Inicio Comité por una Internacional de los Trabajadores CIT EN AUSTRIA | De la ASI al CIT – ¿Cuáles son...

CIT EN AUSTRIA | De la ASI al CIT – ¿Cuáles son las tareas de los marxistas hoy?

174
0
Compartir

7 de julio de 2024. CIT en Austria.

Publicamos a continuación una declaración de cinco antiguos miembros de la ASI (Alternativa Socialista Internacional) Austria, tres de los cuales se han unido recientemente al CIT y dos de los cuales están discutiendo su reincorporación al CIT. Anna Hiermann, Gerhard Ziegler y Sonja Grusch, que durante muchos años fue portavoz del CIT en Austria y, tras la escisión de 2019, de la ASI en Austria y también miembro de la dirección internacional de la ASI; son los firmantes que ahora son miembros del CIT.

 

Celebramos que estos camaradas hayan sido capaces de hacer balance de la evolución de la ASI y el CIT en los últimos cinco años y cuestionar sus propias decisiones. Esto incluye también la capacidad de superar cualquier recelo y poner las cuestiones políticas en el centro y las personales en un segundo plano. Esto merece nuestro respeto. 

 

En amplios debates, hemos llegado a un acuerdo sobre las cuestiones políticas fundamentales. Esto no significa un acuerdo sobre cada cuestión detallada, que el CIT no espera si activistas de otras organizaciones o tradiciones quieren unirse a nosotros. 

 

Como muestra el texto de los camaradas, todavía hay diferentes perspectivas sobre varios aspectos de la lucha fraccional en el CIT en 2018/19 y la escisión en ese momento. Por ejemplo, no estamos de acuerdo en que la ASI fuera un «experimento» y estamos convencidos de que los implicados no lo vieron así en su momento. Pero ambas partes respetan los diferentes puntos de vista sobre el pasado y esto no es un obstáculo para trabajar juntos para construir una organización marxista revolucionaria.

 

Con esto en mente, invitamos a los miembros y antiguos miembros de la ASI a seguir el ejemplo de los camaradas austriacos y entrar en discusión con el CIT.

 


 

Tareas claves para los revolucionarios en este período complicado

 

por Anna Hiermann, Gerhard Ziegler, Margarita Wolf, Sonja Grusch y Thomas Hauer.  

 

En el siguiente texto describimos algunas reflexiones sobre las tareas centrales para los revolucionarios en este periodo tan complicado. Este texto no es completo ni detallado, sino que sólo describe algunos puntos clave que consideramos importantes y que -entre otras muchas cuestiones- nos llevaron a separarnos de la ASI y a unirnos al CIT.

 

Una época de caos y conflictos necesita una posición de clase y claridad política

Vivimos en una época de crisis, caos y realineamiento. Los EE.UU., que intentan defender su supremacía a nivel mundial, y China, que es ahora la segunda potencia más fuerte económicamente, están en una batalla por la supremacía. Se trata de una carrera por la influencia y los mercados, librada en parte como una guerra comercial (también a nivel tecnológico), cada vez más intensa y que ha llegado a todas las partes del mundo.

 

El mundo se reorganiza cada vez más en dos bloques en torno a las dos principales potencias imperialistas. Sin embargo, algunos Estados (por ejemplo, numerosos Estados de Asia) intentan obtener ventajas especiales maniobrando entre los dos bloques. En la actualidad, no es probable que se produzca un enfrentamiento militar directo entre las dos principales potencias, aunque de vez en cuando se produzcan claros ruidos de sables (por ejemplo, sobre la cuestión de Taiwán). Sin embargo, el riesgo de conflictos militares está aumentando en todo el mundo debido a las guerras por poderes en el contexto del conflicto principal entre EE.UU. y China, pero también como resultado de las crecientes tensiones dentro de los bloques. El aumento masivo del gasto en armamento es una señal clara, pero se produce a expensas de la clase trabajadora y los pobres. 

 

Aunque la creciente bipolaridad es el componente dominante en la política mundial actual, con guerras regionales por delegación en todo el planeta, también observamos una interdependencia entre EEUU y China, que siguen siendo el eje central de la economía mundial, como describe Hannah Sell en «The End of the Golden Era» (https://www.socialistworld.net/…/the-end-of-golden-eras/). 

 

La situación política y económica, las dependencias, los conflictos y las contradicciones son complejos y no sólo ven cooperación, sino también contradicciones entre los dos bloques y dentro de ellos, cuando partes de las clases dominantes anteponen sus propios intereses. La clase dominante es cualquier cosa menos homogénea; los diferentes intereses del capital chocan entre los bloques, dentro de los bloques y también dentro de los Estados individuales. Actualmente también estamos viendo esto en relación con la guerra de Gaza, donde el régimen israelí, con su guerra genocida contra las masas palestinas, está incluso contradiciendo los intereses de su principal aliado, el imperialismo estadounidense, así como de partes de su propia clase dominante, y donde varios aliados israelíes se están distanciando.

