Inicio Internacional ¿Cómo ganó Marcos Jr., hijo de un infame dictador, las elecciones en...

¿Cómo ganó Marcos Jr., hijo de un infame dictador, las elecciones en Filipinas?

94
0
Compartir

[Imagen: El candidato presidencial Ferdinand «Bongbong» Marcos Jr. hablando en un mitin electoral en Batasan Hills, Quezon City]

Yuva Balan

Comité por una Internacional de los Trabajadores, CIT.

En una victoria aplastante, Ferdinand Marcos Jr, más conocido como Bong Bong Marcos o simplemente BBM, se convertirá en el nuevo presidente de Filipinas a finales de mayo. El hijo y tocayo del tristemente célebre dictador Ferdinand Marcos consiguió 31 millones de votos, más del doble que su rival más cercano y actual vicepresidente, Leni Robredo.

 

Será el primer presidente que reciba la mayoría de los votos (algo más del 50%) desde que su padre supuestamente ganó con una mayoría del 53% a Corazón Aquino en las polémicas y disputadas elecciones de 1986. El dictador Marcos fue derrocado por las masas a los pocos meses de aquellas elecciones en una serie de manifestaciones populares conocidas como la «Revolución del Poder Popular».

 

Junto Ferdinand Marcos Jr, Sara Duterte, alcaldesa de la ciudad de Davao e hija del presidente saliente, también obtuvo la mayoría de los votos electorales para convertirse en vicepresidenta. Aunque en los años anteriores a estas elecciones se la consideraba candidata a la presidencia, Sara Duterte decidió respaldar a Marcos y consiguieron los puestos de presidente y vicepresidente. Esto se ve como la unión de dos dinastías políticas con una agenda para establecer un poderoso control sobre la política del país.

Este resultado electoral servirá al presidente saliente, Rodgrigo Duterte, permitiéndole mantener cierto poder en el gobierno de Filipinas. Esto es crucial para su supervivencia política, ya que numerosas organizaciones de derechos humanos y de otro tipo están esperando para llevarle ante los tribunales y las cortes por las acusaciones de asesinatos extrajudiciales generalizados de criminales a lo largo de los seis años de su presidencia.

 

Rehabilitación de un dictador

Al ganar las elecciones presidenciales con un resultado aplastante, Bong Bong Marcos ha cumplido por fin su antiguo objetivo de rehabilitar la imagen de su difunto padre. BBM nunca ha reconocido ninguno de los crímenes de su padre ni ha expresado su arrepentimiento. La familia Marcos lleva muchos años trabajando en silencio para recuperar terreno político en Filipinas. Ha conseguido arrastrarse lentamente hacia el poder negando toda su corrupción y sus atroces crímenes contra la humanidad. Además, si no fuera por la intervención de Duterte, BBM no habría podido presentarse a las elecciones debido a una acusación penal pendiente por evasión de impuestos.

 

A lo largo de su presidencia, Duterte había utilizado el apoyo de la familia Marcos, que tenía influencia política en el norte del país, para reforzar su poder en el Congreso. A cambio, Duterte proporcionó a los Marcos favores políticos y económicos para aumentar aún más su poder. En 2016, el cuerpo del dictador y conocido cleptócrata Ferdinand Marcos fue trasladado desde un lugar de enterramiento en Hawái a Filipinas, a pesar de las fuertes objeciones de numerosos grupos de derechos humanos. Fue enterrado en el Libingan ng mga Bayani (Cementerio de los Héroes) como parte de una campaña de rehabilitación de Marcos.

 

El «Equipo Marcos», utilizando costosos expertos en campañas políticas y miles de «trolls» en línea y blogueros independientes, presentó una versión alternativa de la historia, en la que el peróodo de la ley marcial bajo la presidencia de su padre se presenta como una época dorada para el pueblo de Filipinas. A lo largo de la campaña política, BBM evitó los medios de comunicación convencionales y optó por conceder todas sus entrevistas a los blogueros. Hizo campaña casi exclusivamente en las plataformas de las redes sociales, logrando evitar cualquier pregunta contundente sobre el legado de su padre y sus propios planes y políticas para el pueblo del país.

