Inicio Análisis y Perspectivas En una época de confusión capitalista, sólo el socialismo puede ofrecer un...

En una época de confusión capitalista, sólo el socialismo puede ofrecer un futuro a la humanidad

624
0
Compartir

[Imagen: Masivas protestas en Myanmar, el 9 de febrero de 2021, contra el sangriento golpe militar]

Comité por una Internacional de los Trabajadores, CIT.

1.       Un año después de la pandemia de Covid-19 – con más de tres millones de muertos, incluyendo un millón en América Latina – el capitalismo global se ha sumido en una serie de múltiples crisis interconectadas: sanitaria, económica, política, social, geopolítica y medioambiental. A pesar de introducir paquetes de estímulo masivo y otras medidas – especialmente en las principales potencias imperialistas – el capitalismo no ha logrado restablecer su equilibrio.

2.       La década de 2020 va a ser una década de desarrollos explosivos y convulsiones en todos los países. No hay ningún país en el que la agitación política y social no esté presente en un grado u otro. La velocidad vertiginosa con la que se desarrollan los acontecimientos es una característica de la era en la que hemos entrado. El capitalismo se encuentra en su crisis más profunda desde los años 30, con cambios cruciales en la situación mundial y en la economía, en la que están presentes muchas incertidumbres. Las clases capitalistas se verán enfrentadas a la gestión de la crisis, pasando a tropezones de una crisis a otra. A la inversa, la clase obrera y los revolucionarios se enfrentan a la tarea de reconstruir el movimiento obrero – construyendo sindicatos combativos, construyendo partidos de masas y partidos revolucionarios para resolver la crisis de liderazgo que existe actualmente. Esta es ahora una tarea urgente dado el carácter distópico del capitalismo moderno en su prolongada agonía.

3.       La crisis sanitaria mundial está lejos de haber terminado, a pesar del importante despliegue de vacunas en algunos países como el Reino Unido, EE.UU. e Israel, que es probable que traiga algún respiro. Sin embargo, la situación catastrófica que se está produciendo, especialmente en Brasil e India y en algunos otros países, junto con la probable aparición de nuevas variantes, significa que, de una forma u otra, la pandemia del Covid-19 no terminará globalmente a corto plazo. La espantosa situación que se vive en India y Brasil tendrá consecuencias internacionales. La devastación que se está produciendo en ambos países se ha comparado con el desencadenamiento de una reacción nuclear en cadena. Las políticas de Modi y Bolsonaro han provocado una matanza masiva de cientos de miles de personas en ambos países.

4.       Las masas e incluso la clase dominante, están pagando el precio de las desastrosas políticas aplicadas por gente como Bolsonaro, Modi o Trump antes de la victoria de Biden. En estos países las clases capitalistas perdieron el control de la dirección política, una característica que también se ha dado a nivel global. Refleja la desintegración de algunos de los partidos políticos tradicionales del capitalismo. A nivel internacional, las clases capitalistas en general se enfrentan a «vivir con el virus» y a intentar contenerlo. Esto, junto con la profundización de la crisis medioambiental, repercutirá en la economía y en las condiciones sociales de las masas. Las «guerras de las vacunas» que han tenido lugar en la Unión Europea (UE), la India, hasta cierto punto los EE.UU., y en otros lugares han revelado crudamente la naturaleza de la sociedad capitalista. Las grandes empresas farmacéuticas implicadas ganan miles de millones a costa de los más pobres de la sociedad. La crisis en el despliegue de las vacunas en Europa ha supuesto un gran golpe político para la UE.

5.       Los explosivos acontecimientos en Estados Unidos, donde Trump intentó desesperadamente aferrarse al poder a través de un elemento de intento de golpe de Estado, fueron una ilustración gráfica del período en el que hemos entrado. Su amigo Bolsonaro puede intentar algo similar si, como parece probable en el momento de escribir este artículo, se enfrenta a la perspectiva de una derrota electoral en 2022.

Biden: lo que ofrece

6.       La victoria de Biden ha abierto un nuevo capítulo en la crisis del imperialismo estadounidense. Su victoria ya ha dado lugar a importantes cambios en la política nacional e internacional. El cambio de rumbo de Biden ha provocado un aumento del apoyo hacia él y dará lugar a un cierto período de luna de miel. Sin embargo, éste no durará indefinidamente, ya que su programa no resolverá la polarización social y de clase subyacente que se ha abierto en la sociedad estadounidense. La economía todavía está a 10 millones de puestos de trabajo de su peak pre-pandémico. El 50% de los hogares que ganan menos de 35.000 dólares al año se han retrasado en el pago de la vivienda. El 25% afirma no tener suficiente comida.

7.       El paquete de estímulo de 1,9 billones de dólares, seguido de una propuesta de programa de inversión de 2 billones de dólares en proyectos de infraestructura, tendrá efecto y es muy popular en este momento. Biden propone ahora también un paquete adicional, el «Plan de las Familias Americanas», por valor de unos 1,8 billones de dólares. Según el New York Times, una madre soltera de un niño de tres años que gane el salario mínimo federal de unos 16.000 dólares anuales podría ganar 4.775 dólares con este proyecto de ley. Los trabajadores empleados en proyectos federales de infraestructuras cobrarán el salario mínimo de 15 dólares por hora.

