Inicio Análisis y Perspectivas Pandemia mundial de Covid 19, crisis capitalista y amarga polarización de clases...

Pandemia mundial de Covid 19, crisis capitalista y amarga polarización de clases en los Estados Unidos

466
0
Compartir

Declaración del Secretariado Internacional del Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT)

Las devastadoras consecuencias de la pandemia del covid 19 y la crisis económica capitalista mundial sin precedentes que desencadenó, han seguido haciendo estragos en todos los continentes. Podría causar el inicio de una de las recesiones más profundas, con elementos de depresión, en la historia del capitalismo. El colapso sin precedentes de los precios del petróleo, que en los Estados Unidos se volvió negativo por primera vez, es una medida de la caída de la producción que se ha producido. No hay mercado para el petróleo y los productores se vieron obligados a pagar a las empresas para que tomaran el petróleo debido a la falta de almacenamiento. Es un caso extremo de sobreproducción cuando no había o había poca demanda. Esto tendrá consecuencias catastróficas para los países productores de petróleo en el Medio Oriente, Venezuela y otros. El capitalismo se enfrentaba a la amenaza de una recesión/caída antes del inicio de la pandemia covid-19, ya que la “recuperación” tras la crisis de 2007/8 estaba llegando a su fin.

Las consecuencias de la crisis actual en el mundo neocolonial de Asia, África y América Latina están provocando enormes trastornos políticos y sociales y, en algunos países y regiones, un colapso hacia la barbarie. Esta crisis también ha golpeado en el corazón de los principales países imperialistas de los EE.UU., Europa, Japón y también China. Como hemos explicado en nuestras declaraciones anteriores, la crisis ha puesto de manifiesto las profundas y amargas divisiones de clase presentes en la sociedad capitalista. Estas se intensificarán en las próximas semanas y meses, provocando amargas batallas de clase. Las revoluciones y contrarrevoluciones también surgirán en el período que se avecina. Al otro lado de la pandemia, una nueva era de relaciones geopolíticas y equilibrio de poder está emergiendo.

El debilitamiento histórico del imperialismo estadounidense tras su reciente declive y el fortalecimiento de China, están destinados a dar forma a un nuevo equilibrio en las relaciones mundiales. El imperialismo estadounidense salió de la depresión de los años 30 en una posición muy reforzada. Saldrá de esta crisis debilitado y cada vez más desafiado por China. Se plantea un nuevo período de relaciones internacionales. No sólo entre los EE.UU. y China, sino también entre la Unión Europea (UE) y las potencias regionales de Asia, África y América Latina.

La pandemia ha hecho que el imperialismo estadounidense continúe su embargo contra Irán, con consecuencias devastadoras, y también contra Cuba. La administración estadounidense ha amenazado incluso con sanciones contra cualquier país que acepte la ayuda médica de Cuba, ¡tal es la crueldad de la dinastía Trump! Bajo el pretexto de luchar contra los traficantes de drogas, los EE.UU. también enviaron una gran flota naval a la costa de Venezuela para apoyar a los que intentan derrocar el régimen de Maduro.

La profundidad de la crisis se ha revelado ahora crudamente en las recientes previsiones económicas. Incluso el FMI ha recortado sus previsiones de crecimiento. Predice contracciones en las principales economías capitalistas no vistas desde la gran depresión de los años 30. La anterior expansión global del 3% ha sido reemplazada por una contracción esperada de la economía mundial del 3%. En promedio, se espera que las principales economías capitalistas disminuyan un 6,1%. Las cifras revisadas de China pintan un cuadro desastroso, donde la economía se ha reducido en un 6,8% en el primer trimestre de este año. Esto sigue a una serie de caídas del crecimiento en 2019, que vio a la economía expandirse a su menor ritmo en 30 años. Incluso con una recuperación limitada a finales de 2020, China está preparada para el ritmo de expansión más lento, posiblemente, desde la Revolución Cultural de la década de 1960. Las perspectivas de tal colapso de la economía mundial ya han tenido consecuencias devastadoras.

El CIT explicó que antes de esta crisis se estaba gestando una nueva tormenta económica. El FMI y otras instituciones capitalistas también reconocieron que había “problemas por delante”. Sin embargo, como señaló el economista británico, Larry Elliot, no vino de donde ellos esperaban. Hizo una analogía con el imperialismo británico defendiendo su colonia en Singapur en 1941. Esperando un ataque desde el mar, todas sus defensas se concentraron en los grandes cañones de su base naval. De hecho, el ataque vino por detrás, con un ataque terrestre por la península malaya.

