Inicio Internacional El avance de los “independientes” en las elecciones libanesas muestra las posibilidades...

El avance de los “independientes” en las elecciones libanesas muestra las posibilidades de cambio

341
0
Compartir

[Imagen: Protestas en Líbano en 2019 contra la corrupción, el alza en el costo de la vida y los partidos sectarios en el poder]

Ian Dalton

Comité por una Internacional de los Trabajadores, CIT.

El 15 de mayo, los votantes libaneses acudieron a las urnas en una de las elecciones más extrañas de los últimos años. El colapso social sin precedentes que ha sufrido el Líbano en los últimos años ha sido el telón de fondo de estas elecciones. La inflación supera el 200% y el desempleo se ha triplicado en los últimos dos años. El Líbano tampoco se ha librado de las consecuencias de la invasión rusa de Ucrania, ya que el 80% del trigo del país procede de este país.

Una característica significativa de las elecciones fue la retirada oficial de la carrera por parte del Movimiento del Futuro, el vehículo electoral de la dinastía Hariri, de base suní, cuyo líder, Saad Hariri, había sido el primer ministro a la cabeza de un bloque parlamentario de 20 personas en las últimas elecciones. Pero otros, incluido el actual primer ministro, tampoco se presentaron a las elecciones.

Sin embargo, a pesar de estas retiradas, se presentó un récord de 1043 candidatos a las elecciones. Tras el levantamiento del 17 de octubre de 2019 contra las medidas de austeridad del entonces gobierno de Saad Hariri, y las protestas masivas que estallaron tras la trágica explosión del puerto de Beirut exigiendo responsabilidades por la catástrofe, había grandes esperanzas de ver elegidos en el parlamento a quienes estaban fuera de los tradicionales partidos y bloques de base religiosa sectaria.

Un sondeo de opinión realizado en diciembre de 2021 informó de que casi el 45% de los votantes libaneses no votaría al mismo partido que en 2018, mientras que el 40% estaba dispuesto a votar a independientes o a partidarios del levantamiento del 17 de octubre. En particular, varios partidos se habían formado explícitamente en líneas antisectarias, o sobre la base del apoyo al levantamiento del 17 de octubre.

Oficialmente, se eligieron 13 independientes, aunque no todos eran realmente independientes de los bloques y partidos existentes. Por ejemplo, varios independientes tenían vínculos con el Movimiento Futuro de Hariri, y un partido del 17 de octubre, Taqqadom, que obtuvo dos escaños, se presentó en listas con el Partido Kataeb, surgido de una de las milicias sectarias más feroces de la guerra civil.

Pero entre los independientes también está Melham Khalif, que en noviembre de 2019 ganó las elecciones al Colegio de Abogados de Beirut como independiente. Tal vez, más prometedor, Ibrahim Mneimnah, de la campaña Beirut Resiste, se había presentado anteriormente sin éxito a las elecciones en 2018 por su participación en las protestas por los residuos de Beirut de 2015. En un discurso ante la prensa tras su elección, Mneimah hizo hincapié en la oposición a las ventas y a los ataques contra el nivel de vida y los derechos, y concluyó con las siguientes palabras: “La verdadera batalla ha comenzado hoy porque las elecciones son una de las fronteras contra este régimen. Nuestra próxima cita es en los municipios, los sindicatos, las universidades y las calles, hasta que derribemos el sistema y recuperemos nuestro presente y nuestro futuro.”

La verdadera batalla comienza pronto

Esa batalla real empezará pronto, ya que el gobierno entrante intentará hacer pasar por el parlamento las ocho condiciones impuestas a Líbano para un nuevo rescate del FMI acordado en abril. Entre ellas se encuentran la reducción del gasto público, el aumento de los impuestos, las privatizaciones y la reducción de la deuda, recayendo gran parte de la carga en los sectores más pobres de la sociedad libanesa.

Llevar esto a cabo será más difícil dado el parlamento más inestable que se ha elegido, ya que el bloque del Movimiento Patriótico Libre de Hezbollah ha perdido su mayoría parlamentaria, pero el partido opositor Fuerzas Libanesas tampoco tiene mayoría. Según la Constitución libanesa, los puestos clave del Estado y del Parlamento se asignan a agrupaciones religiosas específicas, como los musulmanes suníes, los chiíes y los miembros de las distintas confesiones cristianas, un sistema que fue rechazado implícitamente por las protestas masivas de 2015, y por las de 2019 a 2021.

Así, Nabih Berri, el presidente saliente del parlamento, y líder de Amal, se enfrentará a una votación de reelección, que las Fuerzas Libanesas y otros grupos “cristianos” de la oposición votarán en contra. Sin embargo, como el cargo tiene que ser ocupado por un chiíta (Amal y Hezbollah ocupan todos los escaños chiítas), es probable que sea elegido por defecto. Otras elecciones más disputadas tendrán lugar para el vicepresidente (un ortodoxo griego) y el presidente (un maronita), que también tienen que ser elegidos por el parlamento.

La clave para frenar los ataques propuestos contra las masas libanesas serán las luchas de los trabajadores libaneses, y sus sindicatos, junto con otras capas oprimidas del Líbano, como el gran número de refugiados de diversos conflictos en la región. Si los auténticos independientes se basan en esta capa, incluso una o dos voces claras en el parlamento podrían actuar como tribuna para el tipo de luchas de masas necesarias para derrotar estos ataques a las masas libanesas. Esto podría sentar las bases para reconstruir el movimiento obrero en el Líbano y su propio partido de masas que podría empezar a esbozar una alternativa socialista a la miseria que el capitalismo ha infligido al país.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here