8.       Sin embargo, como calcula el economista Nouriel Roubini: de los 1.400 dólares de pago directo enviados a los ciudadanos, sólo un tercio volverá a la economía debido a la deuda acumulada y a los atrasos en el pago de la vivienda. Por supuesto, esto reducirá la deuda, pero puede que no suponga un auge inmediato sustancial y duradero para la economía.

9.       Estos paquetes, junto con las declaraciones de Biden de apoyo a los sindicatos, incluyen importantes características similares al «New Deal» de Roosevelt que se aplicó entre 1933 y 1940. Biden, al igual que Roosevelt, espera que los líderes sindicales le apoyen tanto contra los republicanos como contra la izquierda y los trabajadores militantes. Según las encuestas, el 65% de la población estadounidense tiene una opinión favorable de los sindicatos. Esta cifra es superior al 45% que se registró tras la crisis de 2009. Al mismo tiempo, la afiliación sindical en general ha disminuido, lo que refleja la incapacidad de la burocracia sindical para aprovechar esta situación potencialmente favorable. Este es un panorama que existe en muchos otros países. La cuestión de construir grupos de oposición combativos en los sindicatos para oponerse a una burocracia atrincherada es una tarea crucial en esta época.

10.   En esta etapa los paquetes de Biden se quedan cortos respecto a lo que introdujo Roosevelt. Los paquetes propuestos por Biden, de aproximadamente 5 a 6 billones de dólares, se introducirán a lo largo de ocho años. Es mucho menor que el plan de Roosevelt, que a precios actuales sería del orden de 50 billones de dólares. El programa de infraestructuras de Biden consiste en gran medida en ampliar los proyectos existentes. Se pagará con un aumento del impuesto de corporaciones del 21% al 28% que ha provocado las protestas de algunos sectores de la clase dirigente. Sin embargo, incluso esto está muy por debajo de los niveles históricos de los impuesto corporativos posteriores a 1945, que a menudo superaban el 50%. Trump redujo la tasa al 21% desde el 35%, que es donde estaba bajo Obama. Sin embargo, estas medidas tendrán un efecto. Pueden ser seguidas por más paquetes de estímulo. La clase dirigente y Biden se han visto impulsados en esta dirección por la situación objetiva a la que se enfrentan.  Sin embargo, no resolverán la crisis subyacente que existe en la sociedad estadounidense y la polarización social que se ha abierto. Ni siquiera el New Deal de Roosevelt fue suficiente para preparar el camino hacia el enorme auge económico que siguió a la segunda guerra mundial. Ésta se desarrolló debido al programa de armamento masivo necesario durante la guerra y a la situación internacional que la siguió.

11.   La clase dominante en los EE.UU. se enfrentará a una nueva crisis política a medida que las ilusiones en Biden acaben disminuyendo y surjan nuevas luchas. La consolidación del dominio de Trump sobre el Partido Republicano muestra que sus fuerzas no han desaparecido a pesar de la derrota sufrida en las elecciones. Las propuestas en muchos estados por parte de los republicanos para recortar aún más el derecho al voto ilustran que la derecha se prepara para hacer un intento de retorno al poder. Pretenden ganar en las elecciones de mitad de mandato para preparar su regreso en 2024. También se están preparando para intentar bloquear algunos de los programas de Biden. Dependiendo de cómo se desarrollen los acontecimientos, la crisis en EE.UU. puede preparar el terreno para que Trump o un Trump marca 2 resurja y haga su regreso. El tiroteo de otro joven negro en Minneapolis, y los disturbios que desencadenó, ilustran las tensiones sociales combustibles que siguen existiendo.

La economía global: ¿qué sigue?

12.    La economía mundial se contrajo un 3,5% en 2020. En muchos países, incluidos los principales países imperialistas, la contracción fue incluso mayor. Esto fue así a pesar de los enormes paquetes de estímulo que se introdujeron y que globalmente ascendieron a 15 billones de dólares, lo que equivale al 17% de la economía mundial de 2020. Incluso esto fue insuficiente para «reiniciar» la economía, pero evitó un colapso total. Sin embargo, al menos un tercio de esto ha ido directamente a las grandes empresas. Sólo un tercio se ha entregado a las familias.

13.   Frente a esta crisis sin precedentes, las clases dirigentes se desprendieron aún más del neoliberalismo que había dominado la ideología económica y política sobre todo desde los años noventa. En su mayoría, volvieron a una forma de keynesianismo como lo hicieron en 2007/8, aunque no en la escala en que lo han hecho en esta crisis. El abandono del neoliberalismo de los años noventa y la reversión a los métodos keynesianos no significa que no se introduzcan la austeridad y las privatizaciones en algunos países, ya que la clase dirigente zigzaguea en su política dependiendo de la situación a la que se enfrenta en cada momento. Se puede introducir una combinación de ambos programas , keynesiano junto con ataques a las condiciones de las clases medias y trabajadoras.

