Inicio Internacional Los partidos populistas y de extrema derecha ganan en las elecciones europeas

Los partidos populistas y de extrema derecha ganan en las elecciones europeas

143
0
Compartir

14 de junio de 2024

Niall Mulholland. Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT)

El partido de extrema derecha francés Rassemblement National (RN) de Le Pen obtuvo el doble de votos que el Renacimiento del presidente Emmanuel Macon (foto: Wikimedia Commons)

En las elecciones al Parlamento Europeo celebradas del 6 al 9 de junio, los populistas y la extrema derecha obtuvieron los avances esperados, con una participación del 51% de los votantes. La extrema derecha se encamina a ocupar casi una cuarta parte de los escaños cuando el Parlamento Europeo se reúna la próxima vez, frente a una quinta parte en 2019. Estas elecciones al casi impotente Parlamento Europeo ofrecen una instantánea del estado de ánimo político en todo el continente, aunque al no votar casi la mitad del electorado no pueden ofrecer una imagen completa.

Lo más significativo fue la aplastante victoria del partido de extrema derecha francés Rassemblement National (RN), que obtuvo el doble de votos que el Renacimiento del presidente Emmanuel Macon y un 9% más que en 2019. El RN obtuvo 30 de los 81 escaños del país. Esto llevó a Macon a convocar unas elecciones generales anticipadas muy arriesgadas. Macron apuesta por alejar la amenaza de la Agrupación Nacional de cara a las próximas elecciones presidenciales y también quiere tratar de ganar la legitimidad suficiente para impulsar nuevas medidas que incluyan ataques a los servicios públicos y a los derechos de los trabajadores. Las encuestas indican actualmente que es posible que la RN obtenga más escaños que el partido de Macron en las elecciones de finales de junio. La alianza electoral «Unidad Popular» acordada entre el FI, el PS (Partido Socialista), los Verdes y el Partido Comunista obtiene un 28% en las encuestas para las elecciones nacionales de finales de este mes, mientras que la RN de Le Pen obtiene un 31%.

El Canciller Olaf Scholz rechazó la convocatoria de elecciones anticipadas en Alemania después de que los tres partidos de la coalición nacional sufrieran grandes pérdidas, y sus socialdemócratas obtuvieran su peor resultado en una votación a escala nacional. La ultraderechista Alternativa para Alemania quedó segunda con el 16% de los votos, tras la conservadora CDU-CSU. Los ultraderechistas Hermanos de Italia, de la primera ministra italiana Giorgia Meloni, obtuvieron más del 28% de los votos, frente al 26% de las elecciones generales de 2022. Los partidos de extrema derecha y nacionalistas reaccionarios encabezaron las encuestas en Austria y Hungría. La extrema derecha logró importantes avances en España, y en Chipre el partido de extrema derecha ELAM obtuvo su primer escaño en la UE. La extrema derecha también ganó en Grecia y los Países Bajos. En el sur de Irlanda, los partidos de extrema derecha contrarios a la inmigración no obtuvieron ningún escaño europeo, pero ganaron algunos en las elecciones municipales que se celebraron al mismo tiempo.

Los partidos populistas y de extrema derecha explotaron cínicamente el descontento generalizado, a menudo como chivos expiatorios de los inmigrantes, por los años de austeridad, el alto coste de la vida, la crisis inmobiliaria en la mayoría de los países y otros acuciantes problemas sociales y económicos a los que se enfrenta la población.

El auge de los partidos populistas y de extrema derecha, aunque no uniforme en toda la UE, es una advertencia para la clase trabajadora del continente. Aunque estas fuerzas representan un amplio espectro de la derecha, incluyendo elementos neofascistas y otros como los Hermanos de Italia de Meloni que han movido algunas de sus políticas hacia el «centro derecha» más tradicional cuando están en el poder, en general representan un peligro para los intereses de la clase trabajadora. Su retórica y sus políticas racistas y antiinmigración, así como otras ideas reaccionarias, pretenden dividir a los trabajadores en un momento en el que es imperativa la unidad de clase contra los ataques de la patronal.

Los votantes se alejan de los partidos tradicionales del dominio burgués

De manera distorsionada, los avances de los partidos populistas y de extrema derecha son indicativos del alejamiento de millones de votantes de los partidos tradicionales del dominio burgués: los partidos conservadores y liberales de la patronal y los partidos socialdemócratas procapitalistas. Los resultados de las elecciones indican que entre muchos votantes no hay apetito para la interminable dieta de los partidos gobernantes de políticas de austeridad, un alto coste de la vida, una crisis de la vivienda, y el apoyo y el tesoro de la UE para la sangrienta guerra en Ucrania y para la matanza masiva en Gaza.

Uno de los grandes perdedores de las elecciones fueron los verdes, con algunas excepciones como en Suecia, Dinamarca y Holanda, donde la alianza laborista/verde se impuso por poco al partido de extrema derecha de Geert Wilder. Cinco años después de haber aumentado su número total de escaños de 52 a 74, los Verdes retrocedieron a 53. Esto refleja la experiencia de los votantes con el partido. Esto refleja la experiencia de los votantes con los verdes en gobiernos de coalición, como en Alemania, donde estos partidos autodenominados «radicales» siguen servilmente la línea pro-mercado y pro-guerra de Ucrania y proponen una legislación impopular que muchos votantes consideran que hace pagar más a la clase trabajadora por las políticas medioambientales.  Los partidos escépticos del clima, conservadores y de extrema derecha, también han hecho una fuerte propaganda contra los supuestos costes de las políticas medioambientales de la UE para los bolsillos de los trabajadores en apuros. La «reacción verde» probablemente hará que la UE abandone o suavice sus ya mediocres políticas y objetivos en materia de cambio climático.