 

El telón de fondo es la tensa situación económica. Las consecuencias de la crisis de 2008/9 -especialmente en forma de deuda masiva- no se han superado. A ello se suman los efectos económicos de la corona, como la escasez de oferta y producción y la inflación de los últimos años. La próxima crisis económica está ya a la vuelta de la esquina.  En tiempos de problemas económicos, el capital refuerza la posición de su «base de operaciones» y utiliza su propio Estado de forma centralizada: económicamente a través del apoyo estatal en forma de redistribución al alza, reformas fiscales, proteccionismo, política de subvenciones, etc. Sin embargo, el capital también utiliza los medios militares de «su» Estado respectivo para imponer o apoyar sus intereses económicos. Cada capital nacional está más cerca de su propia camisa que de los pantalones del bloque respectivo.

 

El ejemplo de la guerra en Ucrania muestra que los intereses imperialistas regionales especiales también pueden desempeñar un papel en conflictos que no pueden clasificarse simplemente en la visión general básica de los dos bloques, aunque sean un factor central. Por ejemplo, el bloque imperialista estadounidense utilizó con éxito la guerra para sacar a la OTAN de la crisis, estabilizarla (al menos temporalmente) y expandirla. El imperialismo chino (aunque oficialmente muy reservado sobre la guerra) también está aprovechando la concentración y el compromiso de los recursos del bloque estadounidense (ayuda financiera y suministro de armas) en Ucrania para expandir y consolidar más fácilmente su poder económico y político en otras partes del mundo (especialmente en América Latina y África, pero también en parte en Asia). Al mismo tiempo, el imperialismo ruso tiene sus propios intereses económicos y geopolíticos, que no coinciden simplemente con los de China. Las consecuencias económicas de la guerra tendrán consecuencias dramáticas para la economía mundial y, por tanto, también para los mercados de venta de China, lo que no es en absoluto deseable.

 

También en Europa experimentamos constantemente tensiones entre países, al tiempo que se mantiene el bloque de la UE. El «viejo continente» se está quedando cada vez más rezagado económicamente: en términos de productividad, tecnología e inversión. A ello se añaden los éxitos electorales de las fuerzas de derecha y extrema derecha. En este contexto, las fuerzas conservadoras también se apoyan cada vez más en el nacionalismo y el racismo. Esto no sólo es evidente dentro de los países, sino también en las diferentes posiciones, a veces controvertidas, de los Estados de la UE y de la OTAN en la guerra de Ucrania, sobre China, sobre el gas/petróleo ruso, etc. 

 

Ante el horror de las guerras para la población civil y el hecho de que los derechos nacionales y humanos elementales están siendo pisoteados, muchos en la «izquierda» han adoptado una política tácita de paz o una alianza con las fuerzas imperialistas. Un enfoque político que se basa en la consternación emocional conduce a tales alianzas. La situación en Palestina es catastrófica, cada asesinato de una mujer a causa de su género es escandaloso, la miseria de los refugiados es indignante… todo esto es cierto y es importante sentir la rabia ante la locura del capitalismo. ¿Y después? 

 

Cuando se conocieron los crímenes, asesinatos en masa, experimentos humanos, matanzas, gaseamientos y todo el horror durante la Segunda Guerra Mundial, «la izquierda» se enfrentó a la pregunta: ¿qué hacer? Muchos conocían la responsabilidad del imperialismo «democrático» occidental en el ascenso del fascismo. Sin embargo, consideraron que, ante un horror indescriptible, era necesario hacer todo, absolutamente todo, para detenerlo. Esa fue la base para hacer retroceder los logros de la República Española con la esperanza de obtener el apoyo de las fuerzas burguesas contra el fascismo. Esa era la base para luchar en los ejércitos imperialistas por los objetivos de la guerra imperialista. Esa fue la base para renunciar a las luchas de clase contra la propia clase dominante «democrática». Era la base de la política de tregua y de frente popular. Pero el enemigo no eran los obreros alemanes, ni los bombardeados en Dresde, ni siquiera los que vestían los uniformes de la Wehrmacht. Eran los instrumentos de un imperialismo contra otro (o contra la Unión Soviética). 

