Inicio Análisis y Perspectivas Una nueva era de crisis capitalista mundial – Revolución y Contrarrevolución

Una nueva era de crisis capitalista mundial – Revolución y Contrarrevolución

226
0
Compartir

3 de julio de 2020

Informe de la reunión internacional de CIT – por Philip Stott (Partido Socialista de Escocia)

[Imagen: Partidarios del Partido Socialista / CIT, en Gran Bretaña (Foto: Senan)]

Los principales representantes del Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT) se reunieron en línea durante el fin de semana, 27/28 de junio. A la reunión del Comité Ejecutivo Internacional (CEI) asistieron 70 camaradas, de las secciones de CIT de todo el mundo. Entre los participantes se encontraban miembros del CEI y visitantes de Sri Lanka, Malasia, India, Sudáfrica, Nigeria, Chile, EE.UU., Inglaterra y Gales, Alemania, Escocia, Irlanda, Francia, Rusia, Austria, Japón y Finlandia.

La reunión comenzó reconociendo, mediante un aplauso sostenido, las contribuciones de décadas de duración de Mick Cotter y Ken Douglas, dos trabajadores a tiempo completo del Partido Socialista (CIT en Inglaterra y Gales), que lamentablemente ambos fallecieron recientemente.

Tony Saunois del Secretariado Internacional (SI) presentó la primera sesión del CEI, titulada “Una nueva era de crisis capitalista mundial – revolución y contrarrevolución”. A esto siguió en el segundo día una discusión sobre la construcción del CIT en el nuevo período.

En la sesión de apertura, Tony enfatizó que esta reunión especial del CEI se estaba llevando a cabo durante una crisis sin precedentes para el capitalismo global. Una tarea clave de la reunión del CEI, explicó Tony, era preparar al CIT teórica, política y organizativamente, para una situación mundial completamente cambiada.

Gran acelerador

La pandemia de Covid-19 ha sido el gran acelerador de las múltiples crisis que ya existían en el capitalismo mundial. La crisis económica se ha apoderado del sistema a una velocidad increíble y en una medida para la que no existe un paralelo histórico real.

La pandemia tampoco ha terminado. Mientras que en Europa se ha producido una apertura de la sociedad y un alejamiento del encierro, a nivel mundial el número de infecciones y muertes se está acelerando. En América, la India y el Pakistán, por ejemplo, la crisis está empeorando. Los estados de los Estados Unidos, entre ellos Texas, California y Florida, están teniendo que reponer los cierres o cuarentenas , como ha ocurrido en algunas partes de Europa. A nivel mundial, diez millones de personas han sido infectadas con Covid-19.

Tony señaló que los tres elementos del equilibrio capitalista identificados por Trotsky – el desarrollo económico, las relaciones de clase y el entorno geopolítico – se estaban rompiendo.

Económicamente, el mundo ha sido arrojado a un período de depresión capitalista, que tiene características de los años 30. No puede haber un retorno del capitalismo ni siquiera al período anterior a la crisis mundial de 2007/08.

La tensión entre las clases ha crecido enormemente durante la crisis del Covid-19. La desigualdad de clases se ha expuesto aún más, y es muy probable que la lucha de clases estalle en una serie de países. De hecho, el movimiento Black Lives Matter (Las Vidas Negras Importan) -en el que los jóvenes de la clase obrera han desempeñado un papel central- se vio en parte conformado y condicionado por la agudización de los antagonismos de clase producidos por los cierres.

Geopolíticamente, el auge de China y el relativo declive del imperialismo estadounidense se ha agudizado cualitativamente en los últimos meses. Añade otro elemento explosivo más a una crisis ya volátil y de rápido movimiento para la clase dominante a nivel internacional.

Una burguesía temerosa e incierta ha respondido a la pandemia y a la crisis económica con niveles de intervención estatal sin precedentes. Tony describió los 17 billones de dólares en medidas de estímulo aplicadas hasta ahora como esfuerzos de “aguar la situación” para evitar un colapso económico.

Sin embargo, eso es todo lo que se ha logrado, no una recuperación sino evitar la desintegración del sistema del lucro. Aunque la clase dirigente espera una recuperación en forma de V -un rápido repunte de la actividad económica- la realidad va a ser diferente. Sólo en los EE.UU., más de 40 millones de trabajadores han sido despedidos en los últimos tres meses.

A medida que se terminan los planes de permisos en Europa y los Estados Unidos, es probable que haya un tsunami de despidos para los trabajadores y especialmente para los jóvenes. El FMI ha empeorado recientemente sus expectativas de contracción económica para todo el 2020 de -3% en abril a -4,7% en junio.

