Inicio Análisis y Perspectivas Un programa de emergencia para luchar contra el Covid-19 y proteger a...

Un programa de emergencia para luchar contra el Covid-19 y proteger a los trabajadores

660
2
Compartir

Declaración del Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT)

En este momento sin precedentes de la pandemia Covid-19 y del rápido colapso económico, el Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT) cree que no se puede confiar en que el capitalismo y las clases dominantes defiendan y respondan a las necesidades de la gran mayoría del planeta.

Cualesquiera que sean las medidas que adopten ahora los gobiernos capitalistas, su objetivo final será asegurar la continuidad de su sistema. Y, tarde o temprano, intentarán que la clase trabajadora, los pobres y muchos de la clase media lleven la carga de esta crisis. El CIT dice que es esencial que haya una respuesta socialista. Presentamos aquí un programa, para la discusión y la acción, para derrotar esta pandemia y defender los niveles de vida. Se trata de un programa internacional basado en amplias reivindicaciones que el movimiento obrero, las organizaciones comunitarias y las organizaciones sanitarias y médicas de los distintos países pueden debatir y completar para satisfacer las necesidades de las condiciones locales.

 

Defender a los trabajadores – ¡no al sistema capitalista del lucro!

El Covid-19 ha desencadenado una crisis médica, económica y social a nivel mundial. Cientos de millones de personas se enfrentan a la amenaza de la pandemia y a una crisis económica en rápido desarrollo.

La provincia ecuatoriana de Guayas, donde se encuentra Guayaquil, la ciudad más grande del país, ofrece una imagen horrible de lo que podría suceder. En las dos primeras semanas de abril, 6.700 personas murieron en Guayas, seis veces más que las 1.000 muertes habituales que se esperaban allí en el mismo período. Son tantos los muertos que la gente se ve obligada a mantener los cuerpos en sus casas en Guayaquil hasta cinco días, mientras que algunos cadáveres han sido dejados en las calles.

Es necesario actuar de inmediato para derrotar la pandemia del Covid-19 y la amenaza de hundirse en la pobreza. Pero concretamente, ¿qué se puede hacer?

En la mayoría de los países, el impacto de la pandemia ha empeorado por una combinación de factores como la inexistencia de un sistema nacional de atención de la salud bien financiado que esté a disposición de todos y, en Europa y en otras partes, el efecto de años de recortes de los gastos gubernamentales en los hospitales y en el sistema de atención de la salud en general. La situación en el país más rico del mundo, los Estados Unidos, es un testimonio de la incapacidad del llamado «libre mercado» para proporcionar atención sanitaria a toda la población.

En la mayor parte del mundo, son los pobres, los ancianos y los que tienen problemas médicos a largo plazo, los que más sufren. Mientras que en África, Asia, Oriente Medio y América Latina esta pandemia amenaza con un nuevo desastre, en algunos países está creando una situación de barbarie en la que ya muchos viven en condiciones sombrías causadas por la pobreza y enfermedades como la malaria, la tuberculosis y la fiebre tifoidea.

Debido a su historial de defensa del sistema capitalista de ganancias, los trabajadores no pueden confiar ni en la capacidad ni en la voluntad de las clases dominantes del mundo y de los gobiernos capitalistas para hacer frente a esta crisis médica y económica en beneficio de la clase obrera, los pobres e incluso la mayoría de la clase media.

En esta crisis, el CIT lucha para ayudar a construir una acción obrera independiente en apoyo de un programa socialista para responder a la crisis provocada por Covid-19. Esto significa resistir las afirmaciones de los gobiernos capitalistas de que «estamos todos juntos en esto» y «todos tenemos que hacer sacrificios». El CIT sostiene que son las clases dominantes, las que dirigen las sociedades -que no se han preparado para las pandemias y que se han beneficiado especialmente de los últimos años de mayor explotación- las que deben pagar.

