Inicio Análisis y Perspectivas La debacle de Afganistán

La debacle de Afganistán

163
0
Compartir

 Socialism Today, septiembre de 2021.

Comité por una Internacional de los Trabajadores, CIT.

[Estos son extractos editados de artículos publicados por primera vez, en socialistworld.net, el sitio web del Comité por una Internacional de los Trabajadores (CWI), que describen el ignominioso colapso del régimen títere de Kabul y esbozan las consecuencias para Afganistán y el mundo entero]

 

El domingo 15 de agosto, los talibanes llegaron a la capital de Kabul, forzando al gobierno de Ashraf Ghani, respaldado por Estados Unidos, a abandonar el poder. Miles de habitantes intentaron desesperadamente subir a los aviones para huir de la fuerza islámica de línea dura. Después de que Ghani huyera del país, los combatientes talibanes tomaron el control del palacio presidencial vacío y abandonaron los puestos de policía en Kabul. Los talibanes liberaron a miles de reclusos de la tristemente célebre prisión de la base aérea de Bagram, un símbolo odiado de la ocupación occidental.

 

Tras décadas de ocupación militar imperialista occidental apoyando a regímenes títeres, la capital cayó sin dar batalla. Tal era la falta de apoyo al régimen de Ghani entre la población, en su conjunto, y la profunda impopularidad de décadas de tropas occidentales sobre el terreno.

 

Está claro que la mayoría de los afganos no desean el regreso del gobierno de los talibanes en Afganistán. Sin embargo, los talibanes han explotado la desmoralización de gran parte de las masas ante sus atroces condiciones, así como el enorme enfado por la corrupción. Los islamistas de línea dura prometen ofrecer la “ley y el orden” y la “seguridad” que tantos anhelan.

 

La caída de Kabul es un golpe devastador para Estados Unidos y para todas las potencias agrupadas en la OTAN, que invadieron Afganistán en 2001. Es una debacle humillante para el imperialismo occidental. Las imágenes televisivas de Kabul echan por tierra la idea, cuidadosamente promovida por los ideólogos capitalistas desde el colapso de los regímenes estalinistas en la antigua Unión Soviética y en Europa del Este, de que el poder militar estadounidense era imparable y podía imponer el “Nuevo Orden Mundial” en todas partes. El plan de “construcción de la nación” para Afganistán está en ruinas, ya que los talibanes vuelven al poder justo antes del vigésimo aniversario de los atentados del 11 de Septiembre.

 

Durante semanas, los talibanes capturaron franjas de Afganistán, enfrentándose a poca resistencia. El ejército nacional afgano no estaba preparado para luchar y morir por el muy impopular y represivo régimen de Ghani. Como todas las instituciones bajo los regímenes títeres de Estados Unidos, el ejército afgano estaba plagado de chanchullos y corrupción. En muchos casos, los soldados estaban semidesnutridos y sólo disponían de escasas existencias de armamento y munición.

Los señores de la guerra hicieron tratos con los talibanes que avanzaban y no se unieron a la “causa perdida” del asediado gobierno de Ghani, ni siquiera en el norte del país, tradicionalmente antitalibán.

 

Miedo y terror en Kabul

Con la llegada de los talibanes a Kabul, el miedo y el terror se han apoderado de muchos residentes. La última vez que los talibanes gobernaron Afganistán, entre 1996 y 2001, impusieron su estricta interpretación de la ley islámica, que implicaba la prohibición de que las mujeres recibieran educación o trabajaran, lapidar a las mujeres acusadas de adulterio, llevar a cabo ejecuciones públicas y cortar las manos a los acusados de robo.

 

En el periodo previo a su victoria, los talibanes han indicado que “moderarán” su gobierno. Uno de sus principales líderes, el mulá Baradar, declaró que están en conversaciones con “otros líderes afganos” sobre la formación de un “gobierno islámico abierto e inclusivo”. El mulá Baradar admitió que “hemos alcanzado una victoria que no se esperaba… ahora se trata de cómo servir y asegurar a nuestro pueblo y garantizar su futuro y una buena vida lo mejor posible”.

 

Queda por ver hasta qué punto esto es mera propaganda conveniente de los líderes talibanes. “Al comienzo de esta transición [al poder]”, comenta el veterano corresponsal Patrick Cockburn, “puede que a los talibanes les interese mostrar una cara moderada y no suscitar la oposición en casa o en el extranjero con ejecuciones públicas y palizas”. (The Independent, 16 de agosto) Sin embargo, incluso un régimen talibán supuestamente “moderado” será profundamente reaccionario y opresivo hacia las mujeres y otras personas.

