Inicio Internacional Brasil: Impactantes revelaciones sobre Bolsonaro en Brasil – Reseña de libro

Brasil: Impactantes revelaciones sobre Bolsonaro en Brasil – Reseña de libro

368
0
Compartir

[Imagen: Glenn Greenwald llega al Senado brasileño Foto: Marcos Oliveira/Agência Senado]

Como el apoyo a Bolsonaro en Brasil ha disminuido rápidamente y se enfrenta a la perspectiva de una derrota en las elecciones previstas para 2022, Tony Saunois revisa ‘Securing Democracy -my fight for press Freedom and Justice in Bolsonaro’s Brazil’ (‘Asegurando la democracia -mi lucha por la libertad de prensa y la justicia en el Brasil de Bolsonaro’), de Glenn Greenwald.

por Tony Saunois, Secretario del Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT)

Fue el escritor norteamericano Mark Twain quien declaró: “La verdad es más extraña que la ficción. Tiene que serlo!. La ficción tiene que ser posible y la verdad no”. Esta afirmación podría ser apta para el apasionante relato de Glenn Greenwald sobre los dramáticos acontecimientos en Brasil antes y durante el ascenso de Bolsonaro a la presidencia. El libro de Glenn, ‘Securing Democracy – My fight for Press Freedom and Justice in Bolsonaro’s Brazil’, publicado en 2021 por Haymarket Books, si bien no es un análisis marxista, es una lectura que da vueltas a los increíbles acontecimientos. En ocasiones, el libro parece un thriller de espionaje político. Sin embargo, es un relato fáctico con revelaciones asombrosas sobre el Estado, los medios de comunicación, la clase dirigente y la realidad del capitalismo brasileño. Confirma a Glenn Greenwald como uno de los periodistas de investigación más perspicaces de la actualidad.

Su trabajo y colaboración con Edward Snowden tuvo un gran impacto a nivel internacional. Lo que hizo en Brasil, a través de su exposición de la corrupción y las intrigas políticas en la “Operación Lavado de Coches” (Lava Jato), tuvo consecuencias políticas directas. Además de lo que expuso sobre la élite gobernante, Bolsonaro, y las instituciones gobernantes, contribuyó en gran medida a la liberación del ex presidente del Partido de los Trabajadores (PT) Luiz Inácio Lula da Silva (conocido como Lula) de la cárcel. Esto le permite desafiar a Bolsonaro por la presidencia en 2022, que las encuestas indican que tiene todas las posibilidades de ganar. Greenwald, al emprender este trabajo, se expuso a sí mismo y a su familia al vilipendio personal de la derecha, y a un grave peligro físico. Una de las deficiencias de este trabajo es que no saca conclusiones completas sobre lo que debería hacer ahora la izquierda y el movimiento socialista en Brasil. Sin embargo, para cualquier lector que desee obtener una comprensión más completa de Brasil y del Brasil de Bolsonaro, este es un libro que debe leer.

Tan minucioso como siempre, Greenwald comienza su narración en la década de 1960 y el golpe militar que tuvo lugar en 1964. Esto siguió a la elección de una candidatura presidencial compuesta por el político de centro-derecha Janio Quadros como presidente, y el de centro-izquierda Joao Goulart como vicepresidente en 1960. Quadros dimitió en 1961 como una “apuesta táctica, a la postre infructuosa, de que la población se levantaría y exigiría su regreso, fortaleciéndolo”. La población no se levantó y Goulart asumió la presidencia. La élite gobernante en Brasil estaba aterrorizada por las consecuencias de este hecho, denunciándolo como comunista y una amenaza para la democracia. Greenwald rechaza esto con perspicacia y caracteriza acertadamente a Goulart como “más bien un socialista blando, de estilo europeo, dedicado a reformas suaves”. La élite trató de poner un lazo alrededor de la presidencia aceptando su asunción al poder pero con un sistema presidencial debilitado – un compromiso que fue posteriormente anulado.

Las modestas propuestas de control de rentas, reforma agraria y un plan de nacionalización de algunos yacimientos petrolíferos de Brasil fueron suficientes para provocar la ira de la clase dominante y del imperialismo estadounidense y británico. En 1964, dieron un golpe militar, obligaron a Goulart a abandonar el país y presionaron a un Congreso dócil para que legalizara la toma del poder por parte de los militares, que iba a gobernar durante veinte años. Los medios de comunicación, que siguen siendo propiedad de un puñado de oligarcas, celebraron el golpe como la “noble revolución” contra un régimen “comunista” corrupto. La misma justificación que Bolsonaro probablemente utilizará si intenta aferrarse al poder y se niega a ser destituido en las elecciones de 2022.

