Inicio Internacional CRISIS DE CACHEMIRA: HAY QUE OPONERSE AL ATAQUE A LOS DERECHOS DEMOCRÁTICOS

CRISIS DE CACHEMIRA: HAY QUE OPONERSE AL ATAQUE A LOS DERECHOS DEMOCRÁTICOS

52
0
Compartir

Cachemira 06 agosto 2019


Declaración conjunta de la Nueva Alternativa Socialista (sección india del Comité por una Internacional de Trabajadores CIT) y partidarios del CIT en Pakistán.


El régimen gobernante del BJP (Partido Bharatiya Janata) en India ha vuelto a mostrar su desprecio y aversión a los valores básicos de la democracia. Durante la semana pasada, este régimen había aumentado sus fuerzas armadas a una cifra de 35,000 en el valle de Cachemira, ya militarizado, (que se estima que tiene medio millón de fuerzas del ejército indio) citando amenazas falsas. Este régimen deliberadamente creó un pánico terrorista para despejar a los turistas y estudiantes en el valle. Este flagrante abuso de poder era solo la punta de lo que había estado guardado.

El régimen cortó todas las instalaciones de internet y comunicación, impuso un toque de queda y puso a los líderes elegidos democráticamente en el valle bajo arresto domiciliario. El lunes por la mañana, cuando se reunió la Rajya Sabha (cámara alta del parlamento indio), resultó cierto lo que muchos medios de comunicación habían estado especulando como la causa de la repentina acumulación de fuerzas armadas en Cachemira. El ministro del Interior, Amit Shah, anunció desde el piso que su régimen había decidido eliminar los artículos 370 y 35A. Estos artículos otorgaron un estatus especial a la región de Jammu y Cachemira. Inicialmente se promulgó para poner a Cachemira bajo control militar indio y algunos aspectos positivos de la misma nunca se implementaron por completo.

Esta semana, el estado indio también propuso dividir el estado de Cachemira en dos Territorios de la Unión (UT): Cachemira y Jammu como UT, con legislaturas, y Ladakh como UT sin legislatura. Esta decisión del régimen BJP llega en un momento en que el gobierno democráticamente elegido ha sido eliminado recientemente y se ha impuesto el gobierno del presidente.

Este movimiento regresivo también fue apoyado por otros partidos regionales como el BSP con sede en Uttar Pradesh (Bahujan Samaj Party, que afirma ser un partido de los oprimidos y supuestamente sigue el camino idológico del Dr. Baba saheb Ambedkar)), el TDP de Andhra Pradesh (Partido Telugu Desam), etc. Sin embargo, esta acción también ha enfrentado una creciente oposición de varios otros partidos regionales y el principal partido de oposición: el Congreso Nacional Indio. La oposición, dirigida por el Congreso con los partidos de izquierda: el PDP (Partido Democrático Popular) en Kerala, el DMK (Dravida Munnetra Kazhagam) en Tamil Nadu, el MDMK (Marumalarchi Dravida Munnetra Kazhagam) también en Tamil Nadu y varios otros partidos protestaron contra este descarado desprecio por los valores democráticos de la constitución. Fueron abucheados en el parlamento nacional. Los parlamentarios del PDP incluso rompieron sus copias de la enmienda como señal de protesta. El IPC (Partido Comunista de India) anunció protestas inmediatas en Delhi y quemó las efigies de los líderes del BJP.

Estos partidos regionales de derecha y el Congreso no defienden los derechos de los trabajadores y pobres de Cachemira. Ninguno de estos partidos, incluido el Partido Comunista de la India, ha defendido los derechos nacionales de los cachemires. Algunos de estos partidos ahora están utilizando la situación para oponerse al gobierno del BJP, ya que las tensiones nacionalistas en muchos estados, particularmente en el sur, se han ido acumulando en los últimos años. El intento del nuevo gobierno electo del BJP bajo Narendra Modi para crear un país unitario, introduciendo una forma universal de registro de ciudadanos, un sistema de impuestos y un idioma ha enfrentado una gran oposición.

El intento de hacer que el idioma hindi sea obligatorio para todos se ha encontrado con una oposición colosal en los estados del sur donde hay una historia de lucha «anti-hindi». Esto ha visto que fuerzas, incluso los partidos regionales de derecha, se muestran vehementemente contra el gobierno del BJP. Un registro nacional de ciudadanos con el objetivo de «verificar la ciudadanía india genuina» también se ha sumado a las crecientes tensiones nacionales. El intento del BJP de «integrar la India» está destinado al fracaso, ya que la India nunca ha sido un estado nación.

