compartir

Robert Bechert, CIT  Irán

 

Las ondas de choque recorrieron el mundo y la indignación se extendió en el Medio Oriente cuando se conoció la noticia de la decisión unilateral de Trump de asesinar a Qassem Suleimani, comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución iraní y un líder clave de Irán. Suleimani tenía un estatus legendario, particularmente entre los chiítas, en todo el Medio Oriente. Era el hijo de un obrero que se había levantado para dirigir la Fuerza Quds y desempeñó un papel clave en la derrota de ISIS. Entre las personas que murieron junto a Suleimani se encontraba Abu Mahdi al-Muhnadis, un importante líder de las milicias que ahora están integradas en las fuerzas militares iraquíes.

 

Por su posible impacto, se considera el acontecimiento más importante en Oriente Medio desde la invasión de Irak liderada por Estados Unidos y Gran Bretaña en 2003. Representa un intento de anular uno de los resultados clave de esa invasión, a saber, el fortalecimiento del poder regional de Irán, algo que los arquitectos de la invasión no pudieron prever en absoluto. El objetivo de Trump es tratar de revertir la posición de Irán pero, al mismo tiempo, evitar otra guerra terrestre. Sin embargo, estas matanzas podrían desestabilizar aún más toda la región y llevar a más guerras.

Soleimani murió en un ataque cerca del areopuerto de Bagdad

¿Guerra?

Durante un tiempo las palabras «Franz Ferdinand» (archiduque de Austria) y «Tercera Guerra Mundial» estuvieron de moda en Twitter, reflejando los temores de que este asesinato pudiera desencadenar una guerra de la misma manera que lo hizo el asesinato de Sarajevo en 1914. Mientras no se plantee una guerra mundial, es probable que se produzcan más conflictos regionales, que amontonarían más miseria en los pueblos de Oriente Medio y posiblemente más allá. Suleimani no sólo era un alto dirigente militar, sino que era un actor clave en la construcción de la posición regional de Irán. Por lo tanto, estos asesinatos no quedarán sin respuesta por parte del régimen iraní, aunque lo que realmente hace puede que no esté inmediatamente claro todavía.

 

La acción unilateral de Trump sorprendió a los aliados de Estados Unidos. Aparentemente, todos se quedaron completamente a oscuras, a diferencia de por lo menos dos senadores republicanos estadounidenses a quienes se les informó de la decisión del asesinato unos días antes. Tenía todas las características de un gángster que ordena la «eliminación» de un oponente.

 

Pero las posibles consecuencias de esto son mucho más amplias y más desestabilizadoras que un asesinato de pandilleros, esto es algo que muchos sectores de las clases dominantes de Estados Unidos y de otros países temen profundamente. Para las potencias europeas esta acción se ve como un paso más en el asalto de Trump a la política anterior de tratar de llegar a algún tipo de acuerdo con Irán. El retiro de Trump del acuerdo nuclear con Irán en 2015 y la imposición de sanciones socavó la política previa de los imperialistas occidentales de tratar de comprometerse con el régimen iraní.

 

Al ordenar este asesinato, Trump está haciendo una apuesta arriesgada en una región inestable donde la mayoría de los regímenes están actualmente enfrentando movimientos de oposición o temen que lo hagan.

 

Motivos

Obviamente, la elección presidencial de este año en Estados Unidos fue un factor en la decisión de Trump. La muerte a finales de diciembre en Irak de un «contratista de defensa» estadounidense -en realidad un soldado privatizado, un mercenario- fue el detonante, junto con las protestas frente a la embajada estadounidense en Bagdad. Trump no quería arriesgarse a que se repitiera la crisis de los rehenes de la embajada de Teherán de 1979/81 y los fallidos intentos de rescate que llevaron a la derrota de Carter en las elecciones presidenciales de 1980. Quería dar una advertencia al régimen iraní y ordenó, en sus propias palabras, el «cese» de Suleimani. Esto fue algo que dos de sus predecesores, George W. Bush y Clinton, consideraron pero rechazaron por temor a las repercusiones.

También se especula que se trata de un intento de Trump de desviar la atención de su inminente juicio político, similar al bombardeo de Irak que el entonces presidente Clinton ordenó en diciembre de 1998, justo antes de que la Cámara de Representantes votara sobre su juicio político.

 

Tanto en los Estados Unidos como en las demás potencias imperialistas occidentales, existe un verdadero temor de que esta acción no haya sido bien pensada y que abra una caja de Pandora de represalias, trastornos y guerra. No hay ninguna objeción al asesinato como tal pero, como dijo un editorial del New York Times: «La verdadera pregunta que había que hacer sobre el ataque con drones americanos que mató al general de división Qassim Suleimani no era si estaba justificado, sino si era prudente». El gobierno alemán adoptó una posición similar diciendo: «La acción estadounidense fue una reacción a una serie de provocaciones militares de las que Irán es responsable». También vemos con gran preocupación las actividades de Irán en la región. (Pero) estamos ante una peligrosa escalada».

 

Repercusiones

Reflejando los temores de un sector de la clase dominante estadounidense de que la situación podría desembocar en conflictos generalizados, un ex subsecretario adjunto de Defensa de Estados Unidos para el Medio Oriente, Andrew Exum, escribió: «Esto no significa guerra, no llevará a la guerra y no corre el riesgo de una guerra. Nada de eso. Es la guerra». Estas serias dudas y desacuerdos dentro de las clases dominantes reflejan la situación real de que se desencadenará una cadena de acontecimientos. Aunque no está claro a dónde llevará, la posibilidad de desestabilizar los conflictos ha aumentado enormemente. El propio Trump intentó calmar esos temores afirmando que el asesinato de Soleimani fue para «parar una guerra», pero no hay garantía de eso.

