Inicio Internacional Las políticas neoliberales del presidente nigeriano hunden al país en una grave...

Las políticas neoliberales del presidente nigeriano hunden al país en una grave crisis social y económica

127
0
Compartir

Peluola Adewale

Movimiento Socialista Democrático (DSM), CIT en Nigeria.

(Imagen: Soweto, miembro de DSM, en una reciente reunión sindical en Lagos)

Nigeria está sumida en el caos. Una combinación de crisis económica, devaluación masiva de la moneda, políticas económicas neoliberales, inseguridad, diversas insurgencias y, más recientemente, las políticas neoliberales impulsadas por el nuevo presidente han sumido al país en una grave crisis social y económica que amenaza con empeorar. El nivel de vida desciende rápidamente, algunos sectores de la economía se paralizan y el FMI advierte de que la inflación podría alcanzar el 44%. Hace poco más de dos semanas comenzaron en el norte de Nigeria las protestas callejeras por la escalada de los precios de los alimentos, que desde entonces se han extendido.

 

Ayer, un editorial del Vanguard, uno de los principales periódicos nigerianos, escribía que «el gobierno federal y todos los gobiernos estatales (tienen) que sentarse y hacer algo dada la desesperada situación en la que se encuentran los nigerianos, o la situación podría escapárseles de las manos muy rápidamente». El hambre y la pobreza se han apoderado del país. Incluso la gente que solía atender a los menos privilegiados ya no puede pagar sus facturas básicas debido a las duras condiciones económicas. Las protestas en Níger, Kano y otros lugares del Norte son sólo disparos de advertencia».

Las dos federaciones sindicales, el NLC y el TUC, emitieron el 8 de febrero otro ultimátum al gobierno exigiendo medidas antes del 23 de febrero, y ahora el NLC convocó el viernes pasado dos días de protestas para los días 27 y 28 de febrero. Si no se cumple, emitirá “un aviso de siete días que expirará el 2 de marzo al Gobierno Federal, después del cual comenzará una huelga nacional indefinida”. 

El Movimiento Socialista Democrático (CIT en Nigeria) emitió ayer la siguiente declaración sobre lo que propone que se haga en esta situación de crisis. 

CWI 

DSM ACOGE CON SATISFACCIÓN LA DECLARACIÓN DE NLC DE DOS DÍAS DE PROTESTA NACIONAL POR LA CRISIS DEL COSTE DE LA VIDA

 

* Las reivindicaciones deben incluir la anulación total de la subida y la desregulación de los precios del combustible, así como medidas inmediatas para detener la subida meteórica de los precios de los alimentos y otras necesidades básicas.

 

* Conociendo la inclinación de los líderes laboristas por la suspensión y el compromiso de última hora, instamos a la sociedad civil y a los activistas pro-obreros a que comiencen a movilizarse de forma independiente para un paro nacional y protestas masivas.

 

El Movimiento Socialista Democrático (DSM) acoge con satisfacción la declaración de la dirección del Congreso del Trabajo de Nigeria (NLC) de una protesta nacional de dos días los días 27 y 28 de febrero de 2024 por la debilitante crisis del coste de la vida. Esta declaración, que se suma al preaviso de huelga general de 14 días enviado previamente al Gobierno Federal el 8 de febrero de 2024, demuestra que la dirección del movimiento sindical, que en un principio había despreciado públicamente la idea de liderar la ira masiva del pueblo nigeriano, se ha encontrado en una situación en la que ya no puede ignorar la creciente ola de protestas masivas espontáneas que se ha desatado en todo el país en las últimas semanas en respuesta al deterioro de la situación económica. Mantener su postura y actitud anteriores podría significar arriesgarse a que la ira de las masas se volviera en su contra. 

En las últimas semanas han estallado protestas espontáneas en Kano, el estado de Níger, el estado de Osun y, más recientemente, los estados de Lagos, Sokoto y Ogun. Incluso en los lugares donde aún no han estallado las protestas, la rabia lívida de los trabajadores y los jóvenes ante el inconmensurable sufrimiento en el que se han visto sumidos es inconfundible y sólo es cuestión de tiempo que se rompa el dique. Estas protestas espontáneas, que sin duda representan un cambio decisivo en la situación, son una señal de que los nigerianos están hartos de la devastadora crisis del coste de la vida que ha llevado a un empobrecimiento creciente a muchos, especialmente a la clase trabajadora, las clases medias y las masas pobres. 

 

Evidentemente, la responsabilidad inmediata del asombroso sufrimiento recae en la administración capitalista de Tinubu. Desde el 29 de mayo de 2023, cuando el presidente Tinubu y el gobernante All Progressive Congress (APC) fueron investidos tras unas elecciones en las que se registró el margen de victoria más estrecho de cualquier presidente nigeriano desde 1979, ha dejado claro que tiene la intención de desatar sobre la masa de la población una agenda económica capitalista neoliberal en forma de eliminación de los subsidios a los combustibles y subida de precios, devaluación del naira junto con la intensificación de las políticas de infrafinanciación y comercialización de servicios públicos como la educación y la sanidad, privatización y desregulación. Al mismo tiempo, no hay que olvidar que todos los candidatos presidenciales de los principales partidos abogaron por la supresión de la llamada subvención del combustible.