El economista estadounidense Nouriel Roubini señaló recientemente que el capitalismo estadounidense tardó diez años en crear 10 millones de puestos de trabajo tras la crisis financiera de 2007/08. Pero sólo dos meses – en abril y mayo de 2020 – para perder 30 millones de puestos de trabajo.

Si bien es inevitable una cierta recuperación del crecimiento a medida que se levanten los cierres en algunas de las economías capitalistas avanzadas, se tratará de una depresión mundial de larga duración. De hecho, Roubini -uno de los analistas más previsores del capitalismo- ha predicho que el decenio de 2020 será un “decenio de miseria y depresión”.

Como ha explicado el CIT en sus recientes declaraciones sobre la nueva situación mundial, el manual neoliberal que ha dominado la política de la clase dominante durante 40 años, ha sido destrozado. El uso del Estado para rescatar y defender el capitalismo ha ido bastante lejos. Una forma de keynesianismo – la intervención del Estado y el estímulo para salvar el sistema – se está utilizando ampliamente en Europa, los EE.UU., Japón y China.

Sin embargo, en el mundo neocolonial -incluidas partes de América Latina, África y Asia donde el Covid-19 está causando estragos en la sociedad- la debilidad de la burguesía significa que las intervenciones del Estado no son posibles a la misma escala. Este será un factor importante que contribuirá a los acontecimientos explosivos e incluso revolucionarios que pueden estallar en una serie de países en los próximos meses y años.

Sin embargo, las políticas de tipo keynesiano serán utilizadas durante un período adicional por la clase dominante. Esto ya se ve en Alemania, el Reino Unido y otros Estados que buscan desesperadamente el retorno al crecimiento sostenible. Sin embargo, en un momento dado, los ataques al gasto público en servicios, educación, salarios y puestos de trabajo son inevitables, e incluso junto a una mayor intervención estatal.

Tony siguió desarrollando la importancia geopolítica del declive de los EE.UU. como potencia mundial y el fortalecimiento de China. Señaló que en América Latina -la puerta del imperialismo estadounidense- 14 de los 20 países han suscrito la política imperialista de “la ruta y el cinturón” de China. China es ahora el mayor socio comercial de Argentina. La ONU tiene 15 departamentos especializados, cuatro de los cuales son dirigidos actualmente por los chinos.

El declive del imperialismo estadounidense también ha llevado a Trump a embarcarse en una serie de guerras y conflictos comerciales con China y otras potencias mundiales. El comportamiento impredecible de Trump y sus desastrosas acciones sobre el Covid-19 han acelerado el declive de los EE.UU.

Hoy en día, que es un punto de inflexión, en general, hay dos polos distintos que empiezan a surgir en torno al capitalismo estadounidense y chino, uno que se está debilitando y otro que se está fortaleciendo.

Todavía no está claro hasta qué punto China se eleva y los Estados Unidos caen. Puede que no haya un ganador, pero en su lugar, una serie de prolongadas escaramuzas y enfrentamientos pueden tener lugar durante un período prolongado de tiempo. Esto estará lleno de contradicciones. Por ejemplo, el capitalismo alemán tiene grandes intereses en China. Volkswagen, por ejemplo, exportó 4,7 millones de coches a China en 2017. Este es un mercado que no querrá perder. El enfoque antichino de Trump ha provocado enfrentamientos con Merkel. Al mismo tiempo, el capitalismo alemán está entrando en conflicto con China por su intento de penetrar en los mercados de Europa del Este, lo que amenazará los intereses alemanes.

Lo que está claro es que después de décadas de globalización -el capital busca nuevos mercados y desplaza la producción a economías con salarios más bajos- el mundo ha entrado en un período de desglobalización. El año pasado el comercio mundial había comenzado a declinar. En esta fase, hay un retroceso hacia el nacionalismo económico y los enfrentamientos entre Estados. Durante los años de auge, hay más cooperación entre los bloques de poder, y una tendencia a tratar de superar – pero nunca completamente – las fronteras del Estado-nación. Esto se está convirtiendo ahora en su contrario.

Esta tendencia se puede observar en la Unión Europea (UE), donde se puede plantear la posible ruptura de la zona del euro y de la propia UE. Los conflictos entre los estados del sur de Europa, incluyendo Italia y España, y los estados del norte, como Alemania y los “cuatro frugales”, ya han surgido durante esta crisis. Las tensiones no sólo estallarán entre el norte y el sur, sino también entre Europa occidental y oriental.