 

Poner la lucha de clases detrás de una alianza de todas las fuerzas «democráticas» contra el fascismo (en realidad contra el imperialismo alemán) era perfectamente comprensible por el deseo de acabar con el horror. Pero la consecuencia a medio y largo plazo fue que el sistema capitalista que creó el horror permaneció. Y con él el apartheid en Sudáfrica, la exacerbada cuestión nacional en Oriente Medio, la destrucción del medio ambiente, la cosificación sistemática de la mitad de la población mundial, la esclavitud de los niños, el tráfico de seres humanos… por nombrar sólo algunos. La comparación puede parecer dura, pero siempre es importante tener en cuenta todas las consecuencias de una posición o desarrollo.

 

Como socialistas revolucionarios, necesitamos una posición contra cualquier guerra entre Estados imperialistas que se base en la comprensión de que la división no es entre pueblos, sino entre clases. No se trata de una cuestión moral. En ambos de los principales puntos de inflamación actuales del mundo, vemos que los problemas nacionales de Ucrania / Rusia / Crimea e Israel / Palestina no podrían resolverse con una victoria militar en cualquiera de los lados (que son poco probables de todos modos). Cualquier solución en el marco del capitalismo puede traer, en el mejor de los casos, un respiro, o una que implique represión masiva y limpieza étnica. Para crear una paz duradera es necesaria una solución socialista que respete plenamente los derechos nacionales y de las minorías.

 

Por lo tanto, basamos nuestra lucha contra la guerra en las mejores tradiciones de la política antibelicista del movimiento obrero revolucionario internacional. Éste se opone a la guerra imperialista bajo el lema «el principal enemigo está en casa» con la intensificación de la lucha de clases con el objetivo de derrocar todo el sistema dominante, pero directamente el suyo propio. Además de la agitación y la propaganda contra la guerra a nivel internacional, la defensa de los derechos democráticos, sindicales y políticos en los países beligerantes, la convocatoria de huelgas y bloqueos en las fábricas de armamento y durante el transporte de armamento, luchamos contra el aumento del armamento y de los presupuestos militares, especialmente en nuestros propios países imperialistas, y exigimos la nacionalización de la industria armamentística bajo control obrero.

La clase obrera está entrando en escena, pero con poca conciencia y poca experiencia.

 

La necesaria lucha por las ideas en los sindicatos y en torno a ellos

El capitalismo está en crisis a todos los niveles, desde la economía a la política, pasando por su propia legitimidad. La crisis económica no sólo está aumentando las tensiones dentro de los bloques y entre ellos, sino también la necesidad de aumentar la explotación de las personas y la naturaleza desde la perspectiva del capital. La política climática vuelve a ser relegada cada vez más a un segundo plano por los gobernantes (el cambio de postura de Von der Leyen es típico en este caso), lo que agravará aún más la crisis ecológica. 

 

También seguirá aumentando la explotación de la clase trabajadora. Hace tiempo que el capitalismo ha vuelto a su estado normal en todo el mundo, en el que los logros del periodo especial de posguerra han sido destruidos en gran medida. Esto está ocurriendo con el telón de fondo de una conciencia cambiante. Corona ha dejado claro quién mantiene todo en funcionamiento. Esto ha creado confianza en sí misma en la clase obrera. También ha quedado muy claro cuánto dinero hay cuando y donde los que están en el poder lo consideran necesario. La comprensión de que supuestamente «no hay dinero» para las necesidades de la clase obrera quedó correspondientemente limitada. En combinación con la crisis inflacionista, todo esto fue motivo de un aumento de las luchas de clases. La forma concreta, qué capas de la clase, en qué medida y de qué manera tienen lugar estas luchas varían de un país a otro y también cambian – pero el hecho de que la clase obrera ha entrado en la fase de la lucha de clases es un hecho. 

 

Sin embargo, las nuevas luchas de clases se desarrollan en condiciones difíciles. En comparación con los años 20/30, pero también con los años 60/70, la conciencia de clase sigue estando rezagada. Faltan experiencia y saber hacer en la lucha de clases. Pero todo esto está volviendo a aumentar y actualmente no cabe esperar un retroceso. 

 

El hecho de que este proceso se esté retrasando es también consecuencia de la aburguesamiento de los partidos obreros tradicionales y, por tanto, del hecho de que la mayoría de los países carecen de organizaciones políticas de la clase obrera y las direcciones sindicales son generalmente vacilantes, ralentizadas y están profundamente atrapadas en la lógica de la colaboración social.

 

Esto hace necesario que los revolucionarios formen parte de las luchas de clases y luchen por los jefes en y alrededor de los sindicatos. Esto no tiene sus raíces en un romanticismo hacia los sindicatos, sino en la comprensión de que las luchas de clase surgen con y alrededor de los sindicatos, que los trabajadores en lucha se orientan hacia los sindicatos (aunque sólo sea en un airado «¿dónde está el sindicato cuando se le necesita?»). Quedarse al margen sería fatal. En primer lugar, este trabajo significa hacer frente a los desarrollos en y alrededor de los sindicatos, incluyendo (supuestamente) nuevos métodos como el concepto de organización de EE.UU. (véase: https://www.socialistworld.net/2023/03/04/a-collective-bargain-unions-organizing-and-the-fight-for-democracy-a-critical-review/).