Aunque el ascenso de la extrema derecha acaparó los titulares, en general, en las elecciones europeas los llamados partidos conservadores de «centro» (es decir, los partidos tradicionales del dominio capitalista) siguieron ocupando la mayoría de los escaños del Parlamento Europeo. El bloque de partidos conservadores del Partido Popular Europeo (PPE) obtuvo la mayor proporción de votos en el Parlamento de la UE, aumentando sus escaños en 10, hasta 186. Los partidos socialdemócratas se alzaron con el segundo puesto.

Los partidos socialdemócratas obtuvieron el segundo mayor bloque de la UE, pero sus políticas procapitalistas no entusiasmaron a los votantes de la clase trabajadora. Los socialdemócratas suecos, por ejemplo, obtuvieron el mayor número de votos con un 24,8%, pero también fue su peor resultado electoral en la UE en 33 años.

En Alemania y España, los liberales de Renovación perdieron muchos escaños, pasando de 102 a 80, aunque mantuvieron el tercer puesto en la cámara de Bruselas.

Algunos partidos de izquierda lograron avances, como el partido comunista griego (KKE), que vio aumentar sus votos hasta el 9,25%, frente al 5,35% de las elecciones europeas de 2019. El partido comunista en Austria también obtuvo ganancias. El Partido de la Izquierda en Suecia (el antiguo partido comunista), logró los mayores avances de cualquier partido en las elecciones europeas del país, ganando un 11% (4,2 puntos porcentuales más que en las últimas elecciones y ganando un nuevo escaño).

En Francia, France Unbowed (LFI) de Jean-Luc Mélenchon obtuvo el 9,9%, ganando un millón de votos respecto a 2019, aunque todavía muy por detrás del partido de Le Pen. El potencial de un atractivo socialista radical queda demostrado por el hecho de que FI obtuvo el 30% del voto juvenil y encabezó la encuesta en Lille, Lyon, Toulouse, Burdeos y Grenoble.

En general, sin embargo, los partidos formalmente a la izquierda de los socialdemócratas no lograron avances significativos. Esto refleja en parte el fracaso de algunos de estos partidos cuando gobernaban, a nivel local y nacional, para llevar a cabo un cambio socialista radical. Tras la escisión de la Alianza Sara Wagenknecht (BSW, una escisión de derechas del Partido de Izquierda), el Partido de Izquierda alemán obtuvo el peor resultado de su historia en las elecciones europeas, con un 2,7%, mientras que el BSW obtuvo un 6,1%.

El fracaso, en general, de la «izquierda radical» para hacer un gran avance en las elecciones de la UE tiene sus raíces en las últimas décadas de traiciones y decepciones y en un programa político débil que no se corresponde con las necesidades urgentes de la clase obrera en este período de crisis capitalista. La traición de Syriza, que llegó al poder en 2015 en Grecia, prometiendo y fracasando en detener las draconianas políticas de austeridad de la UE, y el «anticapitalista» Podemos en España, que compartió el poder con los socialdemócratas de derechas, por ejemplo, desmoralizaron a sectores de la izquierda y la clase obrera y abrieron espacio para que la derecha nacionalista y la derecha populista lo explotaran.

Se necesita un programa socialista de clase y un enfoque antiimperialista

En una época de profundas crisis económicas y sociales, de luchas industriales generalizadas, con la guerra en Ucrania, millones de personas marchando por toda Europa contra la matanza en Gaza y estudiantes radicalizados protagonizando ocupaciones, es esencial que la izquierda tenga un claro programa socialista de clase y se oponga sin ambigüedades al imperialismo. Un programa así, vinculado a la construcción de un partido de lucha en las comunidades y lugares de trabajo de la clase obrera, puede enfrentarse con éxito a la patronal y sus partidos políticos para acabar con el falso atractivo de la derecha populista.

Dado que los eurodiputados populistas y de extrema derecha representan poco menos de una cuarta parte del parlamento de la UE, con unos 146 escaños, estarán sometidos a un escrutinio y unas expectativas más estrechos por parte de sus votantes y tenderán a verse acosados por divisiones internas. Están divididos entre dos grupos principales -la coalición Conservadores y Reformistas Europeos (ECR) y la coalición Identidad y Democracia (ID)- y varios partidos no inscritos.

La ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) está actualmente fuera de la coalición Identidad y Democracia (ID) después de que uno de sus eurodiputados, Maximilan Krah, provocara un escándalo al decir que no todos los que sirvieron en las SS de Hitler eran criminales. La coalición ID está dominada por el Rasssmeblement National de Marine Le Pen, que intenta distanciarse de su anterior imagen fascista antes de las elecciones generales francesas. En un intento por reincorporarse a la agrupación, la AfD expulsó a Krah.

A pesar de su tendencia a dividir y dividirse, la extrema derecha nacionalista, racista y populista debe ser combatida por la izquierda y la clase obrera en las urnas y haciendo campaña sobre el terreno. Las reivindicaciones por las que la izquierda debe luchar para cortar el suelo bajo los pies de la derecha dura incluyen empleos decentes para todos, un salario digno real, un programa masivo de construcción de viviendas sociales para todos, y por unos servicios sanitarios y educativos debidamente financiados y la nacionalización de servicios públicos e industrias clave.

Esta lucha debe cruzar todas las fronteras de la UE, uniendo a la clase trabajadora en solidaridad contra los interminables ataques y la explotación del sistema capitalista. Esto significa disipar cualquier ilusión en la UE patronal «progresista», rechazar las estructuras capitalistas de la UE y defender una federación socialista de Estados europeos sobre una base voluntaria e igualitaria, con la propiedad, gestión y control públicos y democráticos de los principales pilares de la economía.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here