Conflicto militar

La inestabilidad mundial también puede dar lugar a conflictos regionales. Los esfuerzos de Israel por anexionarse la Ribera Occidental podrían dar lugar a un nuevo conflicto militar regional. China y la India también se han enfrentado a lo largo de su larga frontera compartida. Aunque no es probable que se produzca una nueva guerra mundial, las guerras regionales pueden estallar en cualquier número de “puntos calientes”.

La escala de la crisis económica y su impacto en los países neocoloniales ha sido dramática. Tanto en Bangladesh como en la India, las pérdidas masivas de puestos de trabajo derivadas del Covid-19 han dado lugar a una migración masiva de trabajadores desempleados que regresan al país. La escasez de alimentos en el Perú ha provocado hambre y luchas masivas en el Ecuador. En Bolivia, la federación de sindicatos y los mineros del estaño se han movilizado contra los ataques del gobierno.

Al principio de la pandemia, todos los gobiernos vieron incrementado el apoyo, pero ahora se ha convertido en lo contrario. Los mayores perdedores, como Tony señaló, son Trump, Bolsonaro en Brasil, Johnson en el Reino Unido y Macron en Francia. En un contexto de creciente oposición, las divisiones en la administración Trump se están ampliando, con sectores decisivos de la clase dirigente de los EE.UU. en su contra. La derrota de Trump en las elecciones presidenciales de noviembre es ahora más probable.

Si bien hay algunas excepciones, como Alemania, Irlanda y Escocia, donde los líderes y gobiernos han visto que han tenido una “buena crisis”, esto no durará ya que el conflicto de clases sobre el impacto económico y social de la crisis pondrá ahora a prueba a todos los gobiernos capitalistas.

BLM – Black Lives Matter

El histórico movimiento contra el racismo y los asesinatos policiales bajo la bandera del movimiento Black Lives Matter (Las Vidas Negras Importan) ha tenido un gran impacto a nivel internacional. Ha habido un levantamiento contra la policía de los EE.UU. y Trump. Incluso se ven elementos de una guerra civil. No en el sentido de una repetición de 1861-5, sino reflejando la profunda polarización de la sociedad estadounidense actual.

Protestas contra la brutalidad policial y racismo en EE.UU.

Se han hecho comparaciones con las luchas por los derechos civiles en los EE.UU. en los años 60 y 70, tal ha sido la escala del movimiento. Pero una diferencia clave fue que los años 60 fueron un período de auge económico, al menos en los EE.UU. y los países capitalistas avanzados. Hoy en día, el movimiento BLM ha tenido lugar en el contexto de un sistema en su mayor crisis desde los años 30.

El carácter de clase trabajadora del movimiento BLM y la escala del colapso económico le ha dado a la lucha un agudo filo. La “Política de Identidad” ha estado presente, pero en los EE.UU. y el Reino Unido, por ejemplo, no ha sido el punto de vista dominante. La apertura a las ideas revolucionarias socialistas y anticapitalistas ha sido sorprendente, así como el desarrollo de la conciencia de clase.

Este cambio de conciencia se reflejó en el inusual foro de la revista “Teen Vogue”, que tweeteó a finales de junio un enlace a su artículo de 2018: “¿Quién es Karl Marx?”: Conoce al Erudito Anticapitalista’. El artículo comienza: “Las ideas del erudito comunista son más frecuentes de lo que se imaginan”. Siguieron este artículo en mayo con un artículo que preguntaba, “¿Qué es el socialismo democrático y por qué está creciendo más popular en los EE.UU.?” Estos ejemplos subrayan el punto que el CIT ha hecho consistentemente, que no se puede ver la conciencia a través del prisma de ayer.

Los disturbios por comida son cada vez más probables de estallar en los EE.UU. El periódico The British Guardian publicó un artículo a finales de junio que entrevistó a académicos y fuentes policiales que predijeron disturbios y enfrentamientos entre los jóvenes y el Estado durante el verano. Se han visto enfrentamientos entre los jóvenes y la policía en Francia y Alemania.

La disminución de la base social de apoyo a los gobiernos capitalistas, como resultado de la crisis, también está llevando a un mayor uso de medidas autoritarias por parte del Estado. Modi, en la India, ha estado llevando al nacionalismo hindú y al fascista RSS a apuntalar su base, por ejemplo.

En Francia y otros países europeos se han aprobado leyes antidemocráticas bajo la cobertura del Covid para utilizarlas contra un movimiento de masas en desarrollo. El racismo y los intentos de dividir a la clase obrera, como la explotación de la “política de identidad”, serán cada vez más utilizados por las elites capitalistas, que recurren a la represión, y más tarde incluso a la contrarrevolución, cuando se enfrentan al creciente espectro del desafío revolucionario de la clase obrera y la juventud a su sistema.