 

El papel de las redes sociales

La mayoría de los medios de comunicación y los políticos opuestos a Marcos culpan a las redes sociales de la victoria de BBM y Sara Duterte. Aunque hoy en día juegan un gran papel en las elecciones, no son la causa principal de la decisión tomada por millones de votantes.

Bong Bong Marcos y Sara Duterte

Políticos como BBM y Sara no se diferencian demasiado de Donald Trump o Narenda Modi, al notar una creciente desconfianza entre la población con los medios de comunicación tradicionales, que son de propiedad estatal o están estrechamente vinculados al Estado. En general, la gente es consciente del papel de los medios de comunicación estatales, que siguen manipulando la verdad en favor de sus aliados políticos. Por ello, cada vez más personas optan por informarse de las noticias políticas a través de las redes sociales, como Facebook y Twitter, que se consideran independientes, aunque no totalmente fiables. Además, en una sociedad sin democracia real, los medios sociales son la única forma de expresar sus preocupaciones y quejas.

 

Habiendo visto este fenómeno en todo el mundo, BBM y Sara decidieron centrar todos sus esfuerzos en las campañas en las redes sociales. La población filipina es mucho más «experta en tecnología» desde que la pandemia de Covid les obligó a quedarse en casa y a trabajar a distancia. Incluso las generaciones mayores se vieron obligadas a aprender a comunicarse a través de Internet. Esto también ayudó mucho a la campaña de BBM y Sara.

 

Sin embargo, este fenómeno no puede explicar por sí solo la victoria de Marcos y Sara, ya que su mayor apoyo está en las zonas rurales, donde la tecnología no es tan común como en las zonas urbanas. Se prevé que el equipo Marcos domine las regiones menos desarrolladas y pobres del sur de Filipinas, conocidas como Mindanao, excepto en una ciudad y dos provincias. Además, otros candidatos que invirtieron mucho en la campaña en las redes sociales, como la candidata a la presidencia, Leni Robredo, y el ex actor, Isko Moreno, no obtuvieron buenos resultados.

 

Alternativas

Los candidatos que triunfaron afirmaron tener la voluntad política de establecer la ley y el orden, reducir la pobreza y acabar con las élites débiles y corruptas. Aunque carecen de un programa concreto, afirmaron tener la «voluntad política» que supuestamente les falta a otros políticos para cumplir sus promesas.

 

Aunque procede de una dinastía política, Duterte se las arregló para presentarse como un «forastero» del Mindanao rural, capaz de desbaratar a las llamadas élites políticas que han dominado la política filipina durante décadas, sin ningún beneficio para la mayoría. Ahora, al prometer continuar con todas las políticas económicas y políticas de Duterte, BBM y Sara siguen sus pasos, pero se presentan como «outsiders» políticos.

 

Desde que las masas derrocaron al dictador Marcos en 1986, ninguno de los presidentes o gobiernos posteriores ha conseguido sacar a las masas de las miserias del capitalismo. Aunque la revolución trajo consigo algunos derechos políticos democráticos y una nueva constitución, la mayoría de las masas no disfrutaron de los frutos de su valiente batalla contra una dictadura brutal.  Los estrechos vínculos económicos y militares con Estados Unidos y otros imperialistas occidentales hicieron que el pueblo se viera sometido a una continua explotación y privación.

 

Los llamados presidentes elegidos democráticamente después de Marcos, como Joseph Estrada y Gloria Arroyo, también eran corruptos y gobernaban con una fuerza excesiva. No sólo el pueblo siguió siendo pobre y explotado, sino que Filipinas se volvió menos estable. Cada uno de los presidentes posteriores se enfrentó a conflictos con los rebeldes de las regiones del sur y no consiguió resolver la antigua cuestión nacional del sur.