El CIT apoya todas las medidas que actúen para tratar a los enfermos y hacer frente realmente a los efectos múltiples de la pandemia de Covid-19. Pero como los gobiernos capitalistas no merecen la confianza de los trabajadores, exigimos el control de los trabajadores, con la participación de profesionales de la salud y representantes genuinos de los trabajadores, sobre las medidas que se tomen.

El CIT cree que hay una diferencia fundamental de principios entre una situación en la que los sindicatos o los partidos políticos de «izquierda» negocian con los gobiernos y los empleadores sobre demandas específicas,; versus el unirse a ellos cuando intentan salvar su sistema.

En esta situación urgente, son las organizaciones de trabajadores, en particular los sindicatos, y los partidos de izquierda, cuando existen, los que deben emprender la lucha por un tratamiento médico gratuito, un esfuerzo concertado para encontrar tratamientos y una vacuna contra el Covic-19, y la defensa urgente de los niveles de vida.

En las cuarentenas, el CIT exige que se tomen medidas para salvaguardar inmediatamente el nivel de vida de quienes no pueden trabajar, para mantener los alimentos y los suministros médicos necesarios y para proteger a los más pobres de la sociedad. Al tiempo que piden a los dirigentes sindicales nacionales que adopten medidas independientes para movilizarse a fin de obtener las demandas necesarias, los socialistas también se esforzarán por crear movimientos desde abajo -desde los lugares de trabajo y las comunidades- que puedan iniciar una acción más amplia, y comenzar a establecer controles democráticos y un control sobre lo que está sucediendo. Esto sería una base para la revitalización del movimiento obrero como fuerza dinámica que lucha por los trabajadores y el socialismo en todo el mundo.

El CIT cree que los puntos principales de un programa socialista para derrotar esta pandemia y la crisis económica que se está desarrollando se basarían en las siguientes demandas generales:

 

Tratamiento y atención médica

Tratamiento gratuito y rápido para todos los que lo necesiten. Pruebas gratuitas de Covid-19 disponibles para todos. Pruebas regulares gratuitas para todo el personal médico y de salud y los trabajadores de emergencia. Provisión gratuita de equipo de protección, como mascarillas, donde se necesite o se ordene su uso.

Aumento de emergencia en la financiación de los servicios de salud y atención social. Asumir el control de las instalaciones médicas privadas y planear una rápida expansión de las instalaciones de atención sanitaria públicas, incluyendo los hogares de atención, y el personal.

Protección adecuada para todos los trabajadores médicos, de atención y auxiliares de la salud de primera línea, junto con los trabajadores de emergencia.

Nacionalizar las grandes empresas farmacéuticas y otras empresas relacionadas para garantizar un plan de emergencia de investigación, producción y suministro rápido de medicamentos, vacunas, tratamientos y equipos médicos y de protección necesarios para satisfacer las necesidades de las personas.

Al igual que en tiempos de guerra, los brotes de pandemia deben ser atendidos con la urgente reorganización y requisición de emergencia, bajo el control y la gestión de los trabajadores, de las instalaciones de producción, a nivel nacional e internacional, para producir los medicamentos, el equipo médico y la ropa de protección según la necesidad y no para el lucro.

Si se desarrollan, las medicinas y vacunas anti-Covic-19 deben estar disponibles gratuitamente en todo el mundo.

Protección de los trabajadores

Protección plena de la seguridad y los derechos laborales de todos los trabajadores, independientemente de que trabajen o no.

Ningún trabajador debe pagar el precio de ayudar a controlar la propagación del virus. Todo trabajador afectado por los confinamientos, que tenga que auto aislarse, cuidar de personas dependientes vulnerables o que no pueda trabajar debido a los cierres de guarderías o de transportes, debe recibir el salario completo desde el primer día y durante el tiempo que sea necesario, y no debe ser obligado a tomar vacaciones anuales o no remuneradas.

Los trabajadores por cuenta propia, los trabajadores de agencias, los trabajadores con contrato de cero horas y los trabajadores de la economía gigante que se vean obligados a aislarse o que se vean afectados por los cierres deben recibir prestaciones de emergencia con las que puedan vivir.

