Inicio Internacional Coronavirus: ¿Suecia está rechazando a los pacientes vulnerables para que mueran?

Coronavirus: ¿Suecia está rechazando a los pacientes vulnerables para que mueran?

205
0
Compartir

Edmund Schluessel.

Sosialistinen Vaihtoehto, CIT en Finlandia.

El 3 de abril, el programa de noticias de la Radio P3 de Suecia publicó un artículo en el que se relataban los informes de trabajadores médicos anónimos que afirmaban que se les negaba tratamiento a los pacientes de covid 19 que habrían sobrevivido con cuidados intensivos. Johan Styrud del sindicato de médicos suecos, el Läkarförbund, declaró que “morirán personas que de otra manera hubieran sobrevivido si hubieran recibido los cuidados adecuados”. Curiosamente, este impactante informe no recibió ninguna atención, ni corroboración ni refutación, en ningún otro lugar de la prensa sueca, y ha sido igualmente ignorado en todo el mundo. ¿Los hospitales suecos están dejando morir a pacientes con coronavirus que podrían haber vivido?

Un análisis de las pruebas muestra que las afirmaciones son probablemente ciertas. Muchas de las 2.000 muertes sufridas, hasta ahora, en Suecia se pudieron prevenir, y los trabajadores médicos en Suecia han sido puestos en la horrible posición de negar el cuidado a los pacientes que podrían haberse salvado.

Escasez estructural

Los defensores de la respuesta sueca a la pandemia señalan que Suecia, a diferencia del Reino Unido, no ha tenido escasez de ventiladores utilizados para proporcionar soporte vital a los pacientes de covid 19. Ciertamente, los trabajadores de la empresa médica del Grupo Getinge de Suecia han aumentado heroicamente la producción, y Suecia es un exportador neto de respiradores. Sin embargo, el hecho de que se discuta la disponibilidad de respiradores es una distracción de otras carencias más críticas.

Durante años, antes de 2020, los defensores de la salud en Suecia identificaron la escasez de camas de hospital en el país como un problema constante. En 2019, Suecia contaba con un total de apenas 526 camas de cuidados intensivos para una población de más de 10 millones de habitantes y se encontraba entre el número más bajo de camas per cápita de Europa. Antes del brote de coronavirus, ya era una práctica común que los pacientes de Suecia fueran enviados al vecino país de Finlandia para recibir algunas formas de atención, y los medios de comunicación informaban regularmente sobre la escasez de camas y equipos hospitalarios. La discriminación contra los ancianos y los enfermos crónicos en el acceso a la atención médica ya se reconocía como consecuencia de la privatización en curso.

La capacidad se está ampliando, lentamente. El ejército sueco abrió un hospital de campaña de 600 camas en el centro de convenciones de Älvsjö en Estocolmo el 6 de abril. Pero sólo unas pocas de estas camas son de cuidados intensivos, y la instalación alcanzará su plena capacidad sólo lentamente. Además, la experiencia en los Estados Unidos y el Reino Unido ha sido que estos hospitales de emergencia están muy poco utilizados y son de difícil acceso para la gente común.

Sin embargo, independientemente del número de camas que se construyan, debe haber personal calificado para ocuparse de ellas. Desde el comienzo de la privatización de la atención de la salud, hace más de 20 años, Suecia ha sufrido una constante escasez de personal médico. Las enfermeras del Hospital Universitario Karolinska, el principal hospital de Estocolmo, trabajan en turnos de doce horas y media. Los trabajadores de las aerolíneas y los hoteles han sido reubicados como trabajadores de apoyo del hospital bajo un régimen de emergencia. El director de salud de Estocolmo, Björn Eriksson, ha rogado a los médicos y enfermeras recién jubilados que vuelvan a trabajar. “Aceptaremos toda la ayuda que podamos conseguir”, dijo Eriksson.

Estas carencias eran totalmente evitables. El año pasado tan solo  el Hospital Karolinska redujo 1100 puestos de trabajo – 550 administrativos, 250 doctores y 350 asistentes de enfermería – cuando el gobierno de la ciudad se negó a financiar completamente sus necesidades operacionales. Los médicos advirtieron en ese momento que la seguridad de los pacientes estaba siendo comprometida por los recortes y que “cosas horribles van a suceder… todo el mundo está aterrorizado por lo que va a pasar aquí”.

Catástrofe por memorándum

A mediados de marzo, tres semanas después del brote de coronavirus en Suecia, el sistema nacional de salud ya estaba bajo presión y la seguridad de los pacientes estaba siendo “pisoteada” a medida que los hospitales se quedaban sin espacio. A finales de la primera semana de abril, las camas de cuidados intensivos de Suecia alcanzaron su capacidad.

Es en esta situación de sobrecarga de personal e instalaciones que el Hospital Karolinska tomó decisiones utilitarias fatales. Según el periódico sueco Dagens Nyheter, para el 4 de abril los gerentes del Karolinska habían dicho a los médicos de la UCI en un mensaje interno: “Tendremos que poner fin a los cuidados intensivos para un gran número de pacientes que seguiríamos atendiendo en situaciones normales y con recursos ilimitados”. En un memorando sin fecha que vio el periódico Aftonbladet, en algún momento antes del 9 de abril, los directivos de Karolinska tomaron la decisión política de denegar a algunos pacientes con coronavirus la atención médica intensiva basándose en la “edad biológica”, es decir, una combinación de la edad física y las condiciones de salud preexistentes. Según los términos del memorando, a las personas de 80 años o más se les niega automáticamente el tratamiento.