 

La crisis en el corazón del imperialismo estadounidense

Ahora uno de los efectos más críticos de la crisis se encuentra en el corazón del imperialismo de EE.UU.; la crisis económica, social y política que se está desarrollando allí es un punto de inflexión histórico para la más poderosa de las naciones imperialistas. Hay un cierto paralelismo histórico con la desaparición del imperialismo británico después de la Primera Guerra Mundial. El imperialismo británico salió decididamente debilitado del conflicto de 1914-18, enfrentándose a luchas de clase masivas y a la amenaza de la revolución, tanto en el país como en el extranjero.

La sociedad estadounidense está entrando en una nueva era de polarización de clases y batallas que verá el surgimiento de la poderosa clase trabajadora que actúa como una clase por sí misma. Esto tendrá un impacto decisivo en la situación mundial. Como ya se ha visto bajo la presidencia de Trump, la polarización política masiva será parte de este proceso e incluirá elementos de una guerra civil, que es una característica de la historia de los EE.UU., en la que la lucha de clases se libra de la manera más aguda.

Esta crisis se ha visto agravada por los desvaríos y la reacción inestable de Tump y su administración ante la pandemia. Las acciones criminales de Trump, impulsadas por su sed de ganar la reelección y mantener el negocio en marcha, son responsables de las muertes masivas que están teniendo lugar allí. Trump es el primer presidente de los Estados Unidos que preside tal matanza de ciudadanos estadounidenses en su territorio desde la pandemia de gripe de 1918. En el momento de escribir este artículo, hay “oficialmente” más de 670.000 casos confirmados de infección por covid 19 en los EE.UU., y las horribles muertes de más de 39.000 personas (15.000 de ellas en Nueva York, donde cuatro trabajadores del metro mueren cada día a causa del virus). Las comunidades negra y latina están particularmente afectadas por el virus. Los Estados Unidos son ahora los que sufren el mayor número de víctimas de la pandemia. Estas tasas de mortalidad aumentan en los EE.UU. debido a la privatización de la salud y a la falta de un sistema de salud pública decente. La demanda de nacionalización de la atención sanitaria privada y la introducción de un sistema de atención sanitaria financiado por los impuestos y planificado por el gobierno federal, gratuito en todo punto de uso, es una parte crucial de un programa de lucha para los trabajadores y los socialistas estadounidenses.

La clase dirigente mundial necesita ser acusada por su criminal falta de acción en la preparación para esta pandemia. Los científicos y otras personas les han advertido repetidamente de que ese desarrollo tendrá lugar en algún momento, especialmente después del brote del virus del SARS en 2002-2003, la gripe aviar de 2003 a 2007, la gripe porcina en 2009, el virus Mers en 2012 y los brotes del Ébola en 2013-20016. Sólo en los Estados Unidos, más de una docena de informes desde los años noventa han advertido de la escasez de suministros médicos que existiría en caso de que se produjera una pandemia, lo cual era inevitable, en algún momento. Ya en 1993, la administración Clinton pidió una revisión de los sectores público y privado para hacer frente a una pandemia. No se hizo nada al respecto.

En esta crisis, Trump se vio obligado a introducir un paquete de estímulo de 2,3 billones de dólares en los EE.UU., algo sin precedentes para evitar un colapso económico. Más de 43.000 millonarios recibirán un “estímulo” de un promedio de 1,6 millones de dólares cada uno!  Sin embargo, ni siquiera esto ha evitado que se produzca una profunda recesión o depresión. Los Trumpistas y sectores de la clase capitalista están ahora impulsando el levantamiento del bloqueo dentro de unas pocas semanas, a principios de mayo. La insensible y fría naturaleza calculadora del capitalismo se reflejó en la declaración de Trump, “América estará abierta para los negocios” y con su comentario, “La cura no puede ser peor que la enfermedad”. Otros líderes republicanos, como el Vice Gobernador de Texas Dick Patrick, han sido aún más contundentes, declarando: “No podemos sacrificar el país y la economía” en un encierro, y aceptando que los más vulnerables, como los viejos, pueden perecer. Suecia está pagando ahora el precio de “permanecer abierta para los negocios”, con un aumento vertiginoso en el número de muertes de personas mayores.