El primer decreto de los militares se tituló Primer Acto Institucional (AI-1) que, en efecto, suspendió la mayoría de los derechos consagrados en la Constitución de 1946, algo que los actuales bolsonaristas han debatido introducir de nuevo. Como señala Greenwald, a los dos años del golpe, ¡aproximadamente la mitad de las principales industrias de Brasil eran propiedad de intereses extranjeros! La CIA estadounidense y el MI6 británico participaron en el acto, entrenando y ayudando a los militares mientras torturaban, reprimían y asesinaban a sus oponentes. Bolsonaro fue moldeado por estos acontecimientos. Entró en la academia militar de élite durante este período y apoyó a los generales. De hecho, Greenwald cita a un Bolsonaro de los últimos tiempos criticando al régimen militar por no “matar a suficiente gente” y por no haber “exterminado a la izquierda”.

Bolsonaro como joven militar

En 1999 Bolsonaro apareció en la televisión declarando: “Votar no cambiará nada en este país. Nada. Las cosas sólo cambiarán, lamentablemente, después de una guerra civil aquí, y haciendo el trabajo que la dictadura no hizo. Matar a unas 30.000 personas, empezando por FHC [Fernando Henrique Cardoso, el presidente de derechas de la época]. Si mueren algunos inocentes está bien”. Bolsonaro fue expulsado del ejército en 1988 por planear la detonación de pequeñas bombas en instalaciones militares en protesta por los bajos salarios de los militares. Entró en política presentándose inicialmente a las elecciones al ayuntamiento de Río con una plataforma pro-militar.

Sin embargo, durante décadas, Bolsonaro estuvo al margen de la política en Brasil. Entonces, ¿cómo acabó siendo catapultado al poder en las últimas elecciones presidenciales? Glenn Greenwald plantea la cuestión de cómo Brasil pasó de ser un país de “centro-izquierda” que encajaba cómodamente en el “ala ideológica dominante del orden neoliberal occidental a uno gobernado por una figura tan extrema como Bolsonaro”. Greenwald aborda estas cuestiones con perspicacia. Establece un paralelismo con Trump. Concluye acertadamente que “tanta gente estaba tan enfadada con el establishment político que estaba dispuesta a apostar por cualquiera que pudiera presentarse como enemigo de la clase política a la que la población culpa (con razón) de gran parte de su sufrimiento y sus privaciones.”

La victoria de Bolsonaro no cayó del cielo, sino que se gestó durante muchos años. El libro remonta correctamente los acontecimientos a las protestas masivas que estallaron en 2013. Millones de personas salieron a las calles, protestando contra todo: la corrupción, el desempleo, los Juegos Olímpicos y el gobierno de entonces dirigido por el PT y Dilma Rousseff, que había sustituido a Lula como presidente. La decepción y el sentimiento de traición por parte de la dirección del PT, que había gobernado desde 2002, dieron lugar a un fuerte sentimiento anti-PT. En 2002, Lula eligió como compañero de fórmula a José Alencar, procedente del mundo de la banca, en un intento de demostrar su fiabilidad a la clase capitalista. Como cuenta Greenwald, Alencar publicó una “Carta al pueblo brasileño”, en la que repudiaba cualquier idea socialista radical y se comprometía a respetar el libre mercado.

Las protestas de 2013 reflejaron la furia presente en la sociedad brasileña. Sin embargo, como comenta Greenwald, “desafiaron las categorías ideológicas fáciles”. Ninguna fuerza clara las organizó y hubo un fuerte estado de ánimo antipartidista, contrario a todos los partidos políticos. Sentimientos de izquierda y de derecha estaban presentes en ellas. La rabia se reservaba no a un partido político, sino a todos ellos. Era contra “todos y cada uno de los que ejercen el poder en Brasil”. En este sentido crítico, el ascenso de Bolsonaro al poder fue impulsado no tanto por el acuerdo con su ideología, sino más bien por un disgusto generalizado y justificado con las instituciones gobernantes y sus ortodoxias imperantes”. También hay que añadir que el factor crucial fue la ausencia de una alternativa socialista de masas que hubiera echado fuertes raíces en la sociedad y en la clase trabajadora, los pobres urbanos y sectores de la clase media.

Greenwald cuenta que muchos brasileños, incluyendo muchos amigos suyos y de su marido, el diputado del PSOL David Miranda, votaron por Bolsonaro, incluyendo “algunos de los cuales son negros, algunos de los cuales son de clase trabajadora o residentes de favelas, y algunos de los cuales son LGBT o amigos cercanos de la comunidad LGBT. Lo hicieron no por su historial de comentarios odiosos y extremistas, fanatismo y apoyo a la tiranía, sino a pesar de ellos. Lo hicieron desde la desesperación”.