Los directivos de Karolinska siguieron las directrices publicadas por el gobierno sueco a principios de abril, que abrieron la puerta a esta forma de triaje. En la orientación, permiten explícitamente, pero no exigen, la discriminación basada en la edad biológica al rechazar los cuidados intensivos para los pacientes de COVID-19.

En ese momento, el director regional de salud de Estocolmo negó que se le hubiera negado a alguien los cuidados intensivos, diciendo que todavía había camas disponibles en la UCI. Sin embargo, en las semanas siguientes, la pandemia en Suecia seguiría empeorando.

Pruebas estadísticas

Hasta el momento de escribir esto, ningúna autoridad de salud ha admitido abiertamente que los pacientes en Suecia sean rechazados en cuidados intensivos. Sin embargo, las estadísticas publicadas por las autoridades de salud suecas sugieren una casi certeza de que las afirmaciones de Radio P3 News son ciertas.

Mientras que las autoridades sanitarias regionales suecas se niegan a dar cifras concretas sobre cuántas nuevas camas de cuidados intensivos se han creado, el Registro Sueco de Cuidados Intensivos (SIR) informa de que el número de pacientes de COVID en cuidados intensivos se estabilizó en menos de 550 alrededor del 14 de abril, una cifra que coincide con el número conocido de camas más la expansión marginal. Para el 20 de abril, todas las regiones de Suecia, no sólo Estocolmo, estaban llegando a sus límites de cuidados intensivos.

Al mismo tiempo, los datos de la Folkhälsomyndigheten, la Agencia de Salud Pública de Suecia, dicen que el número total de infecciones por coronavirus ha seguido creciendo exponencialmente a lo largo de marzo y abril. Además, los cambios en los requisitos de las pruebas significan que la fracción de infección de coronavirus diagnosticada que requiere tratamiento en la UCI ha aumentado, no disminuido, en el último mes.

Los datos del SIR también dicen que toma un promedio de 11 días para que alguien diagnosticado con coronavirus requiera tratamiento en la UCI. Teniendo esto en cuenta, podemos determinar qué fracción de pacientes con coronavirus han recibido atención en la UCI, en función del tiempo. Los resultados son contundentes. Hasta el 3 de abril, una persona diagnosticada con coronavirus tenía un 30% de posibilidades de recibir tratamiento en la UCI para el covid-19. Después del 3 de abril, la probabilidad de que un paciente reciba cuidados en la UCI baja inmediatamente y dramáticamente a menos del 10%. No ha habido reportes de cambios en la efectividad del tratamiento o en la progresión del virus, dejando una conclusión: desde principios de abril, dos tercios de los pacientes suecos con covid que necesitan cuidados intensivos no lo están recibiendo.

Al momento de escribir este artículo, casi dos mil personas han muerto en Suecia de covid-19, mucho más que en todos los demás países nórdicos juntos. Más del 75% tienen 70 años o más. La posición oficial del gobierno sueco es calificar de éxito la actitud libertaria de Suecia hacia el nuevo coronavirus. Los medios de comunicación capitalistas de todo el mundo aclaman la continuación de la “vida normal”, es decir, el avance ininterrumpido de la explotación y la especulación, y ahora sostienen que la disminución de los índices de nuevas infecciones en Suecia justifica la estrategia del Estado sueco.

Los médicos y las enfermeras deben tomar decisiones de vida o muerte todos los días para los pacientes. En situaciones de crisis, pueden tener que tomar decisiones de triaje, para sacrificar a un paciente con el fin de tratar a otro con mejores posibilidades de sobrevivir. No se les puede culpar por implementar políticas de gestión en una situación imposible.

La estrategia de “aplanamiento de la curva” propuesta por la OMS no reduce en gran medida el número de personas que finalmente contraerán el coronavirus. El objetivo de la estrategia es prolongar el brote en el tiempo pero reducir su intensidad, concretamente para evitar la sobrecarga de los hospitales y la infraestructura de atención de la salud. Al ralentizar el crecimiento del número de infecciones, una mayor parte de la población puede acceder a los hospitales, en particular a los cuidados intensivos.

Los funcionarios de Suecia deben haber sabido que una estrategia de dejar que el virus se propague libremente causaría una sobrecarga de su sistema de salud. Mientras tanto, a medida que se acumulan las pruebas de que la infección por coronavirus no garantiza la resistencia, la estrategia de “inmunidad colectiva” -que Suecia negó en un principio que perseguía pero que ahora abraza- ha demostrado ser un callejón sin salida. Aquellas personas que murieron por falta de acceso a cuidados intensivos murieron por nada.

La crisis en la atención médica sueca era evitable. Aislando a las personas para frenar la propagación de la enfermedad, financiando plenamente los hospitales, no emprendiendo nunca la privatización y los recortes en la atención, en primer lugar, se podrían haber salvado ya potencialmente cientos de vidas en Suecia. En cambio, como todos los que murieron innecesariamente de polio porque los gobiernos occidentales no aceptaron una vacuna soviética, como todos los que murieron de SIDA porque los gobiernos de los ricos vieron mayores beneficios en la homofobia y el racismo que en salvar las vidas de trabajadores LGBT y africanos, los muertos en Suecia se unen a la creciente multitud de los asesinados por el malévolo descuido del mercado.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here