Inicio Internacional Libia: La guerra civil y el caos tras las intervenciones de las...

Libia: La guerra civil y el caos tras las intervenciones de las potencias mundiales y regionales

256
0
Compartir

Han pasado casi nueve años desde la intervención militar de la OTAN en Libia, y el país sigue siendo un desastre, dividido entre fuerzas en conflicto, respaldado por las potencias capitalistas occidentales, Rusia, y las potencias regionales, Turquía y Arabia Saudita.

 

Tom Baldwin, Socialist Party.

CIT en Inglaterra y Gales.

 

Una serie de cumbres de “paz” organizadas por varias potencias mundiales no han logrado resolver una guerra civil cada vez más violenta.

 

Barack Obama ha descrito el fracaso en la preparación de la Libia post-Gaddafi como el peor error de su presidencia. Pero Libia es sólo uno de una larga lista de países donde la intervención imperialista ha terminado en un desastre para la población local.

 

En marzo de 2011, el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó una resolución que respaldó la intervención militar en Libia, aparentemente para proteger a los civiles del régimen de Muammar Gaddafi. Los parlamentarios apoyaron las propuestas del primer ministro David Cameron para que el Reino Unido se uniera a la acción por 557 votos a favor y 13 en contra. Vergonzosamente, sectores de la “izquierda” apoyaron esta intervención, argumentando que era la única manera de proteger al pueblo libio de la represión de Gaddafi.

 

En ese momento la ‘Primavera Árabe’ estaba en su apogeo. La ola revolucionaria había visto el derrocamiento de los dictadores, Ben Ali, en Túnez en enero y Mubarak en Egipto en febrero. Las potencias occidentales habían sido tomadas desprevenidas por los movimientos y perdieron estos aliados. En Libia, vieron ahora la oportunidad de imprimir su autoridad a la situación y tratar de asegurar que la revolución se desviara y diera lugar a un nuevo régimen que se ajustara a sus intereses. No fue una consideración menor el hecho de que Libia era el 12º mayor productor de petróleo del mundo, con  las mayores reservas de petróleo de África.

 

A veces, Gaddafi había afirmado que Libia era socialista, pero no se podía describir con exactitud de esa manera. Una redistribución de la riqueza petrolera había mejorado la vida de muchos libios, que hasta los años 60 habían sido uno de los países más pobres del mundo.

 

Después del derrocamiento de la monarquía británica liderado por Gaddafi en 1969, la industria petrolera fue nacionalizada.

 

Sin embargo, los trabajadores no tenían control sobre el funcionamiento de la sociedad. Gaddafi ejerció el poder dictatorial y se enriqueció a sí mismo y a sus hijos. La industria petrolera comenzó a ser reprivatizada en 2003, justo antes de que Gaddafi anunciara el fin de los programas de armas nucleares y químicas de Libia. Esto fue parte de un intento de llegar a un acuerdo con las potencias occidentales y conseguir el levantamiento de las sanciones.

 

Levantamiento

El levantamiento contra el régimen de Gaddafi comenzó en el este, alrededor de la segunda ciudad de Libia, Bengasi. Inspirada por las revoluciones de Túnez y Egipto, la abrumadora mayoría de la población joven y educada buscó su oportunidad de acabar con Gaddafi y la camarilla gobernante.

 

La organización internacional a la que pertenece el Socialist Party, el CIT, describió en su momento la necesidad de profundizar la revolución mediante la construcción de organizaciones obreras como sindicatos y un partido. También llamamos a comités democráticos para coordinar la toma del poder, y el control democrático de los trabajadores del país.

 

Sin embargo, sin una organización en torno a la cual los trabajadores y la juventud pudieran organizar su lucha, la dirección comenzó a ser asumida por desertores del viejo régimen y por políticos pro-occidentales.

 

El miedo a un gobierno extranjero, un pozo de apoyo basado en reformas anteriores y la reaparición de divisiones regionales fueron algunos de los factores que hicieron que Gaddafi no pudiera ser barrido fácilmente. Se produjo una guerra civil y las fuerzas leales al régimen iniciaron una contraofensiva contra los revolucionarios, poniendo en peligro la vida de los civiles.

 

Fue esto lo que los poderes de la OTAN aprovecharon como una excusa para intervenir. Fue una acción totalmente hipócrita, ya que no hacían nada con respecto a los ataques contra civiles en Bahrein y el Yemen, de los que eran responsables sus aliados, incluida Arabia Saudita. En cambio, estaban tratando de promover sus intereses imperialistas.

 

Después de 2003, las potencias europeas habían rehabilitado en gran medida a Gaddafi, y Libia era un importante socio comercial y proveedor de petróleo.

 

En 2010, la Unión Europea había firmado un acuerdo para restringir el número de refugiados que llegaban a Europa, lo que dio lugar a que hasta dos millones de africanos subsaharianos quedaran atrapados en Libia, muchos en campos de detención.

 

El servicio de inteligencia estadounidense, la CIA, tenía una estrecha colaboración con sus homólogos libios, que un alto funcionario de los Estados Unidos describió como “especialmente productiva”.

