Inicio Formación Política Auge y caída de la burocracia soviética

Auge y caída de la burocracia soviética

253
1
Compartir

A finales de los años 80, la élite gobernante soviética vio con desesperación cómo el Pacto de Varsovia, el bloque militar de la guerra fría establecido en oposición al imperialismo estadounidense, empezaba a desmoronarse.

 

El crecimiento del sindicato Solidaridad en Polonia, la revolución de terciopelo en Checoslovaquia, el derrocamiento del odiado Ceausesco en Rumania y la unificación de Alemania aceleraron el proceso. El ejército soviético se vio obligado a retirarse de Afganistán.

 

Estos acontecimientos aumentaron las crisis económicas y sociales en la propia Unión Soviética. Durante 60 años, la élite gobernante había excluido a las masas de la política. A su regreso, se pusieron tiernas, pero ganaron confianza a medida que proliferaban las protestas.

 

Las primeras protestas, en el Cáucaso y los Estados Bálticos, fueron por el medio ambiente. El aire en muchas ciudades estaba tan contaminado que la esperanza de vida estaba disminuyendo. El lago Baikal y el Mar Caspio estaban llenos de residuos industriales.

 

Unos pocos años después del desastre de Chernóbil, la élite gobernante estúpidamente planeó una estación nuclear en Armenia – en una zona inestable, sacudida por un horrendo terremoto en 1988.

 

El derecho a la autodeterminación

Las protestas expusieron el descontento masivo en la sociedad soviética, particularmente sobre la cuestión nacional, el derecho a la autodeterminación. Cuando los bolcheviques tomaron el poder en 1917, tenían un enfoque extremadamente avanzado y sensible, otorgando el derecho de autodeterminación a Finlandia y Estonia.

 

Si la Guerra Civil lanzada por las potencias imperialistas no hubiera cortado el proceso, este derecho se habría extendido a otras naciones.

 

Pero bajo Stalin y sus sucesores, todo se decidió en función de los intereses de la burocracia estatal centralizada. Stalin, por ejemplo, consagró por la fuerza a los estados bálticos en la Unión Soviética como parte de su pacto de 1939 con Hitler.

Un joven Josef Stalin

 

Los resentimientos acumulados fueron liberados mientras las nacionalidades luchaban por escapar del control represivo y centralizado. Mientras las masas luchaban por la liberación nacional, muchos de la élite gobernante, al sentir la inminente desintegración de la Unión Soviética, se vistieron con ropas nacionalistas para explotar estos sentimientos en sus propios intereses.

 

El año 1988 dio una sangrienta advertencia de los acontecimientos posteriores. Para disipar un movimiento de masas que exigía la transferencia de Nagorno-Karabaj en Azerbaiyán a Armenia, el Partido Comunista organizó un sangriento pogromo – cientos de armenios fueron golpeados hasta la muerte. La guerra étnica resultante duró varios años.

 

Estallaron sangrientas guerras interétnicas en Moldavia y Georgia. Una brutal guerra civil que involucra a los muyahidines afganos todavía hace estragos en Tayikistán.

 

La represión estalinista

La campana de la muerte del régimen soviético sonó en julio de 1989 cuando una huelga masiva de mineros afectó el yacimiento de carbón de Kuzbass en Siberia, Donbass en Ucrania, Vorkuta en el círculo polar y Karaganda en la estepa de Kazajstán.

 

La élite gobernante afirmó que la Unión Soviética era una “sociedad socialista desarrollada” dirigida en los intereses de la clase obrera. La realidad era muy diferente. En 1917, los obreros, apoyados por el campesinado, derrocaron el capitalismo y el régimen feudal zarista.

Se estableció el control obrero de las fábricas, se dio tierra a los campesinos pobres, se nacionalizaron los bancos y las grandes fábricas. Se estableció una economía planificada. A pesar del atraso de la sociedad rusa, a mediados de la década de 1920 la economía planificada había llegado lejos para restaurar el daño causado por la Primera Guerra Mundial y la guerra civil lanzada por las potencias imperialistas para aplastar la revolución.