En Michigan, y en otros lugares de los Estados Unidos, pequeñas pero significativas protestas armadas de los partidarios de Trump han estado exigiendo el levantamiento del bloqueo. Esto es una ilustración de que la situación polarizada en los EE.UU. puede implicar elementos de una guerra civil. Esta y otras protestas fueron iniciadas por grupos de derecha bajo la bandera de la “Operación Gridlock” (bloqueo), y dirigidas contra el gobernador demócrata. La protesta fue facilitada por la Coalición Conservadora de Michigan, que coordina las actividades a favor de Trump y está vinculada a la Secretaria de Educación y miembro del Gabinete de los Estados Unidos, Betsy Devos. A las protestas siguieron los tweets de Trump, “Liberty for Michigan” y Virginia y otros estados de los Estados Unidos.

Estas protestas apelaron a una capa de gente que exigía volver a trabajar para conseguir un salario para vivir. Los socialistas y el movimiento obrero necesitan plantear demandas para que se paguen los salarios a todos los trabajadores o un equivalente en un pago estatal y otras medidas para proteger al trabajador durante el confinamiento. La protesta de los trabajadores médicos en Colorado contra estas movilizaciones de la derecha ilustra lo polarizada que está la situación y cómo puede escalar. Al igual que la clase dominante de otros países, la clase dominante de EE.UU. quiere que la clase obrera vuelva al trabajo y que la economía se abra, para tratar de restaurar sus ganancias perdidas.

El capitalismo como sistema no puede funcionar sin esto. Es una de las razones por las que se están tomando medidas para aliviar el bloqueo en Austria, Italia, España y otros países europeos, en parte en una respuesta coordinada de la UE. Hipócritamente, la UE se ha disculpado ahora con Italia por su falta de asistencia en el estallido de la crisis. El sentimiento anti-UE, que ha crecido enormemente en Italia, amenaza la continuación de la zona euro, e incluso la UE, como advirtió el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez.

Campamentos de personas sin techo en muchas ciudades de EEUU.

La miseria humana no se ha visto desde los años 30

Como en otros países, las consecuencias de la recesión económica en los Estados Unidos están teniendo consecuencias catastróficas. La miseria y el sufrimiento humano están arruinando las vidas de millones de personas. Escenas dignas de la novela de John Steinbeck, ‘Las Uvas de la Ira’, que describe la depresión de los años 30, se están viendo en 2020. El desempleo se ha disparado en pocas semanas. En la semana hasta el 16/4/20, el número de trabajadores que solicitaron beneficios de desempleo aumentó en 5,2 millones! En el último mes, 22 millones de personas han solicitado el subsidio de desempleo. Millones más de desempleados no han podido registrarse y están excluidos de las estadísticas del gobierno.

¡Este tsunami de desempleo ha acabado con los trabajos conseguidos, aunque con bajos salarios y contratos precarios, tras la recesión de 2007/8! Muchos comentaristas estiman ahora que el desempleo en los EE.UU. alcanzará un máximo de alrededor del 30% – casi 49 millones. Esto es más alto que el porcentaje alcanzado en cualquier momento de la depresión de los años 30. (En 1934, el recuento oficial alcanzó el 24,9%).

 

A esto se añade la tragedia de los sin techo, que ahora engloba oficialmente a más de 500.000 americanos y un asombroso aumento del 98% de los que utilizan los bancos de alimentos. Los organizadores estiman que otros 17,1 millones necesitarán comida gratis en los próximos meses. En San Antonio, 10.000 personas hicieron fila para recibir comida gratis. Este banco de alimentos normalmente distribuía 60.000 comidas gratis a la semana. Esto ahora se ha disparado a 120.000.

Bancos de alimentos para proveer comida gratuita a la comunidad

Todo esto se debe al enorme crecimiento de la desigualdad y el aumento de la pobreza que ha desgarrado a la sociedad de los EE.UU. en las últimas décadas. El New York Times advirtió de las consecuencias de esto, en un artículo publicado el 10 de abril. El artículo señala que el PIB de EE.UU. ha aumentado en un 79% desde 1980. Sin embargo, el 20% más bajo sólo ha visto aumentar sus ingresos en un 20%. El 1% superior, los oligarcas despiadados, como Jeff Bezos de Amazon, han visto sus ingresos explotar en un 420%. Desde enero de 2011, una familia del 90% inferior ha dado efectivamente a cada miembro del 1% superior 110.367,15 dólares.