 

Lo más probable es que los talibanes quieran evitar enfrentamientos directos con el imperialismo occidental mientras consolidan su dominio. Su victoria relámpago no significa que los talibanes tengan raíces profundas y un apoyo universal en todo el país. Afganistán está formado por varios grupos étnicos y tribales, como los tayikos, uzbekos y hazaras, y los pastunes, de los que los talibanes obtienen el mayor apoyo. Los talibanes tendrán que intentar llegar a acuerdos con muchos de estos grupos si quieren mantenerse en el poder. Si no lo consiguen, podría abrirse el camino a un nuevo conflicto y a una nueva ronda de sangrienta guerra civil, con la posibilidad de que el país se desintegre.

 

Un recrudecimiento de los atentados terroristas islámicos derivados de la victoria de los talibanes es, evidentemente, una preocupación acuciante para las potencias regionales y occidentales. Los talibanes tienen facciones más alineadas con Al Qaeda. Sin embargo, no es en absoluto seguro que los talibanes vuelvan a permitir que Afganistán se convierta en una plataforma de lanzamiento para que los grupos terroristas islámicos tramiten atentados contra sus supuestos enemigos. Es posible que los talibanes traten de frenar o contener a las fuerzas islámicas yihadistas para que no utilicen Afganistán para tramar atentados que puedan invitar a ataques militares occidentales. La relación entre los talibanes y el ISIS es tensa y no está claro hasta qué punto el grupo terrorista islámico puede desarrollarse en Afganistán. No obstante, los gobiernos occidentales están seriamente preocupados por un nuevo repunte de los atentados terroristas internos, ya que la victoria de los talibanes actúa, como mínimo, como un acicate para diversos grupos terroristas islámicos en todo el mundo.

 

Las potencias occidentales se apresuran

Las potencias occidentales están ahora desesperadas en respuesta a la llegada de los talibanes al poder, tratando de encontrar si hay algún modus operandi que puedan tener con los nuevos gobernantes en Kabul. Después de todo, cuentan con el represivo régimen islámico saudí como aliado. Desde que el ex presidente Donald Trump hizo su “trato” con los talibanes, y Biden anunció la salida total de todas las fuerzas estadounidenses para el 11 de septiembre, Estados Unidos había presionado para que las partes afganas llegaran a un acuerdo, con la participación de los talibanes, durante las fallidas conversaciones en Doha. Está claro que las potencias occidentales pueden vivir con regímenes islámicos reaccionarios, contrarios a las mujeres y a la clase trabajadora, como sus estrechos aliados de los Estados del Golfo, siempre que no se interpongan en sus intereses vitales a nivel regional o mundial.

 

La “guerra contra el terrorismo” no fue más que el pretexto para la invasión imperialista de Afganistán en 2001. Después de todo, la creación de Al Qaeda surgió del apoyo de Estados Unidos a los combatientes muyahidines contra las fuerzas de la Unión Soviética en Afganistán durante la década de 1980. La ocupación de Afganistán por parte de las fuerzas occidentales en 2001 fue una parte crucial de los esfuerzos de Estados Unidos y otros “socios de la coalición”, como Gran Bretaña, para aumentar su influencia y control de Asia Central.

 

Repercusiones de largo alcance

La victoria de los talibanes tendrá repercusiones de gran alcance en la región y también consecuencias más amplias para la política exterior estadounidense.

 

“¿Cómo influye la derrota de Estados Unidos en Afganistán -en realidad, una derrota para toda la alianza occidental- en la creciente rivalidad entre Washington y Pekín?”, se pregunta el columnista del Financial Times, Gideon Rachman. “El fracaso de EE.UU. hace mucho más difícil para Biden impulsar su mensaje principal de que ‘América ha vuelto’. Por el contrario, encaja perfectamente con dos mensajes clave impulsados por los gobiernos chino (y ruso). En primer lugar, que el poder de Estados Unidos está en declive. En segundo lugar, que no se puede confiar en las garantías de seguridad estadounidenses”.

 

Se trata de un giro brusco respecto a la arrogancia y la prepotencia mostradas por el poderoso imperialismo estadounidense tras los atentados de las Torres Gemelas, hace dos décadas.