 

Inmediatamente habrá repercusiones en Irak. El gobierno iraquí ha estado enfrentando una renovada ola de protestas masivas desde octubre y, después de renunciar en noviembre pasado, ahora es técnicamente sólo una administración provisional. Protestó inmediatamente por los asesinatos del aeropuerto de Bagdad, algo que se llevó a cabo sin su previo conocimiento o aprobación, y buscó reunir el apoyo popular contra esta acción unilateral de los Estados Unidos.

 

En sus intentos por justificar su decisión, Trump está tratando de explotar de manera oportunista tanto las protestas del año pasado en Irak como las similares que estallaron en noviembre en Irán. Ambos países vieron los intentos de las fuerzas militares de suprimir brutalmente estas protestas. En Irán, la represión del Estado, incluidos los Guardias Revolucionarios que Suleimani ayudó a dirigir, desempeñó un papel en la supresión de las protestas. Sin embargo, en Irak la represión, dirigida por las fuerzas asociadas con Muhnadis y Suleimani, no aplastó las protestas.

 

El papel clave de Suleimani en la organización de las contramedidas contra los recientes movimientos en Irán, Irak y Líbano significa que tenía las manos manchadas de sangre. Trump espera que esto, y el papel de Muhnadis en Irak, ayude a limitar la ira por su asesinato. Esto es especialmente cierto en Irak, donde algunos de los blancos de la ira popular fueron las instituciones iraníes, ya que se considera que el régimen iraní apoya a un gobierno impopular.

Masivo funeral de general Soleimani

El papel de Estados Unidos 

El atractivo de la crítica hipócrita de Trump podría verse limitado por la ira ante el propio papel de EE.UU. en Irak. En Irán, el estrecho apoyo de Trump al aún más dictatorial régimen saudí disminuirá el efecto de su crítica a la represión del régimen iraní.

 

Desde la invasión de 2003 también ha habido una amarga oposición en Irak al poder de los Estados Unidos. Es probable que, al menos inmediatamente, la ira  iraquí se centre en los Estados Unidos en lugar de contra Irán. La cuestión de la soberanía de Irak se plantea cada vez más. El ejército estadounidense simplemente ignoró la oposición del primer ministro iraquí a la «decisión unilateral» de Estados Unidos cuando se le informó de su plan de bombardeo del 29 de diciembre en represalia por la muerte del «contratista de defensa» dos días antes.

 

Crecerán las demandas para que el ejército estadounidense deje de hacer lo que le gusta en Irak y para que retire sus fuerzas. Significativamente, en Irak, al-Sadr, un líder clave de la oposición que se opone al papel del régimen iraní en Irak, denunció los asesinatos y ordenó a la «resistencia patriótica iraquí… especialmente al Ejército Mehdi, a la Brigada del Día Prometido y a todos los grupos patrióticos y disciplinados que estén listos para proteger a Irak».

Si las demandas de retirada de los militares estadounidenses y otros extranjeros de Irak tienen éxito, podrían tener eco en otros países.

 

Advertencia

Internacionalmente estos asesinatos son también otra advertencia a la clase obrera y a los oprimidos. Repetidamente las clases dominantes hablan de la necesidad de obedecer el «imperio de la ley» cuando se mueven para limitar y suprimir los movimientos de oposición, ya sea huelgas o protestas.

 

Estos asesinatos marcaron un cambio de paso. Históricamente, Estados Unidos, al igual que otros estados, ha llevado a cabo o intentado llevar a cabo asesinatos anteriormente. En 1975, un comité del Senado de EE.UU. investigó una serie de intentos de asesinato clandestinos de la CIA, incluyendo el de Patrice Lumumba en el Congo y el de Fidel Castro en Cuba. Por un breve tiempo esta política fue detenida. Pero lo que es nuevo es que Suleimani, un líder iraní de muy alto rango, fue asesinado abiertamente con un mínimo intento de justificarlo.

 

Ninguno de los aliados de Estados Unidos ha condenado hasta ahora al gobierno de Trump por ejecutar sumariamente a los opositores sin ninguna justificación «legal», aparte de la afirmación no probada de que fue en «defensa propia». De hecho, otros gobiernos del mundo utilizan tácticas similares, a menudo bajo el pretexto de «combatir el terrorismo» o el «crimen».

 

Futuro de la lucha

El año pasado se utilizó la represión masiva en Sudán e Irak para tratar de suprimir los movimientos de masas. Pero en ambos casos fracasaron. Los movimientos de masas de los últimos meses en el norte de África y el Medio Oriente muestran la fuerza potencial de la clase obrera y los pobres para cambiar la sociedad. En Irak y, especialmente, en el Líbano, estos movimientos no sectarios buscaron superar las diferencias religiosas y nacionales en una lucha unificada contra los regímenes y por un cambio real.

 

El desafío en cada país es construir sobre estas luchas y crear organizaciones democráticas de la gente trabajadora, la juventud y los pobres. Estas organizaciones pueden dirigir la lucha por el cambio y también ser la base de un gobierno que rompa el poder de la clase dominante y que rompa tanto con el imperialismo como con el capitalismo, creando así la base para una transformación genuinamente socialista de la sociedad.

 

La situación en el norte de África y el Medio Oriente es tal que este tipo de desarrollo en un solo país tendría un rápido impacto internacional. Hoy la lucha contra las intervenciones imperialistas como los asesinatos de Trump tienen que ir de la mano con ayudar a construir las fuerzas para el cambio socialista como la única manera de romper el ciclo de guerras y represión y liberar a la gran mayoría.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here