Inicio Historia y Teoría Lecciones de Chile para una nueva era de lucha

Lecciones de Chile para una nueva era de lucha

162
0
Compartir

TONY SAUNOIS examina qué tipo de demandas necesitan los marxistas para avanzar en esta era para ayudar a desarrollar la conciencia de los trabajadores y los jóvenes hacia el programa y las formas de organización necesarias para derribar decisivamente el capitalismo y comenzar la construcción de una nueva sociedad socialista.

Socialism Today.

Número 237, Abril 2020


Los explosivos movimientos de masas que han sacudido América Latina, Haití, Irak, Líbano, Irán y algunos otros países en el período reciente tienen todos sus características particularmente singulares, pero también muchos rasgos comunes. Son una expresión de la ira y la oposición de las masas a las clases dominantes, el neoliberalismo, el nepotismo y la corrupción que se ha acumulado durante décadas. Estos movimientos heroicos han asumido en general un carácter de clase, uniendo a los trabajadores y a los oprimidos por encima de las divisiones étnicas, religiosas y de género en una lucha común. Una generación de nuevos jóvenes trabajadores y estudiantes ha estado a la vanguardia.

Estos movimientos de masas han incluido muchos elementos clásicos de la revolución y las formas tradicionales de lucha de la clase obrera, incluyendo el llamado a la huelga y las huelgas generales. También han incluido nuevas características. Han tenido lugar internacionalmente bajo la sombra de las consecuencias del colapso de los regímenes estalinistas burocráticos de la antigua URSS y Europa del Este y la ofensiva ideológica capitalista contra el “socialismo” que siguió. Han tenido lugar sin que existan partidos fuertes de la clase obrera o de izquierda. En el pasado, los antiguos partidos de la clase obrera, aunque sobre una base reformista, defendían la idea del socialismo. En general, ahora han abandonado cualquier idea de lucha por el socialismo y abrazan el capitalismo. La hostilidad hacia los antiguos partidos de la clase obrera como el Partido Socialista en Chile ha sido palpable, así como la pérdida de autoridad del Partido Comunista en Chile y otros países, especialmente entre la generación más joven.

Los levantamientos sociales han sido de carácter espontáneo, sin organización ni liderazgo. La espontaneidad de estos acontecimientos, sobre todo en Chile, ha sido por un lado su fuerza. Si los ex partidos obreros reformistas y estalinistas hubieran estado al frente de ellos, habrían actuado como un freno al movimiento y probablemente les habrían impedido llegar tan lejos como lo han hecho.

Al mismo tiempo, la ausencia de organización y liderazgo también ha sido la debilidad de los movimientos. Carecen de un programa, organización y estrategia claros para llevarlos adelante. Los límites de un movimiento espontáneo chocan ahora con las tareas planteadas de cómo no sólo oponerse al gobierno y al sistema existente sino poner una alternativa en su lugar.

Durante cuatro meses las protestas millonarias sacudieron Chile hasta sus cimientos. El apoyo al gobierno del presidente Sebastián Piñera se derrumbó, con un patético 6% de aprobación. Según una encuesta de enero, el 56% apoya la continuación de las protestas contra el gobierno. Flota como un cadáver en el mar de la humanidad chilena que ha inundado las calles. Sin embargo, sigue en el poder. Ninguna alternativa se ha cristalizado todavía.

En muchas situaciones revolucionarias se puede desarrollar un período de doble poder donde tanto la clase dominante como la clase trabajadora se mantienen en jaque. La clase dominante no puede gobernar de la manera antigua pero la clase trabajadora aún no ha tomado el poder y formado su propio gobierno alternativo y aparato estatal. Tal situación no puede continuar indefinidamente y uno u otro lado debe eventualmente prevalecer. Sin embargo, a pesar del colapso de la autoridad del régimen de Piñera y de la magnitud del movimiento de masas, especialmente en noviembre de 2019, la situación no se ha convertido en una de doble poder. La falta de cohesión y organización del movimiento de masas permitió que el gobierno siguiera funcionando.