En los casos en que no se puedan organizar de inmediato prestaciones regulares, se deben pagar rápidamente subsidios especiales a los hogares para asegurar que los trabajadores, los desempleados y los pobres puedan abastecerse para sobrevivir a los períodos de encierro.

No deben producirse despidos, despidos con pérdida de salario o cambios impuestos en las condiciones de trabajo en las industrias manufactureras, logísticas o de servicios públicos o privados a causa de la crisis. Abrir los libros de cualquier empresa que amenace con despidos o cierres, a la inspección de los representantes electos de la fuerza laboral y los sindicatos.

Para defender los puestos de trabajo y los ingresos de los trabajadores, las empresas que amenacen con la pérdida o el cierre de puestos de trabajo deberían nacionalizarse bajo el control y la gestión democrática de los trabajadores, con compensación a los propietarios sólo en caso de necesidad comprobada. Se debería proporcionar financiación a esas empresas para pagar plenamente al personal mientras se discute y aplica un plan a más largo plazo.

La financiación gubernamental, posiblemente a través de las autoridades locales, para ayudar a las pequeñas empresas locales y comunitarias en dificultades – esos fondos para dificultades deben ser controlados democráticamente por comités en los que participen los trabajadores y grupos comunitarios.

Nacionalización de las principales empresas de logística, como Amazon, UPS, DHL, etc., para proporcionar un servicio de distribución integrado que actúe en interés de la mayoría de la población, con una fuerza de trabajo permanente no castigada y no grande que tenga buenos salarios y condiciones y proporcione un servicio que funcione en cooperación con los servicios postales y las pequeñas empresas.

No debilitar el derecho de los trabajadores a organizarse, incluido el funcionamiento democrático de los sindicatos y los partidos políticos.

Que los sindicatos garanticen la existencia de un comité de salud y seguridad en todos los lugares de trabajo para acordar las acciones conjuntas necesarias para garantizar la seguridad.

Protección de la comunidad

Cuando sea necesario, los sindicatos deberán tomar la iniciativa de fomentar la auto organización democrática para organizar los suministros y su distribución y fijación de precios justos, incluyendo acciones contra la especulación y el mercado negro.

Cuando sea necesario, establecer cocinas públicas y centros de socorro a nivel comunitario para la distribución de alimentos, medicamentos y otros suministros esenciales. Acción de emergencia para proporcionar suministros adecuados de agua potable barata y saneamiento seguro. El control y la distribución de esos suministros deben estar en manos de comités democráticos establecidos a nivel comunitario y compuestos por representantes electos de sindicatos, asociaciones comunitarias o de vecinos y grupos de base, etc., a fin de evitar el fraude, la especulación con los precios y otras prácticas similares.

Cuando las escuelas cierran, se debe organizar una atención infantil de calidad para las familias vulnerables y los hijos de los trabajadores esenciales, bajo el control democrático de los trabajadores de la educación y la atención, con una protección adecuada, para todos. Continuación urgente del suministro de comidas por parte de las autoridades locales a los niños que normalmente se alimentan en la escuela bajo el control de la comunidad y los sindicatos.

Dado que los cierres afectan a los viajes de ida y vuelta, debe proporcionarse un medio para transportar a los trabajadores esenciales desde el hogar hasta el trabajo y viceversa, manteniendo al mismo tiempo el distanciamiento social en los medios de transporte, y la plena comprobación y protección de los trabajadores del transporte.

Vivienda

Nadie debería perder su casa por el coronavirus; no hay desahucios ni embargos durante esta crisis.

Para aquellos que se enfrentan a pérdidas de empleo o a recortes de ingresos, los pagos de hipotecas, alquileres y cargos por servicios deberían ser suspendidos durante la duración de la crisis del Covid-19 o suspendidos y posteriormente revisados por organismos locales democráticamente controlados para asegurar que sean realmente asequibles.