14.   La magnitud del colapso que tuvo lugar en 2020 significa que inevitablemente se producirá una cierta recuperación, especialmente cuando las economías salgan del bloqueo. El régimen chino afirma que la economía creció un 18,3% en el primer trimestre de este año en comparación con el año pasado. También se está produciendo una reactivación de la economía estadounidense. Sin embargo, las estimaciones para China indican que es poco probable que este ritmo de crecimiento continúe y las estimaciones de crecimiento previstas para 2021 en su conjunto se han revisado a la baja hasta aproximadamente el 5%. Las tambaleantes recuperaciones que se están produciendo en algunos países no son, en su mayoría, suficientes para volver a la situación que existía incluso antes de la crisis de 2009. En general, es más probable que sean de corta duración antes de que estalle una nueva crisis. Existe un amplio debate y división entre los economistas y políticos burgueses sobre las políticas necesarias. Muchos comentaristas advierten sobre lo que depara el futuro.

15.   Además, con cualquier recuperación, la cuestión de quién se beneficia de ella es también una cuestión crucial. El enorme abismo entre los oligarcas ricos y la masa de la población se ha ampliado durante la pandemia. A nivel internacional se han creado 493 nuevos multimillonarios durante el año 2020, ¡205 de ellos en China! Se ha producido un aumento masivo de la monopolización de la economía mundial. 157 de las 200 entidades económicas más importantes que existen (medidas por sus ingresos) son corporaciones y no países. Empresas como Amazon, Walmart, Shell, etc. existen casi con algunas características de un Estado en su escala y en su funcionamiento. Los argumentos para que sean nacionalizadas y dirigidas democráticamente por la clase trabajadora como parte de un plan socialista, son hoy más fuertes que nunca.

16.   En cualquier recuperación, la característica que dominará en la mayoría de los países será la creación de nuevos puestos de trabajo en peores condiciones, junto con el estancamiento de los ingresos reales. Esto irá unido a la continuidad del desempleo para millones de personas, incluso en los Estados Unidos. La desesperada situación de los jóvenes será un rasgo crucial del próximo periodo. En España, el nivel oficial de desempleo juvenil es del 40% y fue un factor importante en los disturbios y protestas masivas que siguieron a la detención de Pablo Hásel, un rapero radical y muy popular. La situación desesperada de los jóvenes desempleados y la crisis de la educación es un cóctel explosivo que puede dar lugar a estallidos de grandes movimientos juveniles y de radicalización política en los próximos meses y años.

17.   La acumulación de una deuda global masiva durante esta crisis es un elemento crucial en la economía mundial. Es una bomba de relojería que puede desencadenar otra crisis financiera y/o económica. La deuda mundial superará los 300 billones de dólares en 2021. En 2020, seis países del mundo neocolonial incumplieron o reestructuraron los pagos de la deuda. A otros 46 se les permitió retrasar los reembolsos. Estas tiras adhesivas se desprenderán en el próximo período, provocando la probabilidad de una crisis fiscal en varios países. El impago de la deuda es una posibilidad en algunos países que tendrá importantes consecuencias políticas y económicas internacionales. En Argentina se está produciendo una importante crisis en el pago de la deuda, ya que se prepara para negociar el reembolso de su deuda de 50.000 millones de dólares. La exigencia del impago de la deuda, y la nacionalización de los bancos bajo el control democrático de los trabajadores, es un aspecto crucial del programa de los socialistas revolucionarios en el mundo neocolonial.

18.   La intensificación de las guerras comerciales y arancelarias que se desarrollaron durante el año 2020 sigue siendo un reflejo de la dramática agudización de los conflictos que se desarrollan entre las potencias capitalistas. Si estos se intensifican pueden debilitar o cortar cualquier recuperación inestable y efímera de muchos países o de la economía mundial.

19.   Otras inestabilidades en la economía mundial y en los mercados financieros también pueden agravar nuevas crisis. Una de las consecuencias de los paquetes de Biden ha sido el alza del dólar estadounidense. Esto ha tenido un efecto en el mundo neocolonial, encareciendo las importaciones y actuando como un factor que ha contribuido al aumento sustancial de la inflación en Brasil, Argentina y otros países. La perspectiva de que se desarrollen guerras de divisas en el próximo periodo también puede agravar los problemas de la economía mundial. El dólar estadounidense sigue siendo, con mucho, la moneda dominante en el mundo. En 1975, el 84,6% de las reservas se mantenían en dólares estadounidenses. En 2019, este porcentaje se redujo al 60,8%, pero volvió a aumentar en 2020 debido al descenso del comercio mundial. Este declive plantea las posibilidades de que estallen guerras de divisas en las que las monedas digitales pueden desempeñar un papel. El crecimiento de las monedas digitales, como el Bitcoin, puede contribuir a desequilibrar los mercados financieros mundiales. Coinbase entró recientemente en la bolsa de valores Nasdaq y se valoró en 99.900 millones de dólares, más que los bancos Lloyds y Barclays juntos. Aunque las «monedas» digitales han crecido, en este momento son más sintomáticas de la especulación maníaca (con fluctuaciones rapidísimas de precios y valor) de los inversores, principalmente, aunque no exclusivamente, más pequeños. Por esta razón, el economista capitalista Roubini tacha al Bitcoin de «shitcoin» («moneda de mierda»). La creación de una moneda digital en China es algo diferente a éstas, ya que está dirigida por el banco central chino. El gobierno británico está investigando la posibilidad de que el Banco de Inglaterra establezca también una moneda digital.  La Reserva Federal de EE.UU. ha mantenido conversaciones con Facebook sobre la posibilidad de que lance una. Estos acontecimientos apuntan a la perspectiva de que las monedas digitales se conviertan en un elemento más importante en las finanzas mundiales y en los mercados de divisas, lo que puede contribuir a una mayor inestabilidad. 

