Inicio Crisis económica mundial La crisis del coronavirus se profundiza en Estados Unidos, desafiando los negocios...

La crisis del coronavirus se profundiza en Estados Unidos, desafiando los negocios neoliberales como de costumbre

323
0
Compartir

Jacob Bilsky.

Grupo Socialista Independiente, Estados Unidos.

 

El Coronavirus continúa propagándose en los Estados Unidos, con nuevos casos confirmados en Virginia Occidental que completan la propagación del virus a los 50 estados y tres territorios de los Estados Unidos. A medida que la crisis parece estancarse en China, el número de casos confirmados en los EE.UU. aumentó a más de 70.000 y contando.

Mapa que indica el número de contagiados confirmados hasta el 28 de marzo.

El número de muertes a nivel nacional pasó de 1.000. Los medios corporativos reportan que los EE.UU. podrían convertirse en el próximo epicentro del coronavirus. Los casos y muertes por coronavirus siguen aumentando en Nueva York. Louisiana está experimentando la tasa de crecimiento de casos más rápida del mundo, según su Gobernador, y se ha ordenado a los residentes que permanezcan en sus casas hasta el 12 de abril.

Aunque los gobiernos estatales y los hospitales y laboratorios privados han aumentado su capacidad para realizar pruebas a las personas, los equipos de pruebas reales siguen siendo escasos y los hospitales no tienen suficiente equipo de seguridad para proteger tanto al personal como a los pacientes. Los tiempos de espera en los hospitales siguen siendo altos, e incluso entrar en estas instalaciones pone a los que no tienen el virus en un alto riesgo de exposición. Aunque las nuevas pruebas clínicas aliviarán en parte este riesgo, requieren que los pacientes muestren síntomas y reciban la aprobación del médico antes de hacer una cita.

Filas de pacientes esperando atención en hospital de distrito de Queens, New York.

Los hospitales de las ciudades también se enfrentan al hacinamiento, ya que las clínicas de salud comunitaria y los hospitales rurales, que nunca han sido rentables, fueron cerrados sistemáticamente durante las últimas décadas. En las zonas rurales del país, muchos se ven obligados a buscar atención médica en la ciudad más cercana (que puede estar a cientos de kilómetros en el oeste y el sur de los Estados Unidos) o no reciben tratamiento.

 Esta criminal falta de pruebas tempranas y accesibles nos pone en riesgo, ya que las personas pueden ser portadoras del virus pero confunden los síntomas leves con las alergias o el resfriado común y evitan o se les niega la prueba. Aunque el Congreso aprobó medidas para que las pruebas del virus no se realicen, si el resultado es positivo y necesitamos tratamiento, tenemos que preocuparnos por los exorbitantes gastos de hospitalización y la amenaza de bancarrota. La caída del mercado de valores, los recortes en las pensiones y las deficiencias de Medicare colocan a los más ancianos de entre nosotros, ya con el mayor riesgo de muerte por el virus, en una posición especialmente precaria desde el punto de vista financiero.

 

 ¿Una recesión aún mayor?

 El impacto económico del aislamiento social golpea más duramente a los trabajadores. Como la administración Trump nos aconseja no frecuentar bares y restaurantes, algunos gobiernos locales han puesto ciudades enteras en aislamiento. Esto es un gran golpe para aquellos de nosotros que trabajamos en la industria de servicios, a menudo por debajo del salario mínimo más propinas. Los lugares de trabajo “no esenciales” están cerrando y obligando a sus empleados a usar las ya escasas licencias por enfermedad y vacaciones pagadas o a despedirlos, finalmente. Mientras que el público se tranquiliza con el “suministro de alimentos”, la realidad sobre el terreno es que hay mucho pánico en las compras, estanterías vacías y escasez, e informes de algunos supermercados que cierran donde los trabajadores dieron positivo en el test del virus.

 Más de 3,3 millones de trabajadores están solicitando beneficios de desempleo y programas de seguridad alimentaria, rompiendo el récord anterior de 695.000 solicitudes en 1982. Durante décadas, los gobiernos federales y estatales financiaron muy poco estos programas, que ahora no pueden hacer frente a las presiones de la pandemia. El Secretario del Tesoro advierte que la tasa de desempleo puede incluso superar el 20% durante la crisis de COVID-19, el doble de la tasa de desempleo total después de la Gran Recesión y acercándose a las tasas máximas de desempleo experimentadas en 1933 durante la Gran Depresión.

