Inicio Formación Política Huelga general de mayo de 1968 – Cuando los trabajadores franceses desafiaron...

Huelga general de mayo de 1968 – Cuando los trabajadores franceses desafiaron al capitalismo

407
0
Compartir

En el mundo actual, preocupado por hablar de “una nueva Guerra Fría” entre las grandes potencias, los acontecimientos de hace medio siglo en un país europeo alejado de Estados Unidos pueden parecer poco relevantes. Pero para aquellos que quieren entender cómo se puede crear un mundo diferente -uno socialista-, vale la pena mirar los “acontecimientos” de mayo de 1968 en Francia, como explica Clare Doyle, integrante del Secretariado Internacional del Comité por una Internacional de los Trabajadores, CIT.

[Documento de archivo]

 

Clare Doyle

Comité por una Internacional de los Trabajadores, CIT.

 

Contexto histórico 

En aquellos días, había una Guerra Fría, pero era una entre dos sistemas sociales muy diferentes. Las economías de Occidente eran capitalistas, basadas en la propiedad privada y el beneficio. En el “Este” eran de propiedad estatal, burocráticamente dirigidas, pretendiendo ser “socialistas” pero excluyendo a los trabajadores, a veces brutalmente, de cualquier toma de decisiones -en el trabajo o en la sociedad.

 

A ambos lados de la “cortina de hierro” el miedo a la “destrucción mutua asegurada” quedó en manos de las potencias nucleares. Pero tanto los regímenes capitalistas como los estalinistas temían una revolución en cualquier parte, que pusiera el poder firmemente en manos de representantes democráticamente elegidos de la clase obrera.

 

En Francia, en mayo de 1968, una revolución de este tipo era totalmente posible y se habría extendido como un reguero de pólvora por toda Europa -Oeste y Este. Podría haber saltado a través del Atlántico (y el Pacífico) hasta los Estados Unidos, donde la rabia para tal conflagración se estaba acumulando en los movimientos contra la guerra, por la libertad de los negros y por los movimientos de mujeres, lo que también contribuyó a una ola masiva de disturbios de la clase obrera.

 

Cómo comenzó todo

En Europa, después de la Segunda Guerra Mundial, se había producido un rápido aumento de la producción, especialmente en la industria, pero muchos trabajadores vivían en barrios marginales y ganaban salarios que no les permitían comprar los mismos coches, lavadoras, neveras y cocinas que estaban produciendo. En Francia, la Quinta República establecida por el General de Gaulle en 1958 se basaba en un “Estado fuerte” que tenía (y sigue teniendo) poderes dictatoriales para derrocar al parlamento cuando el presidente lo considera necesario y para llamar a las tropas a la calle.

 

Los estudiantes estaban empezando a expresar sus propias insatisfacciones – sobre las aulas abarrotadas, las reglas y regulaciones anticuadas, de la guerra en Vietnam y el apartheid en Sudáfrica. Sus protestas -las del interior de las universidades, con protestas y debates las 24 horas en las calles- fueron brutalmente atacadas por las fuerzas del Estado, incluyendo a los odiados CRS (Compagnies Républicaines de Sécurité), la policía semimilitarizada. Los campus universitarios fueron cerrados. Algunos líderes estudiantiles fueron llevados a juicio y encarcelados. Cientos de personas fueron arrestadas, miles fueron golpeadas brutalmente en las manifestaciones y cientos fueron hospitalizadas.

 

La elite gobernante -el gobierno en particular- estaba dividida sobre si continuar con la represión o hacer concesiones. Esta es una característica típica de cualquier situación revolucionaria en desarrollo. En París, a principios de mayo de 1968, las concesiones envalentonaron a los estudiantes. Más manifestaciones vieron más lesiones y más simpatía de las capas medias de la sociedad.

 

Los sindicatos comienzan a convocar manifestaciones de solidaridad fuera de París. Los estudiantes de cientos de escuelas secundarias (liceos) hacen huelga y ocupan sus edificios escolares. Los jóvenes trabajadores comienzan a unirse a las batallas callejeras. “Si pueden hacer esto a los hijos e hijas de los capas altas de la sociedad”, razonaron, “¿Qué pueden hacernos cuando estemos en las calles con nuestras demandas?” Los gritos fueron para que De Gaulle renunciara: “¡Charlie, diez años es suficiente!”