También se trata de presentar propuestas sobre CÓMO se pueden ganar las luchas, llamar la atención sobre el contexto más amplio del capitalismo, advertir contra las limitaciones de los conceptos reformistas, señalar el papel del Estado y presentar alternativas que rompan el sistema, como la planificación social, el control y la gestión por parte de los trabajadores, etc. Reclamar «sindicatos combativos y democráticos» debe ser algo más que una reivindicación propagandística. Más bien, debe explicarse como una necesidad y una posibilidad en las luchas concretas, desglosarse a la situación concreta y convertirse en el grito de batalla de los trabajadores. Esta es actualmente una de las tareas centrales de los socialistas. Para muchos en la izquierda, esta tarea es demasiado ardua y no promete un éxito inmediato, especialmente en la construcción de su propia organización. Sin embargo, el desarrollo de la lucha de clases y de la conciencia de clase se expresará de forma significativa (aunque no exclusiva) en los sindicatos y en torno a ellos. Tampoco hay forma de eludir a las organizaciones de clase a la hora de combatir las diversas divisiones de la clase obrera, aunque los «valores» conservadores dominen a menudo en estas mismas organizaciones.

 

No hay atajo fácil o más agradable en este arduo camino de la lucha por las ideas socialistas en la clase obrera, ni es una tarea que pueda dejarse para «más adelante».

 

Por la unidad de la clase obrera y la lucha contra todas las formas de opresión y discriminación

El despertar de la clase obrera en el contexto de las múltiples crisis del sistema es un problema potencialmente fatal para la clase dominante. Ésta está respondiendo con la expansión de la represión y con el «divide y vencerás». La clase obrera ha sido y es cualquier cosa menos homogénea. Siempre ha sido colorida/diversa, con diferentes orígenes culturales, religiosos, nacionales y étnicos, con diferentes géneros y orientaciones sexuales. Esta diversidad siempre ha sido elevada y, de hecho, sólo durante el periodo especial de auge de la posguerra en los países capitalistas desarrollados, parte de la clase pudo experimentar elementos de los estilos de vida de la clase media. Esta falta de homogeneidad siempre ha sido un punto de partida para que la clase dominante utilice diversos instrumentos de división: racismo, sexismo, homofobia, chovinismo, divisiones religiosas y nacionales. Al mismo tiempo, partes de la clase dominante siempre se han presentado como supuestos «aliados» y se han envuelto en un manto progresista: desde el movimiento burgués de mujeres hasta el antirracismo liberal y el capitalismo arco iris. Supuestamente precisamente porque se basan en gran medida en la política simbólica y en mejoras o mejoras formales para la clase dominante, pero no hacen nada para cambiar las causas mismas, a saber, el sistema capitalista que requiere esta división, y en su lugar lo defienden con uñas y dientes. Cuanto más baja es la conciencia de clase en la clase obrera, o en aquellos sectores que tienen una conciencia más baja, mejor pueden funcionar estos instrumentos de división. La clase obrera no es inmune a esto, pero -a diferencia de la clase dominante- no tiene ningún interés natural en la división. 

 

Estas son afirmaciones generales que, sin embargo, deben constituir la base de la política socialista. Pues una tarea central es superar las divisiones en la clase y contrarrestar los intentos de división, independientemente de si proceden del exterior o del interior de la propia clase. Al mismo tiempo, es tarea de los socialistas asumir los movimientos y las luchas contra la opresión y ofrecer un programa, aunque éste sólo parezca afectar a una parte de la clase. Porque la clase en su conjunto no puede liberarse mientras no se liberen partes de ella. ¿Qué significa esto concretamente?

 

En casi todas las encuestas (a partir de 2024 para Austria) dominan el miedo a la guerra y la preocupación por la situación social y la inflación. La migración no suele figurar entre las primeras preocupaciones mencionadas. (Encuesta de la ORF en 6º lugar, incluso después del cambio climático; en la Generación Z, la preocupación por el coste de la vida domina en una encuesta de Statista con un 42%; en una encuesta para el periódico austriaco Kurier, la inflación es la principal preocupación para el 31%, la migración sólo para el 20% e incluso en una encuesta para The Standard, otro periódico austriaco, hay más gente algo o muy preocupada por las cuestiones sociales que por las cuestiones migratorias). 