Estos acontecimientos plantean claramente las cuestiones cruciales de programa, organización, táctica y estrategia. Relacionado con esto está la cuestión de la conciencia política que existe entre la clase obrera y las masas, y también la clase media. Estas son cuestiones críticas para los trabajadores y la juventud que participan en estas luchas, y para los marxistas. Hay importantes lecciones que deben ser aplicadas en las batallas que estallarán en otros países en los próximos meses y años.

La Asamblea Constituyente

Una cuestión crítica es la demanda de una asamblea constituyente, que ha adquirido un apoyo masivo, especialmente en Chile. Esta demanda tiene eco en algunos otros países de América Latina y es relevante para las protestas en el Iraq, el Líbano, el Irán, el Sudán y algunos otros países.

La lucha por una asamblea constituyente ha figurado en muchas revoluciones, entre ellas la revolución burguesa francesa de 1789, la revolución rusa de 1917, la China de 1927, durante la guerra civil española de los años treinta y en la lucha contra la dictadura de Franco en España en los años setenta, y en la lucha contra la dictadura de Augusto Pinochet en Chile en los años ochenta y noventa. En Nigeria ha surgido en la lucha contra los regímenes militares anteriores.

La demanda de una asamblea constituyente revolucionaria o asamblea nacional es una democracia burguesa. Por lo general, ha surgido históricamente en países como la Rusia prerrevolucionaria o China, donde las tareas de la revolución democrático-burguesa no se han llevado a cabo o no se han completado plenamente. Estas tareas – el establecimiento de una democracia parlamentaria capitalista, el desarrollo de la industria, la solución de la cuestión de la tierra, la abolición de los restos del feudalismo y la creación de un Estado nacional – fueron cumplidas históricamente por la burguesía en una época histórica diferente en lo que se convirtieron los países capitalistas industrializados. Sin embargo, en la época del imperialismo, la revolución democrático-burguesa no pudo ser plenamente completada en el mundo neocolonial por la clase capitalista nacional debido a su debilidad, sus vínculos e integración tanto con el terrateniente feudal como con el imperialismo, y su temor a la clase obrera.

Como demostró la revolución rusa, la realización de estas tareas de la revolución democrático-burguesa recayó en la clase obrera -combinándolas con la revolución socialista nacional- que, para tener éxito, debía ser internacional, vinculándose con la clase obrera de los países capitalistas industrializados. Estas ideas fueron aclaradas por Trotsky en la teoría de la revolución permanente con la que Lenin, después de 1917, también estaba de acuerdo.

En las condiciones de las sociedades semifeudales o semicapitalistas, o bajo una dictadura militar, las demandas democráticas de un parlamento o asamblea nacional son de crucial importancia. La ilusión de que la “democracia” dará lugar a la solución de todos los problemas que enfrentan las masas es extremadamente poderosa en tales condiciones. En las sociedades pre-burguesas, o cuando las tareas de la revolución burguesa no se han cumplido plenamente, la cuestión de una asamblea constituyente es importante como medio para llevar a cabo tareas como la reforma agraria y la unificación de la nación, y refleja las relaciones de clase en esas sociedades entre la clase obrera, el campesinado y la clase media.

Lecciones de la Revolución Rusa

¿Por qué la demanda de una asamblea constituyente ha sido tomada por las masas chilenas hoy? ¿No ha habido, después de todo, una transición de la dictadura militar de Pinochet al sistema parlamentario “democrático”?

La demanda de una asamblea constituyente también tiene eco en algunos otros países de América Latina, pero en Chile ha asumido un carácter masivo durante los últimos acontecimientos. Esto se debe en gran medida al carácter de la “transición” que tuvo lugar al final de la dictadura de Pinochet. A pesar de las elecciones parlamentarias y presidenciales, se estableció una hoja de parra de la democracia parlamentaria. La constitución legada por Pinochet permanece. La brutal maquinaria estatal de su régimen permanece intacta y ha continuado reprimiendo salvajemente las protestas y las luchas, especialmente de la juventud y del pueblo mapuche del sur.