 

Duterte y ahora Marcos Jr. han sabido aprovechar la decepción con las llamadas democracias liberales. Marcos argumentó que el pueblo estaría mejor bajo un dictador como su padre, capaz de tomar decisiones difíciles, sin depender de políticos sin carácter en deuda con las élites y los imperialistas occidentales.

 

Ninguno de los otros candidatos consiguió rebatir estos argumentos. Leni Robredo, la segunda candidata más popular a la presidencia y la primera opción de la comunidad empresarial, no tenía un programa para conseguir el apoyo de las masas. Se concentró en la lucha contra la corrupción, la ampliación de la democracia y la mejora de las pequeñas y medianas empresas, careciendo de un plan concreto y dejando a las grandes corporaciones en total dominio de la economía.

 

A pesar de haber cambiado el color de la campaña política de su partido, del tradicional amarillo de los candidatos liberales al rosa oscuro, Leni no tenía un programa que abordara la difícil situación de la clase trabajadora y los pobres. En política exterior, es partidaria de adoptar una postura firme contra la expansión militar china en los mares del sur de China y de estrechar lazos con Estados Unidos. Sin embargo, entrar en un conflicto internacional con una superpotencia mundial es impopular. Ayudó a la campaña de Marcos a difundir el rumor de que Leni es una marioneta de EEUU.

 

Cuando los sondeos demostraron que BBM y Sara Duterte iban a ganar, se intentó formar una coalición anti-Marcos con Leni Robredo como única candidata a la presidencia. Sin embargo, diversos desacuerdos políticos hicieron que este esfuerzo fracasara.

 

Democracia o dictadura

Candidatos como Robredo plantearon la pregunta «¿Democracia o dictadura?» para llamar a tomar conciencia sobre los peligros de una vuelta a la dictadura al estilo de los años 70. Con programas políticos inadecuados, no lograron ganarse el apoyo del pueblo.

 

A cambio, el vencedor – BBM – afirma que la democracia en Filipinas ha sido sobrevalorada y utilizada como herramienta para saquear las riquezas de la nación por diversos grupos de interés. Reitera la idea de que un gobierno de mano dura, como el de su padre, será capaz de generar crecimiento económico y mejorar los medios de vida de la población. Afirma además que, aunque no hubo democracia política durante la época de su padre, sí hubo desarrollo de infraestructuras y crecimiento económico que beneficiaron enormemente a la población.

El dictador Ferdinand Marcos

Sin embargo, al principio de la presidencia de Ferdinand Marcos, en 1965, hubo un periodo de crecimiento económico estable en Filipinas. Esto se detuvo a mediados de los años 70, al final de su segundo mandato. La economía estaba empantanada por la acumulación de deuda, la mala gestión del gobierno, la corrupción y otros problemas. Al negarse a dimitir, Marcos impuso la ley marcial y se mantuvo en el poder durante 14 años más por la fuerza. Fue acusado de matar y encarcelar a miles de activistas y opositores políticos y de malversar más de 10.000 millones de dólares.

 

A pesar de esta historia, la mayoría de la población del país, que se encuentra en una situación desesperada debido a la recesión económica, especialmente durante la pandemia, no tuvo ninguna opción válida en las urnas. Ante la pregunta «¿democracia o dictadura?», muchos optaron por apoyar a un antiguo paria político e hijo de un dictador que, al menos, parecía prometer un futuro mejor. Todo lo que tenían, aparte de eso, era una colección de políticos de carrera que repetían vergonzosamente los mismos argumentos y que llenaban a las masas de promesas vacías sin ninguna perspectiva de cumplimiento.

 

Empeoramiento de las condiciones económicas

La economía filipina cayó en picada en 2020 debido a la pandemia, cuando el PIB cayó un 9,6%. A pesar de haber logrado un crecimiento moderado desde entonces, la economía está luchando contra el aumento de la inflación, la deuda y el déficit por cuenta corriente. Citando la incertidumbre en las perspectivas de crecimiento a medio plazo, la agencia de calificación Fitch mantuvo en febrero la calificación BBB para la economía filipina y una perspectiva negativa.

