Inicio Internacional Victoria electoral del Partido Socialista pro- mercado en Portugal : El Bloque...

Victoria electoral del Partido Socialista pro- mercado en Portugal : El Bloque de Izquierda y el Partido Comunista pierden terreno

249
0
Compartir

3 de febrero de 2022

Ross Saunders (Partido Socialista – CIT en Inglaterra y Gales)

[Imagen: Las elecciones generales anticipadas de Portugal fueron ganadas por el gobernante Partido Socialista (PS), pro-capitalista, encabezado por el actual Primer Ministro António Costa (Foto: Cruks/CC)]

Las elecciones generales anticipadas de Portugal fueron ganadas por el Partido Socialista (PS), encabezado por el actual Primer Ministro António Costa. Ciento diecisiete diputados del PS fueron elegidos para el Parlamento, constituyendo la mayoría de la cámara por segunda vez desde la caída de la dictadura en 1974.

El voto de Costa aumentó en un tercio de millón, un 5%, hasta el 42% del total, al aprovechar lo que probablemente sea la última elección en la que la ansiedad causada por la pandemia beneficie a los titulares. El 10% de los portugueses están actualmente aislados a causa del covid-19 y Costa se centró sin descanso durante la campaña en la necesidad de «estabilidad» para soportar el virus.

La inesperada victoria del PS, que registró un aumento de la participación, estuvo impulsada en parte por el temor a la llegada al poder de la derecha, incluido el partido de extrema derecha Chega, que no es el tercer partido en el Parlamento.

Un factor secundario importante fue el debilitamiento de los partidos de izquierda como polo de atracción para quienes buscan romper con el statu quo y el establishment capitalista. Este es el resultado del apoyo que el Partido Comunista Portugués (PCP) y el Bloque de Izquierda (BE) han prestado al gobierno en los últimos seis años.

Como era de esperar, el PCP y el Bloque de Izquierda fueron muy castigados por esta estrategia equivocada. El PCP perdió otro tercio de sus votos y la mitad de sus diputados, quedando con un 4,6% y 6 diputados. El Bloque de Izquierda fue el más perjudicado, ya que perdió la mitad de sus votos y casi tres cuartas partes de sus diputados, lo que le dejó con sólo 5 diputados y el 4,5% de los votos. El Bloque de Izquierda fue tercero tanto en las elecciones generales de 2019 como en las de 2015, pero este año fue superado hasta el sexto puesto. Se situó por detrás del nuevo partido de extrema derecha, Chega, que obtuvo el 7% de los votos y subió a 11 diputados, y del nuevo partido libertario de derecha, Iniciativa Liberal, que obtuvo el 5% y 8 diputados. Desde su punto álgido en 2015, el Bloque de Izquierda y el PCP han perdido medio millón de votos y 25 de sus 36 escaños.

El CIT ha advertido sistemáticamente que, a menos que se corrija el enfoque equivocado de la dirección de los partidos de izquierda, los socialistas no avanzarían a pesar de la enorme ira que existe contra el statu quo capitalista, y se crearían oportunidades para el ascenso de las fuerzas de derecha-populistas y de extrema derecha. Ahora hacemos un llamamiento a los partidarios del Bloque de Izquierda y del Partido Comunista para que se pongan en contacto con nosotros y discutan cómo puede la izquierda encontrar su camino en la nueva situación después de las elecciones. (https://www.socialistworld.net/sign-up-to-become-a-supporter/)

Los últimos sondeos realizados días antes de las elecciones sugerían un avance de los partidos de derecha en todos los ámbitos. Pero el recuerdo de la brutal austeridad llevada a cabo por el último gobierno del principal partido de la derecha del establishment, el PSD, antes de 2015, aún está fresco en la mente de la clase trabajadora de Portugal. Al final, el PSD sólo ganó un 1,5% y, de hecho, perdió tres diputados. El segundo partido de la derecha portuguesa, el CDS, fue expulsado por completo del Parlamento.

Una mirada superficial a las cifras de la votación observaría que los votos totales para los partidos de derecha en estas elecciones son casi los mismos que en 2015, pero los marxistas deberían examinar los procesos reales que se están desarrollando en y entre las clases con más cuidado. No es el caso de que los votos de la derecha se estén simplemente redistribuyendo entre diferentes partidos de derecha. Por ejemplo, además de atraer los votos de los partidos de izquierda, cuyos partidarios razonaron que bien podrían apoyar a Costa directamente si la izquierda sólo iba a apuntalarlo de todos modos, Costa se ha convertido en la principal esperanza de las clases medias para lograr una relativa estabilidad sobre una base capitalista.

