Inicio Historia y Teoría Martin Monath: Un luchador de la resistencia entre los soldados nazis

Martin Monath: Un luchador de la resistencia entre los soldados nazis

227
0
Compartir

Con ocasión de una nueva conmemoración del Día del Holocausto, rendimos nuestro homenaje a Martin Monath, judío alemán, cuadro socialista revolucionario, miembro de la Cuarta Internacional, resistente en la Francia ocupada quien organizó el trabajo entre los soldados alemanes y con un grupo de soldados revolucionarios  editó el periódico clandestino Arbeiter und Soldat (Obrero y Soldado) hasta que fue capturado y asesinado por la Gestapo.

A continuación publicamos un artículo de Luke Pickrell que revisa el libro de Nathaniel Flakin sobre la vida del militante antifascista Martin Monath.  “Martin Monath: Un luchador de la resistencia judía entre los soldados nazis”, aparecido en la revista estadounidense Marx21, la traducción al castellano es nuestra.

Revisión del libro “Martin Monath: Un luchador de la resistencia judía entre los soldados nazis”

revista Marx21,  15 de noviembre de 2019

por Nathaniel Flakin

Martin Monath vivió durante tiempos tumultuosos; su corta vida se entrecruzó con eventos que incluyeron ambas Guerras Mundiales, la Revolución Rusa, la Gran Depresión y la Guerra Civil Española. Fue, como explica el autor Nathaniel Flakin, un “hijo de la guerra y la revolución” (p. 7). Monath vivió varias vidas bajo una gran cantidad de nombres diferentes, hizo muchos amigos (y muchos más enemigos), y murió dos veces. Remodelando la vida de Monath a través de una variedad de fuentes difíciles de encontrar, Flakin coloca de manera experta la historia de un hombre dentro del contexto más amplio de lo que el difunto Eric Hobsbaum denominó la Edad de los Extremos.

La puerta de Monath al marxismo y la lucha por la emancipación proletaria no era algo poco común para los jóvenes judíos que crecían en Berlín. En 1917, el Acuerdo Balfour selló el apoyo de Gran Bretaña a la creación de un estado judío en Palestina. El antisemitismo – lo que August Bebel llamó el socialismo de los tontos – era una amenaza real y creciente que muchos creían erróneamente que podía ser mitigada por la creación de un estado-nación judío (y capitalista) defendido por la ideología del sionismo. Para 1920, Monath, junto con su hermano, se había unido al grupo juvenil Hashomer Hatzair, que tenía raíces ideológicas en el sionismo socialista y prometía el fin de la persecución de la judería mundial a través de la vida comunal y la agricultura en Palestina.

Sólo más tarde, tras el establecimiento del Mandato en Palestina  y la Asociación de Colonización Judía de Palestina, el Levantamiento de Buraq y la Gran Revuelta de 1936-39, Monath y varios de sus compañeros apreciaron plenamente las contradicciones entre un kibbutzim de estilo socialista (comunas judías en Palestina) y la sistemática segregación racial y opresión de los palestinos. La concepción sionista de los árabes, concluyeron Monath y sus compañeros, “sólo terminaría en calamidad” (p. 27).

Buscando una nueva orientación, más de un joven desilusionado se alejó del sionismo. El comunismo al estilo soviético parecería el siguiente paso lógico para un revolucionario en ciernes, pero sacando lecciones de la Revolución Española (1936-37), las luchas de posguerra contra el colonialismo y las alianzas egoístas en el contexto de la Segunda Guerra Mundial, Monath entendió la Unión Soviética y la ideología del estalinismo como lo que era: una fuerza contrarrevolucionaria activamente hostil a la solidaridad internacional de la clase trabajadora. En su lugar, leyó la postura de León Trotsky sobre la Unión Soviética y se acercó cada vez más a la Cuarta Internacional y su filial alemana. Establecida en 1938, la Cuarta Internacional fue principalmente una respuesta a la degeneración de la Unión Soviética y su abandono de la revolución proletaria internacional. En 1943, Stalin solidificó la ideología del socialismo en un país disolviendo formalmente la Internacional Comunista (Comintern o Tercera Internacional) en un intento de complacer a sus aliados imperialistas en tiempos de guerra.

En esta época el rastro de papel dejado por Martin (o es Monte, o Viktor?) se reduce a un goteo, y el lector comienza a apreciar más plenamente el trabajo de detective del autor del libro. Lo que queda de Monath, ahora etiquetado como un judío apátrida, es contado a través de cartas a su familia y relatos de sus compañeros. Una segunda guerra mundial – entendida por Monath como un “conflicto interimperialista para dividir el mundo entre las grandes potencias” (p. 49) – se vislumbraba en el horizonte, y aunque escaparía de la muerte una vez, el joven todavía podía correr pero no esconderse de la marcha de la historia; en este caso, las botas de la Alemania nazi.