Biden – «Estados Unidos ha vuelto» – a un mundo en crisis

20.   Biden declaró que «América ha vuelto» a nivel internacional tras las políticas principalmente aislacionistas llevadas a cabo por Trump. Sin embargo, está «vuelta» es a una situación mundial totalmente cambiada, marcada por el fortalecimiento de China como potencia mundial, y la posición debilitada del imperialismo estadounidense. Mientras que el imperialismo estadounidense bajo Biden ya está «comprometiéndose» en la política internacional, no está en condiciones de establecerse por más tiempo como la potencia mundial indiscutible.  Su «compromiso» puede en realidad empeorar la situación. Se han comprometido más con la OTAN, la OMS y el Acuerdo de París sobre el medio ambiente. Aunque es posible que intenten llegar a un acuerdo con Irán, por ejemplo, al mismo tiempo Biden ha mantenido las sanciones y el boicot tanto a Cuba como a Venezuela.

21.   El fortalecimiento de China, que ahora representa el 18% de la producción mundial, inevitablemente ha dado lugar a un continuo enfrentamiento entre Biden en el gobierno, y China. El imperialismo estadounidense, continuando con su habitual hipocresía y doble moral, pretende agrupar una «alianza democrática» contra los regímenes «dictatoriales» de China y también de Rusia. Las agudas denuncias de Putin por parte de Biden reflejan las amargas tensiones subyacentes que existen. Sin embargo, el imperialismo estadounidense no está en condiciones de volver a su posición de superpotencia indiscutible.

22.   La tendencia a la desglobalización está llevando a los intentos de formar bloques comerciales regionales inestables y esferas de influencia. Se está presionando masivamente a los países más pequeños de Asia y América Latina para que se unan a uno u otro bando. En la «Asociación Económica Integral Regional» (RECEP) de Asia participan 15 países, entre ellos China, Australia, Nueva Zelanda y Japón, que representan el 30% de la población mundial. Los pasos para formar nuevos bloques se están dando ya que las antiguas estructuras regionales como la ASEAN o el ALBA apenas funcionan o están en diversos grados de crisis como la Unión Europea.

23.   La rápida expansión de la influencia China en América Latina, Oriente Medio y África, y también en el sur y el este de Europa, está creando tensiones y problemas en los intentos del imperialismo estadounidense de atraer a estos países y zonas a una alianza anti-china flexible. Se está ejerciendo una presión masiva sobre los países más pequeños para que «tomen partido» en la lucha por la influencia que se está desarrollando entre las principales potencias rivales. Sri Lanka se ha convertido en un campo de batalla entre China e India por la influencia debido a su importancia estratégica. Modi, en India, ha empezado a hacerse pasar por el campeón de los pueblos tamiles para intentar asegurarse una mayor influencia en el país. Occidente está cortejando a India, lo que se refleja en su invitación, junto con Corea del Sur y Australia, a la próxima reunión del G7. Biden pretende incluir al brutal régimen de Modi en su «Alianza Democrática». Asia, en particular, es un escenario explosivo en el desarrollo del conflicto entre las potencias en liza y también en relación con la lucha de clases.

24.   En los últimos años se ha producido un aumento masivo del gasto militar a nivel internacional. Sólo en 2020 se incrementó en un 2,6% para alcanzar aproximadamente 2 billones de dólares. El imperialismo estadounidense gasta ahora más de 740.000 millones de dólares en su presupuesto de defensa. Es probable que el gasto militar de China a finales de 2021 se acerque a los 208.000 millones de dólares.

25.   Las escaramuzas y conflictos regionales y locales que se están desarrollando tienen muchas características de la situación que se desarrolló en los enfrentamientos que estallaron en el período previo a la guerra mundial de 1914. Hay muchos puntos conflictivos. La situación en el Mar de China Meridional, reflejada en la reciente escaramuza en la que participaron China y Filipinas, junto con el despliegue de buques de guerra de los países de la UE y el Reino Unido, son indicativos de la creciente tensión en la zona. No se puede excluir un intercambio militar, por accidente o por diseño, en esta zona tan cargada de conflictos y de lucha por la influencia.

