Inicio Internacional Brutal redada de la policía israelí en la mezquita de al-Aqsa desata...

Brutal redada de la policía israelí en la mezquita de al-Aqsa desata una ola de conflicto

251
0
Compartir

7 de abril de 2023

Amnon Cohen CIT en Israel / Palestina

Imagen: La Capilla Al-Qibli, parte de la Mezquita Al-Aqsa, en la Ciudad Vieja de Jerusalén. Considerado el tercer lugar más sagrado del Islam (Foto: Wikimedia Commons)

El brutal ataque policial a los palestinos en la mezquita de al-Aqsa ha desatado una nueva ola de conflicto. Imágenes compartidas en las redes sociales muestran a la policía paramilitar usando largos listones para golpear sin descanso a hombres y mujeres palestinos dentro del tercer lugar más sagrado del Islam, durante el Ramadán. Esto ha causado indignación en todo el mundo musulmán.

En una gran subestimación, la Liga Árabe dijo que esto ponía “en riesgo la estabilidad regional”. Cuarenta y cuatro misiles fueron disparados desde Gaza hacia el sur de Israel, y 34 fueron disparados desde el Líbano hacia el norte de Israel, el bombardeo más grande desde 2006. El estado israelí disparó inmediatamente misiles hacia Gaza y el Líbano. Los manifestantes se enfrentaron con la policía en Jerusalén Este, así como en las ciudades árabes del propio Israel, incluidas Nazaret, Sakhnin, Baqa al-Gharbiya y Kafr Manda.

Las acciones de la policía israelí tenían como objetivo limpiar el Haram al-Sharīf, conocido por los judíos como el Monte del Templo, de palestinos antes de la visita de miembros del Movimiento Mesiánico del Monte del Templo a la mañana siguiente. El Movimiento del Monte del Templo quiere reconstruir el Templo Judío (destruido por los romanos en el 70 dC) en el sitio de la Cúpula de la Roca y la mezquita de Al Aqsa, construida en los siglos VII y VIII. Creen que la consagración del Tercer Templo traería consigo la venida del Mesías. En la década de 1980, miembros de la clandestinidad judía fueron arrestados por planear volar la Cúpula de la Roca. Varios de sus seguidores fueron arrestados el jueves tratando de traer animales al Haram al-Sharif para sacrificarlos para el sacrificio ritual. La mayoría de los judíos piensan que el movimiento del Monte del Templo son lunáticos peligrosos. Pero cuentan con el apoyo de la facción ultranacionalista de la que depende el gobierno de Netanyahu para la supervivencia de su mayoría, incluido el ministro de Seguridad Nacional, Ittamar Ben Gvir, que tiene el control de la fuerza policial.

A los residentes del norte y sur de Israel que viven bajo los ataques con misiles de Hamás se les ha dicho que permanezcan cerca de los refugios antiaéreos. Pero los sucesivos gobiernos han mostrado su desprecio por estas comunidades de clase trabajadora golpeadas por la pobreza al eliminar planes para modernizar las casas con refugios. Alrededor de 50.000 israelíes que viven dentro de los 9 km de la frontera con el Líbano todavía no tienen refugios utilizables. Tanto el norte como el sur de Israel, considerados la “periferia”, son puntos negros de desempleo, cuya población se compone de los sectores más oprimidos de la clase trabajadora, incluidos, en el norte, los palestinos israelíes. Los cohetes disparados contra estas áreas, hasta el momento, no han causado víctimas. Los marxistas se oponen totalmente a tales ataques indiscriminados contra las comunidades de la clase trabajadora, que solo pueden reunir apoyo en torno al asediado gobierno de Netanyahu.

Escalada del conflicto nacional

Esta dramática escalada del conflicto nacional se produce después de 13 semanas de protestas masivas que han llevado a cientos de miles de israelíes a las calles contra los ataques del gobierno a la “democracia”. Los autoproclamados líderes capitalistas del movimiento de protesta se han quedado atrás del gobierno de ultraderecha a medida que se desarrolla el conflicto militar. Benn Ganz dice que la oposición brindará todo su apoyo al gobierno para responder a la escalada de violencia y llama a la gente a unirse detrás de ella. Yair Lapid dijo: “Cuando se trata de seguridad, no hay oposición ni coalición”.

En última instancia, la clase dominante capitalista no tiene solución al conflicto nacional ni alternativa a la brutal represión de los palestinos. El gobierno de Netanyahu no puede ser derrotado por los misiles de Hamas disparados contra las comunidades de la clase trabajadora, lo que solo podría reforzar el apoyo a Netanyahu. Sus seguidores y la extrema derecha intentarán aprovechar esta situación para consolidar el apoyo que estaban perdiendo debido a las continuas protestas contra el gobierno.

Pero la huelga general del 27 de marzo de 2023 mostró el poder de la clase obrera para obligar a Netanyahu a retirarse. Las protestas masivas, que han llevado a cientos de miles a las calles, necesitan sacudirse a sus líderes capitalistas, como Ganz y Lapid. Los organizadores de las protestas ahora han llamado a la continuación de la protesta y piden a los «ciudadanos que salgan a las calles en masa el sábado». Esto debe ser bienvenido. Pero también debería haber un llamado a una mayor escalada de la acción huelguística junto con la movilización masiva. Y, lo que es más importante, los activistas y las organizaciones involucradas en el movimiento deben formar un partido de trabajadores de masas independiente y, a través de ellos, tomar el control de su propio movimiento y lanzar un desafío decisivo al gobierno. Necesitan vincularse con los palestinos que protestan y se enfrentan a las fuerzas represivas del estado, en las ciudades palestinas de Israel, así como en los territorios. La clase trabajadora, unida, tiene el poder de derrotar al gobierno ultranacionalista de Netanyahu y Ben Gvir, y sacar al Medio Oriente de la carnicería del conflicto regional.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here