Inicio Internacional Israel bombardea Gaza tras semanas de represión policial contra los palestinos

Israel bombardea Gaza tras semanas de represión policial contra los palestinos

175
0
Compartir

Las semanas de represión y brutalidad policial israelí contra las concentraciones y protestas palestinas en el oriente de Jerusalén, han dado lugar a una nueva ronda de escalada en el conflicto.

 

Comité por una Internacional de los Trabajadores, CIT.

Socialist Party, CIT en Inglaterra y Gales.

 

En abril, las fuerzas de seguridad israelíes levantaron barreras para impedir que los palestinos se congregaran junto a la puerta de Damasco de la ciudad vieja, reuniones que son habituales durante el Ramadán. Esto provocó un estallido de protestas palestinas, que fueron respondidas con una fuerte represión. Los manifestantes pudieron celebrar una victoria cuando las barreras fueron retiradas posteriormente.

Al mismo tiempo, se produjeron protestas contra la amenaza de desalojo domiciliario por “limpieza étnica” de familias palestinas en la cercana Sheikh Jarrah. La policía y los servicios de seguridad israelíes también emplearon allí una espantosa brutalidad -incluidas granadas de aturdimiento- contra las protestas de jóvenes palestinos desarmados.

Después, el 10 de mayo, en medio de provocaciones nacionalistas israelíes de derechas -incluidos los intentos de celebrar los actos del “Día de Jerusalén” que anualmente “celebran” la toma de Jerusalén oriental en 1967-, la policía disparó balas de goma, granadas de aturdimiento y gases lacrimógenos contra cientos de palestinos en el recinto de la mezquita de Al Aqsa, causando graves lesiones.

Esta escandalosa escalada -en el tercer lugar más sagrado del Islam y en la última semana del Ramadán- inflamó aún más la ira en Jerusalén oriental, Cisjordania, Gaza y otros lugares.

En respuesta, las fuerzas de derecha de Hamás y otras milicias palestinas dispararon una nueva ronda de cohetes y globos incendiarios contra Israel. Fue la “excusa” que aprovechó el gobierno provisional israelí de Benjamín Netanyahu para lanzar ataques con misiles de alta tecnología sobre Gaza, que mataron a más de 20 personas, entre ellas niños.

Las autoridades israelíes atribuyeron algunas de esas muertes a un supuesto fallo de tiro de un cohete de Hamás. Aunque esto no se puede descartar, pocos lo creerán dada la enorme disparidad entre la potencia de fuego militar de Israel y los cohetes de relativamente baja tecnología de Hamás, y también al recordar el terrible número de muertos palestinos en anteriores guerras contra Gaza.

 

Netanyahu

Un antecedente importante de estos acontecimientos es la incapacidad de Netanyahu para formar un nuevo gobierno de coalición tras no lograr la mayoría en cada una de las cuatro elecciones generales israelíes sucesivas. Su partido, el Likud, y los partidos aliados de la derecha y la extrema derecha no dejan de desestabilizar las relaciones nacionales para adaptarse a su agenda de presentarse como los más firmes defensores de la “ley y el orden”.

Por ejemplo, el 10 de mayo, el jefe del partido religioso sionista, Bezalel Smotrich, visitó provocativamente Sheikh Jarrah y pidió medidas aún más duras contra los manifestantes palestinos. Dijo de forma contundente: “Debemos formar un gobierno estable que aclare quién manda en el Estado de Israel”.

Policías israelíes disparan bombas lacrimógenas y perdigones a población palestina

Independientemente de que esta ronda de conflictos se calme por un tiempo o se incremente aún más, la ira entre los jóvenes palestinos seguirá siendo alta y es inevitable que se produzcan más explosiones.

Además de la brutal ocupación militar, sufren altos niveles de desempleo, pobreza y falta de servicios. Ninguno de los partidos pro-capitalistas con base en Palestina puede mejorar sus vidas en ninguno de estos aspectos, ni mucho menos acabar con este sufrimiento. Y la llamada “comunidad internacional” de las potencias capitalistas también ha demostrado su bancarrota en lo que respecta a un camino a seguir.

 

Socialismo

Los cohetes y los atentados “terroristas” individuales muestran la desesperación, pero no son la respuesta. Sólo provocan una mayor represión y alienan a la clase trabajadora judía israelí, a la que hay que ganar para una solución socialista de derechos nacionales y niveles de vida decentes para ambos lados de la división.

La seguridad para la población judía no se conseguirá por medios militares, ni tampoco buscando otra solución en cualquiera de los otros partidos  políticos pro-capitalistas israelíes. Los trabajadores judíos israelíes -junto con los palestinos entre los que viven y trabajan- tendrán que construir su propio partido, completamente independiente de los intereses capitalistas.

Para los palestinos de los territorios ocupados, una tarea urgente es el desarrollo de comités locales dirigidos democráticamente para organizar acciones y defensa. No pueden recurrir a Al Fatah o a Hamás, que no tienen respuestas. Dichos comités podrían aprovechar los recientes éxitos logrados por las protestas masivas, siendo los dos últimos el aplazamiento de una vista judicial que perseguía los desalojos de viviendas y la cancelación de la marcha del Día de Jerusalén que pretendía atravesar la ciudad vieja.

Los comités democráticos, unidos entre sí, serían pasos preliminares importantes hacia la construcción de un partido de masas, independiente y dirigido por la clase trabajadora en las zonas palestinas.

Con los partidos obreros, palestinos e israelíes, adoptando un programa para una Palestina socialista junto a un Israel socialista -como parte de una confederación socialista de Oriente Medio- se podría poner fin a la pesadilla capitalista de ciclos de muerte y destrucción.

¡Detener los ataques con misiles del ejército israelí en Gaza!

¡No más fuerza brutal contra los palestinos que defienden sus hogares y lugares religiosos!

Detener los desalojos de familias palestinas.

Por comités de acción y defensa organizados democráticamente en las comunidades palestinas.

Por la retirada inmediata del ejército israelí de los territorios ocupados.

Por una lucha masiva de los palestinos, bajo su propio control democrático, para luchar por una auténtica liberación nacional.

Por organizaciones obreras independientes en Palestina e Israel.

Por un Estado palestino socialista independiente y democrático, junto a un Israel socialista democrática, con dos capitales en Jerusalén y derechos democráticos garantizados para todas las minorías, como parte de la lucha por un Oriente Medio socialista.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here