Reformismo

La escala de la crisis que enfrenta el capitalismo global no tiene precedentes. Y otra característica clave del período reciente ha sido el colapso y la implosión política de las nuevas fuerzas de izquierda que surgieron tras la última crisis de hace una década.

En los EE.UU., el movimiento de Sanders ha implosionado, con Sanders respaldando al demócrata neoliberal Joe Biden. En el Reino Unido, el corbinismo fue derrotado. El nuevo líder laborista, Keir Starmer, ha hecho que los laboristas vuelvan al llamado “centro” blairista.

Casi todas las formaciones de izquierda y muchos de los líderes sindicales han buscado una forma de “unidad nacional” con los intereses capitalistas durante la crisis. En Brasil, la formación de izquierda PSoL se unió a un frente popular contra el Bolsonaro con los partidos capitalistas. Podemos ha formado un gobierno de coalición con los socialdemócratas en España.

Por lo tanto, las demandas de construcción de nuevos partidos obreros son cruciales para este período. Nacerán nuevos partidos, pero gran parte de la nueva izquierda, que es ahora la vieja izquierda, es incapaz de hacer frente a la magnitud de la crisis y a las políticas socialistas necesarias para superarla.

El CIT se basa en la “doble tarea” de construir nuevos partidos obreros de masas, pero también en la necesidad de fortalecer y construir nuestras propias fuerzas revolucionarias. No adoptamos el enfoque de esperar simplemente a que aparezcan nuevos partidos de masas.

Es esencial que el CIT haga un llamamiento a los trabajadores y especialmente a los jóvenes cuyo futuro está siendo devastado bajo este sistema, para que se unan a una organización marxista hoy. Para algunas de las secciones del CIT, será posible crecer rápidamente en el período que se está abriendo.

Tenemos que ser audaces y mirar hacia aquellos que podemos ganar al marxismo mientras hacemos campaña en los sindicatos para la construcción de nuevos partidos de la clase obrera.

Tony concluyó refiriéndose a 1914 y al estallido de la Primera Guerra Mundial que precipitó el colapso de la vieja izquierda en torno a la Segunda Internacional, la mayoría de cuyos miembros apoyaron vergonzosamente la matanza imperialista.

Un relativamente pequeño puñado de marxistas se puso de pie contra esa corriente. Incluían a Lenin y Trotsky, Luxemburgo y Liebknecht, y Connolly y Maclean, entre otros. Pero fueron estas fuerzas, basadas en la clase obrera y las ideas del socialismo científico, las que anticiparon correctamente la marcha de los acontecimientos que conducirían al éxito de la Revolución Rusa y los desafíos revolucionarios al dominio capitalista a nivel internacional.

La reciente escisión por la que pasó el CIT, aunque no en la misma escala que en la Segunda Internacional en 1914, sirvió como preparación para el enorme impacto de Covid-19 y el cambio de la situación mundial. En ese sentido, fue una preparación necesaria, que permitió al CIT hacer frente a los nuevos desafíos, con un audaz programa socialista, y utilizando el método de programa de transición, elaborado por Trotsky.

Habiendo visto la amenaza de la desintegración de sus fuerzas marxistas-trotskistas, y habiendo superado ese desafío fortalecido políticamente, el CIT está ahora avanzando enérgicamente.

Discusión

A la introducción siguió un debate amplio y sumamente informativo. Matt, de Escocia, destacó la esperada masacre de empleos que probablemente llevará a la pérdida del 10% de todos los empleos de la economía escocesa. A las protestas de BLM en Escocia asistieron más de 10.000 jóvenes y hubo una respuesta abrumadoramente positiva a nuestras ideas socialistas y de clase. La cuestión nacional en Escocia – la demanda de independencia – también se está volviendo cada vez más importante, reflejando la polarización de clase en la sociedad. El apoyo a la independencia ha aumentado durante la pandemia, y el 70% de los menores de 35 años apoyan actualmente este llamamiento.

Sarah, de Inglaterra y Gales, también comentó sobre el movimiento antirracista, lo cual fue una confirmación de nuestra perspectiva de que la lucha estallaría en torno a la crisis del Covid. El Partido Socialista fue la única organización de izquierda con una participación organizada consistente y audaz en el movimiento BLM desde su comienzo. Muchas fuerzas de la izquierda, incluyendo los miembros que abandonaron el CIT, el año pasado, habían sacado conclusiones pesimistas sobre el potencial de la clase obrera para luchar y se enfrentaban a una dirección oportunista. El movimiento BLM estalló contra el racismo y los asesinatos de la policía, pero también contra el sistema en su conjunto. El eslogan “Empleos y hogares – no racismo” presentado por los partidarios del Partido Socialista recibió una amplia y entusiasta respuesta.