 

Al tiempo que condenaba los espantosos atentados del 11-S perpetrados por la reaccionaria y anti obrera Al Qaeda, que mataron a miles de personas inocentes, el CIT se opuso resueltamente a la escalada bélica y a la invasión de Afganistán, encabezada por EEUU. Señalamos que las fuerzas imperialistas occidentales estaban explotando los criminales atentados del 11 de septiembre principalmente para mejorar sus intereses y objetivos geoestratégicos de larga data en la región.

 

El presidente estadounidense George W. Bush y el primer ministro británico Tony Blair afirmaron hipócritamente que iban a la guerra para “derrotar al terrorismo”. Ignoraron convenientemente el hecho de que los talibanes habían surgido de la devastación causada por el apoyo financiero y armamentístico de Occidente a los combatientes mujadeen contra las fuerzas del ejército de la Unión Soviética en Afganistán, que respaldaban al régimen cliente de Moscú.

 

Durante la década de 2000, los camaradas del CIT organizaron protestas contra la guerra y participaron enérgicamente en los movimientos antibélicos más amplios que se oponían a la invasión de Afganistán y, posteriormente, de Iraq. Nos opusimos a todos los gobiernos que apoyaron el impulso de la guerra por parte de la administración Bush en EE.UU., ya fueran de la derecha tradicional o “socialdemócratas”, como el nuevo gobierno laborista de Blair en Gran Bretaña.

 

El CIT argumentó que la invasión no conduciría a la paz, la estabilidad y la prosperidad y a la modernización de la sociedad para el pueblo afgano, como prometían los invasores y repetían sin cesar gran parte de los medios de comunicación. Por el contrario, decíamos, la invasión sólo daría lugar a una ocupación represiva y a un conflicto, sin ningún cambio fundamental en las condiciones de pobreza a las que se enfrenta la mayoría de la población.

 

Aunque se introdujeron algunas reformas limitadas y parciales, como la educación de las niñas, las potencias imperialistas ocupantes se contentaron con mantener la fachada de “gobierno democrático” en Afganistán. Al mismo tiempo, los ocupantes y el régimen títere de Kabul temían una movilización del pueblo afgano que luchara por sus propias reivindicaciones y un futuro real. De hecho, la ocupación y el régimen de Kabul utilizaron brutales medidas represivas contra las protestas sociales y de clase para impedir tales acontecimientos. Sólo la acción independiente de la clase obrera afgana podría haber socavado eficazmente el apoyo de los talibanes, además de oponerse a la ocupación.

 

Cementerio de imperios

El CIT predijo que Afganistán volvería a ser un “cementerio de imperios” y que el imperialismo estadounidense había creado un nuevo Vietnam para sí mismo: una larga guerra imposible de ganar que acabaría en una humillante retirada.

Las arrogantes potencias imperialistas ignoraron el hecho de que ninguna potencia extranjera ha sido capaz de conquistar Afganistán. Incluso en los últimos meses, el régimen de Kabul y la administración de la Casa Blanca minimizaron la fuerza de combate de los talibanes.  En julio, Biden insistió en que “la probabilidad de que los talibanes lo dominen todo y se adueñen de todo el país es muy improbable”.

 

Pero el régimen corrupto y títere de Estados Unidos en Kabul nunca fue capaz de forjar una fuerza militar para derrotar a los talibanes resurgidos. Los talibanes fueron derrocados por una invasión militar liderada por Estados Unidos en 2001, pero como los ocupantes no lograron mejorar la vida de la gran mayoría de los afganos, como habían prometido, los talibanes se reagruparon en la década de 2000. La “coalición” de ocupantes occidentales creó una Fuerza de Seguridad Nacional Afgana (ANSF) de 350.000 efectivos, compuesta por el ejército, la policía y las milicias, para contrarrestar a los talibanes. Desde el principio, las ANSF estaban mal entrenadas y financiadas, y la corrupción y los sobornos corrían por sus filas. Muchos de los efectivos de las ANSF se rindieron sin luchar. Los señores de la guerra han cambiado de bando en repetidas ocasiones a lo largo de la historia afgana y muchos lo hicieron de nuevo.

 

Cuatro meses después de que el presidente Biden anunciara la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán, poniendo fin a una guerra de 20 años que es profundamente impopular entre los estadounidenses, la situación ha empeorado mucho para la posición, el prestigio y la autoridad del imperialismo estadounidense.

 

“Todo el mundo está preocupado por una repetición de las imágenes de Saigón”, comentó Brian Katulis, del Centro para el Progreso Americano, refiriéndose a la caótica evacuación de la embajada estadounidense en la capital de Vietnam del Sur en abril de 1975.