 

Pero los líderes de la revolución, Lenin y Trotsky, nunca creyeron que el socialismo pudiera ser construido en aislamiento en Rusia. La revolución en Europa era necesaria. Así que la derrota de la revolución alemana fue un golpe contundente a la nueva república soviética y debilitó la posición de los obreros y sus líderes, el partido bolchevique.

 

Una capa burocrática atrasada comenzó a desarrollarse en el aparato estatal. Se estableció un estado estalinista que privó a los trabajadores de su control de la sociedad.

 

La burocracia tomó el poder político. La represión de los oponentes políticos se convirtió en la regla; sus primeras víctimas fueron los bolcheviques que dirigieron la revolución de octubre.

 

Miles de opositores de izquierda, en torno a los cuales se había desarrollado la oposición a la burocracia, fueron asesinados en los campos de prisioneros de Stalin.

 

La rebelión de los trabajadores

Sin embargo, la propiedad estatal de la industria y la economía planificada sobrevivió. En la depresión de los años 30 en Occidente, en los años de la posguerra, incluso hasta principios de los 70, la economía siguió adelante, elevando el nivel de vida casi hasta los niveles europeos.

 

En los años 60, cuando Jruschov se jactó de que la economía soviética pronto superaría a la estadounidense, la CIA consideró creíble su afirmación.

Pero la burocracia era ahora un monstruo consumidor. Cuando Stalin llegó al poder, contaba con unos pocos cientos de miles. Bajo el gobierno de Gorbachov en la década de 1980 era de 20 millones.

 

Su horriblemente rico estilo de vida fue ejemplificado por la enorme colección de coches de lujo de Brezhnev.  La riqueza de la sociedad fue desestimada – la incompetencia burocrática desperdició hasta el 30% de la producción industrial y agrícola.

 

Muchos trabajadores se enfrentaron a las condiciones de vida y de trabajo de la época victoriana. Los mineros de Siberia y del círculo polar, con salarios relativamente altos, no tenían en qué gastar su dinero. A menudo, varias familias vivían juntas en barracas de madera antes de la revolución.

 

Las cosas llegaron a un punto crítico después de que el jabón se agotara en las duchas de los pozos. Cientos de miles de mineros se declararon en huelga exigiendo mejores condiciones de vida y una reducción de la burocracia estatal e industrial.

 

El diputado laborista Terry Fields, partidario de Militant, el precursor del Partido Socialista, envió telegramas apoyando a los huelguistas. Tres comités de huelga respondieron que sí, que nosotros también queremos vivir en una sociedad socialista democrática sin represión estatal y burocracia.

 

Reforma desde arriba

LOS MINEROS se enfrentaron a una elección. Si hubieran tenido su propio partido político, podrían haber derrocado la burocracia y establecido una auténtica sociedad socialista. Habría habido control y gestión obrera en todos los niveles, desde la economía planificada hasta el taller.

 

Habría habido libertad para los sindicatos y los partidos políticos, libertad para viajar, libertad para protestar. Las naciones habrían tenido el derecho a la autodeterminación y se habría establecido una verdadera unión de estados socialistas libres e iguales.

 

Los recursos liberados al poner fin al despilfarro y al exceso de consumo de la burocracia habrían mejorado drásticamente las condiciones de vida de los trabajadores.

Sin embargo, los trabajadores no estaban políticamente preparados. Pero una capa creciente de la burocracia tenía sus propios planes.

Los jefes del partido, que viajaban al extranjero en delegaciones oficiales, se sentían atraídos por los estilos de vida occidentales, especialmente los privilegiados jóvenes comunistas que llevaban la moda occidental en casa y escuchaban música importada. Muchos de estos burócratas parásitos vieron que su sistema se tambaleaba y recurrieron al capitalismo para salvar el pellejo.

 

Cada vez más, abogaban por reformas de mercado. Para restaurar “una sociedad civilizada”, la industria debería ser entregada a manos privadas, es decir, a ellos. La clase obrera no presentó ninguna alternativa, por lo que estas ideas ganaron terreno en toda la sociedad.