26.   Más recientemente, el gran despliegue militar en la frontera occidental de Rusia con Ucrania es una muestra más de las crecientes tensiones y conflictos que se desarrollarán en esta década.  Putin, que ahora ha retirado sus fuerzas, emprendió la acumulación de tropas en parte para desviar la atención en casa y en parte para afirmar que Rusia también es una potencia a nivel internacional. También fue una respuesta a la provocadora amenaza de ingreso de Ucrania en la OTAN, algo que no es probable que se acuerde a estas alturas. Las protestas que estallaron en Rusia a raíz de la detención de Alexi Navalny y el descenso del apoyo a Putin hacen prever el desarrollo de nuevos movimientos y explosiones sociales de oposición a Putin en una etapa determinada.

27.   Los choques en las relaciones interestatales que existen se reflejan también en la situación política que se ha desarrollado. Está marcada por la inestabilidad, la fragmentación, las escisiones y las divisiones en todos los países. No hay ningún país en el que la clase capitalista gobierne sobre una base estable o tranquila. La perspectiva de que Israel se enfrente a unas quintas elecciones generales en un plazo de tres años lo ilustra. También lo hace la crisis que se ha abierto en el régimen jordano -antes considerado el más sólido y estable del mundo árabe-.

Trump, Modi y Bolsonaro

28.   Uno de los rasgos del período reciente han sido las crisis que han sacudido a algunos de los regímenes populistas de derecha más brutales y que han revelado los límites de la reacción. Trump fue derrotado tras un intento de aferrarse al poder que implicó un elemento de intento de golpe de Estado. Ahora, con la pérdida de su amigo en EE.UU., el régimen autoritario de extrema derecha de Jair Bolsonaro en Brasil está sumido en una crisis masiva. La calamitosa gestión de la pandemia por parte de Bolsonaro le ha llevado a ser acusado de genocidio en todo el país. Ha amenazado con retener los fondos federales a los estados que introduzcan medidas de confinamiento. El estado de colapso se refleja en el uso de monedas locales en algunas ciudades o pueblos. El colapso del nivel de vida y la explosión de la pobreza desesperada se reflejan en que seis de cada diez hogares no tienen suficiente comida durante la semana. Ante el temor de la creciente oposición, y la amenaza de ser barrido por el líder del ‘Partido de los Trabajadores’, Lula; parece claro que Bolsonaro intentaba utilizar a las fuerzas armadas brasileñas como una guardia pretoriana para defenderlo.

29.   Al igual que Trump, Bolsonaro ha sido un desastre para la clase capitalista brasileña. Nunca fue su opción preferida de candidato. Sin embargo, su gobierno ha sido más catastrófico de lo que incluso ellos temían. La renuncia sin precedentes de los comandantes en jefe del ejército, la marina y la fuerza aérea que se opusieron a su intento de preparar el terreno para utilizar las fuerzas armadas para defenderlo, es una ilustración de hasta dónde ha llegado la crisis. Todos los sondeos de opinión apuntan hasta ahora a una clara victoria de Lula en una contienda contra Bolsonaro. La mayoría apunta a más del 50% para Lula y alrededor del 30% para Bolsonaro. Aunque algunos trabajadores y jóvenes son escépticos con respecto a Lula, cuando se le compara con Bolsonaro se le ve como la única alternativa. La burguesía espera utilizar una presidencia de Lula para tratar de estabilizar la situación y evitar que se descontrole.  No se puede excluir que Bolsonaro intente dar más pasos para movilizar la base de apoyo que todavía tiene entre los sectores de los militares para tratar de aferrarse al poder. Este hecho provocaría un gran revuelo y una explosión social masiva. Sin embargo, estos acontecimientos ilustran, junto con los disturbios en la India, los límites de la reacción.

30.   En la India, Modi ha llevado a cabo una despiadada campaña nacionalista hindú azuzando los sentimientos antimusulmanes y promulgando una brutal represión. Los devastadores horrores de la pandemia del Covid-19, y la magnitud de la matanza que está causando en todo el país, son una consecuencia directa de las políticas de Modi. Esto puede tener un efecto político devastador en todo el país y socavar y debilitar a Modi en el próximo periodo, amenazando posiblemente su gobierno. Ya se ha enfrentado a una enorme huelga general de 250 millones de personas en 2020 y al movimiento en curso de los agricultores. Al igual que en otros movimientos de masas, la «izquierda» oficial en la forma de los Partidos Comunistas de la India no proporcionó el liderazgo necesario para hacer avanzar el movimiento, sino que lo frenó. El hecho de que no hayan ofrecido una alternativa independiente combativa de la clase trabajadora y los pobres significa que las protestas masivas contra el gobierno pueden no reflejarse electoralmente. Incluso es posible que el Bharatiya Janta Party de Modi se convierta en el mayor partido en las elecciones de Bengala Occidental, un antiguo bastión de los partidos comunistas.     

Levantamientos múltiples: ¿cuales son las lecciones y qué sigue? 

31.   Las múltiples crisis que han tenido lugar durante la pandemia han ido acompañadas de múltiples levantamientos o movimientos de masas en una serie de países: Ecuador, Chile, Bolivia, Bielorrusia, Haití, Senegal, Irak, Líbano, Hong Kong, Tailandia, Nigeria y el movimiento Black Lives Matter en Estados Unidos y Gran Bretaña, por nombrar algunos.