 

Aunque los estrategas del imperialismo estadounidense quieren sacar a la mayor potencia militar del mundo del atolladero afgano, están alarmados por la debacle que se está produciendo y porque podría socavar futuras “intervenciones” dirigidas por Estados Unidos que se consideren necesarias en busca de beneficios, influencia y territorio capitalistas. Frederick W Kagan, que asesoró a tres comandantes de las fuerzas estadounidenses y de la coalición en Afganistán, se lamenta: “¿Es este realmente el tipo de mensaje temeroso y derrotista que un líder global debería enviar al mundo?” (New York Times, 12 de agosto)

 

Las prioridades de Washington

Durante años, las encuestas mostraron que la mayoría de los estadounidenses apoyan la retirada de Afganistán, que ha costado muchas vidas estadounidenses, así como un gran número de muertes afganas.

 

Algunos políticos republicanos de alto nivel atacan la retirada de Afganistán de Biden, pero la oposición se ve obstaculizada por el hecho de que el ex presidente Trump llegó a un acuerdo con los talibanes el año pasado, según el cual el grupo detendría sus ataques contra las fuerzas estadounidenses y comenzaría las conversaciones de paz con el gobierno afgano. Trump atacó a la representante republicana por Wyoming, Liz Cheney, el pasado mes de abril, describiéndola como una “tonta belicista” que “quiere permanecer en Oriente Medio y Afganistán otros 19 años, pero no tiene en cuenta el panorama general: ¡Rusia y China!”

 

La presidencia de Biden también tiene a China en el punto de mira. Biden señaló recientemente que Estados Unidos no puede “seguir atado a un mundo como el de hace 20 años. Tenemos que hacer frente a las amenazas donde están hoy… la competencia estratégica con China”.

 

Sin embargo, el estado de ánimo de la opinión pública y el enfoque de los republicanos con respecto a Afganistán podría cambiar con el tiempo (y que podría ser utilizado para tratar de debilitar el control de Trump sobre el partido). “Si tienes un desfile de horrores en Afganistán, podría filtrarse en la conciencia pública de la misma manera que lo hizo Irak en 2013 y 2014”, advierte Katulis, en referencia a cuando el Estado Islámico arrasó en Irak tras la retirada de las tropas estadounidenses, poniendo en peligro intereses vitales de EEUU.

 

Si Al Qaeda u otros yihadistas utilizaran el país para lanzar ataques contra objetivos occidentales, esto también pondría a EE.UU. bajo presión para involucrarse militarmente una vez más en Afganistán (aunque probablemente de una manera supuestamente más “matizada” y “quirúrgica”).

 

La situación es muy volátil y tiene muchas consecuencias. Por un lado, China, por ejemplo, se sentirá aliviada de que ya no haya un régimen títere de Estados Unidos en Afganistán y de que todas las fuerzas occidentales se retiren de un país fronterizo. Por otro lado, “las consecuencias directas para Pekín de la retirada de EE.UU. de Afganistán, que limita con China, serán menos bienvenidas”, estima el Financial Times (14 de agosto de 2021). “El régimen chino ha adoptado políticas de internamiento masivo y represión en Xinjiang, de mayoría musulmana. La idea de que los uigures reciban el apoyo de un gobierno fundamentalista talibán suscitará preocupación en Pekín. También lo hará la posible amenaza de bases terroristas en Afganistán”.

 

El conflicto también está provocando una nueva crisis de refugiados que acabará repercutiendo en las potencias occidentales. Una nueva oleada de afganos desesperados se verá obligada a emprender el peligroso camino hacia Europa, donde la UE capitalista y los gobiernos occidentales han mostrado escasa consideración por la vida y los derechos de los refugiados.

 

En todo este renovado caos, destrucción y muerte, son los trabajadores y los pobres de Afganistán los que, una vez más, sufren más, dejados con las terribles consecuencias de décadas de ocupación y ahora el regreso de los talibanes. No hay nada remotamente progresista en los talibanes o en los señores de la guerra y los líderes tribales y étnicos con los que los talibanes tratarán de llegar a acuerdos para gobernar.

 

Las últimas décadas de desgobierno bajo los reaccionarios talibanes, la ocupación occidental o los señores de la guerra demuestran ampliamente que la clase trabajadora de Afganistán necesita una fuerza política propia e independiente, con una política socialista audaz, que pueda unir todas las divisiones étnicas, tribales y sectarias. Una federación voluntaria de estados socialistas en la región es la única manera de acabar con las guerras, la explotación, la opresión, las desigualdades extremas y la interminable intromisión imperialista.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here