 

Los líderes del Partido “Comunista” de Francia comenzaron condenando a los estudiantes como anarquistas, trotskistas y maoístas “jugando a la revolución”. Pero la presión de abajo por una acción de solidaridad con los estudiantes obligó a la federación sindical dirigida por el PC, la CGT, junto con la más “moderada” CFDT y también el sindicato de profesores, la FEN, a convocar una huelga general de 24 horas para el lunes 13 de mayo.

 

Escalada

Este fue el único llamamiento oficial a la huelga en Francia durante todo el “mes de la revolución” y, sin embargo, el movimiento que se desarrolló se convirtió en la huelga general más poderosa de la historia. Ese día, más de cinco millones de trabajadores se declararon en huelga. Un millón de personas se manifestaron en las calles de París y decenas de miles en otras ciudades de Francia. Los dirigentes sindicales esperaban que esto actuara como la válvula de una olla a presión y que después, los trabajadores se inclinarían una vez más bajo el yugo de la explotación capitalista.

 

Lejos de eso! Algunos trabajadores de una fábrica – Sud Aviation en Nantes – decidieron seguir en huelga y ocupar su fábrica. Pusieron la bola en movimiento. Miles de trabajadores después, siguieron el ejemplo – huelga y ocupación de plantas automotrices, astilleros, hospitales, minas de carbón, depósitos de transporte y oficinas de correos. Escuelas, tiendas, hospitales, oficinas, teatros fueron ocupados. Los trabajadores agrícolas comienzan protestas en granjas y depósitos y sus sindicatos convocan a una manifestación nacional el 24 de mayo.

El 18 de mayo, el país estaba casi paralizado y la organización fascista Occidente no puede reunir más de 2.000 personas para una manifestación destinada a romper la huelga.

Para el lunes 20 de mayo, seis millones de personas estaban en huelga y ocupando sus lugares de trabajo, creando comités para llevar a cabo la huelga y organizando rotaciones para cuidar la maquinaria y el equipo. En algunos casos, encerraban a los jefes en sus oficinas y los alimentaban con cubos que bajaban por los tragaluces. Por todas partes se izaban banderas rojas y se cantaba el famoso himno obrero de la Internacional. Fuera de algunas fábricas, las efigies de los jefes colgaban de los andamios!

 

Abogados, arquitectos, funcionarios, maestros, jugadores de fútbol, banqueros, trabajadores de tiendas departamentales y trabajadores de centrales nucleares se estaban involucrando. Al igual que en las grandes protestas de 1936, incluso los bailarines del Folies Bergeres se unieron, quejándose de sus condiciones de trabajo y soñando con una vida diferente. El festival de cine de Cannes fue cancelado, los trabajadores de la radio y la televisión estatales tomaron el control de los programas y las noticias e incluso los jugadores profesionales de fútbol se declararon en huelga. Los puertos estaban paralizados, los marineros y la policía comienzan a amotinarse.

“Fábrica ocupada por los trabajadores”, dice el cartel.

 

Los trabajadores de cuello blanco de la sede de la organización patronal (CNPF) ocuparon la sala de juntas. Los comités de todas partes discuten cómo funcionará una sociedad futura, a menudo en términos de democracia socialista o comunista. El principal partido obrero, el Partido Comunista pro estalinista, está lleno de tensiones mientras intenta mantener la línea, declarando que no se trata de una huelga política.

 

El viernes 24 de mayo, 10 millones de personas, más de la mitad de la población activa francesa, estaban en huelga. Violentas batallas se libraron en las calles de París, donde se construyeron barricadas por primera vez desde la lucha de liberación contra la ocupación fascista alemana al final de la Segunda Guerra Mundial.

 

El 25 de mayo comienzan las conversaciones tripartitas entre el gobierno de De Gaulle, la patronal y los dirigentes sindicales… ¡que siguen insistiendo en que la lucha no es política! Después de tres días y noches de conversaciones, se acuerda un paquete muy generoso de reformas -sobre salarios, vacaciones, tiempo de trabajo, etc.-. Estas reformas fueron producto de acontecimientos revolucionarios, pero no fueron suficientes para saciar la sed de los millones de trabajadores que ocupaban sus lugares de trabajo. Al día siguiente, en las gigantescas fábricas de automóviles y en otros lugares, cuando los líderes sindicales los presentan, son rechazados sin ceremonias. Los trabajadores están luchando por algo más, que todavía no ha sido articulado por ninguno de sus líderes “tradicionales”.