 

Ahora que el gobierno de Gaddafi estaba amenazado, las potencias imperialistas trataban hipócritamente de fingir que siempre se habían opuesto a él. Trataron de pulir sus credenciales democráticas afirmando que apoyaban la revolución y, por lo tanto, la desviaban con la esperanza de establecer un gobierno aún más “amistoso”.

 

La acción de la OTAN incluía el establecimiento de una zona de exclusión aérea, ataques aéreos y el despliegue de un pequeño número de fuerzas especiales, incluyendo el SAS británico. La marea de la guerra civil se volvió contra Gaddafi, fue expulsado del poder y finalmente asesinado.

 

La revolución descarrilada

Sin embargo, en ausencia de un movimiento organizado e independiente basado en los trabajadores libios, la intervención occidental había polarizado aún más a la población y dividido a las fuerzas anti-Gaddafi. Anteriormente, los revolucionarios de Bengasi habían puesto carteles que decían: “No a la intervención extranjera – los libios pueden hacerlo por sí mismos”.

La revolución se había descarrilado y se había perdido la oportunidad de que los trabajadores y la juventud tomaran el control de sus destinos. El país se fracturó en áreas controladas por fuerzas opuestas.

 

Una condenatoria investigación parlamentaria del Reino Unido en 2016 concluyó que el resultado de la intervención había sido “el colapso político y económico, la guerra intermilitar e intertribal, las crisis humanitarias y de los migrantes, las violaciones generalizadas de los derechos humanos, la propagación de las armas del régimen de Gaddafi y el crecimiento de Isis en el norte de África”.

 

Las imágenes de los mercados de esclavos se han convertido en un emblema del estado desesperado del país. Las personas que intentan llegar al Mediterráneo para cruzar a Europa corren el riesgo de ser capturadas y explotadas en extremo por bandas de delincuentes.

 

Un ex cautivo, hablando con la revista Time el año pasado, dijo:  “Los libios entendieron que si la UE no quiere que los negros vengan, significa que no somos valiosos como seres humanos. La UE está esencialmente recompensando a estas milicias por abusar de nosotros, por violarnos, por matarnos y por vendernos”.

 

En 2014 comenzó una segunda guerra civil entre gobiernos rivales: el Congreso Nacional General con sede en Trípoli, en el oeste del país, y la Cámara de Representantes con sede en Tobruk, en el este, que cuenta con el respaldo del Ejército Nacional Libio (LNA) del General Khalifa Haftar.

 

Un acuerdo de paz en 2015 vio oficialmente la formación de un gobierno de “unidad”, el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) en Trípoli, que es reconocido por la ONU. Sin embargo, el LNA de Haftar sigue siendo hostil a él y el conflicto continúa.

 

Parches

Aunque la mayor parte de Libia está dividida entre estas dos fuerzas principales, es una complicada y cambiante colcha de parches de control por diferentes milicias y fuerzas tribales. Durante un tiempo, esto incluía un territorio significativo mantenido bajo el brutal gobierno religioso de derecha del llamado Estado Islámico, aunque su influencia está ahora gravemente disminuida.

 

A pesar de la fuerza de los conflictos regionales y tribales de Libia, que reflejan el hecho de que el país no fue creado hasta 1934 por los entonces ocupantes coloniales fascistas italianos, la riqueza petrolífera del país también significa que hay una lucha continua sobre quién controla sus exportaciones de petróleo.

 

Las operaciones de la OTAN pueden haber terminado en 2011, pero la intervención militar en Libia no. El país sigue siendo un campo de batalla entre las diferentes potencias, principalmente regionales, que buscan ejercer su influencia.

 

El GNA ha sido respaldado por Qatar, Sudán y Turquía, mientras que el LNA ha tenido el respaldo de Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita. Haftar, que una vez vivió en el exilio apoyado por la CIA en los EE.UU., ha sido respaldado por el gobierno francés, y recientemente tuvo un contacto amistoso con Trump.

 

Este año ha habido conversaciones de paz en Moscú y Berlín, en las que estuvieron representados los gobiernos de 11 países, incluido el Reino Unido, así como el Secretario General de la ONU, António Guterres. Sin embargo, el general Haftar no ha firmado el alto el fuego y sus fuerzas han bloqueado las exportaciones de petróleo.

 

En su discurso en la conferencia de Berlín, Boris Johnson insinuó la posible participación británica en el futuro, diciendo: “Hay un caso para nosotros… enviar expertos para monitorear el cese al fuego.”

 

Sin embargo, el pasado reciente es una dura advertencia de que las fuerzas del imperialismo intervendrán sólo para perseguir sus propios intereses. Su “apoyo” al levantamiento fue en realidad un intento de controlar y limitar la “Primavera Árabe”.

 

Los trabajadores y los pobres sólo pueden confiar en su propia clase, incluyendo los llamados a la solidaridad internacional. Si van a tomar el control de sus propias vidas, deben organizarse, incluyendo la construcción de un partido de trabajadores con un programa socialista que pueda realmente cumplir con sus aspiraciones.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here