El aumento del apoyo a Chega y a la IL procede en parte de los votantes tradicionales de la derecha, especialmente los frustrados por los intentos del líder Rui Rio de mirar en todas las direcciones al mismo tiempo. Durante la campaña, Rui osciló entre cortejar a Costa y hacerse eco de la retórica racista de la ultraderecha de Chega. Pero el apoyo a los nuevos partidos de derecha en este período confuso también proviene de capas de la población que apoyaron a los partidos de izquierda en el pasado, cuando éstos despertaron la esperanza de romper con el sistema actual, así como de capas anteriormente abstencionistas, que la izquierda debería intentar ganar. Hay que dar la voz de alarma sobre estos resultados. Dado que la izquierda se ha atado al apoyo a un gobierno capitalista, la derecha populista está consiguiendo hacerse pasar por una alternativa antisistema, convirtiendo en chivos expiatorios a la población gitana y a los que reciben ayudas sociales.

Como el CIT explicó anteriormente: No fue un error que los partidos de izquierda hayan ayudado a Costa a derribar el gobierno derechista del PSD en 2015. Pero fue un error fatal firmar un pacto que garantizaba a Costa la estabilidad sin ganar compromisos de que no habría ataques al nivel de vida de la clase trabajadora. Costa ha utilizado su posición para proteger los beneficios de las grandes empresas y supervisar una nueva caída real de los salarios, y aún más inseguridad y recortes en los servicios, manteniendo las leyes antisindicales de su predecesor conservador. (Ver

https://www.socialistworld.net/2015/11/30/portugal-right-wing-government-brought-down/)

Nosotros argumentamos que: Tan pronto como Costa estuviera en el cargo, la izquierda debería haber pasado inmediatamente a la ofensiva, incluso con protestas callejeras y acciones sindicales, para exigir políticas socialistas audaces que pudieran resolver los problemas a los que se enfrenta la clase trabajadora. Así se habría iniciado el proceso de despejar la inmensa confusión política existente y se habría demostrado de qué lado están las distintas fuerzas políticas en Portugal. O bien se forzarían las concesiones del PSP o se disiparían las ilusiones de los trabajadores en él y, en un momento favorable a la izquierda, se podrían forzar nuevas elecciones. (Véase https://www.socialistworld.net/2021/11/05/portugals-government-falls-left-must-adopt-a-new-course/)

Costa y el PS han superado hasta ahora a la izquierda, pero eso no significa que el periodo que se avecina sea de estabilidad. Ha prometido continuar con sus inútiles y destructivos intentos de recortar la deuda de Portugal para aplacar a la UE y a las demás instituciones del capitalismo. Portugal está a punto de recibir 45.000 millones de euros de ayuda post-pandémica de la UE. Pero las condiciones que vienen con el dinero significarán más presión para mantener los salarios bajos, recortar servicios, mantener y ampliar la privatización y restringir los derechos de los trabajadores.

El capitalismo ha fracasado en Portugal. Es el país más pobre de Europa Occidental y la brecha entre las naciones es cada vez mayor. El PIB por persona en Portugal ha caído del 72% de la media europea al 65% en los últimos 20 años. El crecimiento que se ha registrado en la última década ha sido alimentado por una burbuja inmobiliaria insostenible que ha puesto el precio de la vivienda fuera del alcance de muchos. El auge del turismo (que ahora representa el 15% de la economía) se ha basado en una carrera hacia el fondo de los salarios para atraer a los turistas europeos del norte de África y otros destinos.

Los salarios medios son un tercio más bajos incluso que en las vecinas España e Italia y dos millones de personas viven con menos de 450 euros al mes. El 20% de la población ha emigrado en busca de una vida mejor, incluidas 20.000 enfermeras en la última década. La pandemia no ha hecho más que aumentar las desigualdades en y entre los estados.

Sólo el socialismo ofrece el fin de la agonía. Pedimos un aumento del salario mínimo, contratos de trabajo estables y universales, aumentos salariales por encima de la inflación, un programa masivo de viviendas públicas, la reconstrucción de los sistemas públicos de salud y educación y la nacionalización de los bancos y las grandes empresas para pagarlo todo.

Habrá explosiones en Portugal. Los trabajadores portugueses redescubrirán su orgullosa historia revolucionaria y nuevas fuerzas entrarán en el campo de batalla para luchar por el socialismo. Tendrán éxito si se construye una fuerza marxista que aprenda las lecciones de las victorias y derrotas de nuestra clase y trace un curso hacia adelante.

Únete al CIT y ayuda a completar esa tarea histórica.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here