Al igual que Trump, Bolsonaro, supo presentarse como alguien de fuera y al margen de estas instituciones y partidos. Si el sistema político odia y desprecia a Bolsonaro, o a Trump, entonces deben estar de nuestro lado, es la conclusión a la que llegan sus partidarios, alimentados por la rabia y el descontento bullentes. También ridiculiza, y con razón, a Obama por presentarse como “anti-sistema” al haber sido preparado por éste en la Universidad de Columbia, en la Facultad de Derecho de Harvard y en el Senado de los Estados Unidos antes de ser presidente. Algo que, junto con sus otras críticas al Partido Demócrata, incluyendo a Biden, le ha valido a Greenwald la ira de parte de la “izquierda liberal progresista” de Estados Unidos, especialmente de aquellos que están dentro o alrededor del Partido Demócrata.

En realidad, al igual que Trump, Bolsonaro está lejos de no formar parte de la élite. Aunque no es multimillonario, ha sido miembro de ocho partidos políticos, muchos de ellos implicados en las investigaciones de Lava Jato, y miembro del Congreso brasileño durante años. En la campaña electoral prometió un retorno a las ortodoxias neoliberales de la escuela económica de los “Chicago Boys”, tal como se practicaba en el Chile de Pinochet.

En el libro, Greenwald argumenta acertadamente que Bolsonaro fue capaz de aprovechar no sólo la ira generalizada, sino los sentimientos específicos contra el PT, y derrotó al candidato del PT, Fernando Haddad, que estaba respaldado por Lula. Una debilidad política aquí es que Greenwald es algo ambiguo en lo que respecta a la crítica del PT, en el sentido de que habría sido mejor apoyar a otro candidato de “centro-izquierda” como Ciro Gomes. Ese candidato alternativo de “centro-izquierda” no habría ofrecido ninguna alternativa seria para desafiar a Bolsonaro, y habría sido visto como parte de la misma casta política gobernante.

Estas son las cuestiones cruciales que trata el libro, que es un análisis serio y perspicaz del período previo a la victoria electoral de Bolsonaro. Sin embargo, gran parte de la carne del libro se centra en el papel de Greenwald en la exposición de lo que tuvo lugar en torno a la “Operación Lavado de Coches” (Lava jato) y su papel central en la ayuda a la llegada de Bolsonaro al poder. La intriga, la corrupción y las conspiraciones expuestas en estos capítulos se leen como una novela de espionaje político de John Le Carré.

El personaje central es un tal Sérgio Moro. En 2014 era un juez federal poco conocido en la ciudad de Curitiba. Desde allí, ascendería a uno de los puestos más poderosos del gobierno como ministro de Justicia de Bolsonaro. Lo que comenzó como un caso rutinario relacionado con un comerciante de divisas que blanqueaba dinero a través de un lavadero de coches de una gasolinera local (de ahí el nombre de la operación) se transformó en la mayor investigación anticorrupción de la historia, en cualquier país, implicando a políticos, empresas y capitalistas clave. Incluyó la revelación de sobornos secretos en los que estaban implicados directivos del gigante petrolero brasileño Petrobras por valor de más de 1.000 millones de dólares. Oderbrecht, un enorme conglomerado de la construcción, tenía todo un departamento dedicado a comprar políticos y favores gubernamentales en toda América Latina. El espectáculo de los multimillonarios y dirigentes políticos, antes intocables, sentados en el banquillo de los acusados y enjuiciados fue inicialmente inmensamente popular y alimentó la ira.

La mayoría de la clase dirigente perdió el control del proceso, y más tarde el liderazgo político, en favor de una fuerza populista de extrema derecha que incluía algunos elementos fascistas. Se produjo un colapso de la confianza y la autoridad de los partidos e instituciones burguesas tradicionales. Se reflejaron las divisiones que se abrieron y el vacío político que existía, en el que Bolsonaro, Moro y la extrema derecha pudieron intervenir y llenar. Una tormenta perfecta se desarrolló entonces, ya que estas fuerzas estaban a cargo cuando la pandemia de Covid-19 golpeó, y ha dado lugar a la masacre de cientos de miles de personas debido a las políticas y acciones del régimen de Bolsonaro.

Moro afirmó que era apolítico e independiente. A medida que investigaba y perseguía a políticos y empresarios, su popularidad crecía. Pero también lo hicieron sus ambiciones. Sus métodos abusaban cada vez más de cualquier apariencia de justicia judicial. Como iba a salir a la luz, Moro, supuestamente un juez independiente, se confabulaba con los fiscales antes de las audiencias y luego fallaba en contra del acusado. Él y su equipo también utilizaron otros métodos totalmente antidemocráticos. Era un caso clásico de quién investigaba a los investigadores.