Jeff, de los Estados Unidos, explicó que la propagación de la segunda ola del virus ya estaba golpeando, y que varios estados tuvieron que cerrar negocios. Las consecuencias económicas del Covid-19 estaban creando una ira masiva por el desempleo y el hambre. La conciencia de clase se está agudizando al igual que la polarización política. Sin embargo, las fuerzas de derecha que se organizaron para exigir la reapertura de la economía fueron relativamente pequeñas en comparación con las movilizaciones de BLM. Este fue un movimiento brillante pero sin coordinación ni programa. Lo que también estaba claro para los camaradas en los EE.UU. era que la recepción de las ideas de clase y socialistas era abrumadoramente más atractiva que las ideas de la política de identidad que tratan de dividir el movimiento.

Jeff también se refirió a las perspectivas de las elecciones generales en los EE.UU.. Las encuestas han cambiado a favor de Biden y los demócratas – que la clase gobernante de EE.UU. están apoyando que se han cansado de Trump que tiene un 58% de desaprobación. Secciones de las grandes empresas han tenido que decir que apoyan el movimiento BLM. El espacio para una alternativa política al duopolio de la política de EE.UU. está creciendo, aunque el “mal menor” tenderá a aumentar en el período previo a las elecciones. Los EE.UU. han entrado en una situación volátil y la conciencia de clase y el apoyo al “socialismo” está ganando terreno.

La industria automovilística

René de Alemania dio el ejemplo de la industria automovilística alemana que representa 800.000 puestos de trabajo en total y contribuye en términos de PIB el equivalente de toda la economía de Nueva Zelanda. Existe un enorme exceso de capacidad en el sector y ataques a los trabajadores para reducir los costes laborales. El capitalismo alemán ha puesto a siete millones de trabajadores en suspensión de pagos y el desempleo está aumentando. Paquetes de estímulo. Merkel espera, conducirá a un rebote en 2021 para la economía. En muchos casos, los líderes sindicales están operando como co-administradores con los capitalistas.

Industria del automóvil en Alemania

Sasha, de Rusia, destacó el enfrentamiento por el precio del petróleo con los estados del Golfo, que terminó en una derrota para el presidente Putin. Se espera que el PIB de Rusia pueda caer un 10% este año, el peor resultado desde principios de los 90 tras el colapso del estalinismo. Los trabajadores se enfrentan a recortes salariales y despidos generalizados. La necesidad de sindicatos independientes es cada vez más evidente. El apoyo a Putin está cayendo al 29%, y otro 38% cree que apoya a los oligarcas más que al pueblo. Esta semana se vota una enmienda constitucional que podría mantener a Putin en el poder hasta 2036. Un partido obrero de masas y sindicatos combativos ayudaría a la cohesión de los trabajadores.

Los tiempos están cambiando y cambiando rápidamente, comentó Patricio de Chile. La economía está en una profunda depresión, que comenzó antes de la pandemia. Por primera vez desde los años 80, las capas más pobres de la clase trabajadora tienen hambre. En Chile hay más muertes per capita que en Brasil de Covid, y no estamos en el peak de la infección. Estamos en el nacimiento de una nueva erupción de lucha de masas contra las instituciones. La crisis política es tan aguda que la mayoría de la población de Chile se opone a todos los partidos, pero ninguna fuerza ha presentado una alternativa. Los sindicatos no están jugando el papel que podrían para romper con las ideas de “unidad nacional”. Los marxistas en Chile ven la importancia de la orientación sindical, que debe combinarse con el trabajo territorial en los barrios populares.

Sascha, de Alemania, subrayó que la profundidad de la crisis económica no tiene precedentes. En 2009, el PIB mundial se contrajo en un 0,1%. Este año se espera que disminuya un 6%. Cambiar nuestra psicología para estar preparados para las tormentas que se avecinan es crucial, incluso si Alemania se queda un poco atrás en términos de conciencia y lucha de clases. En general, mientras que el populismo de derecha está perdiendo apoyo, con Trump y Bolsonaro muy impopulares, la crisis y la falta de una política burguesa unificada para hacerle frente puede ver crecer de nuevo el populismo de derecha. Al igual que los líderes de la izquierda y los sindicatos a nivel internacional, el Partido de la Izquierda (DIE LINKE) y los líderes sindicales alemanes no desafiaron a Merkel, sino que buscaron el camino de la “unidad nacional”. Es posible que el Partido de Izquierda no sea un vehículo para que los trabajadores y la juventud luchen. El Covid-19 se ha extendido ampliamente en las fábricas de carne alemanas y en las zonas de viviendas superpobladas y pobres.