 

¿Y ahora qué?

Cincuenta mil personas llenan el Estadio Charlety para un mitin organizado por la izquierda no comunista sobre una alternativa política al gaullismo y al capitalismo. La CGT convoca a una manifestación para el 29 de mayo y medio millón de huelguistas marchan por la capital. Ese día, De Gaulle hace las maletas y sale volando de Francia, diciendo al embajador americano que el futuro “depende ahora de Dios”.

 

Pero los líderes obreros no tienen ningún programa para tomar el poder que yace en las calles. Aquellos que tienen una idea de lo que se necesita no tienen una voz lo suficientemente fuerte. Los trabajadores esperan un programa de acción alternativo de los “comunistas”, pero no hay nada que hacer. Más tarde, los dirigentes del PC dirán que el estado era demasiado fuerte, pero el estado ya se estaba desintegrando.

 

Situación Revolucionaria

Existía una situación clásica de doble poder: una situación revolucionaria con la capa dominante hecha jirones, la clase media del lado de la clase obrera y adoptando sus métodos de lucha -ocupaciones, manifestaciones- y la clase obrera en movimiento y lista para luchar hasta el final. Los trabajadores de los países vecinos ya habían mostrado su solidaridad en la acción y en las palabras – negándose a hacer el trabajo de los trabajadores franceses en huelga, como imprimir material del gobierno, mover bienes dentro o fuera del país, etc.

 

Entonces, ¿qué podría haber hecho una dirección revolucionaria con una base de apoyo de masas para completar la revolución en Francia en mayo de 1968? La idea de vincular los comités de huelga a nivel local, regional y nacional para formar un gobierno alternativo fue presentada por personas cuya voz era demasiado pequeña, que carecían de una base en el movimiento obrero.

 

Los “trotskistas” de la IV Internacional, con los que Militant (precursor del Partido Socialista en Inglaterra y Gales) había roto en 1965, le dieron la espalda a la clase obrera, diciendo que no pasarían a la acción durante al menos 20 años. En Francia, se concentraron en el movimiento estudiantil y en otras partes en la revuelta contra el dominio colonial. Cuando uno de sus líderes, Ernest Mandel, expresó esta opinión en Londres en una reunión pública en la primavera de 1968 – justo un mes antes de la explosión de mayo – fue desafiado por el editor de Militant, Peter Taaffe, insistiendo en que no pasaría mucho tiempo antes de que los trabajadores de Francia, con sus tradiciones revolucionarias, se pusieran en marcha de nuevo. En los primeros días de los “acontecimientos” en sí mismos, señaló a una reunión de la London School of Economics que una señal segura de que se estaba gestando una revolución era que los niños de 12 y 13 años trataban de unirse a las manifestaciones y los maestros los encerraban en sus aulas… ¡hasta que ellos mismos se declararon en huelga!

 

“Francia es el país en el que la lucha de clases llega a su fin”, dijo Friedrich Engels, el gran co-pensador de Marx. La situación estaba podrida para una toma de poder revolucionaria y se habían desarrollado ejemplos de comités de huelga conjuntos de trabajadores, estudiantes y pequeños agricultores que tomaban el relevo de las viejas fuerzas estatales.

 

En Nantes, la sede de Sud Aviation, donde se inició la huelga, se formó un comité de este tipo al principio del movimiento. En la región del Loira Atlántico se hizo con el control de todos los aspectos de la sociedad: producción, distribución e intercambio. Los pequeños agricultores traían comida a las ciudades, los precios y las tarifas se mantenían bajos, la policía era reemplazada por estudiantes y trabajadores que patrullaban los vecindarios, y se instaba a otras áreas a que hicieran lo mismo.

 

Si en todas las regiones de Francia se hubieran desarrollado organismos representativos similares y enviado delegados electos a un consejo nacional, los comités de lucha se habrían convertido en órganos de gobierno de los trabajadores. Como en Rusia en octubre de 1917, una dirección revolucionaria de confianza habría tomado todas las medidas necesarias para poner al grueso de las fuerzas estatales existentes al lado de un gobierno socialista. Habría hecho un llamamiento a los trabajadores de todos los demás países para que siguieran su ejemplo y paralizaran la posibilidad de una intervención militar desde el exterior.