Además, desde la transición a la “democracia”, todos los partidos y gobiernos, incluidos los encabezados por la “socialista” Michelle Bachelet de 2006 a 2010 y de 2014 a 2018, han seguido aplicando las mismas políticas económicas y sociales neoliberales y no han desafiado al aparato estatal. Todos los partidos -incluyendo el Partido Socialista y el Partido Comunista- han estado implicados en esto.

En la mente de las masas chilenas, la idea de una asamblea constituyente está ligada a la idea de cambiar todo el sistema político y poner fin al modelo neoliberal que ha dominado desde el golpe militar de 1973. La asamblea constituyente es vista como un medio para resolver todos los problemas sociales que enfrentan las masas. Fue retomada junto con la exigencia de expulsar del poder al gobierno de Piñera y a todos los partidos políticos existentes y establecer un “nuevo modelo”. Sin embargo, lo que el “nuevo modelo” o sistema alternativo debe ser no está claramente articulado más allá de la idea de una sociedad más “justa” e “igualitaria”.

¿Qué actitud deberían adoptar los marxistas ante esta cuestión? Como en todas las revoluciones o revoluciones parciales hay dos peligros presentes. Uno es doblegarse a una presión oportunista y simplemente apoyar el llamado a una asamblea constituyente sin explicar lo que tiene que hacer para resolver las cuestiones sociales y las demandas de la clase obrera y las masas. Alternativamente, simplemente descartarlo como una trampa parlamentaria defendida por la dirección “reformista” o “estalinista” para descarrilar el movimiento sería caer presa del sectarismo.

Lamentablemente, esto último es lo que ha hecho la agrupación, Izquierda Revolucionaria (IR), en España. En un artículo “La lucha de clases golpea al mundo”, publicado en diciembre de 2019, denuncian correctamente las propuestas del gobierno chileno y critican el papel del Partido Comunista en la participación en el “proceso institucional” gubernamental. Sin embargo, no explican qué alternativa es necesaria. Dejan de lado la demanda de una asamblea constituyente y la confunden con la propuesta del gobierno de Piñera de una Convención Constitucional. “La dirección del movimiento ha convertido desde el principio la demanda de una asamblea constituyente en el punto central”, escriben, ignorando el entusiasta apoyo de las masas a esta idea.

Mientras que IR concede que para las masas la demanda tiene un contenido muy concreto – romper con el sistema actual – argumentan que si la nueva constitución respeta el orden capitalista nada sustancial cambiará. Si bien esto es cierto, ¿qué posición deberían adoptar los marxistas ante esta demanda democrática central de las masas que dejan en el aire?

Hacen la asombrosa afirmación de que “en la revolución rusa de 1917, los bolcheviques no movilizaron a las masas oprimidas con esta demanda [la asamblea constituyente]”. Dicen que “los bolcheviques plantearon la demanda de paz, pan y tierra, y la necesidad de que los trabajadores, dirigiendo a la masa de los campesinos, tomaran el poder y establecieran un régimen socialista democrático”.

Desechan la demanda de una asamblea constituyente y la necesidad de darle un contenido socialista revolucionario. Implícitamente, en el mismo artículo se oponen a que los revolucionarios apoyen la lucha por ella. Sin embargo, esta cuestión fue crucial para los bolcheviques en determinadas etapas de la revolución rusa.

Su programa no se limitaba a las demandas de “pan, paz y tierra” y un régimen socialista democrático. Lenin y Trotsky son muy claros en esta cuestión. En sus escritos sobre China, Trotsky explica la situación en Rusia antes de la revolución y el enfoque adoptado por los bolcheviques: “Los cadetes utilizaron todo tipo de trucos legales para retrasar la convocatoria de una asamblea constituyente con la esperanza de que la ola revolucionaria amainara. Los mencheviques y los revolucionarios sociales siguieron el ejemplo de los cadetes. Si los mencheviques y los revolucionarios sociales hubieran tenido un poco más de impulso revolucionario, podrían haber convocado la asamblea constituyente en unas pocas semanas. ¿Habríamos participado los bolcheviques en las elecciones y en la propia asamblea? Sin duda, porque fuimos nosotros los que exigimos todo este tiempo la más rápida convocatoria de la asamblea constituyente”. (Trotsky, El lema de una asamblea nacional en China, abril de 1930, énfasis en el original) Incluso antes de la revolución de 1917 las tres demandas centrales conocidas como las ‘tres ballenas del bolchevismo’ eran: la jornada de ocho horas, la confiscación de las fincas, y una República Democrática, esta última de incorporar la idea de una asamblea constituyente.

