Inicio Comuna de Paris 18 de marzo de 1871 – “La Comuna de París como gobierno”

18 de marzo de 1871 – “La Comuna de París como gobierno”

536
1
Compartir

[Barricada de los comuneros (Foto: bibliothèque historique de la Ville de Paris/Wikimedia Commons)]

Este 18 de marzo, es el aniversario de lo que se considera el inicio de “la Comuna de París de 1871 como gobierno”. Se produjo una insurrección de trabajadores para impedir que el ejército francés se apoderara de los cañones de la Guardia Nacional de la ciudad. A raíz de este acontecimiento, se formó la Comuna de París. Por primera vez en la historia, la clase obrera se hizo con el poder.

A continuación, publicamos un artículo de archivo que ofrece una visión general de la Comuna de París y que fue escrito por Niall Mulholland.

La Comuna de París es un acontecimiento histórico trascendental para los marxistas, del que los trabajadores y la juventud pueden extraer muchas lecciones valiosas. Esto no es menos cierto hoy en día, cuando las masas se enfrentan a un brutal golpe del ejército en Myanmar, y los movimientos de oposición han tenido lugar en los últimos meses en varias partes del mundo, como Hong Kong, Chile, Bielorrusia, India y Líbano.

En vísperas de la manifestación especial por streaming del CIT, el próximo 28 de marzo, para conmemorar el 150º aniversario de la Comuna de París, socialistworld.net publica artículos sobre ese inmortal acontecimiento.

 

Niall Mulholland, Comité por una Internacional de Trabajadores (CIT)

www.socialistworld.net

 

La Comuna de París vio cómo, durante unas breves pero heroicas semanas, la clase obrera tomó el poder por primera vez. En las inmortales palabras de Karl Marx, las masas “asaltaron el cielo”.

En circunstancias extremadamente peligrosas, los trabajadores parisinos intentaron reorganizar la sociedad, abolir la explotación y la pobreza, antes de caer bajo una feroz contrarrevolución.

El trasfondo de la comuna, al igual que el de las revoluciones rusas de 1905 y 1917, fue la guerra. Enfrentado al declive económico y a un movimiento obrero cada vez más combativo, el régimen desesperado y corrupto de Luis Napoleón Bonaparte -el autodeclarado emperador de Francia- declaró la guerra a Prusia en julio de 1870.

Las derrotas en el campo de batalla no tardaron en producir una revuelta de las masas parisinas. Se declara la nueva Tercera República y se establece un Gobierno Provisional de Defensa Nacional (GND). La formación de la Guardia Nacional, con 200.000 efectivos, significa que las masas parisinas están ahora armadas. Los ministros pro-capitalistas del GND temían la posibilidad de un conflicto de clases con estas fuerzas mucho más que con el enemigo prusiano.

Un asedio de 135 días a la capital francesa por parte de dos ejércitos prusianos, otras grandes derrotas del ejército francés y la noticia de que el Gobierno provisional estaba negociando las condiciones de rendición con los prusianos provocaron una revuelta de sectores de trabajadores y de la guardia nacional.

Louis Auguste Blanqui, el veterano revolucionario, y sus seguidores tomaron el Hotel de Ville el 31 de octubre y crearon un Comité de Seguridad Pública.

Blanqui tenía una gran influencia entre la izquierda y los activistas obreros de París y era respetado por su valor. Sin embargo, el “blanquismo” era una ideología socialista utópica, que sostenía que los grupos secretos de conspiradores podían sustituir a la acción de masas de los trabajadores. La mayoría de los trabajadores aún no estaba preparada para levantarse contra el Gobierno provisional y la insurrección fue inoportuna y aislada.

 

La lucha de clases

El terrible asedio a la ciudad continuó, pero también la lucha de clases y la represión estatal. A finales de enero de 1871, las tropas gubernamentales disparan contra los manifestantes frente al Hotel de Ville. Poco después, el GND hizo por fin lo que llevaba tiempo planeando y anunció que estaba dispuesto a rendirse ante el líder militar prusiano, Otto von Bismarck. Los prusianos insistieron en establecer concesiones draconianas, incluyendo la pérdida de dos territorios, Alsacia y Lorena Oriental, y enormes reparaciones de guerra.

En las elecciones de febrero, el reaccionario Adolphe Thiers dirigió una nueva asamblea nacional repleta de monárquicos y reaccionarios rurales. La asamblea se enemistó con los trabajadores y pequeños empresarios parisinos al amenazar con cancelar los salarios de muchos guardias nacionales y exigir el pago inmediato de los alquileres atrasados y de todas las deudas. Esta amenaza de quiebra, junto con el peligro de una restauración monárquica y las represalias prusianas, provocó una nueva radicalización entre las capas pobres y medias de la sociedad.

Cuando un comité central de la Federación de Guardias Nacionales fue elegido democráticamente, Thiers decidió poner fin al emergente gobierno alternativo. Envió 20.000 soldados franceses para capturar los estratégicos cañones de Montmartre, sobre la ciudad de Paris. Sin embargo, las tropas desobedecieron las órdenes de disparar contra grandes multitudes de trabajadores y ejecutaron a dos generales.

Este era precisamente el momento para que la Guardia Nacional pasara a la ofensiva. Thiers y su gobierno habían huido de París a Versalles. El ejército se estaba desintegrando según las líneas de clase. Pero el comité central, dominado por figuras conservadoras y dilatorias y sin un programa socialista claro ni una táctica y estrategia elaboradas, no consiguió ganarse a las tropas en retirada ni acabar con la resistencia en Versalles.

Guardias nacionales en una barricada de Belleville

Los dirigentes de la Guardia Nacional organizaron elecciones a la comuna, basadas en el sufragio universal masculino en cada localidad, que vieron la luz el 26 de marzo. La comuna, o municipio de la ciudad, recordaba a la comuna formada durante la Revolución Francesa, en 1792, que se consideraba un órgano de control popular.

