Inicio Internacional Sudáfrica: La organización de las comunidades de la clase trabajadora bajo el...

Sudáfrica: La organización de las comunidades de la clase trabajadora bajo el bloqueo de la pandemia

204
0
Compartir

[ En la imagen, compañeros del Partido Marxista de los Trabajadores (CIT de Sudáfrica) haciendo campaña en marzo de 2020, antes del cierre del país]

Declaración del Partido Marxista de los Trabajadores, CIT en Sudáfrica.

Colas de dos millas para los paquetes de comida. Corrupción y patrocinio en su distribución. Tiendas siendo saqueadas. Escuelas vandalizadas e incendiadas. Colapso de los ingresos familiares. Confusión sobre el acceso a las ayudas sociales. Decenas de miles de arrestos y multas. Acoso, palizas e incluso asesinatos a manos de las fuerzas del estado. La pandemia y la cuarentena por Covid-19 han ocasionado una nueva miseria en las sufridas comunidades de la clase trabajadora sudafricana.

Antes de la pandemia, las protestas de la comunidad por las viviendas inadecuadas y la prestación de servicios explotaron con regularidad. Tanto es así, que Sudáfrica fue nombrada la capital mundial de la protesta. Sin embargo, el declive de la federación de sindicatos de COSATU (Central Sindical de Sudáfrica) y el colapso de la Organización Cívica Nacional Sudafricana alineada con el Congreso Nacional Africano (ANC, partido político gobernante) dejaron las protestas aisladas y descoordinadas. Esto limitó lo que se podía lograr y facilitó que los políticos capitalistas ignoraran las demandas de las comunidades. No obstante, en el vacío, se han multiplicado las organizaciones cívicas independientes, los comités locales de crisis y otros foros comunitarios. Muchos han desaparecido tan rápido como aparecieron. Otros han sido más estables y duraderos como el movimiento de los habitantes de las chozas, Abahlali baseMjondolo (La gente de las chozas).

Con importantes excepciones, la mayoría de las comunidades carecen de organizaciones comunitarias masivas, democráticas y unificadoras. Como resultado, bajo el Estado de Desastre, el vacío se está llenando con la represión del estado capitalista, las donaciones de las ONG, las organizaciones benéficas y las iglesias (¡e incluso las bandas criminales!) y las redes de patronato de los concejales locales corruptos. La clase obrera y los pobres no son los dueños de sus propias comunidades.

El caos económico causado por Covid-19 y el cierre ha cambiado todo. El hambre y la pobreza que apenas se toleraba ayer es ahora una crisis social en toda regla, el deslizamiento hacia la barbarie simplemente frenado por las inadecuadas medidas de “emergencia” del gobierno. Los rápidos cambios en la vida cotidiana y la constatación de que la “nueva normalidad” es mucho peor que la “vieja normalidad” están teniendo un profundo efecto en la perspectiva de millones de trabajadores y pobres. Esto significa que, por mucho que la pandemia sea un desastre para las comunidades, también es una oportunidad para impulsar la organización comunitaria independiente de la clase trabajadora.

 

Trabajadores del Programa Ampliado de Obras Públicas (EPWP)

Muchas organizaciones de la clase obrera y de la izquierda han presentado programas útiles de demandas que las comunidades pueden asumir y utilizar. Pero la pregunta clave es cómo, y por quién, estos programas serán implementados. El Partido Marxista de los Trabajadores está trabajando con nuestros miembros, simpatizantes y aliados en el Foro de Trabajadores del Programa Ampliado de Obras Públicas de Gauteng (EPWP – un programa de formación y obras públicas del gobierno) para tratar de poner en marcha el esquema básico de las organizaciones comunitarias en los diferentes municipios y asentamientos informales donde viven los trabajadores.