Trotsky, basándose en la experiencia de la revolución rusa, la aplicó muy concretamente a la revolución china de los años veinte, y formó parte de su crítica al programa y a los métodos adoptados por los estalinistas.

Relevancia para Chile hoy en día

El enfoque adoptado por los bolcheviques es muy apropiado para la situación actual de Chile. Las masas reclaman una asamblea constituyente como medio para resolver todas sus demandas sociales y económicas. Sin embargo, la clase dominante, Piñera, y toda la “oposición” política oficial, hacen todo lo posible para evitarla.

No proponen una asamblea constituyente sino una “Convención Constitucional” no democrática. El actual gobierno propuso inicialmente un plebiscito para fines de Abril de 2020 [recientemente, este se ha pospuesto para el próximo 25 de Octubre] solicitando un “si” (apruebo) o un “no” (rechazo) para cambiar la constitución. Si el “si” (apruebo) gana, se convocará una Convención compuesta por un 50% de parlamentarios existentes y un 50% de la “sociedad civil”. Cualquier cambio propuesto a la constitución requerirá una mayoría de dos tercios antes de ser sometido a un segundo plebiscito. Es una trampa para las masas para evitar convocar una asamblea constituyente genuinamente democrática.

Los partidos más derechistas, la Unión Democrática Independiente (UDI) y secciones de Renovación Nacional (el partido de Piñera) han declarado que apoyarán el “no” a cualquier cambio en la constitución de Pinochet. El ‘radical’ Frente Amplio se ha dividido, con una sección que apoya la Convención Constitucional. Lejos de desviar el movimiento hacia una asamblea constituyente, el Partido Comunista, “con dudas” y “reservas”, participa en el fraudulento proceso propuesto por el gobierno. Ha pedido el voto del “sí” para cambiar la constitución mientras hace sus propias propuestas sobre la composición de la Convención. De este modo, está dando legitimidad a la antidemocrática Convención y al procedimiento iniciado por el gobierno en respuesta a las protestas masivas. Todos los principales partidos políticos están haciendo todo lo posible para canalizar el movimiento lejos de una asamblea constituyente por temor a lo que significaría. Si se convoca, podría exponerlos y potencialmente abrir el camino a un mayor cuestionamiento de su gobierno. Para evitarlo, están intentando desviar el movimiento hacia un callejón sin salida institucional que ellos controlan.

Tal maniobra para tratar de contener el movimiento revolucionario de las masas ha sido emprendida por la clase dominante y los líderes reformistas y estalinistas en el pasado. En España, el movimiento revolucionario contra el régimen de Franco fue canalizado conscientemente por los estalinistas en una votación para cambiar la constitución con el fin de evitar la revolución. Lo mismo se hizo en Chile al final de la dictadura de Pinochet a través de un referéndum para permitir una “transición”. Esto fue utilizado por los líderes de la época para evitar un levantamiento, especialmente de la juventud.

Los marxistas apoyan el movimiento de masas y la demanda de una asamblea constituyente. Refleja diferentes niveles de conciencia política entre la clase obrera, el campesinado y sectores de la pequeña burguesía. Es necesario apoyarlo sobre una base revolucionaria, y vincularlo con la necesidad de la clase obrera de construir sus propias organizaciones independientes para convocarla y establecer un poder alternativo – un gobierno de los trabajadores y los pobres.