 Tras esta devastación económica, el status quo de desregulación y austeridad se está rompiendo en los EE.UU. Ambos partidos de las grandes empresas, los demócratas y los republicanos, de repente están respaldando lo que el New York Times aclama como “el mayor paquete de estímulo económico en la historia moderna de América”.

 Los senadores finalmente llegaron a un acuerdo sobre el paquete de estímulo de 2 billones de dólares (US$ 2 x 1012) después de una semana de negociaciones feroces. Incluye 250 mil millones de dólares en pagos en efectivo para individuos y familias, junto con 350 mil millones de dólares en ayuda para pequeñas empresas, financiación para los subsidios de desempleo y programas de seguridad alimentaria, y disposiciones para la baja por enfermedad remunerada durante la crisis. Esta ayuda será ciertamente un alivio bienvenido, pero está lejos de ser suficiente y muchas de las disposiciones, como la licencia por enfermedad pagada, están severamente limitadas. Además, el proyecto de ley también incluye un enorme rescate de 500 mil millones de dólares para las grandes empresas, incluidas las principales compañías aéreas, el doble de la cantidad que se dará a los individuos y las familias.

 

 Mientras que muchos de nosotros acogeremos con agrado este alivio, los pagos en efectivo del gobierno federal tardarán semanas o meses en llegar a las manos de los trabajadores, ya que los cheques tendrán que ser procesados y enviados por correo. Además, la ampliación de los beneficios de desempleo del proyecto de ley puede permitir a las empresas justificar más despidos. Después de los despidos de la última recesión, muchos empleos de tiempo completo fueron permanentemente cortados. Sin ninguna garantía de que los trabajos perdidos ahora volverán después de que la recesión haya terminado, muchos de los despedidos pueden verse obligados a tomar empleos a tiempo parcial, con bajo salario y sobreexplotados.

 Las negociaciones supuestamente terminaron temprano en la mañana del miércoles 25 de marzo, pero el Senado se estancó en la aprobación de la legislación hasta el final del día debido a que los senadores de derecha querían recortar los beneficios de desempleo de la propuesta. Tomará más tiempo para que el proyecto de ley sea aprobado por la Cámara y se convierta en ley. Después de eso, mucho del dinero tendrá que filtrarse a través de los gobiernos estatales y locales, aumentando el tiempo antes de que realmente veamos el alivio. Este es un tiempo valioso que muchos de nosotros no tenemos, ya que nuestras horas se recortan, los lugares de trabajo cierran, y las facturas deben ser pagadas.

El gobierno de Estados Unidos  arrastrando los pies en el rescate de los trabajadores está en claro contraste con la forma en que la Reserva Federal rápidamente inyectó 1,5 billones de dólares (US$ 1,5 x 1012)  en los mercados de la deuda con la esperanza de salvar la economía en crisis. Mientras que esta medida sólo detuvo el colapso del mercado durante 20 minutos, el próximo paquete de estímulo, el primero en invertir algo en la clase trabajadora, ha restaurado algo de confianza en la economía, junto con los llamados del presidente para que todos vuelvan a trabajar “para la Pascua de resurrección”. Esto demuestra la centralidad de los trabajadores en la generación de valor y el mantenimiento de la economía a flote.

Las percepciones sobre las posiciones de los dos principales partidos políticos de EE.UU. se están volviendo en sus cabezas. Los demócratas progresistas, como la representante de la Cámara de Representantes, Alexandra Ocasio-Cortez, hacen extraños compañeros de cama con el republicano de derecha religiosa Mitt Romney en el apoyo de un ingreso básico universal. Mientras tanto, muchos comentaristas políticos observaron que el reaccionario presidente supremacista blanco, Donald Trump, inicialmente flanqueó a los líderes demócratas del congreso Nancy Pelosi y Chuck Schumer desde  la “izquierda” al proponer dar a todos los ciudadanos estadounidenses adultos 1.000 dólares de forma gratuita. Esto viene después de varios meses en que Trump llamara “comunista” al candidato presidencial Bernie Sanders por proponer la creación de un estado de bienestar básico como se ve en la mayoría de los países europeos.

 ¿Es Trump un socialista ahora?

 Mientras que muchos en los EE.UU. creen que el socialismo simplemente significa una fuerte red de seguridad social, carreteras y un servicio postal nacional, en realidad es mucho más complejo.

Los países capitalistas pueden ocasionalmente nacionalizar una industria o implementar programas de bienestar expandido para evitar una crisis económica o de salud, pero lo hacen con el objetivo de salvar al capitalismo, no creando un nuevo sistema de producción o desafiando a la clase dominante de la sociedad. En este caso, la expansión del estado de bienestar viene con rescates para las empresas de EE.UU., como la industria aérea en quiebra y recortes de impuestos para los capitalistas, en todos los niveles.