32.   Los dramáticos acontecimientos que tuvieron lugar en Myanmar tras el golpe militar fueron, en muchos aspectos, los que más lejos llegaron y plantearon todas las cuestiones centrales de la revolución, la contrarrevolución y la insurrección. El movimiento de masas adquirió rasgos heroicos y se enfrentó a una brutal represión por parte de los militares. Un elemento del aplastamiento del movimiento en la plaza de Tiananmen de China está presente en la sangrienta respuesta de los generales.

33.   Se planteó con crudeza la necesidad de crear comités de acción y defensa democráticos para organizar la lucha. Dichas asambleas eran necesarias para tomar medidas para organizar el suministro de alimentos, la comunicación, la propaganda y, en particular, para formar comités de defensa como paso para establecer una milicia armada. Estos pasos eran necesarios para preparar el camino de las movilizaciones de masas y de una huelga general que condujera a una insurrección armada. Para organizar una insurrección y establecer un gobierno de trabajadores y pobres, y no apoyarse en los opositores burgueses de los militares, era crucial una estrategia y una táctica para arrebatar las armas al ejército y a la policía y dividirlos. Un partido de la clase obrera con un programa socialista revolucionario era esencial para que este movimiento tuviera éxito.

34.   La ausencia de las fuerzas conscientemente organizadas de la clase obrera y de los pobres junto con un partido de este tipo ha hecho que los movimientos que han estallado se desgasten, se agoten o sean derrotados. La perspectiva de la guerra civil, la división y la desintegración es una seria amenaza en Myanmar en los próximos meses.

35.   Estos movimientos han demostrado una resistencia heroica y un odio acérrimo hacia los regímenes gobernantes, los ricos, los partidos políticos establecidos e incluso el sistema capitalista. Sin embargo, todavía no se ha desarrollado una conciencia política socialista completa. La idea de una «revolución» contra los regímenes existentes era muy popular en muchos de estos movimientos, pero la idea del socialismo como alternativa al capitalismo no estaba presente entre la masa de participantes. Sin embargo, como han demostrado las recientes revueltas en el Líbano, pueden surgir rápidamente nuevos levantamientos y explosiones sociales. En los casos en que los regímenes existentes se han impuesto, o los nuevos gobiernos burgueses han tomado el poder, no lo han hecho sobre una base estable. En general, los movimientos que han tenido lugar no han sufrido una derrota sangrienta y aplastante.

36.   Estos acontecimientos son un ensayo general de levantamientos sociales aún más grandes que pueden tener lugar en el próximo período. La revolución rusa derrotada en 1905 demostró ser una preparación para el éxito en 1917. Un elemento de eso está presente en los movimientos que hemos presenciado en el período reciente. La diferencia crucial fue que en 1905 fue la clase obrera la que se puso claramente a la cabeza del movimiento y desarrolló la formación de los soviets. Este no ha sido el caso en los recientes levantamientos. Sin embargo, pueden preparar el camino para tales desarrollos en el futuro. La situación social, política y económica que existe en muchos países es tal que pueden desarrollarse situaciones revolucionarias o prerrevolucionarias en el transcurso de esta crisis. La situación social, política y económica de Turquía la convierte en un candidato para este tipo de explosión social. Durante estos acontecimientos pueden surgir nuevas formas de organización por parte de las masas. Los revolucionarios deben estar preparados para ello y no buscar una simple repetición de lo que ha ocurrido en anteriores movimientos revolucionarios. En tales acontecimientos, incluso los pequeños grupos socialistas revolucionarios con el programa, las consignas y las tácticas correctas pueden tener un impacto y dar grandes pasos adelante.

37.   Estos procesos pueden tener lugar tanto en los países capitalistas industrializados como en el mundo neocolonial. En China, con su enorme clase obrera industrial, también pueden producirse grandes movimientos que tendrán consecuencias decisivas a nivel mundial. Éstos podrían desencadenarse si el crecimiento en China se viera cortado y revertido. Sin embargo, otros acontecimientos, aparte de una recesión económica, también pueden desencadenar revueltas sociales. Nos encontramos con rasgos de revolución y contrarrevolución existentes a nivel internacional de forma pronunciada y cada vez más brutal. Las revueltas que han sacudido a Estados Unidos, Brasil, India y otros países son una muestra de ello.

38.   La polarización social y el recurso a formas de gobierno más autoritarias, incluidas las formas de regímenes bonapartistas parlamentarios, en los países imperialistas industrializados y en el mundo neocolonial reflejan que las viejas formas de gobernar no se adaptan a la explosiva situación social y política presente en la mayoría de los países. La defensa de los derechos democráticos es una parte vital del programa de la clase obrera y de los socialistas.

39.   Es importante reconocer la velocidad a la que pueden cambiar los acontecimientos. Esto se ha ilustrado durante las recientes elecciones en Perú. En los últimos doce meses han caído tres presidentes. En las recientes elecciones, el líder fue Pedro Castillo. Él y su partido, Perú Libre, que se declara marxista, salieron de la nada para ganar la mayor parte de los votos, aunque es poco probable que ganen la segunda vuelta. El partido surgió de una amarga huelga de los maestros que Castillo lideró.