Conflicto entre China y Estados Unidos

Clare del Secretariado Internacional dijo que el conflicto entre EE.UU. y China es un aspecto crucial de nuestras discusiones. La medida en que China ha extendido su influencia en la economía mundial se refleja en los 138 países con una inversión en la Ruta y el Cinturón. China es el mayor fabricante del mundo y el segundo mayor importador de bienes. También tiene participación en cuatro aeropuertos en Europa, seis puertos y trece equipos de fútbol. Sin embargo, hubo una desaceleración del 6% en el primer trimestre de 2020 en China. Aunque Ji Xinping – el presidente chino – se encuentra en una posición relativamente fuerte, tanto los problemas económicos como la segunda ola de Covid pueden alterarla. La clase obrera en China ahora es de 937 millones y las huelgas y protestas pueden y tienen lugar. Las explosiones sociales pueden surgir de la nada.

En Sudáfrica, la situación económica es devastadora, explicó Weizmann. Esta semana el gobierno adoptó un presupuesto suplementario con más ataques a la clase trabajadora planeados. Alrededor del 55% de la población vive con menos de 1100 rands al mes. Otros 12 millones están en subsidios sociales y el 55% de los jóvenes están desempleados. Ha habido un colapso en la inversión, con la tercera recesión en dos años.

Jagadish dio una imagen esclarecedora de la situación en la India. El régimen de Modi en la India es un gobierno brutalmente nacionalista y antiobrero. El cierre de la economía como resultado del Covid-19 ha provocado la pérdida de 120 millones de puestos de trabajo y la migración de 30 millones de trabajadores al campo. Ni siquiera estas cifras pueden dar una imagen real de la devastación. Los cambios en las leyes laborales han dado lugar a que los tiempos de trabajo oficial se incrementen de ocho a diez horas al día. Y en algunos casos de 12 horas. Se producirán disturbios por alimentos y hay un gran abismo entre las elites políticas y el pueblo. Los partidos comunistas de masas deben dirigir una lucha por la comida y los salarios, pero se contentan con hacer peticiones al gobierno sobre estos y otros temas, sin movilizar a las masas en un movimiento.

Rob de Inglaterra y Gales describió la ola de despidos anunciada por las grandes empresas bajo la cobertura de Covid. British Airways está planeando 12.000 pérdidas de puestos de trabajo y ataques a los términos y condiciones de la fuerza laboral restante. El TUC (Central Sindical) y muchos líderes sindicales firmaron una política de unidad nacional. Esto afectó incluso a algunos sindicatos anteriormente de izquierda, como PCS e incluso el RMT, que cancelaron las votaciones o acciones previstas. Sin embargo, bajo la presión de las masas, los líderes sindicales han tenido que volver a la acción sancionadora. También ha habido una ola de trabajadores que se han unido a los sindicatos durante la pandemia. La UNE ha crecido en 20.000 y Unison ha reclutado 30.000 este año, hasta ahora.

Alex de Francia habló sobre la completa falta de preparación del gobierno de Macron sobre Covid-19. Se ha llevado a cabo una política de apertura y cierre en zig-zag. Se estima que este año hay una contracción económica del 12% en el PIB francés, que es la peor de la eurozona. Ha habido una rápida reacción en algunos lugares de trabajo. La huelga sanitaria del 16 de junio fue mayor de lo esperado, pero con un llamamiento más claro de los sindicatos habría sido aún mayor. El movimiento BLM y los ‘gilets jaunes’ reflejan la ira de las masas pero no el liderazgo o un programa. En cierto modo, refleja los movimientos de principios de los años 30.

Problemas estructurales del capitalismo

Donal, de Irlanda, señaló que la crisis de Covid está acelerando los problemas estructurales más amplios del capitalismo. Los movimientos hacia medidas de “capitalismo de estado” no tienen precedentes. Ha habido fuertes luchas y paros salvajes en los lugares de trabajo en Irlanda del Norte, a menudo por cuestiones de salud y seguridad debido a la pandemia. Los niveles de desempleo y el permiso de ausencia constituyen casi el 30% de la fuerza de trabajo, en el norte y el sur de Irlanda. El nuevo gobierno del sur está formado por los dos principales partidos burgueses y los Verdes, que podrían poner al Sinn Fein al mando durante un tiempo, ya que serán la principal oposición. Pero las políticas del Sinn Fein no representan la alternativa socialista que necesitan la clase trabajadora y la juventud.