 

Los partidos establecidos, sin embargo, hablan poco de problemas sociales, pero mucho de migración y «opresión especial». Ya sea en una pseudodefensa o en un alarmismo escandaloso sobre una supuesta pérdida de «nuestra cultura y normalidad». En ambos casos, las cuestiones de opresión se separan de las cuestiones sociales y se convierten en cuestiones de «cultura» o «moralidad». Se categoriza a las personas según su sexo («todas las mujeres»), su religión («todos los musulmanes»), su nacionalidad («turcos») o si son transexuales. Sin embargo, este encasillamiento (idealista) se queda corto e ignora el hecho de que todos pertenecemos a una clase social y que nuestra posición resultante en la sociedad es fundamental para nuestras oportunidades. Amplios sectores de la «izquierda» también están atrapados en este encasillamiento. Los efectos del posmodernismo siguen siendo fuertes hoy en día, especialmente en los círculos académicos. Esto coincide con el retroceso de la conciencia ideológica de la clase obrera. La comprensión de la necesidad de un análisis y una perspectiva materialistas tampoco está apenas representada en las organizaciones de la clase obrera. En la práctica y en la teoría política dominan absolutamente los puntos de vista idealistas – la izquierda radical e incluso las organizaciones «marxistas» no están exentas de ello. 

 

La concentración en lo inmediato es un punto fuerte, pero también un punto débil, ya que a menudo lleva a poner lo divisivo por encima de lo unificador. La tarea de los revolucionarios es apoyar a la gente en sus luchas y situar estas luchas en el contexto más amplio del capitalismo y sus modos de acción. El comportamiento abusivo y la discriminación no tienen cabida en las organizaciones socialistas. Al mismo tiempo, siempre debe quedar claro que todos estamos moldeados por la sociedad en la que crecemos y vivimos. Cualquier representación idealista de que los blancos no pueden entender el racismo porque ellos mismos no se ven afectados por él, o de que las mujeres pueden entender mejor el sexismo per se, es esencialmente reaccionaria. Esto se debe a que presenta estas formas de opresión (consciente o inconscientemente) como un hecho biológico y, por tanto, insuperable.

 

Por el contrario, debemos explicar pacientemente por qué esos comportamientos perjudican a los afectados y a la clase en su conjunto. Sin embargo, también debemos demostrar que las causas no residen tanto en el individuo como en el sistema, y las soluciones en consecuencia. Por tanto, el análisis debe basarse en una comprensión materialista y las soluciones no deben detenerse en la ayuda inmediata. Por supuesto, la mayoría de los izquierdistas también se refieren al marco social más amplio. En la práctica, sin embargo, a menudo se queda prácticamente en una exigencia mínima en la lucha por una u otra mejora (lo cual no está mal, pero sólo puede ser un punto de partida) y se adjunta la exigencia máxima de una sociedad diferente necesaria – sin ninguna conexión y, por tanto, sin consecuencia. Lenin describe cómo debemos tratar la religión de la siguiente manera: «Bajo ninguna circunstancia debemos permitirnos caer en la tentación de plantear la cuestión religiosa de manera abstracta, idealista, ‘en aras de la razón’, al margen de la lucha de clases, como hacen a menudo los demócratas radicales de la burguesía». Si sustituimos «cuestiones religiosas» por «cuestiones de sexismo/racismo/ chovinismo nacional/homofobia/transfobia» y «demócratas radicales» por «burgueses progresistas como los Verdes, etc.», veremos la actualidad de este texto.

 

Una de las mayores amenazas inmediatas es el reciente auge del extremismo de derechas. El desarrollo actual y los debates y movimientos tácticos asociados de la izquierda en Francia muestran la naturaleza explosiva así como las posibles trampas. Las políticas gubernamentales de estos partidos y las actividades violentas de sus activistas suponen una grave amenaza para la clase obrera en su conjunto y para algunos sectores en particular. Una mirada diferenciada a por qué estos partidos están ganando fuerza, qué papel desempeñan para el capital, de dónde proceden sus votantes y qué papel desempeñan en la clase obrera es fundamental para poder librar una lucha eficaz contra esta amenaza. 

 

Los derechistas y conservadores están librando una agresiva «guerra cultural» en la que tratan de imponer valores, roles e imágenes de género supuestamente «tradicionales». Esto no es nada nuevo. Lo que está aumentando, sin embargo, es que están ganando el apoyo de sectores relevantes de la clase dominante y del capital, porque estos «valores» encajan con las necesidades capitalistas. Los votantes proceden en gran medida de sectores inseguros de la pequeña burguesía que temen quedarse atrás o que ya han sido degradados. Para los socialistas es fundamental el papel que desempeñan las ideas y organizaciones reaccionarias en la clase obrera.