Jair Bolsonaro y Sergio Moro

La mayor “captura” de su investigación fue en 2017, cuando consiguió el encarcelamiento del ex presidente del PT Luiz Inácio Lula da Silva por corrupción. Esto excluyó a Lula de presentarse a la presidencia contra Bolsonaro, facilitando el camino de este último hacia la victoria. Moro fue recompensado con el puesto de Ministro de Justicia. A su insistencia se fusionaron tres departamentos para darle un poder sin precedentes en este puesto.

¿Era Lula corrupto? En una entrevista admitió que el PT estaba plagado de “corrupción sistémica”. Es posible que lo fuera, pero se le negó un proceso judicial justo para probar el caso de una manera u otra, como argumenta Greenwald. En aquel momento, el CWI/CIT pidió que un tribunal popular democrático de trabajadores investigara y emitiera un juicio, y no confiaba en los procedimientos del Estado capitalista encabezados por Moro, que iba a por Lula y el PT. A pesar de que el PT y Lula han demostrado su fiabilidad para el capitalismo, grandes sectores de la clase dominante brasileña y el imperialismo estadounidense siguen sin confiar en ellos.

En 2019 Greenwald fue abordado por un ‘hacker’. Después de una serie de intercambios para verificar la fiabilidad y la confianza de esta nueva fuente, Greenwald y su equipo comenzaron a procesar y finalmente a publicar una serie de intercambios, documentos e informes, que expusieron que Moro y su equipo también estaban implicados en la corrupción y la intriga, con el objetivo de garantizar la derrota del PT y la elección de Bolsonaro. Los efectos fueron devastadores y, como admitió Lula, fueron cruciales para conseguir su salida de la cárcel. Entre las revelaciones se encuentra que los fiscales del caso Lavado de Autos no habían perseguido al ex presidente Cardoso por cargos de corrupción -muy similares a los que se le imputan a Lula- porque era un importante “aliado político”. Los fiscales del caso Lavado de Autos se encargaron de pagar por los discursos pronunciados ante las empresas que estaban investigando. Moro divulgó cintas perjudiciales que había obtenido y que involucraban a Lula y Dilma por razones puramente políticas. Esto y mucho más fue publicado.

Las investigaciones y la publicación de este material provocaron inevitablemente la ira de Moro y Bolsonaro. La amenaza, incluso física, era muy real. David Miranda, miembro del PSOL y elegido para el Congreso, había sido objeto de amenazas y ataques homófobos, incluso por parte de Bolsonaro. Nacido en una favela de Río, Miranda se politizó en parte a raíz de su detención en el aeropuerto londinense de Heathrow portando material relacionado con Edward Snowden. Como cuenta Greenwald, la izquierda brasileña había sido sacudida por el asesinato político de la concejala y activista del PSOL en Río, Marielle Franco, en marzo de 2018. En las elecciones posteriores, David Miranda ocupó un escaño por el PSOL en el Congreso de Río. Según el sistema electoral brasileño, el PSOL obtuvo cuatro escaños por Río y Miranda fue el quinto en la lista. Jean Wyllys fue originalmente uno de los elegidos. Dimitió y abandonó el país por miedo a su vida tras las amenazas y los abusos homófobos, y Mirada ocupó el escaño como quinto de la lista. Al día siguiente de la publicación de la primera serie de historias, el hijo menor de Bolsonaro, Eduardo, comenzó a resucitar las acusaciones infundadas planteadas anteriormente por la extrema derecha de que Jean Wyllys había huido del país no por miedo a su vida sino porque Greenwald le había pagado 700.000 dólares y un estipendio mensual de 10.000 dólares para que Miranda pudiera ocupar el escaño. Las amenazas contra Greenwald y su familia eran muy reales. Increíblemente, Greenwald había sido agredido físicamente en un programa de televisión por un periodista bolsonarista de derechas, Augusto Nunes.

Un equipo completo de guardaespaldas y coches blindados para protegerse de la amenaza de asesinato por parte de la derecha es el precio que se paga por este periodismo de investigación. Greenwald argumenta desafiantemente que valió la pena y que lo volvería a hacer. Ha ayudado a exponer la naturaleza del régimen de Bolsonaro, que ahora parece dirigirse a una probable derrota, aunque no sin luchar. Cientos de miles de sus partidarios salieron a las calles para apoyarlo recientemente. Bolsonaro ha declarado que sólo Dios podría sacarlo de Brasilia. No se puede excluir un intento de golpe de estado más serio al estilo de Trump para mantenerse en el poder. Sin embargo, el rápido descenso de su apoyo apunta a su probable derrota. Este libro es una lectura apasionante y esclarecedora y contribuye en gran medida a la comprensión de lo que ocurrió en Brasil en el período previo a la victoria electoral de Bolsonaro y después.

El análisis y el programa que defiende el CIT sobre Brasil pueden encontrarse en www.socialistworld.net

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here