Inicio Internacional El gobierno de Modi planea cambios draconianos en las leyes laborales de...

El gobierno de Modi planea cambios draconianos en las leyes laborales de la India

52
0
Compartir

Rashme Madhavan, Nueva Alternativa Socialista (CIT India), Chennai India

[Imagen: El Primer Ministro de la India, Narenda Modi (Foto: Wikimedia/CC)]

Dada la situación de Covid-19, aunque no con el mismo entusiasmo, sin embargo, el mundo entero celebró recientemente el Día de Mayo de los trabajadores. Irónicamente, aquí en la India en el mismo mes de mayo, en contra del ideal del Día de Mayo los principales estados de la India se movieron para destruir las conquistas duramente ganadas por la clase trabajadora. Los estados gobernados por el BJP han enmendado las leyes laborales favoreciendo fuertemente a la clase capitalista. Los demás gobiernos estatales de la India también están planeando aplicar estos cambios draconianos en las leyes laborales.

Desde que comenzó el bloqueo, la situación de todos los sectores de la clase trabajadora empeoró drásticamente. El gobierno antipobre de Modi comenzó a utilizar la crisis del coronavirus como una carta de triunfo para cubrir sus ineficiencias.

La Nueva Alternativa Socialista ya ha comentado cómo los trabajadores migrantes sufrieron a causa de la mala gestión del régimen de Modi. También afectó a los trabajadores de otros sectores de la economía. Los trabajadores sanitarios se vieron obligados a trabajar sin el equipo de protección adecuado. Los trabajadores del sector público se vieron obligados a sacrificar una parte de su salario para el fondo “PM Cares” (El Primer Ministro se Preocupa). Muchos trabajadores del sector privado y del sector de la tecnología de la información tuvieron que aceptar un recorte salarial. Los empleadores tomaron medidas extremas de despido para salvar sus ganancias.

Aunque este es un escenario global, el gobierno autoritario del BJP ha dado un paso más para hacer retroceder a la sociedad.

El fracaso del régimen de Modi

La grave violación de los derechos de los trabajadores se denomina eufemísticamente “reformas de la legislación laboral”. ¿Reformas en beneficio de quién? La reforma de la legislación laboral con el pretexto de atraer inversiones empujará a los trabajadores a niveles infrahumanos y devolverá la esclavitud oficialmente.

La Ley sobre la construcción y otros trabajadores de la construcción, de 1996; la Ley de indemnización de los trabajadores, de 1923; la Ley sobre el sistema de trabajo en condiciones de servidumbre (abolición), de 1976, y el artículo 5 de la Ley sobre el pago de salarios, de 1936 (el derecho a recibir salarios puntuales) son las únicas leyes laborales importantes que permanecerán sin diluir, mientras que otras se suspenderán durante tres años.

El término “empleador” en la Ley BOCW se define para incluir tanto a los contratistas como a los propietarios. Por lo tanto, los propietarios y los contratistas se pasan la responsabilidad unos a otros. Del mismo modo, otras leyes no se están aplicando adecuadamente. Si no luchamos por nuestros derechos ahora, esto no será revocado ni siquiera después de tres años.

Es decir, los trabajadores serán privados de sus derechos. Los empleadores pueden contratar y despedir a los trabajadores sin pagar ninguna compensación. Los trabajadores no tendrán ninguna asociación con los sindicatos y no podrán opinar sobre sus salarios y condiciones de trabajo.

Aunque la crisis sanitaria fue impredecible, la crisis económica es causada por el hombre. El Ministro de Finanzas Nirmala Seetharaman anunció que todas las PSU en sectores no estratégicos serán privatizadas. En el sector estratégico, habrá sólo una PSU, como mínimo, y cuatro PSU, como máximo, totalmente propiedad del gobierno. Esta medida, en lugar de promover la autosuficiencia, destruirá la economía india.

En un momento en el que el dinero debe ser utilizado para proteger a los trabajadores (los verdaderos creadores de riqueza), Modi planea reconstruir el parlamento. Se gastan más de 600 millones de rupias en la caída de pétalos de flores como gesto de gratitud a los médicos, enfermeras y otros trabajadores en la primera línea de combate de la nueva pandemia de coronavirus. Incluso esto fue un completo fracaso. Alrededor de 150 profesionales médicos del Colegio Médico del Gobierno y del Hospital ESI, Coimbatore, fueron obligados a reunirse frente al hospital. Después de esperar media hora se dieron cuenta de que los aviones de combate no se presentaron para honrarlos.

El fondo especial de socorro Covid no se utilizó para el transporte de los trabajadores migrantes. Los cientos de miles de trabajadores migratorios que estaban varados en las ciudades, sin salarios ni acceso a alimentos, tenían que pagar sus pasajes de tren. No sólo se les cobraba por estos viajes, sino que tenían que pagar tarifas más altas de lo habitual. Irónicamente, incluso los Ferrocarriles de la India donaron 151 millones de rupias al fondo. A pesar de todo esto, el Ministro de Ferrocarriles de la Unión, Piyush Goyal, tiene la audacia de afirmar que “nadie se ha muerto de hambre en los últimos tres meses”.

El llamado “paquete de estímulo de 20 millones de rupias” está siendo ampliamente criticado por famosos economistas y pensadores radicales. No es más que un número imaginario. Los trabajadores migrantes desempleados necesitan dinero para comprar leche, verduras y aceite de cocina y para pagar el alquiler. En nombre del alivio, el gobierno está dando préstamos a los trabajadores que ya tienen una carga económica y continúa con sus paquetes de rescate para los ricos.

¿Cómo preparar el contra ataque?

La mera consigna de la unidad de los trabajadores, la oposición a Modi y las ridiculeces del régimen no serán suficiente. Desafiar al rabioso régimen de derecha de Modi necesita un programa combativo que sea metódico en su enfoque teniendo en cuenta la conciencia de la clase obrera, especialmente de las capas avanzadas y combativas. Dicho programa debe estar claramente vinculado a la lucha por una alternativa socialista con demandas transitorias:

Rechazar los cambios en la duración de las horas de trabajo, debe permanecer sólo 8 horas.

Detener todos los cambios en las leyes y legislaciones laborales.

Decir no a todos los ataques a los derechos de los trabajadores.

Los salarios mínimos deben ser aumentados a 25.000 rupias por mes, con 100 rupias por hora mínima para todos los trabajadores

Detener todos los planes de privatización; exigimos la renacionalización de todas las industrias y servicios del sector público.

Los sindicatos deben organizar una fuerte resistencia contra estos cambios draconianos.

Esta es una batalla a vida o muerte para la clase trabajadora de la India. Aunque la protesta del 3 de julio de toda la India por parte de los sindicatos centrales es bienvenida, nada que no sea una huelga general política total disuadirá al régimen capitalista de derecha de Modi.

Los trabajadores de todos los sectores, incluidos los trabajadores públicos, privados y trabajadores migrantes, deben unirse como una sola clase para luchar contra esta embestida del régimen de Modi.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here