Estas son las condiciones sociales y económicas para provocar levantamientos y movimientos revolucionarios. No es de extrañar que los trabajadores de Amazon, como el CIT señaló, hablen de la necesidad de “revolución”. Otros trabajadores, en el curso de esta crisis, también han tomado medidas de huelga y otras protestas para exigir medidas para protegerse del virus covid-19. Los trabajadores de la compañía General Electric organizaron una acción de protesta, exigiendo que la producción se cambie a la fabricación de los desesperadamente necesarios ventiladores. La producción de ventiladores utilizando técnicas alternativas, como la “válvula Venturi” impresa en 3D o las diseñadas por el equipo de Mercedes F1, podría ayudar a resolver la escasez que existe en muchos países. Un plan de emergencia de producción, con la requisición de fábricas bajo el control democrático de los trabajadores, utilizando las habilidades de invención y los talentos revelados durante esta crisis, podría organizarse para resolver tales problemas. Sin embargo, Trump y los otros gobiernos capitalistas no son capaces o no están dispuestos a hacerlo.

Trump, Luis XVI y el Zar

La crisis también ha intensificado los conflictos entre los diferentes sectores de la clase dirigente y su aparato político y sus representantes. El cada vez más errático e inestable Trump se comporta cada vez más como la corte real de Luis XVI en Francia, antes de la Revolución Francesa en 1789 o como el Zar en Rusia antes de la revolución de 1917. La clase capitalista, a nivel internacional, se enfrenta a esta crisis con algunos de sus políticos más peligrosos y poco fiables al mando: Trump en los Estados Unidos, Bolsonaro en Brasil, Modi en la India, Boris Johnson en Gran Bretaña y otros en diferentes lugares. Refleja que las clases dominantes han perdido parcialmente el control de la superestructura política en algunos países, lo cual es extremadamente peligroso para ellas, especialmente en una crisis de esta magnitud.

Trump ha amenazado con anular los estados en los EE.UU. y decidir cuándo se debe terminar el confinamiento. Los nombres de un “Consejo para reabrir América” ​​aparecieron el lunes 13 de Abril : todos eran funcionarios de Trump, incluida la hija de Trump, Ivanka, y su esposo, Jared Kushner. ¡Ninguno eran funcionarios de salud! Al mismo tiempo, Andrew Cuomo, el gobernador del estado de Nueva York, junto con otros seis gobernadores del estado del norte, acordaron coordinar cómo y cuándo aliviar los bloqueos. California declaró que actuaría como un “estado-nación”. Luego, en un giro notable más, Trump amenazó con suspender la sesión del Congreso, para poder cumplir con algunos de sus nombramientos. Los desvaríos de Trump llevaron a Cuomo a reaccionar con el comentario: “¡Tenemos una constitución, no tenemos un Rey!”. California declaró que actuaría como un “Estado-nación”. Luego, en otro giro notable, Trump amenazó con suspender la sesión del Congreso, para poder cumplir con algunos de sus nombramientos. Los desvaríos de Trump hicieron que Cuomo reaccionara con el comentario: “¡Tenemos una constitución, no tenemos un Rey!”

La velocidad del rayo, con la que se desarrollan los acontecimientos, significa que se producirán cambios profundos y rápidos en la situación. Lo que ayer parecía fantasioso, hoy parece plausible, sólo para ser olvidado mañana. La dramática parálisis de la economía estadounidense, combinada con los efectos morbosos del virus, y la ineptitud de Trump en el manejo de los asuntos, pone ahora un gran signo de interrogación sobre la posibilidad de que gane un segundo mandato en noviembre. No se excluye que Trump pueda asegurarse otra vez en la Casa Blanca a pesar de perder el voto popular. Una combinación de “supresión de votantes” – que está sacando miles del registro electoral en beneficio de los republicanos – y el colegio electoral antidemocrático que se sopesa contra los estados y ciudades más grandes y más poblados – podría aún permitir a Trump robar una “victoria”. Los socialistas necesitan oponerse a la supresión de los votantes donde se lleva a cabo y demandar la abolición del Colegio Electoral no democrático.

Biden para los demócratas corporativos

Al mismo tiempo, el candidato demócrata más probable, Joe Biden, ha subido en las encuestas. Biden es el candidato de los demócratas corporativos y un representante abierto de la clase capitalista. En esta etapa, ha ganado el apoyo de Barack Obama, Elizabeth Warren y ahora Bernie Sanders, en lo que todos argumentan es un intento de unificar todas las alas del Partido Demócrata capitalista contra Trump.

