Inicio Análisis y Perspectivas EE.UU. en crisis – La necesidad de un partido obrero de masas...

EE.UU. en crisis – La necesidad de un partido obrero de masas y un programa socialista

420
1
Compartir

 

En escenas sin precedentes, que recuerdan los acontecimientos en América Latina, Asia o África, el capitalismo de los Estados Unidos se sumió ayer en una crisis más profunda cuando miles de partidarios de Trump irrumpieron en el Congreso en el Capitolio, a instancias de su líder Trump.

7 de enero de 2021

Tony Saunois.

Secretario del Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT).

Las increíbles imágenes de cientos de personas, algunas armadas, entrando en el edificio del Congreso y en la cámara de debate, mientras el Congreso discutía la certificación del resultado de las elecciones, dan testimonio de la polarización masiva que existe en la sociedad estadounidense. Las escenas dramáticas que se ven en todo el mundo son una ilustración gráfica de la decadencia del imperialismo estadounidense. Estos acontecimientos dañarán aún más su credibilidad y posición internacional, especialmente en el mundo neocolonial.

[Partidarios de Trump se enfrentan a fuerzas de seguridad frente al Capitolio]

Trump, que había convocado esta protesta semanas atrás, estaba lanzando desesperadamente los dados para tratar de aferrarse al poder. Algunos de sus partidarios en el Congreso del Partido Republicano ya estaban haciendo lo anteriormente inimaginable y desafiando seriamente la certificación del resultado de las elecciones – algo que no ha sucedido desde el siglo XIX. Sin embargo, 139 representantes republicanos en la Cámara de Representantes y 8 senadores estaban desafiando los resultados de las elecciones. Trump, llamando a sus partidarios, incluyendo grupos fascistas de extrema derecha como los “Chicos Orgullosos” y los teóricos de la conspiración como Q-Anon, entonces llevó el desafío a una nueva profundidad. La firma de una carta de diez ex Secretarios de Defensa de EE.UU. advirtiendo contra la participación militar en la resolución de las elecciones mostró que era de conocimiento común en Washington que Trump estaba preparando algo.

El asalto al Congreso y la total ausencia de represión por parte de la policía y las fuerzas estatales contrasta con la brutal represión desplegada contra el movimiento Black Lives Matter (BLM) en 2020. Si los manifestantes del BLM hubieran intentado asaltar el edificio del Congreso, probablemente se habrían encontrado con una lluvia de balas.

Con los oficiales de policía del Capitolio tomándose selfies con los manifestantes dentro del edificio del Capitolio y la ausencia de policías adicionales, además del retraso en la llegada de la Guardia Nacional, está claro que secciones de la policía y el estado son partidarios de Trump. Mientras que la gran mayoría de la clase dirigente y la cúpula de la maquinaria militar y estatal quieren sacar a Trump, dentro de la maquinaria estatal, especialmente las fuerzas policiales, se encuentra una capa de sus partidarios. Incluso Biden se ha visto obligado a cambiar algunos de sus detalles de seguridad porque ellos son partidarios de Trump. Estos elementos de una división dentro de la máquina estatal no se evaporarán simplemente con la salida de Trump de la Casa Blanca.

[Explosión causada por munición policial]

La clase gobernante de los Estados Unidos teme que este no sea el último lanzamiento de los dados de Trump. Muchos temen dejarlo a cargo del mayor poder militar del planeta durante los últimos días de su presidencia. El aniversario del asesinato de Qasem Soleimani y el secuestro de un barco surcoreano por parte de Irán son el tipo de pretexto que Trump podría utilizar para lanzar una aventura militar contra el régimen iraní.

No se excluye que el gabinete y el Vicepresidente Pence puedan invocar la 25ª enmienda de la Constitución y eliminar a Trump, al igual que  muchos grandes capitalistas como la Asociación Nacional de Manufactura están exigiendo ahora.

Trump está cada vez más aislado, ya que algunos de sus anteriormente leales partidarios en el Partido Republicano se han alejado de él durante los dramáticos eventos de las últimas veinticuatro horas, incluyendo a Pence. Esto refleja las diversas divisiones que se han abierto en el Partido Republicano entre los partidarios de Trump y los que rodean a los derechistas como Bush o Chaney, que ahora representan el ala “moderada” del partido. Ahora hay divisiones dentro del ala de Trump, como Tom Cotton, el senador de Arkansas, que oportunistamente teme ser asociado con los eventos del último día y arrastrado por Trump. Ellos tienen un ojo en el futuro y lideran un partido o movimiento populista de derecha, Trumpista. Se plantea una escisión formal en el Partido Republicano mientras la crisis continúa desarrollándose. Incluso la cuestión de la futura supervivencia del Partido Republicano tal y como está constituido actualmente se plantea en esta crisis.