Europa – Alemania, una crisis histórica

40.   En Europa, el dramático cambio de suerte de Merkel y su gobierno es extremadamente duro. Presentado como un éxito en la gestión de la pandemia, ahora se han abierto una serie de importantes divisiones al conocerse el descalabro en la gestión de la vacuna y el aumento de casos y muertes por Covid-19. Esto ha provocado un profundo malestar y un cuestionamiento de los gobiernos a todos los niveles sobre la forma de dirigir el país. Han estallado enfrentamientos abiertos entre el gobierno federal y los gobiernos estatales locales. Se han abierto divisiones en la alianza gobernante CDU/CSU, y dentro de la CDU. El apoyo a la CDU se ha desplomado y los Verdes se perfilan como los grandes vencedores en esta etapa. Los Verdes esperan estar en el gobierno federal, posiblemente como el mayor socio de la coalición tras las elecciones de septiembre. Aunque algunas encuestas recientes muestran que son el partido más grande y pueden tener la posibilidad de formar una coalición con el Partido Socialdemócrata (SPD) y La Izquierda (Die Linke), los Verdes mantienen sus opciones abiertas. Los Verdes ya están en el gobierno en 11 de los 16 estados federados con casi todos los partidos en diferentes estados: SPD, CDU, Die Linke y el FDP. Es un caso de «estos son mis principios, si no te gustan los cambiaré». En Baden-Wurtemberg, los Verdes propusieron rápidamente continuar su coalición con la CDU, a pesar de tener la posibilidad de formar una mayoría con el SPD. La composición exacta del próximo gobierno sigue abierta en este momento. Sin embargo, junto con importantes movimientos sociales como la campaña berlinesa a gran escala por la expropiación de las empresas inmobiliarias y las protestas espontáneas en Berlín contra el levantamiento de los topes de los alquileres, ha comenzado en Alemania la peor crisis desde el final de la segunda guerra mundial. Se trata de la antesala de un nuevo periodo de crisis económica y abre un nuevo capítulo para la potencia de la Unión Europea.

41.   La continua impopularidad del arrogante Macron en Francia se ha visto reforzada por la naturaleza de las medidas de cuarentena, incluida la introducción de un toque de queda. Esto se produce en un contexto de importantes protestas y huelgas. Sin embargo, la ausencia de una alternativa combativa y coherente de la izquierda significa que es posible que Le Pen gane la presidencia. Esto sería sin duda un shock para grandes sectores de la población, pero seguramente provocaría una reacción. Esto ilustra que la amenaza de la extrema derecha y la derecha populista sigue existiendo en muchos países. El crecimiento de los éxitos electorales de VOX en España, los Fratelli d’Italia en Italia y AfD en Alemania, entre otros, son ejemplos de ello. Incluso cuando estos partidos sufren escisiones y posibles divisiones como la AfD en Alemania, pueden resurgir de forma diferente.

42.   En este periodo de fragmentación e inestabilidad, las elecciones representan menos una indicación de cuál es la verdadera situación social y política subyacente. Los políticos y los partidos elegidos un día pueden convertirse en detestados y odiados en cuestión de días o semanas, tal es la volatilidad de la situación existente. A pesar de la catastrófica gestión de la pandemia del Covid-19 por parte de Johnson en Gran Bretaña, el éxito de la vacuna, y el patético papel del líder laborista Starmer, hacen que los tories vayan por delante en las encuestas de opinión y posiblemente salgan reforzados en las elecciones locales. También es posible que el gobierno salga muy perjudicado por la serie de revelaciones de corrupción que implican a Johnson, a los ministros del gobierno y al ex primer ministro David Cameron. Sin embargo, si Johnson sale beneficiado electoralmente, esto no será un reflejo de la situación social real y de la enorme polarización de clases que existe. Ésta puede estallar en cualquier momento, como han demostrado las recientes protestas y los contraataques de la policía.

43.   En toda Europa y en todos los continentes existe una hirviente amargura. En los países capitalistas avanzados, la pobreza, la falta de vivienda, el uso masivo de los bancos de alimentos por parte de quienes no tienen recursos para comprar comida suficiente y los ataques a las condiciones de trabajo están preparando el terreno para las revueltas sociales masivas.

