Inicio Guerra Rusia-Ucrania Las potencias imperialistas se enfrentan por Ucrania

Las potencias imperialistas se enfrentan por Ucrania

373
0
Compartir

[Imagen: 2018 – Miembros del ejército estadounidense asignados al Grupo de Entrenamiento Multinacional Conjunto – Ucrania, el «nombre dado a la misión de entrenamiento, equipamiento, desarrollo de centros de entrenamiento y asistencia doctrinal a las fuerzas armadas ucranianas». (US Army)]

 

por Elisabeth Wichser, Grupo Socialisa Independiente

CIT en Estados Unidos

 

Este artículo se imprimió en la edición de marzo de nuestro periódico «Socialism Today» justo cuando se iniciaron los acontecimientos en Ucrania.

Los medios de comunicación corporativos de Estados Unidos están haciendo sonar las alarmas, prediciendo una invasión rusa de Ucrania. Algunos han llegado a decir que estallará la Tercera Guerra Mundial. Mientras señalan a Rusia, los medios de comunicación estadounidenses no mencionan cómo Estados Unidos ayudó a derrocar al anterior presidente de Ucrania en 2014, dando paso a un nuevo gobierno de extrema derecha que es más amigable con los intereses de Estados Unidos y la UE.

 

El anterior presidente ucraniano prorruso, Víktor Yanukóvich, se negó a firmar un acuerdo de libre comercio con la UE. Un golpe de Estado lo derrocó e instaló un gobierno pro-UE y pro-OTAN. Este golpe también desencadenó una guerra civil por motivos étnicos, que aún se libra en el este de Ucrania entre ucranianos y rusos. En respuesta al nuevo gobierno, Rusia invadió y anexionó Crimea -una zona de importancia económica para Ucrania-, así como varios enclaves de mayoría rusa. 14.000 personas han muerto en esta guerra desde 2014. En comparación con Estados Unidos y China, Rusia es una potencia imperialista regional más pequeña. Sin embargo, los intereses de Rusia reflejan los de Estados Unidos: mantener o ganar el control de importantes regiones ricas en recursos naturales, rutas comerciales, mercados de consumo y mano de obra barata.

 

Los funcionarios estadounidenses hablan de «proteger la democracia» en Ucrania, al igual que su justificación para invadir Irak y Afganistán, y sin embargo ayudaron a un gobierno autoritario de derechas a tomar el poder. El Batallón Azov es un ejemplo preocupante de la amistad del gobierno ucraniano con los neonazis. El Batallón Azov es una rama de la Guardia Nacional ucraniana; está formado por unos 3.000 fascistas altamente entrenados que han sido acusados de cometer crímenes de guerra a lo largo de la frontera entre Ucrania y Rusia. El gobierno ucraniano también ha intentado rehabilitar la imagen de los colaboradores nazis durante la Segunda Guerra Mundial, incluyendo la erección de estatuas y el cambio de nombre de las calles.

 

Reequilibrio de las potencias imperialistas

Aunque Estados Unidos sigue siendo una potencia imperialista, en las últimas décadas el imperialismo estadounidense ha disminuido. Esto ha dejado un vacío de poder que otros países, concretamente China, intentan llenar. Por ejemplo, la participación de Estados Unidos en el PIB mundial ha disminuido del 40% en 1960 a sólo el 16% en 2020. La cuota de China en el PIB mundial ha pasado del 8% en 2011 al 18% en 2020.

 

La iniciativa china «Belt and Road», que proporciona préstamos depredadores a los países neocoloniales para mejorar las infraestructuras, es un ejemplo de cómo China llena el vacío dejado por el declive del imperialismo estadounidense. La competencia interimperialista crea una peligrosa inestabilidad en el mundo, dando lugar a guerras regionales por delegación que reciben el apoyo de las potencias internacionales. Ejemplos de esto serían los conflictos en Afganistán, Yemen y ahora Ucrania.

 

El sistema capitalista imperialista global hace bajar los salarios de los trabajadores y fortalece a las corporaciones multinacionales (algunas de las cuales tienen beneficios superiores al PIB de algunos países). El imperialismo alimentó las guerras mundiales, las guerras por poderes y una carrera global hacia el fondo de los salarios y las condiciones de trabajo. El imperialismo aumenta los beneficios capitalistas al imponer el control de los costes de producción más bajos y los materiales de menor precio, sin importar en qué parte del mundo se encuentren. Los gobiernos utilizan el poder blando (diplomacia, comercio, sanciones) así como el poder duro (invasiones y operaciones militares) para mantener relaciones económicas de explotación con otros países.