 

Pero los líderes de las principales federaciones sindicales y del Partido Comunista eran los que menos querían una revolución exitosa. Si los trabajadores pudieran tomar el poder en una economía industrial desarrollada, sabían, inspiraría a los trabajadores de la Unión Soviética para que se deshicieran de la burocracia parasitaria y reconstruyeran la verdadera democracia obrera – ¡la Guerra Fría se habría derretido como la nieve bajo los rayos del sol! Literalmente lo traicionaron.

 

El Fin

Los dirigentes instaron a los trabajadores a que volvieran a trabajar, pero en realidad más trabajadores se unieron a la huelga, en busca de una forma de cambiar la sociedad para siempre. Pero las fuerzas políticas que conocían no les dieron ninguna pista. De Gaulle regresó a Francia, convocando a elecciones inmediatas y movilizando a las fuerzas de la reacción en las calles. La policía y el ejército se movilizaron contra los huelguistas y las organizaciones de izquierda. Cientos de trabajadores militantes fueron despedidos, varias organizaciones de izquierda fueron proscritas.

 

En las elecciones parlamentarias de junio, los gaullistas ganaron y el Partido Comunista perdió votos, no por una nueva sociedad socialista, sino por “la ley y el orden”. Sin embargo, en el plazo de un año, De Gaulle fue reemplazado por Georges Pompidou, al igual que el presidente francés de hoy, un ex banquero de Rothschild.

 

Los beneficios iniciales del acuerdo tripartito se vieron socavados por la inflación y la continuación de la explotación capitalista en general. Pero los sindicatos crecieron en número y en 1969 varias fuerzas socialistas se unieron para lanzar un nuevo Partido Socialista. Francois Mitterand se convirtió en su líder en 1972 y en menos de una década fue elegido presidente del país. El año 1981, el Partido Socialista fue elegido para gobernar por un 55% del electorado.

 

Sin un programa total de nacionalización y control y gestión democrática de los trabajadores, incluso un gobierno “socialista” por su nombre terminará implementando políticas en interés del 1% más rico – la clase capitalista. Esta fue la lección del gobierno de Mitterand y del gobierno más reciente de Francois Hollande y su “Partido Socialista” que fue expulsado del poder el año pasado con un colapso masivo en su votación.

 

¿Un nuevo’68?

Hoy, Francia está inmersa en una nueva competencia entre las clases. Emmanuel Macron está decidido a impulsar un programa de “reformas” antiobreras. Los trabajadores y la juventud de Francia están decididos a luchar contra ella. Los trabajadores ferroviarios están en huelga para evitar la privatización de los ferrocarriles y los ataques a sus salarios y condiciones. Los estudiantes de escuelas y universidades están luchando contra un sistema de selección destinado a excluir a los niños de la clase obrera. Días de acción en los que millones de trabajadores y jóvenes hacen huelga y se manifiestan juntos.

 

Un nuevo ’68 está en el aire, pero aún podría ser disipado por un fracaso de los líderes sindicales y de figuras populares de izquierda como Jean-Luc Mélenchon y Olivier Besancenot para movilizarse en una lucha hasta el final. La historia nunca se repite exactamente y se necesita tiempo para construir una dirección que sea capaz de conducir el torrente de la revolución hacia la victoria.

 

El descontento, incluso la ira, está en todas partes en el mundo de hoy, especialmente en Estados Unidos, donde los estudiantes y los trabajadores de las escuelas han estado demostrando una nueva militancia contra las injusticias de un mundo capitalista cruel. Una mirada a la mayor huelga general de la historia puede inspirar en una nueva generación la confianza de que el socialismo puede ganarse, no sólo en un país -dondequiera que estalle primero- sino que en todo el mundo.

 

La historia tiene lecciones para todos nosotros si nos tomamos un poco de tiempo para mirarla. ¿La conclusión? “¡Somos muchos, ellos son pocos!” Un mundo socialista es posible!

 

  • Anexamos abajo un fragmento documental de los acontecimientos de mayo de 1968, en Francia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here