Sri Lanka vio la llegada al poder de un presidente comunalista cingalés, el año pasado, informó Siri. Gotabaya Rajapaksa es el primer presidente que dice abiertamente que representa al pueblo cingalés, no a los tamiles del norte y a los musulmanes. La política de identidad es muy fuerte en este momento. El gobierno autoritario disolvió el Parlamento en marzo y las elecciones no se celebrarán hasta agosto, que se espera que gane Gotabaya. Todos los aspectos de la economía han sido golpeados por Covid-19, especialmente el turismo, los trabajadores de la confección y las remesas de Oriente Medio. Los patronos están usando el coronavirus para atacar a los trabajadores. La lucha de clases está regresando. Los médicos y enfermeras están ahora en disputa con el gobierno que quiere tomar el crédito por el bajo número de muertes.

Senan, miembro del SI, describió la polarización global que se está produciendo entre las clases. Los capitalistas no han encontrado un botón de reinicio para el sistema, simplemente están tratando de evitar una caída total. La crisis actual prueba la exactitud de la teoría de Trotsky sobre la revolución permanente.

La globalización significaba que el capital se desplazaba hacia el este por salarios más bajos, pero el mundo neocolonial se veía impedido de desarrollarse de manera integral. La polarización de la riqueza en países como China e India es sorprendente. Hay 373 multimillonarios en China y 4,5 millones de millonarios. Alrededor del 33% de todos los productos de lujo en el mundo se consumen aquí. Las clases se están separando y las tensiones sobre la cuestión nacional, la desigualdad de castas y clases están explotando en Asia.

Geopolíticamente, el ascenso de China ha causado un temor generalizado entre la clase capitalista en Japón, comentó Simon. El nacionalismo está siendo utilizado por el Primer Ministro japonés, Abe, en los conflictos con China por las islas y el territorio. Sin embargo, las exportaciones japonesas a China y Hong Kong son ahora del 24% frente al 20% de los EE.UU. Japón depende de China para el crecimiento y los EE.UU. para la defensa. Japón y los EE.UU. están formando un contrapeso a China. La llamada “Abenomics”, una forma de keynesianismo, no ha dado la vuelta a las décadas de estancamiento de la economía japonesa.

Youvraj, de la India, señaló que el reaccionario gobierno de Modi está utilizando métodos cada vez más autoritarios para mantener su gobierno. La crisis de clase es profunda con una serie de luchas en los últimos seis años por parte de los agricultores, los jóvenes y los trabajadores. Modi puede tener un apoyo popular basado en el nacionalismo hindú y el racismo, pero eso puede convertirse en su contrario. Hay hambre en el país, ya que la economía se ha derrumbado desde el cierre. La crisis sanitaria puede empeorar durante el verano, ya que el número de casos de virus aumenta. Pero en lugar de plantear la política de clases independiente como una alternativa, las fuerzas de la izquierda en la India tienden a buscar acuerdos con el tradicional partido burgués del Congreso.

África golpeada por el Covid

En África, 52 países han notificado ya casos de Covid-19, siendo Sudáfrica, Egipto y luego Nigeria los que han registrado la mayoría de los casos. Abbey, de Nigeria, subrayó que debido a la mala atención de la salud y a la pobreza, el número real de casos no se notifica suficientemente. En África hay menos de una cama en la UCI y un ventilador por cada 100.000 personas. Las pruebas son lamentables y las medidas de protección como el lavado de manos y el distanciamiento social son imposibles.

Las condiciones de vida y los servicios de transporte superpoblados, así como la falta de acceso a los servicios de saneamiento, han dado lugar a la propagación del virus. Por ello, muchos trabajadores del sector no estructurado deben seguir trabajando. El FMI dice que la economía de Nigeria se contraerá un 5,4% este año. El precio del crudo se ha desplomado y el gobierno ha planeado enormes recortes presupuestarios. Los trabajadores nigerianos no aceptarán esto y se avecinan enormes batallas de clase.

Ravi informó que Malasia y toda la región se enfrenta a una crisis económica como la crisis financiera asiática de 1997/98. Ha habido un pequeño número de muertes hasta ahora en Malasia – un sistema de salud pública ha sido crucial. Los casos han sido elevados entre los trabajadores migrantes que viven en alojamientos pobres y superpoblados.

En las elecciones de 2018 en Malasia se eligió a la Coalición de la Esperanza después de 60 años de gobierno del partido capitalista tradicional, el Frente Nacional. Este gobierno se derrumbó en febrero por las divisiones internas y por no haber cumplido con la masa de la sociedad.

Matatah, también de Malasia, añadió que una nueva coalición es posible y que el NF podría volver al gobierno. Pero la estabilidad es casi imposible con el desempleo en su peor momento desde la crisis de 1998. Se puede plantear una erupción social y política regional, incluyendo Indonesia, Tailandia y Filipinas.