 

Con el conflicto en Ucrania, que eleva los precios de la energía y las materias primas y alimenta la inflación continua, y la ralentización del crecimiento económico en China, el electo presidente BBM no tiene una salida clara a las crisis económicas en desarrollo. No hay una forma evidente de controlar la inflación para impulsar la recuperación económica. Tampoco hay fondos para continuar con los prometidos proyectos de infraestructura del programa «Construir, construir, construir» de Duterte.

 

Aunque BBM y Sara Duterte fueron elegidos prometiendo estabilidad económica y prosperidad, en la actual situación económica son prácticamente incapaces de cumplir ninguna de sus promesas.

 

Ganar el 50% de los votos electorales no garantiza por sí solo un gobierno estable. Al igual que Duterte, el presidente Bong Bong Marcos y Sara son figuras controvertidas y polarizantes. Entre las clases medias y algunos sectores de la juventud y los estudiantes, especialmente de las zonas urbanas, ambos son vistos como cleptócratas. Han utilizado su posición en el poder para cometer repetidas violaciones de los derechos humanos, incluida la vista gorda ante las decenas de miles de asesinatos extrajudiciales cometidos por el presidente Duterte.

 

Si el nuevo régimen no es capaz de abordar el actual empeoramiento de la situación económica de las masas de forma rápida y significativa, no pasará mucho tiempo antes de que los pobres y los oprimidos empiecen a clamar por un cambio. Históricamente, la clase trabajadora y los pobres de Filipinas han desempeñado un papel importante a la hora de poner de rodillas a un dictador notoriamente violento y represivo con movimientos y protestas masivas. La naturaleza no violenta de la Revolución del Poder Popular de 1986 sirvió de inspiración para el movimiento Reformasi de Indonesia y Malasia en 1998.

 

Teniendo en cuenta esta historia, no es imposible imaginar que se desarrolle otro movimiento popular histórico en Filipinas, con la administración entrante sin resolver las crisis económicas y tratando de utilizar la fuerza para silenciar las voces de la gente.

 

Historia de errores

Desgraciadamente, no hay un liderazgo procedente de ninguno de los partidos de izquierda ni de los sindicatos. Ninguno de ellos ofrece una perspectiva de construir una organización política de masas basada en la clase trabajadora con el objetivo de sustituir el podrido sistema capitalista. El Partido Comunista de Filipinas (CPP) ha estado involucrado en una guerra de guerrillas perpetua con el Estado filipino desde su creación y ha cometido errores cruciales a lo largo de su existencia. No participó en el movimiento del Poder Popular contra Ferdinand Marcos. Junto con todas las organizaciones de izquierda de Filipinas, optaron por boicotear completamente las elecciones presidenciales de 1986 por miedo a legitimar la dictadura de Marcos, si éste ganaba.

 

Sin embargo, las organizaciones liberales se unieron en torno a Corazón Aquino, la esposa del líder de la oposición recientemente abatido. Se convirtió en la líder de facto del Movimiento del Poder Popular y juró como nueva presidenta.

 

Los años siguientes fueron testigos de la continua represión de las organizaciones de izquierda y del apuntalamiento del capitalismo por parte de todos los presidentes que se sucedieron. El CPP continuó su lucha armada con el Estado desde las zonas rurales e intentó realizar varias conversaciones de paz fallidas con el gobierno.