Aunque la Asamblea Constituyente sea convocada por la clase dirigente -que en determinadas circunstancias podría serlo- puede convertirse en un instrumento crucial para la educación de la clase obrera y las masas, preparándolas para llevar la revolución a una etapa superior.

Trotsky vuelve a insistir en este punto en sus escritos sobre China cuando especula que, si la asamblea constituyente se hubiera convocado antes en Rusia, hipotéticamente en abril, todas las cuestiones sociales se habrían enfrentado a ella. La clase dirigente se habría visto obligada a revelar su posición y el papel traicionero de los conciliadores habría quedado expuesto. Esto habría ayudado a los bolcheviques a ganar mayor apoyo y fortalecer su posición en los soviets que se habían formado en las fábricas y lugares de trabajo. Sin embargo, como demostró la revolución rusa, la demanda y la lucha por una asamblea constituyente puede ser superada por los acontecimientos. La importancia que asume durante un proceso revolucionario puede variar. La velocidad de los acontecimientos en Rusia en 1917 hizo que la lucha por la asamblea constituyente se volviera redundante al aumentar la tremenda autoridad y poder de los soviets.

La demanda de una asamblea constituyente plantea directamente la cuestión de quién o qué organizaciones la convocarán. Por lo tanto, puede convertirse en un puente para ayudar a los trabajadores y a las masas a sacar la conclusión de la necesidad de construir sus propias organizaciones independientes de lucha que pueden convertirse potencialmente en una alternativa de poder para la clase obrera. En la Rusia revolucionaria de 1917, la clase obrera, tras la revolución de 1905, había formado soviets. Estos se basaban en las fábricas y lugares de trabajo con delegados elegidos sujetos a una inmediata retirada. Se convirtieron en los instrumentos decisivos de lucha, y en octubre en la base para el establecimiento de un gobierno obrero y campesino.

Hoy en día en Chile no se puede confiar en Piñera ni en ningún otro gobierno para convocar una asamblea constituyente sobre una base democrática. Es evidente que el régimen no tiene intención de convocar nada más que una farsa fraudulenta que estará dominada por los odiados partidos parlamentarios y bloques políticos existentes. Al mismo tiempo, no hay soviets u organismos similares existentes en esta etapa. Es este aspecto de la organización del movimiento de masas el que ahora necesita urgentemente ser reforzado para llevar adelante la lucha.

El movimiento y las organizaciones obreras independientes

Los únicos foros que hasta ahora han surgido a nivel local o comunitario en Chile han sido los ‘Cabildos’. Son asambleas locales de residentes y vecinos de las comunidades locales o comunas. Estas reuniones ad-hoc no son aún estructuras establecidas o estables en general.

No son comparables a los soviéticos en Rusia, o a los ‘Cordones Industriales’ que se formaron en las fábricas de Chile bajo el gobierno de la Unidad Popular de Salvador Allende en 1970-73. Los Cordones Industriales eran organizaciones poderosas, establecidas por los trabajadores y en oposición a los líderes sindicales reformistas y al Partido Comunista de masas. En esencia, eran estructuras embrionarias de tipo soviético. Junto con ellas, en las comunidades locales los JAP – consejos locales – fueron inicialmente establecidos por el gobierno. Éstos se convirtieron en fuertes organizaciones comunitarias, que tomaron medidas para controlar los precios y evitar el acaparamiento y la especulación durante el bloqueo económico y el sabotaje impuesto por la clase capitalista.

Hoy en día, la ausencia de tales organizaciones es una debilidad del movimiento que deberá ser superada si se quiere que el levantamiento revolucionario tenga éxito. La falta de tales organizaciones se debe en parte a los efectos del colapso de los antiguos regímenes estalinistas y al retroceso de la conciencia política que de él se derivó.