Los gobiernos deben garantizar que las prestaciones de bienestar de la vivienda estén disponibles fácilmente y que cubran plenamente las pérdidas de ingresos y todos los gastos de alquiler.

La financiación gubernamental de los fondos para dificultades de las autoridades locales controladas democráticamente para ayudar a los pequeños propietarios privados que se encuentren en verdadera necesidad.

Las autoridades locales deben hacerse cargo de las viviendas vacías para alojar a las personas sin hogar y a las que viven en viviendas inadecuadas. Se utilizarán hoteles para proporcionar alojamiento de emergencia.

Durante años, los propietarios privados, los promotores inmobiliarios y muchos «propietarios sociales» rapaces han hecho enormes fortunas con la clase obrera. Para acabar con el hacinamiento en las viviendas, así como con las atroces condiciones de vida y los alquileres inasequibles, necesitamos programas estatales de construcción masiva de viviendas, alquileres realmente asequibles y seguridad en los alquileres.

Los derechos democráticos

 

No a la represión policial y estatal bajo el disfraz de la lucha contra el Covid-19. No a los ataques a los derechos democráticos y a las reglas por decreto.

Por la libertad de prensa y medios de comunicación y el derecho a la libre expresión y asociación. Defender todos los derechos democráticos fundamentales mientras se lucha contra el virus.

Supervisión sindical democrática sobre cualquier medida de emergencia del gobierno o del sector privado adoptada para contener el virus y sus efectos, como las restricciones a las asambleas públicas o las huelgas y el racionamiento del suministro de los supermercados.

 

El capitalismo se basa en la ganancia, no en las necesidades de la gente

No debería haber confianza en que los políticos pro-capitalistas responsables de la crisis en la salud y otros servicios públicos puedan hacer frente a la crisis del coronavirus. Ellos apoyan y defienden el sistema que ha significado que cientos de millones de personas en todo el mundo no tengan una atención sanitaria adecuada. En la mayoría de los países, incluidos los Estados capitalistas desarrollados, hay repetidos impulsos de austeridad e intentos, a través de la privatización, de dar a los capitalistas oportunidades de obtener ganancias de la atención de la salud.

Incluso durante la cuarentena, en algunos países se permitió que las industrias no esenciales funcionaran incluso cuando no se podía mantener el «distanciamiento social». Este fue el caso de las obras de construcción en Gran Bretaña.

Además de luchar por el pago completo de los salarios, para todos aquellos que han sido despedidos del empleo, los sindicatos deben liderar protestas coordinadas a nivel nacional y acciones de huelga para proteger a las personas en caso de que no se tomen las medidas necesarias de salud y seguridad en los lugares de trabajo y/o comunidades.

Hay que elaborar planes de emergencia para reactivar las economías que han estado cerradas y superar la amenaza de colapso económico, pero esto debe hacerse para satisfacer las necesidades de la gente y no los beneficios de los capitalistas. El impulso del Presidente Trump y otros líderes mundiales para un rápido reinicio está impulsado por los beneficios y la política. Trump está mirando hacia las elecciones de noviembre en los Estados Unidos. Para los jefes que no están involucrados en las finanzas y la especulación, sus beneficios provienen del trabajo de la clase obrera y la venta de sus productos. Muchos capitalistas quieren que las economías se reinicien lo más rápido posible, para empezar a obtener beneficios de nuevo a pesar del riesgo que suponen las nuevas olas de la pandemia para sus trabajadores y para la población en general, siempre que no se disponga de una vacuna contra el Covid-19.

Se necesitan planes de reactivación tanto a nivel nacional como internacional, lo que redunda en beneficio de los trabajadores. Deberían ser elaborados democráticamente por los sindicatos y la población trabajadora en general, para acordar las prioridades no sólo para reanudar la producción y el comercio, etc. El objetivo sería mantener y mejorar el nivel de vida, satisfaciendo al mismo tiempo las graves necesidades sociales y ambientales que están siendo brutalmente expuestas aún más que antes.