La campaña electoral de 2020 será una de las campañas electorales más polarizadas que han tenido lugar en los Estados Unidos, lo que refleja las masivas divisiones sociales y de clase que se han abierto. Estas sólo se profundizarán en el período previo a la campaña electoral. Las protestas armadas en Michigan, y en otros lugares, exigiendo el fin del bloqueo, iniciadas por los partidarios de Trump, son una advertencia del estado de ánimo polarizado que se desarrollará en las elecciones. Es probable que haya elementos de una guerra civil.

Un poderoso estado de ánimo de “mal menor” se desarrollará durante la campaña. El comprensible deseo de derrotar a Trump será sin duda un poderoso estado de ánimo entre muchos trabajadores y jóvenes.

Los socialistas entienden este sentimiento y apoyan la lucha para derrotar a Trump. Sin embargo, al mismo tiempo, es necesario advertir que Biden y los demócratas capitalistas no ofrecerán un camino a seguir para la clase obrera estadounidense. Biden en el poder no tomará medidas para terminar con el dominio de la clase capitalista oligárquica ni defenderá los intereses de los trabajadores y sus familias. Después de las elecciones, grandes trastornos y crisis surgirán, quienquiera que sea el vencedor.

La deslucida campaña de Biden en las primarias y el fracaso en responder de manera combativa al manejo del virus covid-19 por parte de Trump dejaron dudas y vacilaciones en las mentes de muchos. Es un candidato extremadamente débil y poco fiable. Por esta razón, el liderazgo demócrata está reclutando el apoyo de Obama, Warren y, en particular, Sanders, en un esfuerzo por impulsar la campaña de Biden. Esperan que Sanders pueda entregar el voto de los jóvenes que fue capaz de movilizar. No fue un accidente que el ex presidente demócrata Obama, al apoyar a Biden, elogiara a los oponentes de Biden en las primarias como “uno de los campos demócratas más impresionantes de la historia”. Declaró que Sanders era “un original americano” que sería fundamental para derrotar a Trump en noviembre. Sin embargo, si esto no es suficiente y Biden no gana impulso, no se excluye que otro candidato, como Andrew Cuomo, del Estado de Nueva York, pueda ser reclutado en la convención del Partido Demócrata.

Sanders desperdicia otra oportunidad

Sanders, por segunda vez, desperdició una oportunidad de terminar su colaboración con el Partido Demócrata y romper con él, tomando las medidas necesarias para formar un nuevo partido de trabajadores. En 2016, canalizó a sus partidarios hacia los demócratas y terminó apoyando a Hilary Clinton. En 2020, Sanders repitió la misma capitulación. Si se hubiera separado de los Demócratas, en 2016, y hubiera tomado los pasos necesarios para construir un nuevo partido, es probable que Trump pudiera haber sido derrotado. Incluso si Sanders no hubiera ganado las elecciones de 2016, podría haber construido un nuevo y poderoso partido obrero que estaría en una posición muy fuerte hoy para ganar el apoyo de las masas durante esta crisis y derrotar a Trump.

Bernie
Bernie Sanders

El CIT argumentó consistentemente la necesidad de un nuevo partido de trabajadores en los Estados Unidos. Sanders tuvo la oportunidad de ayudar a construir uno, pero no lo hizo. Advertimos de este peligro desde el principio de su campaña. A diferencia de algunos de la izquierda, como Socialist Alternative (SA) y Kshama Sawant (ex miembro del CIT, y concejal en Seattle) y los Socialistas Democráticos de América (DSA), el CIT no actuó simplemente como animadores de Sanders. No instamos, como SA hizo erróneamente, a Sanders a continuar su campaña primaria hasta la convención demócrata y a luchar por la nominación. Socialist Alternative (SA) abandonó sus críticas anteriores de que Sanders debería, desde el principio, presentarse como independiente, y tomar las medidas necesarias para construir un nuevo partido y separarse de los demócratas. Oportunamente, SA continúa apoyando sin críticas a otros candidatos del Partido Demócrata. Se hacen eco de la posición de la DSA, de estar en “parte dentro, parte fuera” de los Demócratas. Inevitablemente, esta adaptación oportunista de SA hacia Sanders, y el enfoque del día a día de SA, de simplemente describir sin crítica a los miembros de la DSA elegidos para cargos como “socialistas”, ha dado lugar a una división en la organización de la SA. Una capa de antiguos miembros de la SA se ha colapsado en la DSA. El hecho de que SA no defienda sistemáticamente un partido obrero independiente no es el camino que llevará a la construcción de un partido de este tipo en los EE.UU., que se necesita con tanta urgencia, como revela la crisis actual.