Los acontecimientos se movieron rápida y decisivamente. El 23 de agosto de 1939, la Unión Soviética firmó un pacto de no agresión con la Alemania nazi. El 21 de agosto de 1940, el comunista español Ramón Mercader asesinó a Trotsky en Ciudad de México, y Stalin dio un suspiro de alivio. Tres sangrientos años después, el Ejército Rojo había herido de muerte a la maquinaria de guerra alemana. Mientras tanto, Monath, ahora miembro destacado de la Cuarta Internacional belga, se trasladó a Francia para trabajar en el proyecto por el que será más conocido: ganar las tropas alemanas al trotskismo.

La principal herramienta de este hombre de 30 años fue Arbeiter und Soldat (Obrero y Soldado), un periódico producido por la Cuarta Internacional (con la edición de 1944 reproducida en inglés en el libro de Flakin). En contraste con la política soviética de apelar a los generales alemanes más ricos (esencialmente la burguesía del ejército), las células trotskistas trataron de reunir a los trabajadores franceses y a las bases cada vez más desilusionadas de la Wehrmacht (ejército alemán). Uno puede imaginarse a un joven Monath acercándose a un soldado nazi, mientras mantiene los ojos abiertos a la Gestapo o a un representante del gobierno de Vichy: “Señor, ¿por qué luchar en una guerra que no trae más que miseria para usted y su familia?”

Aunque la historia de la que Monath formó parte no se repetirá de la misma manera en los Estados Unidos, la capacidad de los movimientos revolucionarios para afianzarse en las fuerzas armadas es algo a tener en cuenta. En tiempos de agitación, el ala armada del estado puede ser decisiva. Como Marx escribió al describir las primeras luchas a lo largo de la jornada laboral, “Entre la igualdad de derechos la fuerza decide”. Muchos de los llamados “ensayos revolucionarios” – incluyendo el fracaso del socialismo parlamentario (democrático) en el Chile de Allende, la Revolución de los Claveles de Portugal y los acontecimientos más recientes en Egipto, Siria y Sudán – han sido influenciados por diversas lealtades (o la falta de ellas) dentro de las fuerzas armadas. Sin una resistencia organizada de la clase obrera en el terreno, los nuevos gobernantes respaldados por los militares pueden llenar el vacío de poder creado durante los períodos de revuelta. Esto hace que la división del ejército y la obtención de apoyo para la lucha de base entre los soldados rasos sea extremadamente importante. Flakin también señala la importancia del ejército en las luchas revolucionarias en la introducción de su libro.

Al final de la Primera Guerra Mundial, millones de soldados alemanes se infectaron con las ideas socialistas. Marcharon por las calles de Alemania con fusiles y banderas rojas, exigiendo una república basada en consejos obreros. En contraste, la Wehrmacht, el ejército alemán de la Segunda Guerra Mundial, aparece como monolítico – fanático hasta el último hombre (p. 3).

Por supuesto, el punto de la historia de Monath y el valiente trabajo del segmento alemán de la Cuarta Internacional es disipar el mito de un ejército nazi monolítico. Al final, todo el trabajo revolucionario debería sacar a la luz las distinciones de clase que subyacen a los segmentos aparentemente monolíticos de la población, ya sean agrupaciones basadas en la raza, el género, la religión o la proximidad de armas y tanques (la policía, por muchas razones interesantes, es una excepción a esta regla). Muchos camaradas, incluidos los que están detrás del podcast Eyes Left, ya están realizando una valiosa labor dentro del ejército de los Estados Unidos en un intento por revivir lo que Louis Proyect, en su reseña del libro de Flakin, denomina hoy en día el “soldado anti-guerra”.

El libro de Flakin es oportuno. A medida que las contradicciones insolubles dentro del capitalismo se hacen cada vez más obvias para millones de personas aquí y en todo el mundo, varias explicaciones abundan para describir un mundo al borde. Las organizaciones fascistas y de extrema derecha han saltado una vez más a la palestra para explicar la crisis del capitalismo señalando con el dedo a los falsos culpables, tratando de culpar a los inmigrantes, los musulmanes y otros “forasteros” de problemas que sólo el socialismo internacional puede abordar. El mundo en que vivimos está cada vez más polarizado y militarizado, hasta el punto de que algunos izquierdistas de hoy en día apoyan o defienden las acciones de los regímenes represivos, que utilizan los militares contra su propio pueblo, simplemente porque son enemigos del imperialismo estadounidense. Entender la forma en que los militares pueden ser utilizados para aplastar la resistencia popular es importante hoy en día y el libro de Flakin puede ayudar a abrir esa discusión. Además de plantear preguntas sobre las fuerzas armadas, la historia de Monath es un ejemplo inspirador de resistencia al fascismo en su más fea y violenta cúspide. El libro también continúa la importante tarea de disipar el mítico vínculo entre el judaísmo y el sionismo, y hace retroceder la idea de que la condena de Israel es inherentemente antisemita.

Dije que Monath murió dos veces; este misterio dependerá del lector para resolverlo. Flakin abre su poderoso retrato de Monath con una cita del Diario de Trotsky en el exilio. Concluiré mi reseña haciendo lo mismo, esta, de la misma obra, fechada seis meses antes de su asesinato: “Puedo ver el claro cielo azul sobre el muro, y la luz del sol por todas partes. La vida es hermosa. Que las futuras generaciones la limpien de todo mal, opresión y violencia y la disfruten al máximo”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here