 

Al declarar una acción de masas de dos días en todo el país, el NLC puede ayudar a desplegar el poder organizativo y político de la clase obrera organizada para fortalecer y dar una expresión concreta a esta ira de masas, asegurando así su victoria. Pero esto sólo puede suceder si la dirección del NLC es seria esta vez y no se limita a repetir lo que siempre ha hecho en luchas anteriores, que es declarar acciones sólo para suspenderlas en el último minuto sin que se asegure ningún logro, manteniendo así el sufrimiento y creando confusión y desmoralización en el movimiento. De hecho, si el NLC no hubiera suspendido su huelga general planeada para el 6 de junio del año pasado, existe la posibilidad de que el régimen de Tinubu no hubiera tenido la confianza para seguir adelante con la imposición de las subsiguientes políticas neoliberales de devaluación de la moneda, que han empeorado aún más la situación de las masas populares.  

Por lo tanto, si el liderazgo del NLC repite este trágico enfoque en las circunstancias actuales, entonces podrían invitar a sí mismos a la ira justificada de las masas enojadas y los jóvenes que ya ven el liderazgo del movimiento sindical con sospecha. No hay que olvidar que la revuelta #EndSARS estalló el 7 de octubre de 2020 tras la decepción y la ira por la suspensión en el último minuto de una huelga general por el NLC liderado por Ayuba Wabba el 28 de septiembre de 2020. Durante la protesta, muchos jóvenes se mostraron hostiles hacia la idea del liderazgo y hacia el movimiento obrero en general debido a la rabia por las traiciones del liderazgo obrero durante luchas anteriores. 

 

Pero estar prevenido es estar prevenido. El DSM cree que los trabajadores y activistas no deben seguir tolerando, sino organizarse para desafiar esta inclinación de la dirección sindical a actuar en contra de los intereses del movimiento. Por lo tanto, para evitar que cualquier suspensión o traición de última hora por parte de la dirección del NLC y los sindicatos tenga un efecto sobre el movimiento o desmoralice el espíritu de lucha de las masas, proponemos que los grupos pro-obreros como JAF, ASCAB, CORE, TIB, TPAPM, activistas y socialistas, además de la necesidad de sus propias acciones independientes e iniciativa para acciones de masas, comiencen urgentemente a constituir comités de acción democrática en los lugares de trabajo, campus y comunidades para garantizar que la protesta a nivel nacional continúe a pesar de todo. Esta red de comités de acción establecida en todo el país y que actúa en nombre de las masas nigerianas puede intervenir rápidamente para declarar que la acción planeada se lleve a cabo, ayudando así a evitar la desmoralización. A través de estos comités de acción, también se pueden discutir y acordar otros pasos para llevar adelante la lucha más allá del 27 y 28 de febrero. 

 

Por el momento, parece que sólo el NLC está detrás de la protesta nacional declarada para la próxima semana. El Congreso de Sindicatos (TUC), que a menudo se ha unido al NLC, todavía no ha emitido ninguna declaración al respecto. En el DSM creemos que la unidad de la clase obrera es crucial en estos momentos. En este sentido, hacemos un llamamiento a la dirección del TUC, así como a los activistas del movimiento, para que defiendan la necesidad de que el TUC sea clave en la fecha del 27 y 28 de febrero. 

 

También instamos al NLC y al TUC a que no limiten las reivindicaciones de la lucha únicamente a paliativos. Les instamos a exigir también la anulación de la subida del precio del combustible y de todas las políticas neoliberales que son las causas inmediatas de la crisis actual. Sin embargo, aunque aceptamos cualquier concesión, por pequeña que sea, que se pueda conseguir para los trabajadores, sin que la clase obrera acabe con el capitalismo y se haga cargo de la gestión de la sociedad bajo un programa socialista, no hay forma de que cualquier concesión que se consiga pueda suponer un alivio duradero para los trabajadores y los jóvenes que llevan tanto tiempo sufriendo. En general, instamos a los trabajadores y a los trabajadores a luchar por el siguiente conjunto de reivindicaciones:

  • Reversión del aumento del precio del combustible a niveles anteriores al 29 de mayo
  • Revertir todas las políticas neoliberales

 

  • Revertir los recientes aumentos en las tasas escolares en las instituciones terciarias y lograr una financiación adecuada y una gestión democrática de la educación pública en todos los niveles. 

 

  • Reparación inmediata de las refinerías públicas y su propiedad y gestión democrática por parte de los trabajadores

 

  • Un precio máximo para todos los productos derivados del petróleo de la refinería de Dangote para garantizar la asequibilidad.

 

  • Por acciones lideradas por sindicatos para garantizar el control de precios y prevenir la especulación y el acaparamiento de alimentos y otros productos básicos.

 

  • Por un aumento del salario mínimo nacional para hacer frente a la tasa de inflación

 

  • Recorte inmediato de los sueldos y prestaciones de los titulares de cargos políticos

 

  • Propiedad pública de los bancos, instituciones financieras, industrias y refinerías de petróleo bajo control y gestión democrática de los trabajadores para garantizar que la economía de Nigeria funcione para las necesidades de todos y no para la codicia de unos pocos.

 

  • Por la construcción de un genuino partido obrero de masas con un programa socialista

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here