En respuesta a la rica y amplia discusión, Robert Bechert del SI volvió a recalcar que estas son las primeras etapas de un nuevo período en la historia del mundo. El CIT ha sacado y debe seguir sacando todas las conclusiones políticas y organizativas de esto.

Las clases dominantes temen por su sistema y los movimientos de la clase obrera y los pobres que podrían desarrollarse. Incluso diez años después de la crisis anterior es común en la mayoría de los países que la clase obrera no ha visto una verdadera recuperación. Además, incluso donde se ha producido una recuperación, ha habido una mayor polarización de la riqueza en beneficio de la élite de la clase dirigente. Esto ha producido ira e inestabilidad incluso antes del comienzo de la crisis de Covid.

¿Cómo responde la clase dirigente? El aumento de las tensiones entre Estados Unidos y China, que se reflejan en los conflictos regionales de India, China, Japón y otros. Hay tensiones en el Medio Oriente que involucran a Irán, Siria y los estados del Golfo y potencias externas, como los EE.UU. y Rusia. Las divisiones dentro de la Unión Europea también serán un factor importante en la situación mundial en los próximos meses.

Una cuestión crucial es qué significa la crisis económica y sanitaria para la lucha de clases. La velocidad de la erupción del movimiento BLM y su impacto internacional ilustró que la juventud estará en la vanguardia de la lucha. En Nigeria, el desempleo juvenil masivo de más del 50% existía antes de que el virus golpeara. Incluso si el movimiento BLM está retrocediendo en los EE.UU., también puede estallar de nuevo si se producen más asesinatos policiales, por ejemplo.

Los sindicatos

El crecimiento de los sindicatos durante los cierres por Covid ha sido una característica común en varios países. Al mismo tiempo, los dirigentes sindicales y de izquierda suelen ser un obstáculo para la lucha, ya que la mayoría no tiene una alternativa viable al capitalismo.

Protesta de trabajadores de la salud en Inglaterra

Los dirigentes sindicales pueden ser empujados desde abajo por la presión, pero la gran mayoría no cambiará su perspectiva política de trabajar dentro del capitalismo. Los líderes pueden ser empujados desde abajo, pero inherente a su reformismo y políticas pro-capitalistas es la traición. Necesitan ser reemplazados por la construcción de una izquierda socialista en los sindicatos. Y, en algunos casos, construyendo nuevos sindicatos y organizaciones de trabajadores.

En el Irán hay señales de un renacimiento del movimiento obrero y se están irrumpiendo importantes luchas, que tienden a ser organizadas por sindicatos independientes y organismos no oficiales. Es significativo que miles de trabajadores de la caña de azúcar estén planteando la demanda de nacionalización y control obrero de su lugar de trabajo. Se puede plantear la construcción de poderosas organizaciones obreras independientes, con un núcleo marxista.

Se puede empujar al poder a fuerzas políticas que no sean plenamente revolucionarias o que no se basen en un programa socialista, como reconoció Trotsky en el Programa de Transición, pero entonces se plantea con agudeza la cuestión de cómo se puede concretar el derrocamiento del capitalismo. Tal es la magnitud de la crisis que puede surgir una situación de “doble poder” – en la que ni la burguesía ni el movimiento obrero pueden imponer plenamente su voluntad – especialmente en el mundo neocolonial. Tuvimos el ejemplo de Sudán, el año pasado. Lamentablemente, los líderes de la revolución se unieron a un gobierno provisional, junto con los generales que antes los reprimían brutalmente. Estos acontecimientos muestran que es crucial que se aprendan las lecciones de las revoluciones española y rusa.

No podemos predecir completamente cuán profunda será la depresión económica o el curso exacto de la lucha de clases. Por ejemplo, la pérdida masiva de empleos que está implícita en la situación puede llevar a reveses y desorientación para algunos trabajadores. Otros sectores de la clase obrera se están radicalizando y están preparados para luchar.

Dentro de unas semanas, será el 80 aniversario del asesinato de León Trotsky. Utilizando el programa y el método de transición, podemos popularizar los pasos a seguir para encontrar una salida a la crisis del capitalismo. El folleto de Lenin “La inminente catástrofe y cómo evitarla”, escrito en 1917, era un programa de transición sobre cómo superar la crisis y lo que la clase obrera tenía que hacer para tomar el poder en Rusia e iniciar la revolución socialista mundial.

El CIT puede dirigirse a los mejores luchadores de hoy y ganarlos basándose en nuestro programa y análisis.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here