La «izquierda» en una época de crisis capitalista: La necesidad de una alternativa socialista revolucionaria

44.   En el momento de la mayor crisis a la que se enfrenta el capitalismo global desde la década de 1930, la «izquierda» -tanto los partidos comunistas tradicionales establecidos como las nuevas formaciones como PODEMOS, Francia Insumisa, Die Linke, el Bloque de la izquierda, los Corbynistas- se han revelado inadecuados para su propósito. Se ha producido un nuevo colapso político e ideológico ante esta gigantesca crisis global. Die Linke está estudiando la posibilidad de entrar en coalición y está involucrado en una lucha de facciones a tres bandas, sin defender una posición socialista de izquierda coherente. En Francia, Mélenchon, aunque articula algunas ideas de izquierda radical, se niega a construir un partido, quiere un movimiento amplio y adopta una postura nacionalista. Después de haber entrado en el gobierno con el Partido Socialista (PSOE), el líder de PODEMOS, Pablo Iglesias, ha renunciado a él para intentar dirigir el parlamento regional de Madrid sin ofrecer ninguna alternativa política. Los Corbynistas no han ofrecido ningún desafío efectivo a la contrarrevolución que Starmer ha llevado a cabo en el Partido Laborista. Alexandria Ocasio-Cortez en EEUU ha atacado a cualquiera que critique a Biden por hacerlo desde una posición de «privilegio». En el mundo neocolonial está en marcha el mismo proceso. En la India los Partidos Comunistas han fracasado en liderar el movimiento y han sucumbido a las presiones del «mal menor» sin una posición de clase independiente. Esta es una cuestión crucial en muchos países, especialmente en aquellos gobernados por fuerzas populistas de derechas. Es una cuestión importante en la India, Brasil y está surgiendo en Chile en torno a la idea de «todos unidos contra Piñera» y la idea de un «gobierno provisional». Es importante que los socialistas revolucionarios tengan en cuenta hábilmente el estado de ánimo de la unidad para derrotar a la derecha, pero también defiendan la necesidad de que la clase obrera defienda su independencia política y su programa como la mejor manera de derrotar a la derecha, no depositando ninguna confianza en los supuestos sectores «progresistas» de la clase capitalista. 

45.   El futuro de todas estas fuerzas políticas de izquierda está en entredicho. Es posible que a partir de secciones de ellas se empiecen a formar nuevas organizaciones o partidos. Alternativamente, podrían surgir nuevas fuerzas a partir de nuevas luchas y revueltas de la clase obrera, como parece ser en parte el caso de Perú, con «Perú Libre». Estos nuevos partidos no serán puros ni estarán totalmente definidos en el proceso de su construcción. Es importante que los marxistas y el CIT estén preparados para varias posibilidades en el proceso de construcción de nuevos partidos de la clase obrera. Iniciativas como el TUSC en Inglaterra, Gales y Escocia o el SPN en Nigeria pueden ser un paso en el camino en esa dirección. La cuestión crucial es plantear con valentía la necesidad de construir partidos de la clase obrera y, al mismo tiempo, construir partidos y grupos con un programa revolucionario.

46.   Esto es parte del reto que tiene la clase obrera a nivel internacional, junto con los revolucionarios, para reconstruir los partidos y organizaciones de la clase obrera.

Oponerse a la opresión nacional

47.   Un aspecto crucial de esta crisis es que la cuestión nacional ha surgido de forma más pronunciada y aguda, como se ha demostrado recientemente en Irlanda, Cataluña, Escocia, Nigeria y otros países. En Nigeria se encuentra en un nivel mucho más profundo que implica levantamientos y enfrentamientos armados.

48.    El CIT defiende los derechos democráticos de todos los pueblos oprimidos y el derecho a la autodeterminación, la unidad de la clase obrera y el internacionalismo. Cuando es apropiado, el CIT apoya la lucha por la independencia y la vincula con la necesidad del socialismo y la unidad de los trabajadores, por ejemplo en Escocia y Cataluña.  Sin embargo, cada cuestión tiene sus propias características y es muy específica. El apoyo a la independencia entre las diferentes nacionalidades y grupos étnicos no es fijo y puede fluir en cada situación. Aunque no al mismo nivel que Escocia, también se ha producido un aumento del apoyo a la independencia en Gales, especialmente entre los jóvenes. El capitalismo es incapaz de resolver la cuestión nacional y otras formas de opresión. Por lo tanto, es esencial vincular la lucha contra la opresión nacional y étnica a la lucha por el socialismo y la unidad de los trabajadores.

Por una alternativa socialista al capitalismo

49.   La profundidad de la crisis que se está desarrollando actualmente está llevando a elementos crecientes de desintegración social y barbarie, especialmente en Asia, África y América Latina, debido a la ausencia de una alternativa socialista de masas. La brutal guerra en Etiopía, los enfrentamientos étnicos y los secuestros en Nigeria, y las devastadoras guerras de la droga que se libran en México, donde los cárteles de la droga funcionan como una máquina estatal rival en algunas ciudades y estados, son todos ellos un indicio de la putrefacción del sistema del capitalismo y el latifundismo. La necesidad de una alternativa socialista como única solución a la pandemia de la pobreza, la guerra y el conflicto es hoy mayor que nunca. Una solución global a las crisis pandémicas, medioambientales, económicas y sociales que se abaten sobre las espaldas de la humanidad es la única manera de resolver estas cuestiones candentes. Es la única manera de aplicar plenamente los espectaculares avances científicos y técnicos que se están produciendo. Para ello es necesario acabar con el sistema del capitalismo monopolista. Hay que sustituirlo por la planificación democrática y la propiedad pública de las fuerzas productivas por parte de la clase trabajadora para empezar a construir una alternativa socialista. El único futuro para la humanidad por el que el CIT se compromete a luchar.          

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here