Sin embargo, el vacío que existe en la sociedad estadounidense y la ausencia de un partido obrero de masas para desafiar al capitalismo han permitido a Trump y a la derecha a ganar una base entre algunos sectores de las clases trabajadoras y medias. Esto no desaparecerá bajo una presidencia de Biden.

Los dramáticos eventos en los Estados Unidos han provocado una avalancha de condenas por parte de los políticos capitalistas de todo el mundo. Han denunciado las protestas como “insurgentes”, “insurrectos” y han elogiado las “instituciones democráticas” de los EE.UU. Aunque miles de personas se unieron a esta protesta no fue, sin embargo, un levantamiento o insurrección de masas.

[Un hombre reza en las afueras del Capitolio durante el asalto]

Las denuncias de los líderes capitalistas internacionales sobre los acontecimientos en Washington y las protestas de la dirección del Partido Demócrata son pura hipocresía. Las “instituciones democráticas” sitiadas por los partidarios de Trump fueron las mismas que masacraron a millones de personas en los campos de exterminio de Irak y el Medio Oriente. Durante décadas, el Estado de EE.UU. ha llevado a cabo golpes militares y asesinatos en toda América Latina y en otros lugares para derrocar a los gobiernos “democráticamente” elegidos.

A pesar del carácter derechista de los manifestantes de Trump, los políticos capitalistas están usando esto para atacar y desacreditar la idea de los levantamientos populares contra los regímenes que apoyan o con los que se confabulan. También temen que en la situación explosiva e incierta que se está desarrollando a nivel internacional, la idea de “asaltar el Congreso” pueda tener eco entre los trabajadores y los que han sufrido bajo su gobierno.

[La policía del Capitolio con armas en la mano enfrentan a los manifestantes que intentan ingresar a la sesión en la sala principal]

Los demócratas tendrán ahora la Presidencia y el control de la Cámara de Representantes y el Senado, tras haber ganado los dos escaños del Senado en Georgia. A pesar del carácter capitalista del Partido Demócrata, la derrota de los republicanos en Georgia y la elección de un senador negro de allí, Raphael Warnock, es un indicio de los cambios que se están produciendo y de la reacción violenta contra los republicanos.

Biden llegará al poder tras la catástrofe del régimen de Trump y se enfrentará a la peor crisis económica y sanitaria de las últimas décadas. Es probable que la sensación de alivio por la partida de Trump signifique que la mayoría de los americanos adopten una actitud de “espera y verás” durante un cierto período. La profundidad de la crisis puede incluso obligar a su gobierno a introducir mayores paquetes de estímulo y algunas concesiones a los trabajadores y los pobres. Bernie Sanders y otros de la izquierda de los demócratas ya han indicado que estarían contentos con esto y no ofrecen ninguna alternativa. Sin embargo, estas medidas no resolverán la crisis subyacente y el efecto devastador que está teniendo en la clase obrera y la clase media. Los Demócratas están atados al capitalismo y son ahora el principal partido de la clase dominante de los EE.UU., dados los restos del Partido Republicano como está constituido actualmente.

La naturaleza capitalista del partido y su liderazgo se refleja en la candidata de Biden para Secretario del Tesoro, Janet Louise Yellen que ganó 7 millones de dólares en los últimos dos años por honorarios, dando charlas a las grandes corporaciones y bancos!

Los trabajadores en los Estados Unidos no pueden confiar en que los demócratas harán cualquier cosa menos actuar en los intereses del capitalismo. El fracaso de la izquierda demócrata como  Bernie Sanders y Alexandria Ocasio-Cortez (AOC) para ofrecer una alternativa y romper con los demócratas y construir un partido obrero independiente ha permitido en gran medida al Trumpismo entrar en el vacío que existe. La timidez que han mostrado recientemente al no forzar un voto en el Congreso sobre el sistema de salud porque sería “divisivo” no es cómo se puede construir una alternativa al Trumpismo.

Este es ahora el desafío crucial para los socialistas y trabajadores en los EE.UU. – para comenzar la tarea de construir un partido obrero de masas con políticas socialistas que puedan ofrecer una salida a la devastadora crisis que atenaza al capitalismo estadounidense.

 

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here