Es importante que los marxistas no tengan un fetiche sobre la forma de organización que puede surgir durante los levantamientos revolucionarios. Trotsky, después de todo, no insistió en que el modelo soviético ruso fuera exactamente replicado. Durante la revolución alemana, por ejemplo, vio la importancia crucial de los comités de fábrica que existían en 1923 tras la caída de la eficacia de los sindicatos debido al colapso económico y a la hiperinflación. En la comuna parisina de 1871, antes del desarrollo de la clase obrera industrial moderna tal como la conocemos hoy en día, la clase obrera era una fuerza emergente e incluía un gran elemento plebeyo. Con sindicatos limitados y lugares de trabajo más grandes, el papel crucial en la organización del movimiento fue inicialmente desempeñado por el comité central de la Guardia Nacional. Este se declaró el poder legítimo frente a los alcaldes oficiales de París. En marzo convocó elecciones para un consejo de 92 miembros -elegidos sobre una base geográfica de un miembro por cada 20.000 residentes- que declaró la Comuna en marzo de 1871.

Hoy en día, los sindicatos, a pesar de su declive numérico y su control burocrático, siguen siendo una parte crucial y central del movimiento obrero. Pueden desempeñar un papel decisivo si cuentan con una dirección combativa y pueden actuar como punto de referencia vital para otros movimientos sociales y sectores de la clase obrera. En Chile esto se ilustró con los trabajadores portuarios de Valparaíso en 2019 en relación con el movimiento social más amplio que surgió en la ciudad. Potencialmente, otras capas de la clase obrera industrial, en el transporte y otros sectores, pueden desempeñar un papel similar.

Al mismo tiempo, los cambios en la fuerza de trabajo en lugares de trabajo más pequeños, la expansión del sector precario y los cambios en las condiciones sociales, pueden dar lugar al surgimiento de otras formas de organización, como las organizaciones sociales y comunitarias que se han desarrollado en Chile. Éstas pueden desempeñar un papel importante en la organización de la lucha, sobre todo cuando se vinculan con los sindicatos y los centros de trabajo, y esta tarea puede asumir una parte importante del proceso de reconstrucción del movimiento obrero durante los levantamientos revolucionarios como el de Chile.

El surgimiento de los “cabildos” en las comunas locales (barrios) de Chile puede desempeñar potencialmente un papel crucial en la próxima etapa de la lucha. La tarea urgente es consolidarlos sobre una base más estructurada con la elección de comités de organización de la lucha, vinculados entre sí a nivel comunal, de ciudad, regional y nacional.

En Chile, el 18 de enero se dio un paso importante con la primera reunión de la Coordinadora de Asambleas Territoriales (CAT) en Santiago. Más de 1.000 delegados se reunieron representando a 164 asambleas del área de Santiago y 30 más de Temuco y Antofagasta. Este es potencialmente un paso importante que ahora debe ser desarrollado. Si el CAT se fortalece y se amplía a los lugares de trabajo y centros de estudio, podría potencialmente tomar las medidas necesarias para convocar una asamblea constituyente y sentar las bases de un gobierno alternativo de los trabajadores y los pobres.

La explosión revolucionaria que ha sacudido a Chile se está desarrollando como un proceso en el que las masas han dado los primeros pasos tentativos para comenzar a reconstruir sus propias organizaciones independientes. La convocatoria del CAT representa un paso significativo en la conciencia de las masas. En ella se contienen algunos rasgos del “Poder Popular” que se desarrolló en Chile durante la revolución de 1970-73, e incluyó un intento de construir un poder alternativo basado en la clase obrera y los pobres.

Hoy en día, en Chile, este proceso se encuentra en una etapa muy inicial y no ha avanzado a nada tan desarrollado como en 1970-73. La revolución entonces, bajo la presión de las masas de la clase obrera, se desarrolló hasta el punto de aterrorizar a la clase dominante y al imperialismo. Un año después de que el gobierno fuera elegido, estaba tomando medidas para establecer un “internet” – Proyecto Cybersyn – para coordinar la producción de los sectores nacionalizados de la economía en todo este vasto país.