Además, mientras que las pruebas de COVID-19 pueden ser ahora gratuitas en los EE.UU., el gobierno se opone abiertamente a la nacionalización de los hospitales (como ha sucedido en España) y apoya la especulación de las empresas farmacéuticas en su intento de monopolizar y vender tratamientos para COVID-19. El Vicegobernador de Texas incluso sugirió que las personas mayores deberían “sacrificarse” durante la pandemia para asegurarse de que la economía siga funcionando.

El número de personas sin techo ha aumentado enormemente en distintas ciudades de Estados Unidos.

Como socialistas, el Grupo Socialista Independiente y nuestros compañeros en el Comité para una Internacional de los Trabajadores (CIT) abogamos consistentemente por el fin de la austeridad y la expansión de los programas sociales para beneficiar a los trabajadores. Sin embargo, reconocemos que estas victorias siempre se verán obstaculizadas y amenazadas por el capitalismo a menos que continuemos la lucha hacia una economía planificada democráticamente y propiedad de los trabajadores.

Mientras que los partidos Demócrata y Republicano dan vueltas en círculos sobre los detalles del paquete de estímulo económico, permanecen unidos en apoyo del capitalismo y el imperialismo. Esto incluye más detenciones de trabajadores indocumentados por parte del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en ciudades que se enfrentan a cierres; además de sanciones adicionales a países como Cuba e Irán. También podemos esperar que cualquier ampliación de la asistencia social aprobada en los próximos meses para combatir la emergencia,  desaparezca poco después que termine  la crisis.

El Grupo Socialista Independiente aboga por la creación de un nuevo partido de masas de trabajadores y jóvenes. Este partido debe rendir cuentas a los trabajadores a través de estructuras democráticas, rechazando el dinero de las empresas, eligiendo representantes con un salario obrero, y asegurándose de que pueden ser revocados si surge la necesidad. Sólo un partido de este tipo sería capaz de luchar constantemente por los trabajadores, independientemente de que el mundo se enfrente o no a una masiva crisis económica, ambiental o sanitaria.

 

COVID-19 y la lucha de clases

Los sindicatos, los grupos socialistas y los trabajadores de todo el país tienen un papel que desempeñar en la construcción de dicho partido. Puede que no sea seguro en este momento celebrar reuniones de masas y viajar a conferencias nacionales para organizar tal partido, pero podemos empezar ahora luchando para defender nuestros trabajos y el derecho a licencia por enfermedad. Esta crisis deja claro que nosotros, los trabajadores, especialmente en industrias esenciales como la de la sanidad, la atención médica, la logística y las tiendas de comestibles; somos los verdaderos héroes que hacen funcionar la sociedad, asegurando que otros tengan acceso a los suministros esenciales durante la pandemia.

Algunos lugares de trabajo ya se están movilizando hacia la lucha. Tras una serie de huelgas salvajes en todo el país, el sindicato United Auto Workers (organiza a trabajadores de automóviles, de salud y educación) está negociando cierres temporales de fábricas con pago completo para los trabajadores, un paso importante para proteger la salud y la estabilidad financiera de los trabajadores. Mientras tanto, los Teamsters for a Democratic  Union están liderando la lucha por las licencias por enfermedad pagadas en lugares de trabajo como el United Parcel Service (UPS). El rápido cierre de escuelas y universidades está empujando a los estudiantes y al personal a una lucha activa, ya que se les está quitando la vivienda y el trabajo. Aunque cada una de estas luchas ha hecho concesiones a los patrones (como el acuerdo de los Teamsters de despedir a los trabajadores con menos antigüedad), son pasos importantes en la lucha por los derechos y el bienestar de los trabajadores durante la pandemia.

En Detroit, Michigan, los conductores de autobuses sabían que sus trabajos serían esenciales para mantener la economía en movimiento durante esta crisis y presentaron una lista completa de demandas para asegurar su bienestar económico y médico mientras trabajan durante la pandemia. Con el apoyo de su sindicato, los choferes de autobús se involucraron en un paro laboral y ganaron todas sus demandas dentro de las 24 horas. Esto incluyó el fin del cobro de tarifas durante la crisis, haciendo que el transporte público fuera gratuito en la ciudad.