Mijail Gorbachov

Gorbachov llegó al poder en 1985. Su “Perestroika” (reconstrucción) pretendía reducir el despilfarro y la mala gestión de la burocracia sin quitarles el poder – reformar desde arriba para impedir la revolución desde abajo.

 

La “reestructuración” del FMI

Pero cuanto más relajaba la burocracia el control centralizado, más se fortalecían las fuerzas centrífugas de la sociedad, deshaciendo la sociedad soviética. Ya no podían detener el proceso, aunque lo intentaron.

 

En agosto de 1991, los tanques rodaron por las calles de Moscú. Una banda de siete burócratas con cara gris dijo que Gorbachov estaba “enfermo” y que habían tomado el control de emergencia. Las reformas de mercado continuarían, pero el orden se restablecería.

Intento de golpe fallido de la burocracia en 1991

Los planes de Gorbachov de firmar un nuevo tratado que otorgara más poder a las repúblicas se detendrían. A los trabajadores se les dijo que no habría más huelgas.

 

Sin embargo, el ejército ya no tenía el corazón. Los tanques se detuvieron cuando los semáforos se pusieron en rojo. Los conductores de trolebuses bloquearon las carreteras para impedir que los tanques avanzaran. Los moscovitas desafiaron el poderío del ejército soviético y se manifestaron.

 

En dos días obligaron a los líderes del golpe a retroceder.

Lo que empezó como un movimiento potencialmente revolucionario contra el estalinismo terminó entregando el poder a los contrarrevolucionarios cuando Yeltsin llegó al poder. Los trabajadores necesitan tener su propia alternativa política, un partido armado con un programa socialista, si no desean que las fuerzas de clase hostiles ganen.

 

El ex comunista Yeltsin restauró el capitalismo. Disolvió la Unión Soviética, facilitando la disolución del viejo aparato estatal. Se iniciaron discusiones con el Banco Mundial y el FMI para ayudar a la “reestructuración”, es decir, la privatización masiva y la reducción del nivel de vida de los trabajadores y el estado de bienestar.

Boris Yeltsin

Los recursos de la sociedad se concentraron en las manos de los “nuevos rusos”, ladrones arrogantemente ricos y niños prodigio, en su mayoría ex comunistas. Para defender sus ganancias mal habidas, contrataron asesinos para matar a los líderes sindicales o a los competidores.

 

Yeltsin superó la resistencia parlamentaria en 1993 bombardeando el Parlamento. Se inició una amarga guerra contra la pequeña república montañosa de Chechenia, que costó 40.000 vidas.

 

Destructoras del capitalismo

LA NUEVA élite gobernante ha robado más de 120.000 millones de dólares de la economía desde 1991. Esto ha ido acompañado de una caída de la producción industrial de más del 50%, de una reducción del nivel de vida y de un estado de bienestar arruinado.

 

Los mineros que extraen carbón bajo el hielo polar reciben menos de 100 dólares al mes. Los hospitales y las escuelas no tienen dinero.

 

La clase obrera, que quería escapar de la represión del estalinismo, desprecia la nueva llamada democracia. Se han quedado atónitos por las consecuencias económicas de la introducción del capitalismo. Una gran capa de ‘lumpen’ (desclasificado o criminalizado) son incluso atraídos por las ideas racistas y fascistas.

 

La clase obrera todavía no tiene su propia alternativa política. Pero están empezando a ver la necesidad de una.

 

Aunque el gobierno se jacta de un aumento de la producción y otras mejoras económicas, los trabajadores saben que esto es a sus expensas.

Los salarios siguen cayendo. Pero un reciente aumento de los pedidos de armas ha llevado a un incremento de los puestos de trabajo. Esto ha construido la confianza de los trabajadores y puede llevar a un creciente apoyo a las ideas socialistas.

 

La clase obrera de Rusia puede ser muy militante. Cuando su militancia se combina con una clara estrategia política, serán de nuevo una fuerza imparable

(Artículo de The Socialist 29 October, 1999 by Rob Jones, bajo el título original  “The downfall of the Soviet Bureaucracy.”)

 

LEER PRÓXIMO CAPÍTULO –  ¿QUE PASÓ CON RUSIA?

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here