Los miembros de la comuna de 1871 eran elegidos y podían ser revocados en cualquier momento. Casi la mitad de los miembros elegidos eran trabajadores cualificados, mientras que entre los demás había médicos radicales de clase media, contables y periodistas. Karl Marx comentó: “Esta fue la primera revolución en la que se reconoció abiertamente a la clase obrera como la única clase capaz de tener iniciativa social…”

La comuna de 90 miembros estaba formada por varios republicanos de izquierda, pero también por un número importante de miembros de la Asociación Internacional de Trabajadores, la Primera Internacional.

 

Proudhon

Además de los blanquistas, había seguidores de Pierre Joseph Proudhon. Proudhon se opone a la gran empresa y aboga por la pequeña propiedad, las cooperativas populares y los bancos de cambio. De este modo, los trabajadores “adquirirían los medios de producción” y podrían operar en un “mercado justo”.

En el seno de la Primera Internacional, Karl Marx luchó contra las ideas anarquistas de Proudhon y la ilusión de que el capitalismo podía ser derrocado mediante reformas. Proudhon no entendía el papel histórico de la clase obrera en la abolición del capitalismo -por su tamaño, fuerza y conciencia colectiva- y rechazaba el gobierno democrático de la clase obrera en la transición al socialismo y a una sociedad sin clases.

A pesar de los límites y la confusión de los dirigentes de las comunas, se decretaron reformas sociales y económicas de gran alcance. El ejército de reclutas fue abolido y sustituido por la guardia nacional de ciudadanos armados. Se limitaron los salarios de los comuneros para evitar el arribismo y la burocracia. El internacionalismo inherente a los comuneros quedó reflejado en el lema popular: “la bandera de la Comuna es la bandera de la República mundial”.

La Iglesia y el Estado se separaron, la religión ya no se enseñaría en las escuelas y se abolió la propiedad eclesiástica.

Las reformas económicas incluyen la abolición de las tarjetas de registro de los trabajadores y el trabajo nocturno de los panaderos. Se cerraron las casas de empeño. Se cancelaron las deudas durante un tiempo. Las fábricas abandonadas por sus propietarios que huyen serían tomadas por las asociaciones de trabajadores como sociedades cooperativas. Se espera organizar los centros de trabajo en un “gran sindicato”.

Sin embargo, la revolución se detuvo a mitad de camino. Sectores decisivos de la economía quedaron intactos. Los dirigentes comunales no consiguen nacionalizar el Banco de Francia. Tampoco introdujeron la jornada laboral de ocho horas, como primer paso para que los trabajadores tuvieran tiempo de empezar a participar en la gestión de una nueva sociedad.

Así las cosas, la comuna tuvo poco tiempo para poner en práctica sus políticas. Aterrorizadas por la posibilidad de que la revolución se extendiera por toda Francia y Europa, las clases dominantes francesa y prusiana se unieron ahora contra su enemigo común: el pueblo trabajador sublevado.

El ejército francés sitió París con un bombardeo continuo. Thiers fingió su deseo de negociar para ganar tiempo y preparar su asalto final. Ante esta embestida, los dirigentes comunales subestimaron al enemigo de clase y adoptaron una actitud defensiva.

 

Masacres

Tras algunas fuertes pérdidas a principios de abril, el ejército francés, al que el ejército prusiano de ocupación dio vía libre, entró finalmente en París el 21 de mayo. Se produjeron ocho días de terribles masacres.

Unos 30.000 hombres, mujeres y niños fueron asesinados, 38.000 fueron encarcelados y hasta 15.000 deportados. Thiers estaba decidido a destruir físicamente a los sectores más avanzados de la clase obrera y a borrar la memoria viva de la comuna.

Con respecto a esto último, Thiers y la clase dominante capitalista fracasaron por completo. Marx y Friedrich Engels estudiaron con gran detalle la dinámica de la comuna -un “nuevo punto de partida de importancia mundial”- señalando que la clase obrera, al llegar al poder, no podía confiar en el aparato estatal capitalista y que tendría que derrotarlo y crear el suyo propio.

Lenin y León Trotsky, líderes de la exitosa revolución rusa de 1917, concluyeron que, por encima de todo, la comuna de París fracasó porque carecía de un partido revolucionario de la clase obrera. Un partido así echa raíces profundas entre la clase obrera y la juventud y, estudiando las lecciones de los movimientos internacionales, se prepara de antemano para la lucha por el poder.

Hoy en día, la clase obrera es inestimablemente más fuerte en Francia, Europa y a nivel internacional de lo que era en 1871 o 1917. El derrocamiento de Ben Ali y Mubarak en Túnez y Egipto en 2011 se logró con la intervención decisiva de la clase obrera.

Pero estas revoluciones, hasta ahora, sólo han cumplido una parte de sus objetivos, sin garantizar derechos democráticos reales y duraderos ni conseguir cambios económicos y sociales fundamentales. [En el caso de Egipto, la reacción pudo esperar su tiempo y planificar la venganza, lo que se debió en última instancia a la falta de la alternativa de un partido revolucionario de masas de la clase obrera con un programa socialista que esté preparado no sólo para tomar el poder sino para derrocar el capitalismo. El ejército fue capaz de llevar a cabo una sangrienta contrarrevolución, matando y encarcelando a miles de personas, y el principal carnicero de las masas, el general Sisi, sigue en el poder].

Al igual que con la heroica comuna de París, la construcción de organizaciones masivas e independientes de la clase obrera, armadas con políticas socialistas, es vital para hacer realidad las aspiraciones de los trabajadores en el Norte de África y Oriente Medio y en todo el mundo.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here