 

En 2016, el líder del CPP, José Sison (que vive exiliado en los Países Bajos), respaldó extraoficialmente a Duterte para la presidencia, afirmando que las conversaciones de paz con un gobierno de Duterte eran totalmente posibles. Inicialmente, Duterte utilizó este respaldo para ganar más apoyo en las elecciones e incluso ofreció a los miembros del CPP puestos en el gabinete. Pero, después de consolidar su poder con firmeza como presidente, Duterte emitió una proclama en la que declaraba al Partido Comunista de Filipinas (CPP) y a su brazo armado, el Nuevo Ejército del Pueblo (NPA), organizaciones terroristas. Desde entonces, los miembros del CPP, sus partidarios y otros grupos de izquierda han sido atacados y perseguidos sin piedad. Los ataques a los rojos se convirtieron en una característica constante de la política filipina.

 

Alternativas en la actualidad

En este clima, y en el vacío político, los líderes de la derecha, como Duterte y ahora BMM, han podido ganar las elecciones y obtener el poder casi sin oposición. En el próximo período, cuando las masas vean la naturaleza fraudulenta del nuevo régimen, se verán obligadas a buscar una alternativa que tenga un programa concreto para cambiar la sociedad.

 

El Partido Lakas ng Masa (Partido de las Masas Trabajadoras) es un partido político de izquierdas afiliado a la BMP (Solidaridad de los Trabajadores Filipinos) y ha presentado a un conocido activista laboral, Leody de Guzmán. Es el actual presidente del BMP, que agrupa a más de 200 sindicatos de trabajadores, con un total de 100.000 afiliados. Aunque se retiró antes de tiempo por el escaso número de votos que recibió, Leody consiguió presentar un programa de subida de salarios y la abolición del opresivo trabajo por contrato.

Activistas del Partido Lakas ng Masa

Sin embargo, Leody no abordó muchas otras áreas de preocupación relativas a la maltrecha economía, la creciente desigualdad, la falta de oportunidades de empleo, las relaciones internacionales y otras cuestiones. Su programa tampoco ilustró claramente cómo se financiarían las promesas electorales y no puso de manifiesto la inevitabilidad de desafiar al sistema capitalista y sus centros de poder para lograr un cambio significativo en la sociedad.

 

Con el apoyo de una organización obrera de masas, como el BMP, Leody y el Partido Lakas ng Masa deberían ser capaces de construir un partido político fuerte basado en la necesidad de la lucha de masas, con una perspectiva clara. Deben proponerse políticas socialistas audaces, como un alto salario digno para todos los trabajadores, una sanidad y una educación gratuitas y de calidad para todos, un programa de vivienda pública, un aumento masivo de las infraestructuras públicas y de los fondos de desarrollo social, etc. Para cumplir estas promesas, el partido debe comprometerse a hacer campaña contra los intereses de clase capitalistas. La dirección también debería proponer la idea de nacionalizar todas las grandes industrias bajo la gestión y el control democrático de la clase obrera como uno de los principales puntos de su programa.

 

Lucha

La clase obrera de Filipinas y del sudeste asiático está sometida a una presión extrema por la degradación de la economía mundial y está dispuesta a lanzarse a la lucha contra la clase dominante. Aunque la pandemia ha remitido por el momento y las economías se han reactivado en su mayor parte, las masas aún no ven ninguna de las recuperaciones prometidas. Las crisis de la cadena de suministro global, la guerra y una economía fuertemente endeudada, están llevando a las naciones de una crisis a otra en rápida sucesión, sin dar a las masas espacio para respirar y reunir sus pensamientos y acciones.

 

La clase obrera y las masas oprimidas de Filipinas necesitan desesperadamente un liderazgo claro que no sólo les lleve a organizar su ira en acciones tangibles, como una huelga general o protestas masivas. Sino que también necesitan tomar el poder político de las garras de las élites gobernantes capitalistas, a medida que se desarrolla la situación.

 

Está claro que no habrá ningún progreso real bajo el capitalismo y la condición de las masas seguirá deteriorándose. Sólo una sociedad socialista, bajo el pleno control democrático de la clase obrera y del pueblo, podrá sacar a la sociedad de la crisis capitalista y encaminarla hacia la construcción de un futuro próspero y pacífico para todos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here