Significativamente, Allende propuso en 1973 una nueva constitución que inicialmente consideraba someter a un plebiscito el 11 de septiembre de 1973 – el día eventual del golpe militar. Sus propuestas incluían el reconocimiento de Chile como un estado creado por los trabajadores; la reestructuración del poder judicial para permitir la construcción del socialismo; el reconocimiento de los derechos de los indígenas mapuches; y el establecimiento de una Cámara de Diputados elegida uno por cada treinta mil, y una Cámara de Trabajadores elegida directamente por la clase obrera! Sin embargo, la dirección del movimiento fue encarcelada por su negativa a romper decididamente con el capitalismo y enfrentar la maquinaria del estado capitalista, permitiendo a los militares tomar el poder y aplastar la revolución.

Hoy en día la tarea de los marxistas, como la sección del CIT en Chile, Socialismo Revolucionario, es intervenir con propuestas concretas para ayudar a los trabajadores y a la juventud a llevar adelante el proceso.

La cuestión de los partidos políticos

La ausencia de un partido de masas de la clase obrera, la falta de organización y la ausencia de la idea del socialismo como alternativa al neoliberalismo y al capitalismo, reflejan el retroceso de la conciencia política tras el colapso de los antiguos regímenes estalinistas y la ofensiva ideológica del capitalismo. Los movimientos en Chile y en otros lugares representan un paso adelante vital en la lucha de clases. Al mismo tiempo, también ilustran que se necesitan más pasos adelante para lograr una victoria duradera y el derrocamiento del capitalismo y el establecimiento de un gobierno de los trabajadores y los pobres.

Los marxistas deben evaluar cada etapa del proceso revolucionario con una evaluación realista de la fuerza y las debilidades del movimiento. Esto incluye la conciencia política de las masas. Es fatal para una organización revolucionaria romantizar o embellecer la situación. Durante la comprimida escala de tiempo de la revolución rusa entre febrero de 1917 y octubre, los bolcheviques, en particular Lenin y Trotsky, evaluaron asiduamente la situación real en cada etapa. Las tácticas y consignas que defendían en febrero, abril, julio o agosto se correspondían con los procesos de maduración y las perspectivas de las masas en la revolución, y les ayudaban a dar los siguientes pasos adelante.

La IR olvida este enfoque marxista elemental. Afirman correctamente que los movimientos revolucionarios de América Latina – Argentina 2001; Bolivia 2003-05; Ecuador 2004-07; México 2006 – mostraron todos una correlación de fuerzas favorable a la “ruptura con el orden capitalista”. En el mismo artículo se presentan los movimientos revolucionarios durante la “Primavera Árabe” y sus consecuencias internacionales. Sin embargo, simplemente deja de lado las debilidades y deficiencias reveladas durante estos movimientos. ¿Por qué fueron derrotados, se pregunta, en un ataque con púas contra el CIT, sin nombrarnos? “¿Fue por la ‘ausencia de una conciencia socialista’ o por la ‘madurez de las masas’ o por las traiciones de los dirigentes estalinistas, reformistas y nacionalistas y la falta de existencia de un partido revolucionario capaz de ofrecer una estrategia para tomar el poder? La diferencia con la revolución rusa, continúa, no era la “conciencia” de las masas “sino el papel de los bolcheviques en Rusia”.

La ausencia de un partido revolucionario de masas en estos movimientos fue un factor importante que impidió a las masas tomar el poder. Sin embargo, la IR no plantea la siguiente pregunta que surge de ella – ¿por qué un partido revolucionario no estaba presente y no se desarrolló? Además, ¿por qué no existían partidos fuertes de la clase obrera, incluso de naturaleza reformista o reformista de izquierda? En el mismo artículo, IR se refiere a Egipto y al derrocamiento del régimen y la contrarrevolución que siguió. Sin embargo, no comenta que en este proceso la ausencia de un partido obrero, incluso de carácter reformista, permitió inicialmente a los Hermanos Musulmanes llenar el vacío.

