Inicio Internacional Elecciones presidenciales de Kazajastán

Elecciones presidenciales de Kazajastán

28
0
Compartir

17 de noviembre de 2022 Clare Doyle,

Comité por una Internacional de Trabajadores CIT

 

El presidente de Kazajstán, Kassym-Jomart Tokaev, adelantó la celebración de las elecciones presidenciales previstas para diciembre de 2024 al 20 de noviembre de este año y extendió la duración del mandato a siete años. Esto significa que no habrá otro hasta 2029.

La organización de trabajadores de Kazajstán, Amanat, es un sindicato independiente de ámbito nacional que tiene como objetivo establecer un partido de trabajadores con su propio programa, contra la dictadura y por la democracia y el socialismo de los trabajadores. Pero aún no ha podido establecer tal partido y ha estado discutiendo qué enfoque tomar en el contexto de los crecientes problemas económicos y sociales.

En enero de este año, hubo un dramático estallido de ira contra el aumento del precio del combustible, que comenzó en Zhanaozen y se extendió rápidamente por todo el vasto país. El aumento de precios se revirtió rápidamente pero, en el levantamiento, los símbolos del dictador del país, Nursultan Nazarbaev, estaban siendo destruidos y su designado, Kassym-Jomart Tokaev, temía por su propio futuro. Pidió ayuda a Vladimir Putin con las fuerzas armadas para aplastar el movimiento y salvar su posición al frente del gobierno. Tokaev pasó a implementar «reformas» menores en la parte superior que tenían muy poca importancia para la clase trabajadora en apuros y los agricultores pobres de Kazajstán.

Al adelantar las elecciones al 20 de noviembre de este año, Tokaev espera una victoria rápida (¡si no el 101% de votos que solía recibir Nazarbaev!). La ley electoral de Kazajstán hace imposible que cualquier organización proponga a un trabajador ordinario para que la represente. El candidato a la presidencia debe gozar de buena salud, estar bien calificado académicamente y aprobar los exámenes en idioma kazajo, escrito y hablado. El candidato debe haber sido empleado del estado durante al menos cinco años y haber recogido 118.000 firmas de apoyo en al menos 14 de las 20 regiones que se extienden por un país del tamaño de Europa occidental. Se debe realizar un depósito de 3 millones de tenge (6.000 dólares) y se reembolsará si el candidato obtiene más del 5% de los votos.

Los socialistas creen que las organizaciones de trabajadores deberían poder presentar libremente a quienes quieran como candidatos para las elecciones sin tener que pagar depósitos masivos, simplemente con el apoyo de su sindicato o partido. Tendrían que comprometerse a acatar las decisiones democráticas de la organización a la que representan.

Programa

En Kazajstán, un programa de lucha para los representantes de los trabajadores incluiría un salario digno para todos, ajustable de acuerdo con el aumento de los precios de los alimentos, la vivienda y los servicios, y una semana máxima de 40 horas. Insistiría en que todas las instalaciones de educación, bienestar, vivienda y salud estuvieran en manos públicas y recibieran fondos suficientes para cubrir las necesidades de todos los hombres, mujeres y niños de la sociedad. Abogaría por la propiedad pública de las principales industrias financieras, productivas y de servicios junto con el transporte y la energía, bajo el control y la gestión de los trabajadores democráticos, orientados a la necesidad y no al lucro.

La organización de trabajadores, Amanat, ha tenido que seleccionar a alguien que reúna todos los requisitos para ser candidato y ha brindado una ayuda considerable al sindicato para establecerse. Pero Miran Kazhiken no es de ninguna manera socialista.

En su programa, aboga por varios servicios y provisiones para que estén adecuadamente financiados y disponibles para todos, incluyendo vivienda, educación y salud. Aboga por los derechos lingüísticos y culturales para todas las nacionalidades, con muchas más facilidades para usar y estudiar el idioma kazajo. Defiende la igualdad de derechos y la justicia para todos y una lucha real para eliminar las prácticas corruptas.

Su manifiesto aboga correctamente por la construcción de sindicatos fuertes que sean independientes del estado y capaces de luchar por condiciones laborales decentes (seguras), igual salario por trabajo de igual valor, una reducción de la edad de jubilación e igualdad de género. Se hacen claras demandas de libertad de prensa y de medios de información masiva y de control estatal del comercio exterior.

Miran se pronuncia claramente por “despachar negocios oligárquicos” al pasado y por “reducir la economía sumergida”, pero no tiene una propuesta concreta de cómo se puede hacer esto. También aboga por el desarrollo planificado, sobre la base del apoyo estatal, de la agricultura y el procesamiento de alimentos.

Asociación social

Todas estas demandas son muy loables, pero seguirían siendo inalcanzables sobre la base de una «asociación social» idealista entre empleadores y empleados que pide Miran. En efecto, está abogando por una «economía mixta», lo que en realidad significa mantener la forma capitalista de hacer las cosas en muchos campos, es decir, obtener ganancias a expensas de la clase trabajadora.

Las ganancias significativas para los trabajadores solo se pueden lograr a través de la lucha de masas. Pero los propietarios privados de la industria, por muy emprendedores que sean, sólo quieren una cosa. Quieren ganar dinero, ganancias, con los trabajadores que emplean. Y esto se hace al no pagarles el valor total de lo que se produce con su trabajo. Mientras el capitalismo se mantenga intacto, alentar a las medianas y pequeñas empresas en lugar de los monopolios, como defiende el candidato, no es la solución. Tampoco lo es desarrollar relaciones amistosas con los socios comerciales, como también sugiere.

Enfoque socialista

Los socialistas de cualquier país abogan por el fin del capitalismo y la guerra y una lucha para establecer un gobierno de los trabajadores que tome la producción, la distribución y el intercambio en propiedad pública con el control y la gestión en manos de representantes de los trabajadores elegidos y revocables. Este era el objetivo de los bolcheviques en Rusia en 1917 antes de que el aislamiento de la revolución rusa condujera a una dictadura estalinista de arriba hacia abajo dentro de la URSS. En comparación con hace un siglo, la transformación socialista de la sociedad tiene una probabilidad incomparablemente mayor de extenderse por todo el mundo como un reguero de pólvora.

Un candidato de los trabajadores a la presidencia en Kazajstán debe defender el fin del régimen dictatorial y el capitalismo y el establecimiento de una confederación socialista en toda la región, el fin de la guerra y la explotación y el socialismo internacional.

A pesar de las deficiencias de las políticas de Miran, los socialistas y activistas obreros de Kazajstán aún pueden pedir a los votantes que pongan su cruz al lado del candidato del sindicato Amanat. Este sería un claro voto en contra del actual titular reaccionario, Kassym-Jomart Tokaev, establecido originalmente por el antiguo dictador de Kazajstán, Nursultan Nazarbaev. La ocasión de la campaña electoral se puede aprovechar para celebrar reuniones y distribuir material con claras demandas socialistas y, de esta manera, sentar las bases para la rápida creación de un partido socialista obrero de masas en Kazajstán.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here