Sanders va a ser claramente utilizado por la campaña de Biden para tratar de canalizar a sus partidarios en el apoyo a los demócratas y a Biden. Esto lo afirma abiertamente ahora.  Sanders incluso ha llegado a atacar como “irresponsables” a algunos de sus partidarios que declararon que no apoyarán a Biden, haciendo así la voluntad del liderazgo demócrata.

Un nuevo partido de la clase obrera y la juventud americana sólo puede construirse sobre la base de una lucha, incluyendo un desafío electoral a ambos partidos capitalistas existentes. ¡Ahora es el momento de la huelga! Desafortunadamente, Sanders ha perdido la oportunidad.

Algunos en la izquierda de EEUU instan a los partidarios de Sanders a seguir votando por él en las próximas primarias, para maximizar el número de sus partidarios como delegados a la convención demócrata. Daniel Denvir publicó un artículo en el sitio web de Jacobin, “Bernie debe reorganizar su organización de campaña, no desmantelarla” (11 de abril de 2020). En este artículo, Denvir argumenta que la campaña de Sanders, en esencia, debe mantenerse con el fin de empujar el programa del Partido Demócrata hacia la izquierda, y mantener algunos de los cambios de procedimiento que se hicieron para reducir marginalmente el papel de los “super delegados” en las convenciones del Partido Demócrata. En otras palabras, la idea de una lucha por hacer lo imposible – transformar el Partido Demócrata. Si los dos intentos fallidos de Sanders para asegurar la nominación del partido ilustran algo, es la imposibilidad de transformar un partido capitalista, como los Demócratas, en uno que represente genuinamente a los trabajadores y sus familias.

Según los informes de la CNN del 8 de abril de 2020, y otros medios de comunicación, Obama estaba en contacto regular con Sanders antes de su retirada de la carrera. El equipo de campaña de Sanders también ha tenido reuniones con los equipos de Biden.

Los partidarios de Sanders han empezado a criticar cómo se desarrolló la campaña del 2020. La campaña nacional, argumentan, fue dirigida por “consultores políticos del establishment mercenario altamente pagados” algunos de los cuales ahora se han pasado a la campaña de Biden o están buscando otros puestos en el establishment del Partido Demócrata, lo que ilustra el enfoque político de Sanders durante la campaña de 2020.

Dada la crítica situación que se está desarrollando en los EE.UU., no se excluye que la campaña de Biden proponga verbalmente alguna fraseología más radical. Sin embargo, si es elegido, el gobierno de Biden seguramente tomará medidas para atacar a la clase obrera y tratar de hacer que los trabajadores paguen por la crisis del coronavirus.

Se necesita un nuevo partido obrero y un programa socialista

Estas conmociones y trastornos colocan la cuestión de un nuevo partido establecido por la clase obrera estadounidense. Bajo estas condiciones, y teniendo en cuenta el carácter de la sociedad de EE.UU. una vez que este proceso comienza, podría desarrollarse a la velocidad del rayo. Los sindicatos y los partidarios de la campaña de Sanders pueden desempeñar un papel decisivo en la adopción de medidas para formar dicho partido. Es posible que este proceso no comience a nivel federal (nacional), especialmente dada la naturaleza altamente burocrática y corrupta de la mayoría de los dirigentes sindicales. A nivel estatal y municipal, pueden desarrollarse iniciativas locales en las que participen los sindicatos, los trabajadores de base y otros. Si esto ocurre, podría desarrollarse a nivel federal.

La idea general del socialismo ya está presente en los EE.UU., como una alternativa al capitalismo. Es necesario llenar este sentimiento general con demandas concretas y un programa para derrotar al capitalismo y explicar lo que es una alternativa socialista democrática.  El surgimiento de la clase obrera, como una clase llamada para cambiar la sociedad, ya está empezando a surgir. Esto puede desarrollarse a gran velocidad a medida que se desarrolla esta crisis. Los co-pensadores del CIT en los EE.UU., el Grupo Socialista Independiente, intervendrán en estos desarrollos históricos para ayudar a los trabajadores a sacar las conclusiones sobre la necesidad de un partido propio, y la necesidad de un programa socialista para derrotar al capitalismo en los EE.UU., su base más fuerte.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here