 

Tanto en la «izquierda» como en la pequeña burguesía «progresista» se deploran los prejuicios xenófobos, racistas y chovinistas de la clase obrera «irreflexiva». A esto le sigue a menudo la moralización o la arrogancia (por ejemplo, la petición de «cursos de alemán» para quienes voten al populista de derechas FPÖ). Sin embargo, esto no tiene en cuenta que la susceptibilidad a la xenofobia en particular (miedo a los «extranjeros» en general) tiene sus raíces en una conciencia regresiva y es el resultado del miedo a las dificultades económicas/sociales. Si las organizaciones obreras no anteponen claramente los intereses comunes de toda la clase y organizan luchas contra los problemas sociales, las ideas xenófobas y sexistas también pueden encontrar apoyo en la clase obrera. Décadas de racismo de Estado y un sindicato que se centra en «los austriacos primero» son los principales responsables de que se retomen y repitan las declaraciones de derechas que presentan a las personas de origen inmigrante como competencia y opresores salariales. Sin embargo, muy pocos de ellos tienen un racismo ideológico profundamente arraigado.

 

Hay que luchar contra la xenofobia, el sexismo, el racismo y el nacionalismo, pero no moralizando, sino señalando el potencial de división y la necesidad de que todos los trabajadores luchen juntos por una vida mejor. A través de estas luchas comunes, el racismo, el sexismo y la xenofobia pueden ser desmantelados mucho antes que a través de apelaciones morales o intentos de «mostrar lo buenos que son» – numerosos ejemplos lo demuestran. 

 

Por tanto, es muy probable que los éxitos electorales del FPÖ no se deban principalmente al «atraso» de la población austriaca, sino que se basen sobre todo en el miedo al declive social. El FPÖ es el único de los partidos burgueses que aprovecha este miedo y, al hacerlo, encubre sus políticas neoliberales dirigidas contra la clase trabajadora. El descontento con la política establecida, el establishment y, difusamente, «el sistema» ha crecido, especialmente tras el coronavirus. Este estado de ánimo podría haber llevado a un fuerte aumento de las ideas anticapitalistas si hubiera habido una oferta correspondiente de la izquierda o del movimiento obrero. Pero estas ofertas faltaron y entonces este vacío fue llenado por la derecha y los conceptos mítico-conspirativos. 

 

Pero básicamente, el FPÖ no es cualitativamente diferente de otros partidos burgueses, aunque es más populista y agresivo en su xenofobia y sexismo. El miedo al FPÖ será un factor central en la política interior en los próximos meses. La participación del FPÖ en el gobierno o incluso que su líder, Kickl, se convierta en canciller (primer ministro) son, con razón, aterradoras, pero las alternativas de las combinaciones de los otros partidos burgueses no son mucho mejores. Estos también defienden las deportaciones y las políticas racistas y la exclusión de todo lo que no sea «normal». Actualmente, los ataques a los derechos democráticos no sólo son llevados a cabo por la extrema derecha, como Orban o Meloni, sino también por partidos y políticos tradicionalmente burgueses, como Macron o la CDU/CSU. En las próximas elecciones y protestas, los socialistas deben señalar claramente las causas del auge de la extrema derecha: la crisis del capitalismo, la debilidad del movimiento obrero y la falta de un partido obrero con políticas militantes y un programa socialista. Esto ha creado un vacío que la extrema derecha puede llenar. Cualquier coalición sin el FPÖ que continúe esencialmente las políticas actuales (y todos los partidos establecidos lo harán) sólo preparará el terreno para futuros éxitos electorales de la derecha. Cualquier lucha contra el FPÖ que se quede estancada en un nivel superficial de moral y arrogancia está condenada al fracaso. Como socialistas, apoyamos todas las protestas de personas de origen inmigrante, personas trans y mujeres contra los ataques. En estas protestas, es nuestra tarea mostrar el contexto más amplio del capitalismo, la responsabilidad del movimiento obrero y los puntos en común y la necesidad de una lucha común. En las luchas sociales, debemos hacer hincapié en la necesidad de integrar a toda la clase en la lucha y así hacer retroceder todas las influencias divisorias. Debemos atacar siempre centralmente a todos los partidos burgueses por su responsabilidad en la locura capitalista e implicar a los sectores más amplios posibles de la clase en las luchas contra esta locura. 