En su discurso, el ministro del Interior, Shah, culpó a la situación especial como un obstáculo para el desarrollo y la integración del estado. Como la mayoría de sus declaraciones, esto no tiene ninguna verdad. Comparativamente, Cachemira tiene mejores niveles de desarrollo que los estados BIMARU (Bihar, Madhya Pradesh, Rajasthan, Uttar Pradesh) que han sido partes integrales indiscutibles de la India desde la independencia. Amit Shah también bromeó que el artículo 370 ha impedido que los cachemires obtengan beneficios de reserva. Este es el mismo régimen que diluyó la política de reservas a favor de EWS hace apenas un mes. Por cierto, BJP ha propuesto la controvertida reserva del 10% para EWS (Sección económicamente más débil) como la primera política en la eliminación del artículo 370 de Cachemira.

Cuando se examinan, todas las excusas tontas del régimen de BJP fracasan. En un momento en que incluso los economistas capitalistas e industriales han estado expresando sus preocupaciones sobre el grave estado de la economía de la India y el estancamiento del sector automotriz, los gobernantes han logrado distraer a los medios y al público arrastrando el tema de Cachemira al primer plano. A través de esto, también están tratando de reforzar su idea de rashtra hindú. El BJP ha acelerado su impulso para promover su agenda de «Una India, una cultura» desde su reelección.

Una parte de los medios liberales y la población aplauden esta agresión como un movimiento audaz. Algunos usuarios de redes sociales aplaudieron esta acción porque significa que ahora pueden comprar propiedades en el valle de Cachemira. El multimillonario barón de la industria minera, Gautam Adani, escribió que este movimiento abriría grandes oportunidades mineras y esperaba establecer su negocio allí. Incluso los llamados líderes progresistas como Aravind Kejriwal de la AAP (Partido Aam Aadmi – Partido del Hombre Común) acogieron con beneplácito esta decisión. Cabe señalar que Kejriwal se quejó de la mayor parte de su mandato como líder de la administración local en Delhi por la intrusión del gobierno central en sus asuntos y había estado constantemente haciendo campaña por más derechos locales para Delhi. Esto expone la postura engañosa de los liberales indios que creen que Cachemira «pertenece» a la India. Esto pone de manifiesto el hecho de que, incluso después de setenta años de independencia, los políticos indios solo han reemplazado a los gobernantes británicos por gobernantes locales que tienen un absoluto desprecio por el pueblo. No han hecho ningún esfuerzo por salvaguardar realmente los derechos de las personas que constituyen este país.

Si bien la actual crisis ha sido creada por el gobernante BJP, el Partido del Congreso, que anteriormente gobernó este país durante 5 décadas, es muy culpable. El Congreso creó los mecanismos que el BJP está utilizando ahora para suprimir los derechos nacionales del pueblo de Cachemira. La postura confusa de los diversos partidos de izquierda y su incapacidad para abordar la cuestión nacional de este país también ha contribuido en cierta medida a la crisis actual.

La gente de Cachemira ha perdido miles de vidas en este prolongado conflicto. La llamada paz frágil nunca ha traído ninguna mejora real. Después de la reciente amenaza de guerra, azotada artificialmente por el BJP antes de las elecciones generales, surgió la esperanza de un período relativamente tranquilo. Esto ahora está arruinado.

Es probable que esta última acción provoque arrebatos violentos en Cachemira con la predicción del propio estado indio. Han trasladado a decenas de miles de efectivos del ejército a este estado que ya tiene la mayor presencia de militares por población civil en el mundo. Esto también puede alimentar la tensión geopolítica que ya existe. El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en el pasado había ofrecido mediar en el problema de Cachemira entre India y Pakistán a pedido del primer ministro de Pakistán, Imran Khan. Ya Imran Kan había emitido un desafío contundente a Modi y declaró que desafiaría la decisión en el Consejo de Seguridad de la ONU.

El estado indio liderado por BJP se está preparando para la brutal represión de cualquier oposición que pueda surgir en Cachemira. Por supuesto, también culparán de esto a Pakistán. El estado paquistaní, a su vez, aprovechará esta oportunidad para obtener apoyo patriótico para atravesar la oposición a las despiadadas privatizaciones que están llevando a cabo según lo dictado por el Fondo Monetario Internacional como condición para sus préstamos al país. Es probable que la tensión existente en la frontera aumente aún más, incluso en una guerra abierta entre las dos potencias con armas nucleares. Esto podría causar la pérdida de vidas de decenas de miles.

