Inicio Internacional Una crisis histórica sacude a la sociedad israelí

Una crisis histórica sacude a la sociedad israelí

303
0
Compartir

19 de abril de 2023 Amnon Cohen, de Socialism Today (número 266 de abril de 2023), revista mensual del Partido Socialista (CIT Inglaterra y Gales)

Imagen: Protesta contra el gobierno en Tel Aviv, a principios de este año (foto: CC)

Las protestas masivas semanales en Tel Aviv, la violencia de los colonos en Cisjordania y la creciente represión del estado israelí sobre los palestinos, Amon Cohen analiza una crisis sin precedentes para la clase dominante israelí.

El domingo 26 de febrero, cientos de colonos israelíes de ultraderecha arrasaron la ciudad cisjordana de Hawarwa, incendiaron casas y automóviles y mataron a un palestino, en lo que la prensa israelí describió correctamente como un pogromo.

Decenas de miles de israelíes se manifiestan cada semana contra el nuevo gobierno ultraderechista israelí y sus “reformas judiciales”. El primer ministro Benjamin Netanyahu ha denunciado a los manifestantes a favor de la democracia como «anarquistas». La policía ha utilizado policías montados, cañones de agua y granadas de percusión y detenciones en un intento de intimidar a los manifestantes para que se queden en sus casas. Pero el número de manifestantes solo aumentó aún más, con 200.000 el 11 de marzo, una de las mayores protestas en la historia de Israel. Y aunque Netanyahu tiene una estrecha mayoría en la Knesset, las encuestas muestran que solo el 35% del público apoya sus «reformas».

Muchas figuras del establecimiento israelí se han unido o están liderando las manifestaciones, incluidos políticos capitalistas, economistas, directores ejecutivos de alta tecnología, generales retirados y exjefes de los servicios secretos. Las corporaciones israelíes están moviendo su efectivo al extranjero, provocando una caída en el valor del shekel, y varias empresas tecnológicas de miles de millones de dólares están haciendo planes para trasladar sus operaciones al extranjero. Ex primeros ministros y generales han llamado a la desobediencia civil. Los pilotos y reservistas militares de las unidades de inteligencia y operaciones especiales han amenazado con negarse a servir en el ejército si se promulgan las reformas del gobierno. Esta crisis sin precedentes ha sorprendido a muchos en la izquierda y a los medios de comunicación, que han visto a Israel como un bloque homogéneo e ignorado las enormes contradicciones de la sociedad israelí.

La clase capitalista israelí ha perdido el control de la situación. Su partido tradicional de gobierno, el mal llamado Partido Laborista de Israel, que dominó la política israelí durante décadas, ha quedado reducido a la ruina y casi fue aniquilado en las elecciones de 2022. El Partido Laborista israelí perdió el poder por primera vez en 1977, pero una de las principales causas de su desaparición fueron las reformas económicas neoliberales instituidas por Shimon Peres en la década de 1980, que pusieron fin al régimen socialdemócrata relativamente igualitario que existía anteriormente. En un proceso paralelo a la desaparición del PASOK en Grecia y del Partido Socialista en Francia, esto socavó la base económica de su apoyo popular.

Con el fin de crear un vehículo confiable para su gobierno, los capitalistas intentaron establecer una sucesión de partidos de «centro», generalmente dirigidos por personalidades de «caballeros blancos», sin experiencia política, en su mayoría ex generales o personalidades de los medios que aún no tenían experiencia política. tuvieron la oportunidad de desacreditarse a sí mismos. Estos incluyeron el Partido del Centro, New Way, Kadima, One Israel, Kahol Lavan y Yesh Atid. Todos estos partidos se basaron en los intereses de los capitalistas, no ofrecieron nada a los trabajadores israelíes comunes y rápidamente se desacreditaron.

El Likud es un partido populista de derecha, primero Menachem Begin y ahora Netanyahu desempeñando un papel similar al de Donald Trump en los EE. UU., Jair Bolsonaro en Brasil y Recep Tayyip Erdogan en Turquía; dirigiendo la ira de algunos de los sectores más oprimidos de la clase trabajadora, los judíos de Mizrachi, contra la ‘élite Ashkenazi’. Los Ashkenazis –judíos que emigraron de Europa– forman la mayor parte de la clase media y los capitalistas israelíes, mientras que los judíos Mizrachi –cuyos antepasados emigraron de Oriente Medio y el Norte de África y sufrieron un trato racista a manos de los sucesivos gobiernos laboristas– forman un gran sector de la clase obrera. El uso de estos métodos de política de identidad sirve para desviar la ira de clase justificada de sectores de la clase trabajadora para que respalden al partido procapitalista Likud. En una situación de guerra permanente, Netanyahu también utiliza la retórica contra árabes, palestinos e iraníes para conseguir apoyo. Esta retórica resuena en la sociedad israelí, debido a la intensidad del conflicto nacional y al fracaso de la llamada izquierda para ofrecer alguna alternativa.

acuerdos de oslo

En 1993, el primer ministro laborista, Yizhak Rabin, firmó los Acuerdos de Oslo con Yassir Arafat, líder de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), un tratado de paz que supuestamente pondría fin al conflicto entre israelíes y palestinos. El CIT estuvo casi solo en la izquierda al resistir la ola de euforia que barrió tanto a la sociedad israelí como a la palestina, explicando que este acuerdo no brindaba soluciones a ninguno de los problemas clave que subyacen al conflicto y, debido a que se basaba en el sistema capitalista, no traería libertad o vidas decentes a los palestinos, y así fracasaría. Desafortunadamente, los eventos demostraron que el análisis CIT era correcto. Los acuerdos de Oslo no crearon un estado palestino, sino ‘Buntestans’, principalmente enclaves desconectados

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here