 

Si el FPÖ obtiene buenos resultados en las próximas elecciones austriacas de septiembre -lo que es de esperar-, será necesario afrontar de forma ofensiva el peligro que supone la participación del FPÖ en el gobierno: Los peligros para la clase trabajadora en su conjunto a través de los ataques a los sindicatos y a la «Cámara de los Trabajadores», a la salud y seguridad en el trabajo, a la jornada laboral y a los derechos de los trabajadores. Y los peligros específicos inmediatos para partes de la clase trabajadora a través de la agitación racista, sexista y homo/transfóbica del FPÖ, que también puede conllevar ataques a los derechos adquiridos y, en particular, puede ser el trasfondo de un aumento de las agresiones físicas. Esta amenaza es muy real y afecta en última instancia a todos los sectores de la clase obrera, ya que comienza con el divide y vencerás para debilitar y atacar a todos. Esto se debe a que las fuerzas burguesas y de derechas también utilizan deliberadamente los ataques contra grupos individuales como maniobra de distracción de los ataques directos contra la clase en su conjunto. La respuesta no puede ser una cosa o la otra, sino ambas. Sin embargo, esto sólo es posible con una posición anticapitalista intransigente que reconozca a la clase obrera como la fuerza de la sociedad capaz de dirigir -y ganar- la lucha contra la clase capitalista.

 

La tarea más importante de los socialistas en la lucha por los derechos de la clase obrera en su conjunto y contra la discriminación de sectores individuales es reconstruir el propio movimiento obrero. Esto significa luchar en los sindicatos por una orientación clasista y democrática. Y eso significa la lucha por construir nuevos partidos de la clase obrera. En los últimos 25 años, esta construcción ha sido mucho más complicada y ha estado marcada por mayores reveses de los esperados. Sin embargo, se pueden aprender importantes lecciones de los errores de las diversas formaciones de izquierda (Syriza, Podemos & Co.): la necesidad de un anclaje (no sólo una orientación abstracta) en la clase obrera y una orientación hacia las luchas de clase y no principalmente hacia las elecciones son dos piedras angulares. El reciente artículo del CIT sobre la experiencia de las formaciones de la Nueva Izquierda, la doble tarea y los nuevos partidos obreros es una revisión muy necesaria que resume una serie de puntos importantes: https://www.socialistworld.net/2024/03/29/tasks-and-challenges-for-the-working-class-and-revolutionary-socialists-today/

 

 

La reorganización de la clase obrera como tarea central – y la construcción de la columna vertebral revolucionaria

La construcción de nuevos partidos obreros es una tarea central y está inextricablemente ligada a la necesidad de construir partidos revolucionarios. Los primeros permanecerán política y organizativamente sin columna vertebral sin los segundos – incluso si desempeñan un papel militante durante un período, cederán a la presión objetiva de la adaptación a las necesidades capitalistas si permanecen sin análisis y orientación revolucionarios. Estos últimos necesitan el vínculo con los primeros, ya que la clase obrera también atravesará una fase de reformismo organizativo en el desarrollo de la conciencia. Cómo tendrá lugar exactamente este proceso depende de una serie de factores. La relación entre estas dos tareas también tendrá que cambiar una y otra vez y también habrá casos individuales en los que los partidos de masas revolucionarios surjan antes que las formaciones de masas reformistas. Está claro que -precisamente porque el marco económico es tan inestable- esas nuevas formaciones no serán tan longevas y estables como las de la posguerra, por ejemplo. Pero la tarea de desafiar y desenmascarar las ideas reformistas o incluso centristas de más a la izquierda no puede simplemente saltarse. 

 

Los revolucionarios de hoy se enfrentan a una tarea similar a la de los inicios del movimiento obrero, con una conciencia confusa, sin organizaciones de masas y con una ideología burguesa-idealista que también está muy extendida en la clase obrera. Mantener el equilibrio en esta doble tarea es difícil y el enfoque puede cambiar, y debe corregirse una y otra vez. En muchos casos, esta lucha tendrá lugar entre diferentes organizaciones, en algunos casos incluso dentro de una misma organización. Requiere una gran apertura a nuevas capas que entran en la lucha, a sectores de la clase que empujan hacia adelante y al deseo de organizarse. Pero apertura no significa oportunismo, es decir, «decir las cosas como son» o no perder de vista el objetivo más amplio por encima de los próximos pasos inmediatos y también decir verdades incómodas son absolutamente necesarios. Una posición crítica que rechace caminos aparentemente más fáciles puede situar inmediatamente a los revolucionarios en una fuerte minoría. Pero a medida que los procesos se desarrollen y nuestras advertencias se hagan realidad, las mejores partes de la clase obrera comprenderán nuestras posiciones y surgirán la confianza y el anclaje políticos.