India es una prisión de nacionalidades. Varias regiones que se unieron bajo el dominio británico por la fuerza nunca han establecido una unión real. El partido del Congreso, que dio la palabra a la oposición, se convirtió en el principal culpable en el pasado reciente detrás de la brutalidad que existe en Cachemira.

El partido del Congreso no puede liberarse del papel históricamente abismal que ha desempeñado en Cachemira. El BJP, actuando en interés de una pequeña capa de una clase súper rica, quería asegurarse de que todo el territorio de la India esté disponible para el saqueo sin ninguna intervención de las partes regionales. El partido del Congreso no está en desacuerdo con la acción reciente del gobierno Modi. De hecho, debe tenerse en cuenta que, en lo que respecta a las reglas draconianas y arcaicas, como la Ley de poderes especiales de las Fuerzas Armadas de 1968 (AFSPA), todo el establecimiento político indio toma una posición unida para oprimir a la gente de Kasmir y los estados del noreste.

El Congreso, que se enfrenta a una cercana destrucción, ahora tiene como objetivo recuperar el apoyo de la sección de capitalistas que han perdido y restablecer su base de votos. Pero dada la historia de corrupción y la falta total de capacidad de su liderazgo, este partido históricamente importante ahora está disminuyendo en tamaño y apoyo.

Es significativo que varios partidos regionales y los llamados partidos de izquierda se hayan opuesto al ataque contra Cachemira. Sin embargo, su oposición también es muy limitada. Históricamente, ambos partidos «comunistas», el IPC y el IPC (M), se han opuesto a los derechos de nacionalidad del pueblo de Cachemira. El artículo 370 fue lo que defendieron, ya que es parte de la constitución india. Nunca defendieron el derecho del pueblo de Cachemira a decidir a pesar de que ese derecho se incluyera en el pacto inicial de 1947.

Narendra Modi ha hecho campaña para deshacerse de esto durante mucho tiempo y apareció como uno de los temas centrales en su campaña electoral de 2014. Ninguno de los partidos de izquierda ha organizado ninguna oposición a esta política reaccionaria. Hasta ahora no han reunido su fuerza en los sindicatos para apoyar los derechos democráticos de los cachemires.

Nosotros, como socialistas, defendemos el derecho a la autodeterminación del pueblo de Cachemira. Por supuesto, esta demanda no es mecánica ni puede aplicarse mecánicamente a toda la región. Debido a la historia pasada y la política de dividir y gobernar, Cachemira ahora está dividida en muchas regiones con diferentes intereses. El gobierno gobernante de BJP está tratando de usar el mismo enfoque y dividir aún más la región para controlarla y saquear la riqueza.

El destino de esta región debe ser determinada por las personas que viven en ella. Esto solo se puede lograr vinculando la lucha de los trabajadores, campesinos y pobres en Cachemira, India, Pakistán y otros países de la región para poner fin al control del capitalismo y el latifundismo de una vez por todas.

La transformación socialista de la sociedad también emancipará a las masas de todo tipo de opresión nacional. Defender los derechos nacionales de todos los pueblos oprimidos de la región, ya sea en Cachemira, otras partes de India y Pakistán o en Sri Lanka, significa luchar por una confederación voluntaria de estados socialistas sobre la base de la propiedad pública y el control democrático para poder planificar y compartir los recursos en la región en beneficio de todos.

Luchamos por:

El restablecimiento inmediato del estatus especial de Cachemira ocupada por los indios.
Detener toda acción que saquee la riqueza natural de Cachemira.
¡Fin a la ocupación! Retirar a todas las fuerzas militares y paramilitares de esta región.
Revocar AFSPA inmediatamente tanto en Cachemira como en el noreste.
Detener la represión, liberar a todos los activistas políticos y manifestantes.
Garantizar todos los derechos democráticos (libertad de expresión, reunión y organización libres, libertad de los medios de comunicación, elecciones libres), incluido un referéndum sobre la situación del pueblo de Cachemira.
¡Por el derecho a la autodeterminación de Cachemira!
Por una Cachemira socialista y una confederación socialista del subcontinente.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here