El Foro del EPWP representa a unos 3.000 trabajadores y ha creado estructuras de organización y liderazgo en los cinco “corredores” de Gauteng: Tshwane (Pretoria), Johannesburgo, Ekurhuleni, Sedibeng y West Rand. En febrero, el Foro, en alianza con el sindicato del sector público Nupsaw, dirigió a miles de trabajadores del EPWP y de la Comunidad de Trabajadores de la Salud en una marcha y una vigilia nocturna en los edificios del sindicato – la sede de la presidencia – en Pretoria en apoyo de la demanda de los trabajadores por puestos de trabajo permanentes y un salario vital de 12.500 rands (680 dólares) al mes.

El Foro ha escrito ahora al Gobierno Provincial de Gauteng y a sus departamentos de Salud y Educación para plantear que el programa del EPWP se vuelva a proponer y se reestructure para ayudar a la organización de la comunidad durante la pandemia.  Es un terrible desperdicio de recursos humanos tener a toda esta fuerza de trabajo ociosa. En su lugar, se les podría poner a trabajar limpiando a fondo las escuelas y otros lugares de trabajo antes de que vuelvan a abrir, ayudando en la localización de contactos y desempeñando un papel de administración para garantizar que se siga con el distanciamiento social en las salas de espera de las clínicas y hospitales, y fuera de las escuelas y los puntos de distribución de paquetes de alimentos.

El Foro propone que el Gobierno Provincial de Gauteng proporcione a los trabajadores del EPWP la capacitación sanitaria necesaria para que puedan trabajar con seguridad en condiciones de pandemia, lo que incluye proporcionarles el equipo de protección personal adecuado. Además, el Foro propone que se utilice el Fondo de Solidaridad, u otras fuentes de financiación de emergencia, para que los salarios de los trabajadores del EPWP lleguen por fin al nivel de, al menos, el salario mínimo de 3.500 rands (190 dólares) al mes. Los trabajadores del EPWP a los que no sería seguro movilizar debido a su edad o a las condiciones de salud subyacentes también deberían tener derecho a este aumento de salario mientras permanezcan en su hogar. La demanda de empleos permanentes y un salario digno de 12.500 rands sigue estando plenamente vigente.

Sin embargo, dado el trato brutal y cruel que los trabajadores del EPWP han sufrido a manos del Departamento de Desarrollo de Infraestructura de Gauteng, dirigido por el ANC, los trabajadores no están esperando un “permiso” oficial.

Organización comunitaria

La policía y los soldados en las calles tienen poca legitimidad. No son elegidos y no son responsables ante las comunidades. Las comunidades son muy conscientes de los peligros del Covid-19. Pero para la mayoría es una dificultad, para muchos una imposibilidad. – observar el distanciamiento social en viviendas y comunidades superpobladas. También es imposible estar encerrado sin comida o dinero para comprarlo.

La tensión se alimenta cuando este problema práctico es interpretado por las fuerzas del Estado como un “alarde” de las regulaciones, o como una imprudente “falta de preocupación” por el virus. La confrontación es inevitable cuando las fuerzas estatales responden con el acoso y el uso de la fuerza. Las tropas deben ser retiradas de las comunidades. Podrían ser utilizados mucho mejor en otros lugares. Por ejemplo, construyendo hospitales de emergencia. Los consejeros corruptos socavan aún más la cohesión y la solidaridad de la comunidad al tratar de controlar la distribución de la ayuda de emergencia como los señores de la guerra en los estados fallidos.

En lugar de este desorden, es necesario construir estructuras comunitarias democráticas masivas. La clase obrera necesita tomar el control de la batalla contra Covid-19. La tradición de la auto-organización de la comunidad permanece viva y relativamente fuerte. Es en esto en lo que las comunidades deben confiar.

Hemos propuesto que los activistas del Foro EPWP trabajen para establecer “brigadas Covid” en sus comunidades. Cada calle y bloque debería elegir un representante para formar parte de la brigada. La policía y los soldados imponen la autoridad. Pero las brigadas Covid deberían tomar como modelo a los delegados sindicales de los lugares de trabajo, elegidos y revocables, simplemente los “primeros entre iguales”, y que rindan cuentas directamente a los que representan.

