Inicio Editoriales Alemania: Adiós socialismo – Sahra Wagenknecht abandona DIE LINKE y anuncia la...

Alemania: Adiós socialismo – Sahra Wagenknecht abandona DIE LINKE y anuncia la fundación de un nuevo partido

340
0
Compartir

23 de octubre de 2023

Sascha Staničić, SoL (sección alemana del CIT)

(Foto: Sahra Wagenknecht. Creative Commons)

El 23 de octubre fue el día en el que Sahra Wagenknecht y otros nueve miembros del Bundestag (parlamento alemán) dimitieron de DIE LINKE (el partido de izquierda). En una conferencia de prensa, presentaron la “Alianza Sahara Wagenknecht” (BSW), cuyo objetivo es fundar un nuevo partido que participe en las elecciones europeas del próximo año y en tres elecciones estatales en el este de Alemania.

Esto no es una sorpresa y llevamos más de dos años señalando que este desarrollo era de esperarse porque los conflictos políticos (de poder) en DIE LINKE no pudieron resolverse.

En la conferencia de prensa de BSW se mencionaron cuatro palabras como puntos clave tanto para la Alianza como para el futuro partido: “Razón económica, justicia social, paz y libertad”. Sahra Wagenknecht dejó claro que su política económica consiste en “más competencia y una clase media fuerte” y declaró su apoyo a la “meritocracia”. En el momento de la crisis sistémica del capitalismo más profunda en casi cien años, Sahra Wagenknecht y sus compañeros de armas quieren volver a una política socialdemócrata de “equilibrio social” entre capital y trabajo y crear la ilusión de que la “crisis” del capitalismo” – mencionado sólo una vez por Christian Leye en la conferencia de prensa – tiene su causa en una política económica equivocada y no en el funcionamiento del sistema capitalista en sí. Es apropiado que el empresario Thomas Suikat haya hablado en el podio de la conferencia de prensa. Además de un impuesto sobre el patrimonio, Suikat se pronunció a favor de una “competencia leal” y de la defensa de los empresarios medianos frente a las grandes corporaciones.

Se buscó en vano a un sindicalista de alto perfil entre los miembros ejecutivos de BSW. Llama la atención que no se mencionaran las huelgas que tuvieron lugar este año ni ningún llamado a la lucha de clases, a la autoorganización sindical, a la protesta, ni siquiera a unirse a la Alianza. Por el contrario, Christian Leye dejó claro que la asociación y el partido se desarrollarían «lentamente y de manera controlada» para evitar que «soldados de fortuna, arribistas y personas que tienen otras opiniones políticas» inunden el partido. Por supuesto, no se mencionó que esta preocupación pudiera tener algo que ver, entre otras cosas, con la política migratoria de derechas defendida por Sahra Wagenknecht. En la conferencia de prensa, Wagenknecht también habló de «una inmigración descontrolada que sobrecarga a nuestro país», que es «irresponsable» y se refirió positivamente a la política racista de inmigración de Dinamarca. De alguna manera fue apropiado que una pregunta de un editor del periódico de extrema derecha Junge Freiheit recibiera una respuesta tan amable como cualquier otra pregunta. Al parecer, los representantes de BSW ni siquiera cuentan con la audacia de Jürgen Klopp, que no responde a las preguntas del periódico sensacionalista “Sun” en las conferencias de prensa del Liverpool FC porque todavía es ampliamente boicoteado en Liverpool.

Sin embargo, el anuncio de un “crecimiento controlado” del partido, al igual que el nombre de la asociación, deja claro que su fundación no es la expresión de un movimiento desde abajo, sino un proyecto de arriba hacia abajo que esencialmente perseguirá políticas de poder en lugar de ser un partido plenamente democrático.

Las declaraciones de los miembros ejecutivos del BSW dejaron claro que este partido no será una escisión de izquierda de DIE LINKE. Wagenknecht destacó que no se fundará ningún “LINKE 2.0”. Hubo tan poca crítica sistémica al capitalismo como ninguna declaración que ubicara al nuevo partido en la continuidad del movimiento socialista (como lo hace DIE LINKE al menos en su programa de partido, si no en su práctica diaria).

En términos de contenido, el BSW y el futuro partido no ofrecen ninguna alternativa al programa de DIE LINKE ni ninguna respuesta a la crisis sistémica múltiple del capitalismo. Sin embargo, en vista del fracaso de DIE LINKE –que se debe esencialmente a que el partido se ha adaptado cada vez más al capitalismo y a los partidos procapitalistas– mucha gente en Alemania verá en el nuevo partido una oportunidad de crear un «antipolo» al establishment procapitalista. Las encuestas de opinión de los últimos días dan al partido liderado por Sahra Wagenknecht la posibilidad de obtener el 27 % de los votos. Queda por ver si este potencial también conducirá a una afluencia de miembros, incluidos trabajadores, sindicalistas e izquierdistas, que podrían desafiar la orientación promercado del partido. Esto no parece probable.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here