Ejemplos como el de los conductores de autobús de Detroit muestran cómo los trabajadores de las industrias esenciales tienen un inmenso poder para obtener ganancias para todos durante esta crisis. Las huelgas salvajes de los trabajadores de las industrias de logística y saneamiento podrían paralizar lo que queda de la economía de los EE.UU. y ganar la licencia por enfermedad pagada y universal, mejores salarios y horas, además de la atención médica gratuita universal.

Trabajadores de saneamiento en Pittsburgh, se movilizan por mejores condiciones de seguridad ante crisis de covid 19.

También debemos mirar a los ejemplos pasados de organización durante las depresiones económicas en los EE.UU. para asegurar las victorias de los trabajadores durante esta pandemia y después. Por ejemplo, sabemos que si y cuando los trabajadores de las industrias esenciales se declaren en huelga, los patrones utilizarán la desesperación económica en su beneficio para atraer a los desempleados para que se pongan en su lugar. Organizar a los desempleados en solidaridad con los sindicatos, luchar por las prestaciones de desempleo y aplicar las congelaciones de alquileres e hipotecas y las huelgas será esencial para evitar los  esquiroles y mantener el poder de los trabajadores durante esta crisis.

A medida que la pandemia avanza, debemos estar preparados para luchar por nuestros derechos ahora y seguir luchando después de que termine. El Grupo Socialista Independiente y el Comité para una Internacional de los Trabajadores continuarán su actividad política durante esta crisis. Animamos a los trabajadores que viven en los EE.UU. a que se pongan en contacto con nosotros y se involucren en la lucha por el poder de la clase trabajadora independiente. Un mundo socialista es posible!

 

El Grupo Socialista Independiente demanda:

1.- Que todas las pruebas, tratamientos y vacunas para COVID-19 deben ser gratuitas y ampliamente accesibles al público!

2.- ¡Movilizar a los sindicatos para defender el empleo de los trabajadores, los salarios, las licencias  por enfermedad, y para luchar por una asistencia sanitaria gratuita universal! ¡Si los burócratas sindicales no lo hacen, tenemos que hacer una huelga de todas formas!

3.- ¡Poner los hospitales y las compañías farmacéuticas bajo  propiedad pública y democrática! ¡Reabrir las clínicas y hospitales de salud comunitaria y poner en práctica la asistencia sanitaria gratuita y universal para todos!

4.- ¡Nada de desalojos o despidos durante la crisis sanitaria y económica! ¡Necesitamos una garantía federal para el pago de las licencias por enfermedad y el control de los alquileres! Usar el dominio eminente para poner las casas, apartamentos y hoteles vacíos bajo control público y asegurar que todos tengan condiciones de vidas seguras e higiénicas, incluyendo a los desamparados.

5.-  ¡Mantener bajos los costos de la vida durante la crisis! Congelar los pagos de alquiler e hipoteca mientras dure la crisis y perdonar todas las deudas de préstamos estudiantiles.

6.- Por un ingreso básico universal de por lo menos US$750/semana para los trabajadores despedidos, jubilados y discapacitados y un salario mínimo federal de US$20/hora!

7.- Crear millones de nuevos puestos de trabajo a través de la reapertura y reequipamiento de fábricas para producir máscaras, equipos de prueba y otros suministros necesarios durante la crisis. Estas fábricas deben ser controladas democráticamente por los trabajadores y no estar dirigidas por el beneficio, ni por el trabajo superexplotador de la prisión.

8.- Implementar racionamientos y controles de precios para asegurar el acceso equitativo a los alimentos, productos de papel, servicios públicos y otros esenciales durante la crisis.

9.- ¡Pago de emergencia para los trabajadores de “emergencia”! Recompensar los esfuerzos heroicos de los trabajadores de logística, salud y sanidad con aumentos salariales inmediatos y permanentes.

10.- Liberación de todos los prisioneros condenados por delitos no violentos y a todos los inmigrantes indocumentados detenidos para evitar la rápida propagación del virus en estas instalaciones tan congestionadas. ¡Asegurar de que tengan acceso a atención médica, vivienda, comida y agua! Convertir las prisiones privadas en hospitales y asegurar que todas las prisiones restantes sean de propiedad pública y tengan condiciones de vida seguras e higiénicas.

11.- Oponerse a la aplicación de la ley marcial y a todas las restricciones de los derechos de los trabajadores a organizarse durante la crisis.

12.- ¡Cooperación internacionalista, no competencia capitalista! Poner fin a todas las sanciones económicas de Estados Unidos a otras naciones y evitar que las corporaciones multinacionales privadas patenten y monopolicen los tratamientos.

¡Por un partido obrero de masas que defienda y extienda todos los logros obtenidos durante la crisis actual!

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here