La primera tarea de la brigada debe ser poner de cabeza un elemento clave de la situación existente. Actualmente el gobierno dice a las comunidades lo que están dispuestos a poner a disposición y a quién permitirán recibirlo. Esto causa conflictos por los recursos limitados, por ejemplo, peleas por los paquetes de alimentos. Este enfoque debe ser rechazado.

En su lugar, los representantes de las brigadas deben realizar encuestas para determinar las necesidades de cada hogar. Por ejemplo, una encuesta en la calle puede encontrar: 1) a tres hogares sólo les quedan alimentos para dos días y necesitan urgentemente un paquete de alimentos cada uno, 2) un hogar tiene un jubilado que necesita ayuda para recoger medicamentos, 3) seis hogares tienen trabajadores esenciales que no tienen mascarillas para viajar con seguridad, 4) diez hogares necesitan reclamar el nuevo subsidio de desempleo temporal pero no saben cómo hacerlo, etc. etc.

Al cotejar las encuestas calle por calle y bloque por bloque, las brigadas pueden elaborar un “presupuesto de necesidades” completo y detallado para toda la comunidad. Estos pueden ser llevados a los concejales locales con la exigencia de que vayan y encuentren rápidamente los recursos necesarios. Su distribución estará entonces también bajo la supervisión de la brigada. Protestas disciplinadas de la comunidad que observen el distanciamiento social, organizadas por la brigada, se pueden organizar si las demandas no se satisfacen en un plazo claro.

Aunque sólo sea un comienzo, tales medidas podrían empezar a devolver el poder a las comunidades de la clase trabajadora. Las brigadas de Covid deben vincularse con los delegados sindicales y los sindicatos en los lugares de trabajo locales, especialmente en los supermercados y las grandes farmacias, y con otros trabajadores de la venta al por menor y de reparto. Los miembros de los sindicatos que hayan sido despedidos o cesados temporalmente deben ser invitados a formar parte de la brigada Covid para fortalecer el vínculo entre los lugares de trabajo y las comunidades de la clase obrera.

“¡Nunca más!”

Las medidas de emergencia del gobierno del CNA han tardado en llegar, han sido inadecuadas y se han visto arruinadas por la corrupción y la brutalidad del Estado. Pero las comunidades pobres no aceptarán simplemente que después de la pandemia se recorten las subvenciones sociales, se detengan los paquetes de alimentos, se eche a los sin techo a las calles y se permita que vuelvan a aparecer las mismas condiciones de hacinamiento en los barrios marginales.

Construir la organización comunitaria ahora será una base desde la cual lanzar una campaña masiva que exija que (1) todas las medidas de alivio de la pobreza se profundicen y se hagan permanentes, y (2) que se lance un programa masivo de construcción de viviendas, electricidad, agua, saneamiento, carreteras e infraestructura de transporte público, aprendiendo todas las lecciones de la crisis de Covid-19. La exigencia de que “¡Nunca más!” se pueda dejar a las comunidades vulnerables a las pandemias y a la hambruna puede tener un poderoso eco.

Incluso ahora, los activistas de la clase obrera deben mirar hacia las elecciones locales de 2021. Los políticos capitalistas y los partidos políticos capitalistas que descuidaron a las comunidades por tanto tiempo crearon las condiciones para la enfermedad y el hambre. No se puede permitir que se presenten sin tener en cuenta esto. Se necesita un serio desafío de la clase trabajadora. Exactamente, la forma que tome dependerá de cómo se desarrolle la pandemia y el desastre económico que ha creado en las próximas semanas y meses. Y lo que es más crucial, dependerá del éxito que tengamos en la construcción de organizaciones comunitarias genuinas hoy en día, capaces de marcar la diferencia en las vidas de la clase trabajadora y las comunidades pobres.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here