 

La OTAN es uno de esos poderes duros, una alianza militar y económica de países capitalistas occidentales que lucha por el control de regiones clave, formada tras la Segunda Guerra Mundial para contrarrestar a la Unión Soviética. A pesar de la caída de la Unión Soviética, la OTAN pretende impedir que el capitalismo ruso desafíe al capitalismo occidental. Ucrania, que ha sido un aliado de Rusia desde que ambos salieron del colapso de la URSS, está buscando unirse a la OTAN, lo que significaría que la mayoría de los países de la frontera oriental de Rusia estarían en la OTAN. En respuesta, Rusia envió 150.000 soldados a la frontera ucraniana. La situación se ha agravado con el reconocimiento por parte de Rusia de los estados separatistas de Donetsk y Luhansk y el envío de tropas allí para apoyar a las fuerzas prorrusas. Biden ha respondido con sanciones y la promesa de enviar más ayuda militar. Biden ya ha enviado 2.000 soldados a Polonia y Alemania y tiene alrededor de 8.500 en espera en caso de que la situación se agrave aún más.Ucrania tiene importancia geopolítica para la OTAN y para Rusia, sobre todo porque tiene una serie de importantes gasoductos que transportan el gas natural de Rusia a Europa. Ucrania es también una fuente de mano de obra barata.

 

Lucha socialista contra el imperialismo

La respuesta de Estados Unidos a los acontecimientos en Ucrania muestra que la política exterior real se ha mantenido prácticamente igual desde que Biden tomó el relevo de Trump. Biden ha hecho pequeños cambios, como la reincorporación a los Acuerdos Climáticos de París, pero en última instancia, tanto Trump como Biden presentan una política exterior de «América Primero» que busca proteger los intereses capitalistas estadounidenses en los mercados internacionales y mantener el estatus de Estados Unidos como superpotencia mundial. Un reciente cargamento de armas militares de Estados Unidos llegó a Ucrania en enero, consistente en armas por valor de 200 millones de dólares financiadas por los contribuyentes, incluyendo misiles Javelin producidos por Raytheon y Lockheed Martin. El nuevo presupuesto militar de Biden es de 768.000 millones de dólares, es decir, más de 30.000 millones de dólares más que el de Trump, tres veces más que el de China y 10 veces más que el de Rusia. Los presupuestos militares siguen aumentando en los EE.UU. sin importar qué partido corporativo esté en el control, mientras que la financiación de la educación, la atención médica y la vivienda pública se descartan como «demasiado caro.»

 

La retirada de Estados Unidos de Afganistán el año pasado es una dolorosa demostración a la clase trabajadora, dentro y fuera del país, de que las potencias capitalistas no pueden imponer la paz ni la estabilidad en las regiones. El complejo militar-industrial (junto con el deseo de obtener beneficios del petróleo) alimentó las invasiones en Iraq y Afganistán. Estados Unidos gastó 14 billones de dólares en las guerras de Afganistán e Iraq, y hasta la mitad de ese dinero fue a parar a contratistas privados (Brown University Cost of War). El gobierno de Biden habló de reasentar a los refugiados afganos tras la retirada de las tropas estadounidenses, pero simultáneamente continuó e incluso aumentó las deportaciones de inmigrantes dentro de Estados Unidos por parte de Trump.

 

No hay solución para las cuestiones de la paz duradera, la estabilidad, la soberanía o la democracia de los gobiernos y los militares capitalistas. Como socialistas e internacionalistas, no apoyamos las guerras imperialistas de ningún país capitalista. Sólo las luchas de los trabajadores de todo el mundo, y la solidaridad entre ellos, pueden construir una alternativa al sistema capitalista explotador, inestable y violento.

 

El Grupo Socialista Independiente exige:

No a la guerra en Ucrania. Oponerse a la escalada militar de Estados Unidos, la OTAN y Rusia en Ucrania y sus alrededores.

Detener la ayuda militar, financiera y política de Estados Unidos a los gobiernos represivos y autoritarios de todo el mundo, incluyendo Arabia Saudí, Israel y Myanmar.

Oponerse a la creación y apoyo de golpes militares contra líderes democráticamente elegidos.

Acabar con las sanciones y embargos de Estados Unidos contra países extranjeros. Dichas sanciones perjudican a los trabajadores a nivel internacional y no hacen nada para acabar con la opresión.

Recortar el abultado presupuesto militar estadounidense y reinvertir el dinero en programas sociales. Garantizar al personal militar de rango una transición justa durante la reducción de puestos de trabajo, con garantía de salario completo, beneficios, readaptación profesional gratuita y nuevos puestos de trabajo con salarios dignos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here