 

La construcción de un partido revolucionario mundial ha sido la principal prioridad de los revolucionarios durante más de 200 años. Es un camino duro y pedregoso con muchos contratiempos. La presión de diversas ideologías burguesas y pequeñoburguesas, del entorno social y profesional, de la represión y la fatiga es grande. Un partido revolucionario es también un instrumento para advertir colectivamente a los miembros individuales de estas presiones y hacerles tomar conciencia de ellas. Si esto no se hace, cambia rápidamente el carácter de toda la organización y conduce a un deslizamiento hacia el oportunismo o el sectarismo. Para una organización revolucionaria, el internacionalismo es una necesidad viva y significa algo más que solidaridad internacional. Significa analizar, discutir y elaborar conjuntamente los próximos pasos a nivel nacional, pero dentro de un marco internacional y también a nivel internacional. Significa tomar iniciativas y aplicar conjuntamente las prioridades elaboradas conjuntamente. Hay que tener en cuenta las diferencias nacionales/regionales y no se puede imponer la homogeneidad. Sin embargo, cuando se trata de acontecimientos y tendencias internacionales, de guerras, crisis y movimientos, puede y debe haber una respuesta internacional común y todos debemos arrimar el hombro. 

 

Todos tenemos a nuestras espaldas años, a veces décadas, de trabajo político. A menudo han sido agotadores y, sin embargo, no estamos exhaustos, sino que miramos con optimismo los nuevos acontecimientos, la rabia y el compromiso de los jóvenes de todo el mundo, las protestas y las huelgas y el retorno de la clase trabajadora como clase. Hemos puesto mucha energía en construir el experimento de la ASI en los últimos años y hemos adquirido muchas experiencias importantes trabajando con luchadores comprometidos y valientes. Sin embargo, también debemos hacer balance del hecho de que la ASI ni siquiera ha empezado a superar sus defectos de nacimiento. Mientras que al principio de la ASI se hacía hincapié en que se trataba de asegurar y revivir las mejores tradiciones del CIT, ahora se trata de tirarlas por la borda y sustituirlas por un nuevo rumbo idealista. En los últimos años, hemos sido testigos de un proceso en la ASI que es contrario a lo que consideramos una internacional marxista revolucionaria. En el tercer año de la guerra en Ucrania, hay al menos tres posiciones diferentes en la ASI. Varias secciones y al menos parte de la dirección internacional han sustituido el análisis materialista por el espectáculo emocional. ROSA, con un programa y una apariencia políticamente más amplios y con crecientes influencias de un campo de la Política de Identidad, está sustituyendo cada vez más a la organización como tal. La ASI en su conjunto comenzó como una asociación sin base política ni programática. Éramos muy conscientes de ello, pero no se superó y no se hizo ningún intento ofensivo por superarlo. Sin embargo, como había diferentes objetivos, esto ha provocado numerosas escisiones y crisis permanentes y probablemente supondrá la próxima escisión en un futuro próximo. No vemos perspectivas de cambiar las tornas en este sentido y convertir la ASI en la internacional que se necesita. Por el contrario, vemos continuidad en el CIT, pero también voluntad de debatir las cuestiones abiertas a partir de la escisión de 2018/19. Nos gustaría destacar positivamente una posición diferenciada sobre la cuestión de las crecientes contradicciones intraimperialistas, una posición clara sobre la guerra de Ucrania y Oriente Medio, una orientación concreta hacia los sindicatos y un claro rechazo a los enfoques divisivos de la política de identidad.

 

El peligro de que muchos valiosos activistas de la ASI tiren la toalla frustrados es grande en vista de las previsibles nuevas escisiones y divisiones. Durante mucho tiempo se ha subestimado la debilidad ideológica del movimiento obrero y el predominio de ideas idealistas y pequeñoburguesas en la izquierda y la clase obrera. La crisis en la que se encontraban y se encuentran muchas organizaciones de izquierda es el precio de ello. Debemos volver a una comprensión materialista-dialéctica integral, a un partido revolucionario mundial y a una orientación hacia la clase obrera en su diversidad y su totalidad. 

 

Cuando el CIT se dividió en 2018, para aquellos de nosotros que formábamos parte de la disputa en ese momento, la atención se centró en la crítica organizativa y nos perdimos debates sobre algunas cuestiones. Nuestro objetivo en ese momento no era una escisión, sino que esperábamos un debate y una corrección dentro del CIT. Incluso si no se han resuelto todos estos puntos, podemos ver que muchas de las advertencias del CIT en aquel momento sobre el desarrollo y la degeneración política han resultado ser correctas. También vemos en el CIT una claridad política respecto a la evolución internacional que consideramos una base necesaria para el trabajo político futuro y que hace posible y necesario dirigir la lucha juntos y no capitular como individuos. Invitamos a todos aquellos que compartan este análisis, aunque sea breve e incompleto, a ponerse en contacto con nosotros o, como nosotros, a que busquen un debate con el CIT sobre la posibilidad de (re)afiliarse.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here