Después de la crisis mundial del capitalismo en 2007-08 hubo un recrudecimiento de la lucha en muchos países, y se produjo una radicalización y polarización política. Esto se reflejó en el surgimiento de Podemos en España, Syriza en Grecia, la elección de Jeremy Corbyn como líder de los laboristas, el aumento del apoyo a Bernie Sanders en los EE.UU., y en otros acontecimientos. Estos representaron un cambio significativo en la conciencia política de una capa importante. Sin embargo, esto tuvo sus limitaciones, reflejando el carácter de clase de los involucrados y la debilidad política de la “nueva izquierda”, que tenía un carácter más populista radical que el de una izquierda socialista combativa. Estos procesos eran un reflejo de la conciencia política que existía como consecuencia de los efectos continuos del colapso de los antiguos regímenes estalinistas. Estos movimientos no lograron hacer frente al desafío planteado por la profundidad de la crisis capitalista. Como resultado, en muchos países se abrió un vacío en el que las fuerzas populistas de derecha lograron intervenir durante un período. La “nueva izquierda” de Podemos, Syriza y otros capitularon ante el capitalismo.

La ausencia de partidos obreros, la debilidad o falta de organización independiente y la falta de una clara conciencia socialista en esta etapa, incluso entre la mayoría de las capas más activas, son factores que complican los movimientos revolucionarios que han estallado. El colapso de los antiguos estados estalinistas todavía arroja una sombra sobre los movimientos, impidiéndoles hasta ahora ir más lejos en la lucha contra los regímenes capitalistas.

La existencia de un partido marxista revolucionario de masas es fundamental para completar la revolución y permitir a la clase obrera tomar el poder en sus manos. Sin embargo, este factor subjetivo no está esquemáticamente separado de las condiciones objetivas revolucionarias – una escisión entre la clase dominante, una voluntad de lucha de la clase obrera y las vacilaciones de las clases medias, junto con la amplia conciencia política de las masas.

Factores objetivos y subjetivos interrelacionados

Como un avestruz, el IR entierra su cabeza en la arena y pretende que estos obstáculos simplemente no existen. Todo se reduce esquemáticamente a la ausencia de un partido revolucionario. Sin embargo, la existencia y el desarrollo de un partido revolucionario de masas no tiene lugar en el vacío. No hay una muralla china entre las condiciones políticas objetivas y la conciencia política de las masas y la construcción del factor subjetivo: un partido revolucionario. Están dialécticamente interrelacionadas. Una afecta a la otra. Esto se demostró durante la revolución rusa cuando los bolcheviques tuvieron que luchar como una minoría para eventualmente ganar una mayoría entre la clase obrera. A través de la experiencia en la lucha, con el inicio de una nueva y más profunda crisis del capitalismo y la intervención de los marxistas, estos obstáculos serán superados. Pero negar su existencia es tropezar ciegamente en el turbulento mar de la crisis capitalista y la lucha de clases.

Un partido marxista relativamente pequeño puede dar rápidamente grandes saltos y convertirse en una fuerza grande o de masas cuando existen las condiciones objetivas adecuadas. Con consignas, programas, tácticas y estrategias correctas, una fuerza revolucionaria relativamente pequeña puede tener un impacto decisivo y ayudar al movimiento de masas a dar los pasos necesarios para tomar el poder y romper con el capitalismo. Sin embargo, esto no puede hacerse negando los obstáculos que existen y negando la realidad. Este es el método del sectarismo, no del bolchevismo. Los deseos son un defecto fatal para un revolucionario.

El auge revolucionario en Chile reflejó un avance en la conciencia incluso sin un gran partido marxista. Sin embargo, el proceso aún está madurando. Las demandas para el fin del neoliberalismo, para que el gobierno se vaya, para el fin del sistema existente, están muy difundidas, así como el ánimo heroico de los jóvenes para enfrentar la máquina del estado. Estos han sido pasos positivos hacia adelante. Sin embargo, siguen limitados a las demandas de una sociedad más “justa”, “digna” e “igualitaria”. La idea de la alternativa del socialismo al sistema actual aún no ha surgido de forma masiva. Negar la existencia de tales complicaciones no ayudará a los trabajadores y a la juventud chilena a sacar las conclusiones necesarias sobre cómo se puede derrocar el odiado régimen de Piñera y todo el sistema y el modelo económico, o con qué se debe reemplazar.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here