Para aprender las lecciones de esta pandemia, se necesitan urgentemente investigaciones completas y democráticas, dirigidas por representantes del personal médico, expertos médicos y la población trabajadora en general, sobre lo ocurrido, para preparar propuestas para hacer frente a cualquier pandemia futura, y para hacer rendir cuentas a los responsables de la falta de preparación, las políticas de austeridad y las decisiones políticas que empeoraron los efectos del impacto del Covid-19.

 

El capitalismo no puede defender a los trabajadores – Hay que construir una alternativa de los trabajadores

Esta crisis demuestra una vez más que el sistema de mercado capitalista que da prioridad al lucro y que se basa en la competencia, no puede mantener segura a la sociedad y es golpeado regularmente por las crisis. Por eso el Estado se ve obligado a intervenir en todo el mundo, dando a menudo la mayoría de las subvenciones, subsidios y exenciones fiscales a las mayores empresas y a los individuos más ricos.

 

Pero para la masa de la población, esta intervención debe ser en interés de los trabajadores y no de los beneficios de las grandes empresas. Sin embargo, la única manera de lograrlo, es implementando un plan socialista democrático de producción y distribución que satisfaga las necesidades de la mayoría de la sociedad.

 

El CIT cree que esta es la respuesta a la pregunta que los gobiernos capitalistas ya están empezando a plantear acerca de quién pagará para salir de esta crisis, mientras tratan de preparar el camino para reducir el nivel de vida. El movimiento obrero tiene que decir, muy claramente, que no debería ser la clase trabajadora, los pobres, los pensionistas, etc., quienes paguen, sino los capitalistas que han hecho, y a menudo ocultado, fortunas tanto a nivel individual como en las corporaciones. Además, el aumento del papel del Estado revela la incapacidad del capitalismo para hacer frente a la crisis. Lo que se necesita son gobiernos de trabajadores que, con el apoyo de capas más amplias de la sociedad, tomen como propiedad pública los bancos, las instituciones financieras y las grandes empresas que dominan las economías y las dirijan bajo el control y la gestión democrática de la clase trabajadora, para que podamos tomar las decisiones sobre lo que se necesita. La compensación sólo debe pagarse sobre la base de una necesidad comprobada.

Para lograrlo, es necesario construir partidos obreros de masas, que reúnan a trabajadores, jóvenes, socialistas y activistas de los lugares de trabajo y las comunidades, así como campañas ambientales, antirracistas y contra los recortes, para ofrecer una alternativa política combativa a los partidos pro grandes empresas.

Esta crisis también es una prueba para los gobiernos, ya que se les juzgará por lo que hacen, por su historial y por los intereses de quienes actúan. El inevitable cuestionamiento de por qué se produjo la crisis y cómo reaccionaron los gobiernos debe ser destacado por los socialistas; es una oportunidad para explicar el carácter explotador y brutal del capitalismo y para crear apoyo al objetivo de llevar al poder a gobiernos que representen e involucren a los trabajadores para llevar a cabo la transformación socialista de la sociedad.

La rápida propagación de la crisis social y económica es un problema mundial que plantea claramente la necesidad de una solución internacional. Planteará un amplio cuestionamiento sobre el futuro del planeta no sólo en el ámbito económico, sino también social y ambiental. Ha demostrado, una vez más, que el capitalismo no puede hacer frente a las crisis sociales, y mucho menos proporcionar una vida segura a la gran mayoría. La idea de una alternativa internacional de los trabajadores, un mundo socialista en el que los recursos del planeta se utilicen para la gran mayoría y no se exploten y arruinen en interés de los patrones y los súper ricos, es ahora incluso más relevante y vital que antes. La construcción de movimientos dinámicos y combativos que luchen por esta transformación socialista y la lleven a cabo en cada país como a nivel internacional; es la tarea primordial del día y con la que se compromete el CIT.

 

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here